Séptima Cruzada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Séptima Cruzada
Cruzadas
Seventh crusade.jpg
Luis IX en la Séptima Cruzada
Fecha 1248-1254
Lugar Egipto
Resultado Victoria musulmana
Consecuencias Status quo ante bellum
Beligerantes
Cruzados Sarracenos
Comandantes
France Ancient.svg Luis IX Cross of the Knights Templar.svg Guillaume de Sonnac
Cross of the Knights Templar.svg Renaud de Vichiers
Flag of Ayyubid Dynasty.svg As-Sàlih Ayyub
Flag of Ayyubid Dynasty.svg Mameluke Flag.svg Shajar al-Durr
Mameluke Flag.svg Faris ad-Din Aktai
Mameluke Flag.svg Qutuz
Mameluke Flag.svg Fakhr-ad-Din Yussuf
Mameluke Flag.svg Aybak
Mameluke Flag.svg Baibars[1]
Fuerzas en combate
35.000 hombres[2]
  • 3.000 caballeros[2]
  • 5.000 ballesteros[2]
Desconocidas
Bajas
Casi totales Desconocido el total, un 500 hombres en el desembarco.
[editar datos en Wikidata ]

La Séptima Cruzada fue liderada por Luis IX de Francia entre 1248 y 1254.

En 1244 los musulmanes retomaron Jerusalén tras la tregua de diez años que siguió a la Sexta Cruzada. Este hecho no supuso el gran impacto que en ocasiones anteriores, debido a que Occidente ya había visto como Jerusalén cambiaba de manos en diversas ocasiones. La llamada a la cruzada, por tanto, no fue inmediata ni generalizada. Los monarcas europeos estaban ocupados en sus asuntos internos (como por ejemplo Enrique III de Inglaterra que luchaba contra las rebeliones de los escoceses y el rey Bela IV de Hungría quien intentaba mantener el orden y reconstruir su reino casi desde las cenizas después de la trágica y devastadora invasión mongola de 1241), y sólo el rey de Francia, Luis IX (San Luis), declaró su intención de tomar la cruz en 1245: Luis IX asistió al Concilio Ecuménico latino de Lyon I, (convocado en 1245 y presidido por el Papa Inocencio IV); donde, además de deponer y excomulgar al emperador Federico II se convocó una cruzada (que sería la Séptima) y de la que se designó que estaría al mando de Luis IX.

En aquella época, Francia era posiblemente el estado más fuerte de Europa, y tras tres años recolectando fondos, un poderoso ejército, estimado en unos veinte mil hombres fuertemente armados, partió de los puertos de Marsella y Aigues-Mortes en 1248.

Mapa de la Cruzada

Fueron en primer lugar a Chipre, donde pasaron el invierno negociando con las distintas potencias locales. Finalmente, decidieron que su objetivo sería Egipto por considerar que sería una buena base desde la que atacar Jerusalén y aseguraría el suministro de grano para alimentar a los cruzados. Al igual que en la Quinta Cruzada, el ataque se centraría en primer lugar en la ciudad de Damietta, que ofreció poca resistencia a los europeos. No obstante, las inundaciones del Nilo volvieron a intervenir en contra de los occidentales, obligándoles a permanecer en la ciudad durante unos seis meses.

En noviembre, Luis marchó hacia El Cairo. En ésta época murió el sultán ayubí de Egipto, as-Salih Ayyub. Una fuerza liderada por Roberto I de Artois y los caballeros templarios atacaron el campamento egipcio, pero fueron derrotados y Roberto murió. Al mismo tiempo, la fuerza principal liderada por Luis era atacada, y también derrotada, por el general mameluco (esclavo) Baibars.

Tras un nuevo fracaso en el asedio de al-Mansourah, Luis decidió regresar a Damietta, pero fue tomado prisionero en el camino, y por si fuera poco, cayó enfermo de disentería. En mayo, tras el pago del rescate, fue liberado, e inmediatamente abandonó Egipto, dirigiéndose a Acre, capital del Reino de Jerusalén (o lo que quedaba de él). Mientras estaba allí, una revuelta en Egipto puso en el poder a una dinastía mameluca, iniciada en la persona de Turan shah.

En Acre, Luis se dedicó reconstruir las ciudades cruzadas y a pactar con los mamelucos e intentar hacerlo con los mongoles la nueva fuerza que había irrumpido con tremenda fuerza en el Oriente Medio.

En 1254 se agotaron los recursos económicos de Luis por lo cual abandono su causa; además se requería su presencia en Francia, pues su madre y regente Blanca de Castilla había muerto recientemente. Con el retorno del rey a sus tierras, la cruzada concluyó en un fracaso para los europeos, sin embargo el prestigió de Luis aumentó. Más tarde protagonizaría un nuevo intento de retomar Tierra Santa (Octava Cruzada) que acabaría también en fracaso.

Referencias[editar]

  1. Hinson, 1995: 393
  2. a b c J. Riley-Smith, 1990: 193

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]