Palacio de La Magdalena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Palacio de la Magdalena»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio de La Magdalena
Palacio de la Magdalena.jpg
Alzado sureste.
Edificio
Tipo Palacio Real
Estilo Eclecticismo, regionalismo
Localización Santander
Coordenadas 43°28′09″N 3°45′58″O / 43.46916667, -3.76611111Coordenadas: 43°28′09″N 3°45′58″O / 43.46916667, -3.76611111
Catalogación Bien de Interés Cultural
12 de febrero de 1982
RI-51-0004592
Construcción
Inicio 1909
Término 1911
Dimensiones
Otras dimensiones 91x21 m + 20x20 m de planta
Equipo
Arquitecto(s) Marcos Lavin y Gonzalo Bringas Vega
Otros Luis de la Fuente
[Editar datos en Wikidata]
Entrada para carruajes (mitad derecha del alzado noroeste)

El Real Palacio de La Magdalena está situado en la península de la Magdalena, frente a la isla de Mouro, en Santander (España), y fue construido entre 1909 y 1911, por suscripción popular, para albergar a la familia real española. Obra de los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega, se enclava en el lugar donde estuvo el antiguo fortín de San Salvador de Hano, que protegía la entrada a la bahía. Fue amueblado en 1913, pasando de inmediato a ser residencia de verano del rey Alfonso XIII y su familia, quienes lo ocuparon regularmente hasta la proclamación de la II República. En 1914 fueron proyectadas las caballerizas por González Riancho. Las mismas emulan a un poblado inglés medieval con tejados puntiagudos de vertientes pronunciadas, entramados de madera vista, etc. En 1982 fue declarado monumento histórico-artístico. Entre 1993 y 1995 fue rehabilitado por el ayuntamiento de Santander, según proyecto de Luis de la Fuente.[1]

Historia[editar]

Como antigua residencia real, tiene como antecedente la proyección de una anterior en el Sardinero, frustrada por la revolución que estalló en 1868,[2] para fijar con un edificio el veraneo real y burgués que se estaba repitiendo por aquellos años, que promovió el crecimiento de la ciudad. El lugar de La Magdalena no estaba deshumanizado; las excavaciones arqueológicas remontan la presencia humana al siglo I, en época romana, donde se han encontrado unas dársenas y varios objetos.[3] El proyecto de Bringas Vega y González Riancho ganó un concurso convocado por el ayuntamiento.[4] Peter Burke dice del palacio, remontándose a 1912:

Desde ese momento, y hasta el verano de 1930 incluido, el Palacio de la Magdalena de Santander es sede real y punto de atracción social y política para periodistas y políticos, para la vida pública española.[5]

En el marco de las revueltas obreras de 1911 en Santander, el palacio sufrió parones en su construcción por culpa de las huelgas de sus canteros, no pudiendo ser entregado a la realeza hasta 1912.[6] Una vez concluido el edificio, la propia reina Victoria Eugenia de Battenberg dirigió su amueblamiento y decoración.[4] Doña Beatriz de Borbón se refiere a los veraneos de la familia real en el palacio de esta manera:

Pero a mí donde más me gustaba ir era al Palacio de la Magdalena en Santander, porque allí éramos más libres, hacíamos una vida completamente como «particulares».[7]

Sin embargo, la infanta critica la rehabilitación de finales de siglo, lo que da una idea de las profundas reformas, además de la adecuación para oficinas y salas de reunión, que ha sufrido el edificio como sede de la universidad internacional.

Fuimos a Santander, que no había visto desde que nos marchamos en 1931, más de 70 años (...). Vi el Palacio de la Magdalena... el palacio me pareció, ¡un horror...! No me hables... Lo han cambiado, arriba está bien pero abajo no había por qué cambiarlo, porque estaba todo muy simpático. Han hecho una escalera enorme con muchos adornos, no sabes lo horrendo que es, con las puertas de cristales de colores (...). Pero por fuera está igual que antes, ¡fantástico![7]

Don Juan de Borbón vendió el palacio al ayuntamiento de Santander en 1977, volviendo así a su propietario inicial,[8] [4] Aunque previamente ya había sido requisado durante el período republicano para instalar la Universidad Internacional, las actividades de ésta se detuvieron durante la Guerra Civil y no recomenzaron hasta 1938, entonces con sede en el hospital de San Rafael.[4]

En 1918 comenzaron a impartirse en el palacio cursos de verano, como lo demuestra el convenio con la Universidad de Liverpool. Éstos fueron el germen de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, nacida de una original Universidad Internacional de Verano de Santander (23 de agosto de 1932). No obstante, desde abril de 1931, proclamada la República, hasta esa fecha, el palacio permaneció vacío.[4] La universidad tomó el palacio como sede desde el principio, según el decreto firmado por el entonces presidente de la II República,[9] fruto del empeño del ministro Fernando de los Ríos y Francisco Barnés.[10] Su primer presidente fue Ramón Menéndez Pidal, y su primer secretario Pedro Salinas.[11]

Tras la Guerra Civil la Universidad Menéndez Pelayo se instaló en el Hospital de San Rafael, volviendo al palacio a finales de 1949. Desde entonces se han celebrado en el palacio multitud de conferencias y talleres importantes a nivel mundial, exposiciones, certámenes musicales, etc. Un ejemplo de ello es la reunión que en 1952 dio lugar al CEDI.[12]

Arquitectura[editar]

Vista de la playa de la Magdalena, en la península, con el hotel Real al fondo.

