Noche de los Cristales Rotos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Noche de los cristales rotos
Bundesarchiv Bild 146-1970-041-46, Berlin, Synagoge Fasanenstraße.jpg
La sinagoga ortodoxa Ohel Jakob (en Múnich) después del ataque incendiario, 9 de noviembre de 1938.
Nombre oficial Kristallnacht
Otros nombres Novemberpogrome
Tipo Pogromo
Ámbito Solución final
Suceso Holocausto
Lugar Bandera de Alemania Bandera de Austria Alemania y Austria
País Tercer Reich
Fecha 9 y 10 de noviembre de 1938
Participantes Tropas de asalto de las SA conjuntamente con la población civil alemana
Organización
Organizador Sturmabteilung

La Noche de los cristales rotos (en alemán: Kristallnacht o Novemberpogrome) fue una serie de pogromos y ataques combinados ocurridos en la Alemania nazi y Austria durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 y llevado a cabo por las tropas de asalto de las SA conjuntamente con la población civil, mientras las autoridades alemanas observaban sin intervenir.[1]

Presentado por los responsables nazis como una reacción espontánea de la población tras el asesinato, el 7 de noviembre de 1938, de Ernst vom Rath, secretario de la embajada alemana en París por un joven judío polaco de origen alemán, Herschel Grynszpan, los pogromos fueron ordenados en realidad por el canciller del Reich, Adolf Hitler, organizados por Joseph Goebbels y cometidos por miembros de la Sturmabteilung (SA), la Schutzstaffel (SS) y las Juventudes Hitlerianas, apoyadas por el Sicherheitsdienst (SD), la Gestapo y otras fuerzas de la policía.

Estos pogromos fueron dirigidos contra los ciudadanos judíos y sus propiedades, así como también la destrucción de las sinagogas de todo el país.[2] Los ataques dejaron las calles cubiertas de vidrios rotos pertenecientes a los escaparates de las tiendas y a las ventanas de los edificios de propiedad judía.[2]

Al menos 91 ciudadanos judíos fueron asesinados durante los ataques y otros 30 000 fueron detenidos y posteriormente deportados en masa[3] a los campos de concentración de Sachsenhausen, Buchenwald y Dachau.[4] [5] [2] Las casas de la población judía, así como sus hospitales y sus escuelas fueron saqueadas y destruidas por los atacantes, demoliéndolas con mazos.[6] Más de 1000 sinagogas fueron quemadas - 95 solo en Viena -, y más de 7.000 tiendas de propiedad de judíos fueron destruidas o seriamente dañadas.[7] [8]

La Kristallnacht fue seguida por una persistente persecución política y económica a la población judía, y es considerada por los historiadores como parte de la política racial en la Alemania nazi y el paso previo del inicio de la Solución Final y del Holocausto.[9]

Antecedentes[editar]

Persecuciones y medidas antisemitas[editar]

Antisemitismo en Alemania. Boicot realizado por el partido nazi. La pancarta dice: «Alemanes, defiéndanse! No compren a los judíos!», 1 de abril de 1933

Aunque en la década de 1920, la mayoría de los judíos alemanes estaba plenamente integrados en la sociedad alemana como ciudadanos alemanes, sirvieron en el ejército y la marina alemana y contribuyeron en todos los campos de la ciencia, cultura e industria alemana,[10] los casos de violencia contra los judíos existían incluso antes de la toma del poder de los nazis.

Los 600.000 judíos de Alemania, que representaban sólo el 0,76% de la población total, fueron señalados por la maquinaria de la propaganda nazi como un enemigo interno, responsable de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial y sus consiguientes dificultades económicas, como la hiperinflacion de la década de 1920 y la Gran Depresión.[11] Fue durante la hiperinflación de 1922-1923 que se produjo el pogromo de Scheunenviertel, en Berlín. En 1931 fueron organizados los pogromos de Kurfürstendamm, en Berlín, por Wolf-Heinrich von Helldorf, el líder de las SA y más tarde jefe de la policía.

