Sierra de Aitana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sierra de Aitana
Cima de Aitana y Antenas del EVA.jpg
La cima del Aitana y las antenas del EVA
Situación Alicante
País España
Coordenadas 38°39′39″N 0°16′29″O / 38.66083333, -0.27472222Coordenadas: 38°39′39″N 0°16′29″O / 38.66083333, -0.27472222
Altitud 1.558 msnm
Cordillera Cordilleras Prebéticas
[editar datos en Wikidata]

La sierra de Aitana es un conjunto montañoso que forma parte del Sistema Bético, en su extremo más oriental dentro de la Península Ibérica. Está encuadrada en el norte de la provincia de Alicante (España), en una disposición Este-Oeste. El pico de Aitana, cumbre de dicha sierra, es a su vez la cumbre de la provincia, con 1.558 msnm.

En la sierra podemos encontrar numerosas fuentes que, desde siempre, han contado con una gran estima por la calidad de sus aguas, como las de Partagat (Benifato), la de l'Arbre (en Confrides), o la fuente más alta de la provincia, la Font de la Forata, a unos 1400 msnm. En las cercanías de algunas de estas fuentes se han instalado mesas y bancos para los numerosos visitantes que acuden en busca de tranquilidad y descanso.

Hay que destacar que en su cima se encuentra una base militar con las antenas de EVA, y a unos 1.000 metros de altura se encuentra el Safari Aitana.

Etimología[editar]

Sobre el origen del topónimo de la sierra no hay muchos datos. La teoría más aceptada es que procede de la base latina “montana” en el término “Edetana”, es decir “la montaña de los edetanos” una tribu ibérica allí asentada.

Medio físico[editar]

La Sierra de Aitana es un conjunto montañoso que forma parte del Sistema Bético, en su extremo oriental dentro de la Península Ibérica. Está encuadrada en el norte de la provincia de Alicante, en una disposición Este-Oeste. Se extiende sobre una superficie próxima a las 2.000 hectáreas.

La cara norte da al Valle de Guadalest que está rodeado por un excepcional decorado de montañas. Al Norte hay un muro bastante compacto formado por las sierras de la Serrella y Aixortà, y al Sur está la Sierra de Aitana. A Poniente, en la cabecera del valle, las sierras de Aitana y Serrella se unen en el Puerto de Confrides o de Ares (966m), paso natural entre las comarcas de l’Alcoià y el Comtat hacia la Marina Baixa. Muy cerca nace el río de Guadalest.

Orografía[editar]

La sierra de Aitana pertenece al conjunto estructural de la Cordillera Bética en su extremo más oriental. Caracterizada por un relieve extremadamente accidentado y fuertes pendientes, sus laderas de tipo cantil-talud, junto a su proximidad al mar hacen de esta sierra un lugar de fuertes contrastes y de preciosas vistas. Lo abrupto de su orografía, con sus vértices puntiagudos y verticales paredes junto al buen clima que suele padecer durante cualquier época del año, hacen de esta sierra un lugar ideal para ascender en cualquier época del año., en el paisaje de la sierra predomina abrumadoramente el roquedal, sobre todo en los niveles superiores del versante septentrional. Es precisamente en esta vertiente donde se encuentran las alturas principales: aparte del pico que da nombre a la sierra (el Aitana), son destacables la Peña Alta (1.558 msnm), la Peña Cacha, la Peña del Mulero y el Alto del Carrascal (1.208 msnm).

Poblamiento y usos actuales[editar]

Vista hacia al noreste.

Actualmente, un total de nueve pueblos se sitúan en las inmediaciones de la sierra: Alcolecha y Penáguila, al noroeste; al norte, y en el Valle de Guadalest, se encuentran Confrides, Abdet, Benifato, Beniardá, Benimantell y Guadalest; finalmente, en el límite sur de la sierra, aparece Sella. Todos estos municipios se encuentran en las comarcas de Condado de Cocentaina y la Marina Baja.

La sierra de Aitana es un espacio que reúne ejemplos claros de los diversos usos de que ha sido objeto buena parte de esta sierra y constituye un buen reflejo de la diversidad paisajística que deriva de esos usos, a pesar de ser dominio potencial del encinar sublitoral; los paisajes prototipo son los campos abandonados, que constituyen el paisaje antropogénico dominante en la Sierra de Aitana, siendo uno de los de mayor impacto visual debido al aterrazamiento de laderas y vaguadas hasta cotas elevadas, en la que se plantaron olivos, almendros y cereal, productos a los que en la actualidad se añaden algunos frutales. Por otra parte el carboneo, que consiste en el aprovechamiento de leñas y maderas para la obtención de carbón vegetal para hogares y hornos. En la sierra de Aitana la especie más utilizada para este fin fue la carrasca. Estos carrascales destinados al carboneo se localizan en la vertiente septentrional de la sierra y sobre laderas pedregosas, de pendiente acusada, en que el aprovechamiento agrícola era imposible. Por último a destacar la importancia de las repoblaciones, son frecuentes la presencia de pinares, fruto en su mayor parte de diferentes etapas de repoblación.