El palacio está situado en la península de La Magdalena, un parque periurbano de carácter público que actúa de eje entre los espacios marítimos de El Sardinero y la zona centro, donde destaca el ámbito del paseo y los jardines Pereda. La península, situada en una de las bocas de la bahía de Santander, destaca por su vegetación boscosa. Cuenta también con una playa, la de La Magdalena, un minizoo y un parque de recreo infantil, además de diversas edificaciones.[13]

Se trata de una obra de estilo ecléctico, que combina influencias inglesas, patentes en la disposición de las masas exteriores, abundancia de las chimeneas, forma de los ventanales, etc., con aportes de estilo francés, como la escalinata de doble tramo de la escalera principal, la asimetría de los cuerpos del edificio, etcétera, además de trazas tomadas de la arquitectura barroca montañesa.[14] Su construcción popularizó un subestilo ecléctico-regionalista en Cantabria, cuyo mayor exponente es el mismo palacio, y que parte del palacio pintoresquista inglés de los Hornillos.

El esquema planimétrico se basa en un cuerpo alargado de 91x21 m., con otro que sale al norte, de 20 m. de lado. Sus alzados son asimétricos y la multitud de entrantes y salientes dan la sensación de que consta de varios cuerpos maclados.[1]

Consta de dos entradas, una al Norte para carruajes, con pórtico, y otra al Sur, que es la principal, con dos torreones de planta octogonal y una escalinata de dobles tramos. El edificio es de piedra de mampostería procedente de Cueto,[1] y tiene cubiertas de pizarra. En el interior destacan los salones de recepción conservando algunos cuadros de interés, de autores como Benedito, Sorolla, Sotomayor, etc. La mesa del comedor, de madera, es una de las más largas de España, y sirvió en una ocasión para grabar un anuncio de un limpiador, en el cual un hombre se tiraba sobre ella y se desplazaba resbalando hasta el final.

Influencia[editar]

En la ciudad[editar]

La construcción del palacio, desde entonces símbolo de la ciudad, tuvo tres efectos inmediatos: fijar Santander como lugar de veraneo para la alta clase española, difundir su estilo ecléctico montañés-inglés, elevando la calidad de las nuevas arquitecturas de la ciudad, y desviar hacia él el crecimiento urbanístico.

El premiado Plan General de Ensanche Noroeste y Este para Santander, que el propio Lavín firmará en 1910, amplía los efectos urbanos de esta situación y consolida la definitiva inversión de las líneas de crecimiento: la extensión de la ciudad, que no se dirige ya hacia la zona del ensanche en Maliaño ampliando el espacio portuario, sino que se extiendo por los aledaños del Sardinero (...) reflejando la confianza en un futuro económico basado en la actividad turística.[14]

El Palacio de la Magdalena ha sido el mágico talismán que transforma aquellos rincones, urbanizándolos.[15]

Paradigma de este nuevo crecimiento es la Avenida Reina Victoria, rodeada de árboles, pequeños jardines y mansiones, situada a gran altura sobre la playa de los Peligros, que une el centro de Santander, bordeando la costa, con la península de la Magdalena y el Sardinero. Así, la crisis portuaria de la ciudad, que vivía del comercio naval, se suplió gracias al auge del turismo.[14] Actualmente es un símbolo reconocible de la ciudad.[16]

En los medios[editar]

El palacio aparece mencionado en un poema de José Hierro, enamorado de Santander, cuando dice:

La Magdalena. Soles. Sueños.

Mil novecientos treinta y nueve,
¡comenzar a vivir de nuevo!
Y luego ya toda la vida.

Y los años que no veremos.[17]

Miguel de Unamuno; empieza hablando del lugar: «Contemplando desde aquí, desde esta atalaya del peñón costero de la Magdalena, Santander».[18] Treinta y dos de sus poemas fueron recopilados por sus amigos en un libro titulado Cuadernos de la Magdalena, compuestos mientras estaba en la Universidad Internacional de Verano.[19] También es visitado y mencionado por otros autores ilustres, como por ejemplo Manuel Toussaint en Excursiones desde Madrid[20] o el cántabro Gerardo Diego, que lo pone como fondo para algunas de sus escenas.

Desde 2011, es utilizado por la cadena de televisión española Antena 3 para el rodaje de su producción televisiva Gran Hotel.

Las caballerizas[editar]

Complejo de las caballerizas.