El programa del NSDAP, escrito el 24 de febrero de 1920, establecia que «los ciudadanos sólo pueden ser hermanos de sangre (Volksgenosse). [...] No puede ser un judío hermano de sangre» y, en Mein Kampf, Hitler proclamó en numerosas ocasiones su deseo de que Alemania quede «libre de judíos» (judenfrei). Los judíos fueron víctimas de la política antisemita tras la llegada de los nazis al poder en 1933.

Las condiciones de la población judía comenzaron a cambiar después del nombramiento de Adolf Hitler como Canciller de Alemania por el presidente Paul von Hindenburg, el 30 de enero de 1933 y la posterior asunción al poder del dictador después del incendio del Reichstag.[12] [13] Esta discriminación se reflejó particularmente por el boicot a los negocios de los judíos, requerido por Hitler, organizado por Julius Streicher y ejecutado por las SA, el 1 de abril de 1933, en una operación con limitado éxito y ampliamente condenado en el extranjero.[14]

Desde sus inicios, el régimen de Hitler se movió rápidamente para introducir las políticas antisemitas. A partir de 1933, el gobierno alemán aprobó una serie de leyes anti-judías para restringir los derechos de los judíos alemanes para ganarse la vida, para disfrutar de la plena ciudadanía y educarse a sí mismos, incluyendo la Ley para la Restauración del Servicio Civil Profesional, que prohibía a los judíos a trabajar en la administración pública.[15]

El ostracismo hacia los judíos se oficializó el 15 de septiembre de 1935 tras la aprobación de las Leyes de Nuremberg, sobre todo con la Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemán (Blutschutsgesetz) y la Ley de Ciudadanía del Reich (Reichsbürgergesetz). Estas leyes y decretos fueron dictados para establecer las características del judío, medio-judío o cuarto de judío (mischling; mestizos), de acuerdo a la ascendencia; prohibir las relaciones sexuales y el matrimonio entre los ciudadanos de sangre alemana o afín y los judíos; privar a los judíos de la ciudadanía alemana, así como la mayor parte de sus derechos políticos, incluido el derecho de voto, y la exclusión de ciertas profesiones y la educación.[16]

La campaña antijudía se endureció en el año 1937, en particular mediante la exhibición de la película de propaganda antisemita Der ewige Jude (‘el judío eterno’), y se incrementaría al año siguiente.[17] A principios de 1938, los pasaportes de los judíos alemanes fueron confiscados. El 26 de abril los judíos fueron obligados a registrar todos los bienes que poseían, lo que facilitaría su arianización. El 17 de agosto, los nombres usados por los judíos fueron regulados y tres órdenes adicionales a las Leyes de Nuremberg definieron el concepto de «negocio judío» y prohibieron a los judíos el ejercicio de la práctica de la medicina.[17] Todo se realizó para empujar a los judíos a emigrar, fuese cual fuese el precio.[17]

La expulsión de los judíos polacos de Alemania[editar]

Expulsión de los judíos polacos de Nuremberg, 28 de octubre de 1938.
Foto del Bundesarchiv.

En agosto de 1938 las autoridades alemanas anunciaron que los permisos de residencia para los extranjeros serían cancelados y que tendrían que ser renovados. Esto incluía a los judíos nacidos en Alemania de origen extranjero. Polonia declaró que no aceptaría a judíos de origen polaco después de fin de octubre. En la llamada Polenaktion, más de 17.000 judíos nacidos en Polonia, entre ellos el filósofo y teólogo, rabino Abraham Joshua Heschel y el futuro crítico literario Marcel Reich Ranicki, fueron expulsados de Alemania el 28 de octubre de 1938 por orden de Hitler. Se les ordenó abandonar sus hogares en una sola noche, y solo se les permitió llevar consigo una maleta por persona para empacar sus pertenencias. El resto de sus posesiones fueron confiscadas como botín, tanto por las autoridades nazis como por sus vecinos alemanes no judíos.

