Baibars

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Baibars I (12231 de julio de 1277) fue un sultán mameluco de Egipto y Siria. Fue un cumano[1] [2] capturado y vendido en Kipchak. Se dice que fue capturado por los mongoles y vendido como un esclavo, terminando finalmente en Siria.

En árabe su nombre completo era al-Malik al-Zahir Rukn al-Din Baibars al-Bunduqdari (الملك‭ ‬الظاهر‭ ‬ركن‭ ‬الدين‭ ‬بيبرس‭ ‬البندقداري).

Su primer maestro, el emir (príncipe) de Hama, sospechaba de Baibars por su aspecto inusual (era enormemente alto, con un brillante pelo dorado, y un pequeño lunar blanco en uno de sus ojos azules). Por ello, Baibars fue rápidamente vendido a un oficial mameluco y enviado a Egipto, donde se convirtió en uno de los guardaespaldas del dirigente ayubí As-Salih Ayyub.

Baibars nunca olvidó que había sido vendido barato porque estaba ciego de un ojo. Así, cuando gobernó Egipto las personas que querían conservar su pellejo no mencionaban su ojo ciego en público. Baibars también fue conocido por sus ocasionales salidas de incógnito por la ciudad de El Cairo para saber la opinión de sus súbditos acerca de los noticias del momento. Era una decisión fatal para cualquiera reconocerlo en una de estas excursiones, pese a que su ceguera y especialmente su tamaño le hacían bastante fácil de reconocer. Esta costumbre suya le ayudó mucho a saber las opiniones de la gente común.

Biografía[editar]

Hacia el año 1250 era comandante de los mamelucos cuando derrotó a la Séptima Cruzada de Luis IX de Francia. Era todavía comandante bajo el sultán Qutuz en la Batalla de Ain Jalut en 1260. Después de la batalla mató a Qutuz debido a que hacía unos años el sultán había matado a su mejor amigo, Aktai. De esta manera Baibars tomó por la fuerza el poder y se hizo sultán.

Continuó ardientemente su larga enemistad con los cristianos luchando contra los reinos cruzados de Siria, empezando por el principado de Antioquía (que intentó aliarse con los mongoles en contra de Baibars en la Batalla de Ain Jalut).

En 1263 atacó Acre, la capital de lo que quedaba del Reino de Jerusalén, pero no logró tomarla. Sin embargo, derrotó a los cruzados en muchas otras batallas (en Arsuf, Athlith, Haifa, Safad, Jaffa, Ascalón, Caesarea) y, cuando fue posible, cogió prisioneros a todos aquellos miembros de las órdenes de los templarios y de los hospitalarios porque eran verdaderamente odiados por el mundo musulmán por ser los defensores a ultranza de los reinos cristianos y también considerados una peligrosa amenaza militar.

En 1266, Baibars derrotó a los armenios en Cilicia (el único aliado poderoso de Antioquía). Ya en 1268 asedió la ciudad), capturándola finalmente el 18 de mayo, arrasándola y matando o esclavizando a toda la población. Pese a esto, el príncipe Bohemundo logró escapar.

La caída de Antioquía llevó a la breve Novena Cruzada en 1271, dirigida por Eduardo I de Inglaterra, quien, pese a intentar aliarse con los mongoles, no pudo capturar ningún territorio de Baibars. Baibars y Eduardo firmaron una paz, pero el ya viejo sultán trató de matar a Eduardo mediante los hashshashin. Finalmente, Eduardo regresó a su tierra en 1272.

En la parte final de su vida, luchó en Anatolia contra los turcos selyúcidas (que en su tiempo eran súbditos de los mongoles). Murió en Siria en 1277.

Según la leyenda, su muerte se produjo por tomar del mismo vaso con el que hacía poco acababa de envenenar a uno de sus enemigos políticos. Si hubiese tenido la precaución de hacerlo lavar, quizá no hubiera muerto en esa ocasión. La leyenda también dice que el veneno que Baibars suministró estaba diluido en kumis (la popular bebida hecha de leche fermentada de cabra).

Legado[editar]

Baibars fue un dirigente popular del mundo musulmán que derrotó a los cruzados en tres cruzadas distintas. Para dar soporte a sus campañas militares, Baibars requisó arsenales, barcos de guerra y de carga. Sus campañas militares se extendieron a Libia y Nubia.

También fue un eficiente administrador que se interesó por varios proyectos en infraestructuras, como un sistema de mensajería con caballos de posta capaz de hacer llegar un mensaje desde El Cairo hasta Damasco.

Al-Madrassa al-Zahiriyya es la escuela construida junto a su mausoleo en Damasco. La Biblioteca de Az-Zahiriyah tiene un tesoro en forma de manuscritos en varias ramas de conocimiento.

Logros[editar]

Como el primer gran sultán de la dinastía mameluca de los bahríes, Baibars impuso el ascenso a la cúspide del poder de la sociedad mameluca. Tomó finalmente el poder matando al Sultán Qutuz para vengar la muerte de su amigo, pero antes de que se hiciera sultán fue comandante de las fuerzas mamelucas en la más importante batalla de su época, repeliendo una importante fuerza mongola en la legendaria batalla de Ain Jalut (en 1260).

Su reino marcó el inicio del dominio mameluco en el Mediterráneo oriental y solidificó su estructura militar. Escogió el estilo de guerra de Saladino como su ideal, y fue capaz de eliminar la presencia de los cruzados en Siria, uniendo Egipto y Siria en poderoso estado que fue capaz de sobrevivir a las amenazas de los cruzados y de los mongoles.

Sin embargo, pese a que fue considerado un héroe durante centurias por Egipto y Siria, y conservado ese estatus hasta el día de hoy, el sultán Baibars tiene una oscura reputación en el mundo cristiano por ser el causante de la expulsión y masacre definitiva de la cultura cristiana en Oriente.

Relatos de Baibars[editar]

Baibars tiene una faceta legendaria dentro del mundo árabe. Es recordado como un héroe tanto en Siria como en Egipto. Sus memorias fueron escritas y recogidas en Sirat al-Sultan Baibars (Vida del sultán Baibars), un popular romance arábigo recordando sus batallas y logros.

Es el protagonista de uno de sus principales ciclos narrativos. Los Relatos de Baibars tienen un tono épico y picaresco. En este relato Baibars era el heredero desposeído de un lejano reino de Asia Central, y convertido en un vagabundo famélico y esclavo maltratado, es adoptado por una rica dama de Damasco y protegido por el cuñado de ésta, el visir Naim El Din, que le conduce a El Cairo para presentarlo al rey. Baibars es de naturaleza caballeresca, de una vasta cultura, ingenuo, de moralidad intachable y piadoso, pero se junta con malas compañías, lo que da pie a todo tipo de aventuras. Acabará siendo el sucesor del rey.

La atención y la afluencia de público que atraía el narrador de estos relatos hacía que pudiera percibir hasta la mitad de la recaudación del café que le contrataba. Aunque eran relatos de tipo oral, existen numerosas versiones escritas de Baibars, recogidas principalmente en Alepo, Damasco y El Cairo. La versión de Alepo tiene casi 36.000 páginas y es una de las más importantes.

Notas[editar]

  1. Baibars en la Concise Britannica online (enlace, en inglés)
  2. Breve artículo en la Columbia Encyclopedia (enlace, en inglés)

Enlaces externos[editar]