Fauna[editar]

La variada comunidad faunística de la sierra constituye una buena representación de los medios de montaña mediterránea. De hecho, por su superficie y la relativamente escasa presencia humana, Aitana ha representado un importante papel como refugio de especies que ha enrarecido extremadamente o que han desaparecido en otras sierras próximas.Aquila fasciata, gavilanes, halcones, búhos y otras rapaces planean por encima de estos terrenos, en los que también anidan mochuelos, lechuzas, cornejas, cuervos, tordos, petirrojos, mirlos, vencejos y golondrinas. Sobre un relieve caprichoso que eleva el suelo a las más altas cimas y riscos para luego hundirse en valles y romperse en barrancos, habitan, además, especies como el gato montés, el jabalí, la ardilla, la gineta, el lirón, el tejón, la comadreja, el conejo y el zorro.

La cumbre más alta de la provincia es también un importante lugar de paso para las aves en sus pasos migratorios, siguiendo el valle de Guadalest. Las aves de montaña en Aitana gustan de espacios abiertos y suelen viajar en bandos, siendo también mucho más conspicuas debido a la falta de cobertura vegetal propia de esas alturas. Muchas aves están vinculadas, de una forma u otra, con las montañas. Algunas encuentran en las áreas montañosas sus lugares ideales para vivir, otras las prefieren para buscar alimento y otras como puntos idóneospara su reproducción. La tradicional tranquilidad y soledad de estos agrestes parajes ha permitido la supervivencia de estas especies y no sólo de aves, sino de otras muchas formas de vida.

Gavilán volando.

Flora[editar]

La flora es el aspecto más destacado de la población biótica de la Sierra de Aitana. Se pueden encontrar muchas especies frecuentes al norte del país, pero escasas en esta zona, otras propias de sierras béticas situadas más al sur, algunas de las cuales establecen en Aitana su límite norte de distribución, y especies endémicas de gran valor biogeográfico.

Las laderas y llanos, alfombrados de mata de lentisco, romero y tomillo, se cubren de pino, carrascas, fresnos, olivos, almendros, algarrobos, frutales y hortalizas en estas tierras que a pesar de adentrarse en las montañas, aún conservan su sabor mediterráneo. Así, la formación arbórea más extensa en la sierra es el pinar, favorecido por las repoblaciones efectuadas.

Pinos silvestres.

La cobertura vegetal de las partes más altas de Aitana está compuesta en su mayor parte por matorral bajo y resistente a los bruscos cambios de temperaturas, que llegan a alcanzar el bajo cero en invierno, quedando en muchos casos bajo la nieve, y más de 40º C en verano. Destacan el cojín de monja, el rosal silvestre o escaramujo, el espino blanco, todas ellas caracterizadas por las espinas o las hojas en formas espinosas que les permiten retener el agua al máximo.

Micro-reservas de flora[editar]

La gran variedad vegetal y faunística de la Sierra de Aitana le otorga un valor añadido que la configura como una de las sierras más importantes de la provincia de Alicante. A pesar de no estar catalogada como Parque Natural y de contar tan sólo con la calificación de monte público y, junto con la Sierra de Serrella y del Puig Campana, de Lugar de Interés Comunitario, los valores medioambientales y la conservación de muchos elementos que componían la organización tradicional del espacio la hacen merecedora de la protección con esta figura. Otro aspecto que apoya la necesidad de catalogarla como Parque Natural es la existencia de varias micro-reservas de flora incluidas en el Proyecto LIFE de la Unión Europea, lo que conlleva la protección y conservación de estos espacios y la realización de tareas de difusión de los valores de la Sierra de Aitana.

Una micro-reserva es una zona de menos de 20 hectáreas de extensión, que es declarada mediante Orden de la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, a fin de favorecer la conservación de las especies botánicas raras, endémicas o amenazadas, o las unidades de vegetación que la contienen. En la micro reserva se encuentran protegidas las plantas y los sustratos sobre las que éstas crecen (suelo, roca, etc.). En la actualidad se cuenta con tres Micro-Reservas de Flora declaradas: el Passet de la Rabosa, el Runar dels Teixos y la Penya de la Font Vella. Además se ha solicitado la declaración de una cuarta micro reserva, el Runglador o Morro de les Moles.

