Servicio de Información Militar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Servicio de Información Militar
Información
Acrónimo SIM
Fundación 9 de agosto de 1937
Disolución 29 de marzo de 1939
Ámbito Bandera de España República Española
Sede Madrid, Barcelona, Valencia.
Presupuesto anual 22.000.000 ptas.
Dirección Ángel Díaz Baza (1937)
Dependiente de Escudo de la Segunda República Española.svg Ministerio de Defensa
[editar datos en Wikidata ]

El Servicio de Información Militar (SIM) fue el nombre de la agencia de inteligencia y del servicio de seguridad de la Segunda República Española durante la Guerra Civil Española. El objetivo de este organismo, que siempre tuvo mala fama entre la población, era limitar las actividades de quintacolumnistas, anarquistas, "incontrolados" y otros desestabilizadores.[1]

En la zona sublevada su antagonista fue el Servicio de Información y Policía Militar (SIPM).

Historia[editar]

El SIM fue creado el 9 de agosto de 1937 por el entonces Ministro de Defensa Nacional Indalecio Prieto, fruto de la unión de las organizaciones de espionaje y contraespionaje.[1] Con ello se trataba de poder coordinar y centralizar a todos los servicios de inteligencia de la República (Ejército, Ministerio de Gobernación, pero también de los gobiernos autónomos vasco y catalán).[1] En el momento de su creación, y dada la presión de los técnicos soviéticos, Prieto accedió a concederle un estatus especial al SIM a la hora de actuar.[2]

En los primeros tiempos el SIM actuó lealmente con Prieto y denunciando incluso las intromisiones y arbitrariedades de agentes soviéticos en el organismo.[3] No obstante, durante la época de dirección del Coronel Uribarri pronto quedó dominado por los comunistas, que lo utilizaron más como policía política del Partido Comunista de España que como el servicio de información estrictamente militar que había sido diseñado.[4] [5]

En la primavera de 1938 obtuvo la lista de todos los falangistas que actuaban en Cataluña y detuvieron a 3.500 personas, a las que, tras los interrogatorios y torturas, hallaron culpables de espionaje.[6]

Organización[editar]

Estructura y funcionamiento[editar]

Pocos meses después de su creación, ya fuera del control del ministro de Defensa, disponía de 6.000 agentes solo en Madrid y con un presupuesto de 22 millones de pesetas.[6] También tenía cárceles y campos de concentración propios.[6] [7] [4] El SIM contaba con numerosas secciones a lo largo del territorio republicano pero era Barcelona (a la postre, sede del gobierno republicano entre 1937 y 1939) donde concentraba sus mayores actividades y centros administrativos.[3]

Sus objetivos no eran solo los elementos «fascistas», o los espías de los sublevados. También se dedicó a perseguir a otra clase de enemigos, como los troskistas,[5] anarquistas,[8] católicos,[9] etc. Claro que también se dio la paradoja de que en la Barcelona de 1938 el gobierno republicano autorizó de nuevo el culto católico y 2000 sacerdotes volvieron a ofrecer la misa, en privado, bajo la protección del SIM frente a los posibles excesos de anarquistas.[10]

Influido por Alexander Orlov, el SIM llegó a utilizar los mismos métodos de tortura que la NKVD: Celdas en las que casi no cabía una persona, ruidos y luces fuertes, baños helados, etc. La mayoría de sus jefes locales se mostraban brutales.[11] Fue el responsable del asesinato de varios reclutas republicanos[11] y, en Barcelona, de más de 40 personas (sobre todo anarquistas) que habían criticado la política gubernamental y la influencia del PSUC.[12] No obstante, su creciente independencia a la hora de actuar chocó en numerosas ocasiones con las autoridades republicanas.[13]

A partir de 1938 también dispusieron de su propios tribunales judiciales (de carácter estrictamente militar) para juzgar a sus detenidos y prisioneros mediante juicios sumarísimos.[11] Por ejemplo, en ese mismo año 245 detenidos fueron procesados y condenados a muerte por delitos de espionaje y sabotaje, aunque buen parte de las condenas no se llevaron a efecto.[11]

Mandos[editar]

El primer jefe fue el socialista Ángel Díaz Baza, amigo personal de Indalecio Prieto. Pero pronto se hizo evidente que él no era la persona adecuada para tal misión y fue rápidamente sustituido al cabo de poco tiempo por su segundo de a bordo, Prudencio Sayagües, quien a su vez fue pronto sustituido por el coronel Uribarri. Este fue al principio leal al Ministro Prieto, pero pronto pasó a estar controlado por los comunistas, y permitió que el SIM se convirtiera en lo que Prieto temía, en una policía política comunista.[11] [7] Uribarri huyó a Francia, supuestamente llevándose grandes sumas de dinero, y fue sustituido por Santiago Garcés, uno de los miembros de la patrulla que asesinó a José Calvo Sotelo.[6] y del que se sospecha ser uno de los responsables del asesinato de Nin.[7]

Entre los primeros dirigentes y organizadores del SIM también se encontraba el Coronel Eleuterio Díaz-Tendero, que se encargó de la selección y preparación de mandos y agentes destinados al servicio.[14] Durante un tiempo estuvo al frente del aparato de dirección del SIM, aunque más tarde se vería alejado.[14]

En Madrid pasó a dirigir el SIM Gustavo Durán, quien nombró a comunistas para servir a sus órdenes, por lo que el Ministro Prieto le sustituyó por Ángel Pedrero García.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Thomas, 1976, pág. 835
  2. Indalecio Prieto Tuero, Convulsiones, pp. 56-57
  3. a b Thomas, 1976, pág. 836
  4. a b Révolution et contre-révolution en Espagne
  5. a b Sex, spies and Bethune's secret
  6. a b c d Thomas, 1976, pág. 868
  7. a b c d La Révolution et la Guerre d’Espagne
  8. España, primer ensayo de democracia popular
  9. Un gran homenaje en su centenario: Entre la realidad y el deseo: Luis Cernuda (1902–1963)
  10. Hugh Thomas, pp. 925-926.
  11. a b c d e Thomas, 1976, pág. 837
  12. Thomas, 1976, pág. 867
  13. Hugh Thomas, pág. 722
  14. a b M. Teresa Suero Roca, pág. 159

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]