El complejo de las caballerizas fue construido por Javier González Riancho en 1914 en torno a una plazoleta, en un terreno llano junto a la playa. Sus cuerpos, a modo de pueblecito rural idealizado con torretas y tejados apuntados no exentos de ciertas trazas georgianas, tienen dos alturas. Cuando se instaló allí la universidad fueron convertidas en una residencia de estudiantes.[21] Las mismas, antes de su cesión a la universidad en 1949, fueron utilizadas como prisión, que a pesar de no tener malas condiciones higiénicas relativas[22] llegó a contener 1.600 reclusos, cuando habían sido planteadas para 600.[23] En 1977, con la compra de la península por parte del ayuntamiento de Santander, se le permite a la universidad utilizar tanto el palacio como las caballerizas, quedando el resto de la península como parque público municipal.[24]

Hoy la primera planta está dedicada a salas de conferencias modernamente equipadas, con salas de traducción, proyectores, etc.[25] También disponen de comedor.

Galería[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c eldiariomontanes.es
  2. El arte foráneo en España: presencia e influencia, p.159; Ed. Departamento de Historia del Arte, Instituto de Historia, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (2005).
  3. Solana Sáinz, José María (1999). I Encuentro de Historia de Cantabria. Actas... Vol. 1. "La integración del territorio de los cántabros". Universidad de Cantabria. p. 320. ISBN 8481022179. 
  4. a b c d e Universidad Internacional Menéndez Pelayo. «La sede en Sede de Santander».
  5. Educación y transmisión de conocimientos en la historia: XIII Jornadas de Estudios Históricos organizadas por el Departamento de Historia Medieval, Moderna y Contemporánea, p.302; Peter Burke. Ed. Universidad de Salamanca, ISBN 8478007911 (2002).
  6. U.G.T. en Cantabria, 1888-1937, p.106; Gutiérrez Lázaro, Celia, y Santoveña Setién, Antonio. Ed. Universidad de Cantabria. ISBN 8481022535 (2000).
  7. a b Cinco días con la Infanta Beatriz de Borbón y Battenberg, hija de Alfonso XIII: su testimonio sobre su vida y sus circunstancias; García Louapre, Pilar. Ed. Visión Libros. ISBN 8498217598 (2007).
  8. Luis Alfonso de Borbon p.470; Apezarena Armino, José. Ed. Plaza&Janés. ISBN 8401305527 (2007).
  9. La Universidad Internacional de Verano en Santander (1933-1936); Madariaga de la Campa, Benito, y Valbuena de Madariaga, Celia. Ed. Ministerio de Universidades e Investigación, Secretaría General Técnica, Gabinete de Asuntos Generales. ISBN 8460021777 (1981).
  10. La política educativa de la Segunda República durante el bienio azañista; Samaniego Boneu, Mercedes. Ed. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. ISBN 8400036336(1977).
  11. II Curso de Ingeniería Oceanográfica y Portuaria: Palacio de la Magdalena, 16-29 de julio de 1979, Santander, p.172-173. (1979).
  12. Del Imperio a la Unión Europea: la huella de Otto de Habsburgo en el siglo XX, p.282; Pérez Maura, Ramón. Ediciones Rialph. ISBN 843213158X (1997).
  13. Revista Ibérica. «La Península de La Magdalena y su Palacio Real». (Última consulta: 9 de noviembre de 2011).
  14. a b c Manuel Suárez Cortina; Santander, hace un siglo, p. 180 (Ed. Universidad de Cantabria, 2000). ISBN 9788481022582.
  15. Revista Blanco y Negro, 1-VIII, 1915.
  16. Ayuntamiento de Santander. «Área Turismo: Palacio de la Magdalena».
  17. Paseo, de Quinta del 42; Hierro, José (1952).
  18. Miguel de Unamuno; Obras completas: Paisajes del alma ; Nuevo mundo ; Diario íntimo ; Recuerdos de niñez y mocedad ; Sensaciones de Bilbao ; Cómo se hace una novela, p. 171 (Ed. undación José Antonio de Castro, 2005).
  19. Miguel de Unamuno; Cuadernos de la Magdalena (Ed. Tipografía Aldus, 1934).
  20. Parte de Viajes alucinados. Rincones de España; Toussaint y Ritter, Manuel (1924).
  21. Jesús Silva Herzog; Cuaderos americanos, p.234 (1966).
  22. Javier Rodrigo; Cautivos: campos de concentración en la España franquista, 1936-1947, p.61 (Ed. Crítica, 2005).
  23. Jesús Gutiérrez Flores; Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla, p.135 (2006). ISBN 9781597541404
  24. Carmen Gil de Arriba; Ciudad e imagen: un estudio geográfico sobre las representaciones sociales del espacio urbano de Santander, p.207 (Ed. Universidad de Cantabria, 2007).
  25. www.palaciomagdalena.com Última consulta: 09 de junio de 2010

Bibliografía[editar]

  • Península de La Magdalena; Carlos González Calderón y Pedro F. Palazuelos. El Ojo Avizor Fotoguías (Creática Ediciones), ISBN 84-95210-21-5. Edición trilingüe: español/inglés/francés.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]