Los deportados fueron arrancados de sus casas en horas de la noche a las estaciones de ferrocarril y fueron colocaron en trenes rumbo a la frontera con Polonia. Los guardias fronterizos polacos negaron sin contemplación el ingreso de sus ciudadanos a través de Zbąszyń y otras ciudades fronterizas.[18] Como resultado, miles de judíos quedaron atrapados en la frontera, en instalaciones provisionales durante varios días o semanas en condiciones espantosas, bajo la lluvia, marchando sin comida ni refugio entre las fronteras.[19] Tras negociaciones con Alemania, a cuatro mil se les concedió la entrada a Polonia, pero los restantes 13.000 se vieron obligados a permanecer en la frontera en muy duras condiciones esperando ser autorizados para entrar a Polonia. La situación generó indignación entre la comunidad judía de Polonia, que realizó grandes esfuerzos para ayudar a los desterrados de cualquier manera posible. Tras las negociaciones entre ambos gobiernos, los deportados que no consiguieron entrar a Polonia fueron enviados a los campos de concentración nazis.

Un pretexto: el asesinato de Von Rath[editar]

Herschel Grynszpan.

Queridos padres, no puedo hacer otra cosa. Que Dios me perdone. Mi corazón sangra cuando oigo hablar de la tragedia de 17.000 judíos. Debo protestar para que el mundo entero me escuche, y esto, me veo obligado a hacerlo. Perdónenme. Herschel

Carta de Herschel Grynszpan, 7 de noviembre de 1938.[20]

Entre los expulsados estaba la familia de Zindel y Rivka Grynszpan, judíos polacos que habían emigrado a Alemania en 1911 y se instalaron en Hannover. En el juicio de Adolf Eichmann en 1961, Zindel Grynszpan relató los acontecimientos de su deportación de Hannover en la noche del 27 de octubre de 1938: "Nos llevaron en camiones de la policía, en los camiones de los presos, con unos 20 hombres en cada camión, y nos llevaron a la estación de tren. Las calles estaban llenas de gente que gritaba: "Juden raus! Auf nach Palästina!" (‘¡Judíos fuera! ¡Vayan a Palestina!’).[21]

Con diecisiete años de edad, su hijo Herschel Grynszpan estaba viviendo en París con un tío.[9] Su hermana, Berta, le envió una postal desde la frontera polaca describiendo la situación de la expulsión de su familia: «Nadie nos dijo lo que estaba pasando, pero nos dimos cuenta de este iba a ser el final... No tenemos ni un centavo. ¿Podrían enviarnos algo?».[22] Herschel recibió la postal el 3 de noviembre. En la mañana del lunes 7 de noviembre, compró un revólver y una caja de balas, luego fue a la embajada alemana y pidió ver a un funcionario. Después fue trasladado a la oficina de Ernst von Rath y Herschel le disparó tres veces en el abdomen. Tras el atentado Grynszpan no hizo ningún intento de escapar de la policía francesa, confesando ser el autor de los disparos.

El 8 de noviembre, en Alemania se anunciaron las primeras medidas punitivas en respuesta a los disparos. Los periódicos y revistas judíos iban a dejar de publicar inmediatamente. En el momento había tres periódicos judíos alemanes que tenían circulación nacional y había cuatro periódicos culturales, varios periódicos deportivos y varias docenas de boletines a la comunidad, de los cuales solo el de Berlín tenía una circulación de 40.000 ejemplares.[11] El gobierno anunció que los niños judíos ya no podía asistir a las escuelas del estado alemán. Todas las actividades culturales de los judíos también fueron suspendidas indefinidamente. Sus derechos como ciudadanos habían sido despojados.[23]

No hubo declaraciones públicas por parte de funcionarios nazis acerca del ataque contra el diplomático Von Rath, aunque a partir del 8 de noviembre de 1938 una campaña antisemita en la prensa, orquestada por Joseph Goebbels, alentó a los pogromos llevados a cabo por los líderes locales del partido nazi, especialmente en Hesse-Cassel, Munich y Hanover. El 9 de noviembre Ernst von Rath murió. A la noche siguiente, los nazis aprovecharon la excusa, para llevar a cabo la Noche de los Cristales, atacando a toda la comunidad judía en una serie coordinada de pogromos antisemitas.