Marco geológico[editar]

La Sierra de Aitana es una sierra de una gran complejidad geológica donde predominan de manera acaparadora materiales calcáreos y en menor medida dolomíticos. Estratigráficamente, los materiales que afloran a la sierra se encuentran desde el Cretáceo hasta el Mioceno. En términos geológicos la Sierra de Aitana consituye un anticlinal asimétrico vergente hacia el N afectado por fallas normales en su flanco Norte, las fallas de Aitana y Partagat. Estas fallas confieren a esta ladera N de la sierra una morfología escalonada.En relación con el material que se desprende del frente montañoso son llamativos el desarrollo de canchales, evidencias de actividad periglaciar en la sierra. De la misma forma se acumulan en la ladera bloques de mayor tamaño. Estos procesos de movimientos de ladera, principalmente los que afectan a mayor masa de roca, están en relación con estas fallas normales que afectan a toda la sierra, así como a el contraste litológico entre las Calizas Eocenas y las margas del Oligoceno y Mioceno Inferior, que favorecen los procesos de expansión lateral y vuelcos.

Como no podía ser de otro modo, tampoco escasean las salidas de agua del sistema kárstico(surgencias). Son frecuentes las que se localizan en el contacto entre el muro de las calizas eocenas y el impermeable de base(arcillas y margas paleoceno-eocenas) entre las que cabe destacar la Font de Matjelis (al sur de Confrides) y la Font dels Xorrets( al suroeste de Benifato).

Simas de Partagat[editar]

Las Simas de Partagat se encuentran a menos de un kilómetro al este de la cumbre de la Sierra de Aitana. A las Simas de Partagat sólo se puede acceder a pie a través de algunas de las rutas de senderismo más emblemáticas de la provincia. La opción más recomendable es hacerlo desde el área recreativa de la Font de Partagat (Benifato), desde donde debemos tomar el sendero de pequeño recorrido P.R.-C.V. 21 hacia el Puerto de Tudons. Un poco antes de llegar a la Font de Forata nos desviamos hacia el Pas de la Rabosa y las Simas de Partagat. También se puede acceder, usando el mismo sendero P.R.V. 21 desde el área recreativa de la Font de l’Arbre. Una tercera opción es acceder desde el Portet de Tagarina usando un sendero que discurre a lo largo de la zona de cresta de la Sierra de Aitana.

Las Simas de Partagat son grandes fracturas abiertas que separan bloques de caliza de grandes dimensiones (decamétrico a hectométrico de lado, con volúmenes en algún caso de más de 10 millones de metros cúbicos). Tienen unas aberturas máximas de hasta 15-20 m y profundidades de varias decenas de metros lo que las convierte en uno de los ejemplos más espectaculares de nuestro país. Los bloques de roca caliza se desplazan sobre las arcillas que, cuando están embebidas en agua, se comportan de forma plástica. Los bloques de roca caliza han sido separados por fracturas abiertas de grandes dimensiones, cuya posición original podría ser fácilmente restituida como si de un puzzle se tratara. Estas fracturas abiertas tienen una “vida geológica” muy corta de entre unos centenares o unos pocos miles de años. En un futuro “geológicamente inmediato” estos bloques terminarán por deslizar por la ladera norte de la sierra. A lo largo de la misma se pueden observar bloques antiguos deslizados que en su día debieron formar simas parecidas.

Estas simas ya fueron citadas por Cavanilles hace casi doscientos años (en Lacarra et al., 1997) “Es indudable que Aitana ha padecido conmociones violentas, y aun hoy conserva monumentos y efectos de ellas. Vense espaciosas cavernas, que empiezan en la superficie de la esplanada, y siguen por la entrañas del monte sin haber podido jamas calcular su profundidad: en una de ellas arrojé un canto de diez o doce libras, que tropezando con las desordenadas peñas de aquel abismo, resonó largo tiempo hasta que la distancia debilitando gradualmente el ruido, impidió se oyese”.

Suelo y vegetación[editar]

La estructuración del relieve, y una variada litología en la que predominan las calizas en los escarpes y en los sectores más elevados, mientras que las margas lo hacen en los taludes y fondos de valle, determinan:

  • Un modelado kárstico y procesos en la evolución de los escarpes con desprendimientos de grandes bloques, deslizamientos y fenómenos de clima frío (sobre todo en el pasado) que han generado derrubios estratificados y canchales.