Los acontecimientos[editar]

La Noche de los cristales rotos[editar]

Sinagoga berlinesa en llamas.

El asesinato de Von Rath sirvió como pretexto para lanzar una revuelta contra ciudadanos judíos en toda Alemania y Austria. El ataque fue pensado para que pareciera un acto espontáneo, pero de hecho fue orquestado por el gobierno alemán. Esto significaba que el mando del NSDAP (Partido Nacional Socialista Obrero Alemán) estaba de acuerdo y, como hacía a menudo, el gobierno utilizó la organización del partido aparte de la autoridad del gobierno.

El 9 de noviembre estos altercados dañaron, y en muchos casos destruyeron, aproximadamente 1574 sinagogas (prácticamente todas las que había en Alemania), muchos cementerios judíos, más de 7000 tiendas y 29 almacenes judíos. Más de 30.000 judíos fueron detenidos e internados en campos de concentración; unos cuantos incluso fueron golpeados hasta la muerte. El número de judíos alemanes asesinados es incierto, con estimaciones de entre 36 a 200 aproximadamente durante más de dos días de levantamientos. El número de muertos más probable es de 91. Esta violencia indiscriminada explica que algunos alemanes que no eran judíos fueran asesinados simplemente porque alguien pensó que «parecían judíos».[24]

Los acontecimientos en Austria no eran menos terribles, y la mayor parte de las 94 sinagogas de Viena y las casas de oración fueron dañadas parcial o totalmente. Esta gente fue sometida a toda clase de humillaciones, incluyendo el fregar los pavimentos mientras eran atormentados por sus compatriotas austriacos.

Respuesta desde el exterior[editar]

Sello de 1963 emitido por la DDR, cuya leyenda dice «La Noche de los cristales rotos, nunca más».

El tremendo acontecimiento se difundió por todo el mundo. Esto desacreditó a los movimientos nazis en Europa y Estados Unidos, provocando un declive. Muchos periódicos condenaron el suceso, comparándolo con las salvajes revueltas provocadas por la Rusia Imperial en la década de 1880. Estados Unidos retiró a su embajador (pero no rompió sus relaciones diplomáticas), mientras que otros gobiernos cortaron directamente sus relaciones diplomáticas con Alemania a modo de protesta. La España franquista justificó y hasta aplaudió el pogromo, mientras que la República Española lo condenó con firmeza apoyando a los judíos.[25]

Conclusión[editar]

La persecución y los daños económicos provocados a judíos alemanes no cesaron con el altercado, aunque sus negocios hubieran sido ya saqueados. También los forzaron a pagar una multa colectiva de mil millones de marcos al gobierno nazi. Esto era una hipocresía: el propio diario The New York Times tenía pruebas fotográficas demostrando que los nazis eran cuanto menos parcialmente responsables, aunque ahora se sabe que fue aprobado personalmente por Adolf Hitler, y que incluso el propio führer estuvo implicado en la planificación. Era una forma de castigo colectivo, más tarde denunciado ante la Convención de Ginebra.

A partir de 1945 algunas sinagogas fueron restauradas. Esta en Berlín cuenta con una placa que dice:
Esta sinagoga tiene 100 años
y fue incendiada el 9 de noviembre
de 1938 por los nazis
en la KRISTALLNACHT
(Noche de los Cristales Rotos)

Durante la Segunda Guerra Mundial 1939-1945
fue destruida en 1943 durante un bombardeo

La fachada de esta casa de Dios
ha de ser para siempre un lugar de advertencia y permanecer en la memoria

JAMÁS LO OLVIDÉIS

Comunidad Judía de Gran Berlín
El Directorio
Losetas en memoria de las víctimas del vecindario en Colonia.

Durante el anuncio de la sanción, el dirigente nazi Hermann Göring, que había insistido mucho antes en tomar medidas contra los judíos, había descrito sin querer la realidad de aquel suceso:

La ciudadanía judía de Alemania, como castigo por sus crímenes abominables, tiene que hacer frente a una multa de mil millones de marcos. A propósito, debo reconocer que no me gustaría ser judío en Alemania[26] [27]

Aquella noche comenzaba una nueva fase de las actividades antisemitas del NSDAP y los aparatos estatales, conduciendo a la deportación y, finalmente, al exterminio de la mayor parte de los judíos que vivían en Alemania. Aunque pocas personas lo supieran entonces, la Noche de los Cristales Rotos era el primer paso en la persecución sistemática y el asesinato masivo de judíos en todas partes de Europa en lo que fue conocido posteriormente como el Holocausto.

Referencias[editar]

  1. «German mobs’ vengeance on Jews», artículo en el periódico The Daily Telegraph del 11 de noviembre de 1938, citado en Martin Gilbert: Kristallnacht: Prelude to Destruction. EE. UU.: Harper Collins, 2006, pág. 42.
  2. a b c «World War II: before the war», artículo en The Atlantic del 19 de junio de 2011.
  3. «Auschwitz y la solución final del problema judío», Institut für Sozial- und Wirtschaftsgeschichte Johannes Kepler Universität Linz.
  4. «La solución final».
  5. «Huyendo del infierno nazi. La inmigración judío-alemana hacia Chile», página 61.
  6. Gilbert, págs. 13-14.
  7. Michael Berenbaum, Arnold Kramer: The world must know (pág. 49). United States Holocaust Memorial Museum, 2005.
  8. Gilbert, págs. 30-33.
  9. a b Múltiples autores (1998). «Kristallnacht». The Hutchinson Encyclopedia 1998 edition. Hutchinson Encyclopedias 1998 (18ª (1998) edición). Inglaterra: Helicon Publishing. p. 1199. ISBN 1-85833-951-0. 
  10. Joseph Goldstein: Jewish history in modern times (págs. 43-44). Sussex Academic Press, 1995. ISBN 978-1-898723-06-6.
  11. a b Gilbert, p. 23.
  12. Trueman, Chris. «Nazi Germany -dictatorship». Consultado el 12-03-2008.
  13. «Hitler's Enabling Act». Consultado el 12-03-2008.
  14. Ian Kershaw: Hitler, 1889-1936, pág. 672-673.
  15. Cooper, R.M. (1992). Refugee Scholars:Conversations with Tess Simpson. Leeds. p. 31. 
  16. Raul Hilberg, La destrucción de los judíos de Europa, pág. 121-128.
  17. a b c Saul Friedländer, The years of extermination: nazi germany and the jews, 1939-1945 (págs. 319-331). Harper Collins, 2007.
  18. Michael Burleigh, y Wolfgang Wippermann: The racial state: Germany 1933-1945.
  19. Joseph Marcus: Social and political history of the jews in Poland, 1919-1939.
  20. Saul Friedländer: L'Allemagne nazie et les juifs, 1939-1945 (pág. 337), «Les années de persécution».
  21. Hannah Arendt: Eichmann in Jerusalem (pág. 228).
  22. Archivos estatales alemanes (Potsdam), citados en Crystal Night, 9-10 november 1938, de Rita Thalmann y Emmanuel Feinermann, págs. 33 y 42.
  23. «Nazis planning revenge on jews», artículo en el News Chronicle del 9 de noviembre de 1938.
  24. «Kristallnacht», en Enciclopedia del Holocausto.
  25. «La España en guerra ante la “Kristallnacht”», artículo de Alejandro Baer en el periódico El País, del 11 de noviembre de 2008; consultado el 24 de febrero de 2010.
  26. «¡Nunca jamás!», de Carolina Jaimes Branges.
  27. «La Noche de los Cristales Rotos», artículo en ElHolocausto.net.

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]