Los dominios potenciales de vegetación se ciñen a los pisos bioclimáticos:

Clima[editar]

El clima de la Sierra de Aitana es muy variable en todas las estaciones del año, como es habitual en la montaña. En invierno desde que hay registros se han llegado a medir temperaturas cercanas a los -20 ºC . En los temporales de levante y de gregal en invierno, las nevadas pueden ser muy copiosa y acumularse y superarse fácilmente los 50 cm de espesor, dejando incomunicada la base militar que hay en la cumbre. Normalmente las primeras nevadas se suelen producir a mediados o finales del otoño, aunque en años excepcionales, como a finales del mes de septiembre de 2008, ya cayeron las primeras nevadas en Aitana. La sierra alberga precipitaciones que oscilan entre los 400 mm y 900 mm al año. La nevadas más representativas se produjeron en la Navidad de 1926 (Nevà Grossa) y en Enero de 1980, con varios metros de nieve acumulados en las zonas altas. Además en el primer caso la nieve llegó a durar hasta el verano siguiente en las zonas de umbría. En junio de 2003 los vecinos de las localidades cercanas pudieron ver la cima nevada.

En primavera y en ocasiones en verano, las tormentas suelen crecer sobre Aitana, descargando con intensidad posteriormene en el Valle de Sella y sobre todo en el Valle de Guadalest.

Existe una estación meteorológica en el mismo pico, propiedad del CEAM, Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, que no emite datos diariamente. [1]

Características climáticas[editar]
Benimantell con la Sierra de Aitana al fondo.

El clima de la Sierra de Aitana está condicionado, a grandes rasgos, por la altitud de la sierra y su orientación predominante. El ritmo anual de las temperaturas es parecido en toda la sierra, aunque los valores medios presentan lógicamente variaciones importantes: las media anuales oscilan entre los 13,8 ºC de Alcolecha (739 msnm) y los 15,6 ºC de Callosa de Ensarriá (247 msnm), en la vertiente norte. Pese a eso, resulta lógico suponer que las medias en las áreas superiores de la sierra, por encima de los 1.500 metros, deben superar los 11 °C. El mes más cálido es julio en Alcolecha y agosto en Callosa (con temperaturas medias de 24,5 y 23,1 ºC, respectivamente), mientras el más frío es diciembre en la primera y enero en la segunda (con 6,1 y 10,0 ºC, respectivamente).

Las heladas son frecuentes durante los meses invernales, y abarcan un período temporal relativamente amplio, sobre todo en las zonas más elevadas de la sierra. En la actualidad, se estima que son 120 (valor aproximado) los días en los que la temperatura es inferior a 0°C. En la población de Alcoleja, situada en la ladera Norte, existen casi 27 días de helada al año como valor medio. Estas singularidades climáticas de la Sierra de Aitana hace que en ella se localicen el máximo número de pozos de nieve de la provincia (14). Las precipitaciones tienen en la zona carácter orográfico: como una conjunción de las características estructurales (altura relativamente elevada y orientación aproximada este-oeste) y del papel predominante de los vientos húmedos del nordeste, se generan los temporales de otoño e invierno, también se producen precipitaciones de origen convectivo debido a los ascensos de aire que se produce al chocar contra la sierra el viento húmedo y cálido de levante.

Las precipitaciones más elevadas en el entorno de la sierra corresponden al sector del occidente norte (Alcolecha, con una media de 706 mm/año) por disminuir rápidamente en dirigirnos hacia el este (Benimantell, 608 mm/año; Callosa de Ensarriá, 474 mm/año) y al oeste (Benifallim-El Carrascalet, 558 mm/año); pero es en la vertiente meridional donde se hace más patente el efecto de barrera ejercitado por la sierra: en el observatorio de Sella se recogen como una media de 424 mm/año, mientras que a Relleu la precipitación desciende hasta los 387 mm/año. Las nevadas, finalmente, suelen visitar la sierra casi todos los inviernos, aunque su incidencia es muy variable entre un año y otro. En observatorios como Benifallim se superan los dos días de nieve al año de media, valor que lógicamente ha de ser más elevado en cotas más altas. En este caso, la incidencia de las nevadas no sólo es más pronunciada, sino que la permanencia de la capa de nieve es también más prolongada.

Aitana en el arte[editar]

Óscar Esplá (derecha) con Germán Bernácer y su mujer, Maria Guardiola, en la Sierra de Aitana
Literatura[editar]
Música[editar]
Pintura[editar]
  • Emilio Varela: Nogal, olivos y luz de Aitana; Nieves en Aitana y en la Carrasqueta; Paisaje de Aitana[1]


Referencias[editar]


Enlaces externos[editar]