Naqsh-e Rostam

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Naqsh-e Rostam, cerca de Shiraz.

Naqsh-e Rostam (también conocido como Naqš-i Rustam, en persa mod. نقش رستم Naqš-i Rustam [næqʃe ɾostæm]) es un sitio arqueológico situado a unos 3 km al noroeste de Persépolis, en la provincia de Fars en Irán. Este emplazamiento es llamado Næqš-e Rostæm "el retrato de Rostam", porque los persas pensaban que los bajorrelieves sasánidas bajo las tumbas representaban a Rostam, un héroe mitológico persa.

Es una pared rocosa que contiene cuatro tumbas reales aqueménidas rupestres, cruciformes y con bajorrelieves. Una de éstas, según las inscripciones que presenta, sería la tumba de Darío I. Las otras tres tumbas que se encuentran a los lados de la de Darío I, serían las de Jerjes I, Artajerjes I y Darío II pero no llevan ninguna inscripción que permita identificarlas con certeza. En la montaña de detrás de Persépolis hay otras dos tumbas semejantes, pertenecientes probablemente a Artajerjes II y Artajerjes III, lo mismo que una tumba inacabada que podría ser la de Arsés, o más seguramente de Darío III, el último rey de la dinastía aqueménida, que fue derrocado por Alejandro Magno.

La tumba de Darío es uno de los dos modelos de tumbas que existieron en el arte persa del periodo aqueménida. Se trata de una tumba excavada en roca como los hipogeos egipcios. El otro modelo es el de la tumba de Ciro en Pasargadas.

Hay también siete grandes bajorrelieves en la roca de Naqsh-e Rustam, bajo las tumbas, esculturas mandadas por los reyes sasánidas.

Frente a la roca se encuentra Ka'ba-i-Zartosht, un monumento zoroástrico. En la extremidad del sitio se encuentran dos pequeños altares de fuego.

Vista panorámica de Naqsh-e Rostam

Las tumbas aqueménidas[editar]

Fotografía coloreada de Naqsh-e Rostam. editada por The National Geographic Magazine en abril de 1921.
Naqsh-e Rostam 2008.

Cuatro tumbas pertenecientes a reyes aqueménidas están talladas en la pared de roca. Están a considerable altura por encima del terreno.

Las tumbas se conocen localmente como las "cruces persas" por la forma de las fachadas de las tumbas. El lugar es conocido como salīb en árabe (صليب), quizás una corrupción de la palabra persa chalīpā, "cruz". La entrada a cada tumba es el centro de cada cruz, que se abre a una pequeña cámara, donde el rey yace en un sarcófago. La viga horizontal de cada una de las fachadas de la tumba se cree que es una réplica de la entrada del palacio en Persépolis.

Una de las tumbas está explícitamente identificada por una inscripción que la acompaña como la tumba de Darío I (r. 522-486 a. C.). Las otras tres tumbas se cree que son las de Jerjes I (r. 486-465 a. C.), Artajerjes I (r. 465-424 a. C.) y Darío II (r. 423-404 a. C.) respectivamente. Una quinta tumba, inacabada, pudo haber sido la de Artajerjes III, quien reinó como mucho dos años, pero más probablemente sea la de Darío III (r. 336-330 a. C.), el último de los reyes aqueménidas.

Las tumbas fueron saqueadas después de la conquista del imperio aqueménida por Alejandro Magno.

Detalle de los bajorrelieves[editar]

Uno de los bajorrelieves de Naqsh-e Rostam que representa el triunfo de Sapor I sobre el emperador romano Valeriano y sobre Filipo el Árabe.
  1. El primero representa a Narsés (296 - 304), hijo mayor de Sapor I, siendo nombrado rey por la diosa Anāhītā (Nahid en persa moderno).
  2. El segundo bajorrelieve está situado bajo la parte inferior de la tumba de Darío I y se compone de dos escenas. La superior representa a Bahram II (277 - 293) combatiendo al enemigo .
  3. El tercero representa la conquista de Sapor I sobre Valeriano, emperador romano. En este bajorrelieve, Sapor I está sentado sobre un caballo y Valeriano se arrodilla a los pies del caballo. Ceriyadis, el vencedor de Valeriano, está delante del caballo, y el rey de Irán, con sus manos juntas, le ofrece el poder sobre el Este del Imperio romano.
  4. El cuarto bajorrelieve enseña la conquista de Ormuz II, un rey sasánida.
  5. El quinto, es una escultura que representa a Bahram II batiendo a sus enemigos.
  6. El sexto bajorrelieve representa a una persona levantada. A su izquierda, puede verse una cabeza y un rostro.
  7. Representación del fundador de los sasánidas, Ardashir I (226 - 242), este bajorrelieve lo representa siendo nombrado rey por Ahura Mazda.

Inscripción de Darío el Grande en Naqsh-e Rostam[editar]

Tumbas de los reyes aqueménidas.
Otra tumba y un bajorrelieve debajo.

La tumba de Darío I es la más grandiosa; cuenta en su entrada con cuatro columnas decoradas por una hilera de personajes, presidida por la figura de un rey ornado ante un altar de fuego, con el pie sobre un estrado.

Texto traducido de la inscripción:

  1. Ahura Mazda es un gran dios, que creó esta tierra, que creó el cielo, que creó al hombre, que creó la felicidad para el hombre, que ha hecho a Darío rey, uno de los numerosos reyes, un señor para muchos.
  2. Soy Darío el Gran Rey, Rey de Reyes, Rey de países que contienen todo tipo de hombres, Rey de grandes territorios de esta gran Tierra, hijo de Histaspes, un aqueménida, un persa, hijo de un persa, un ario, que tiene una ascendencia aria.
  3. Darío el Grande dice: Por el favor de Ahura Mazda, éstos son los países que he tomado fuera de Persia; he reinado sobre ellos, me han pagado un tributo; lo que les ha sido dicho por mí, lo han hecho; mi ley los ha sometido firmemente: Media, Elam, Partia, Aria, Bactriana, Sogdiana, Corasmia, Drangiana, Aracosia, Satagidia, Gandhara, Sind, Amirgia, escitas, escitas de gorros puntiagudos, Babilonia, Asiria, Arabia, Egipto, Armenia, Capadocia, Sardes, Jonia, los escitas del otro lado del mar, Skudra , los jonios que llevan pétasos, Libia, Etiopía, los hombres de Maka , Caria.
  4. Darío el Grande dice: Ahura Mazda, cuando vio la tierra con emoción, me la otorgó, me hizo Rey; soy Rey. Por el favor de Ahura Mazda, la someto a su lugar; lo que os digo, lo que han hecho, tal y como era mi deseo. Si pensáis "¿Cuántos países ha conquistado el Rey Darío?" Mirad las esculturas de aquéllos que están sobre el trono, enseguida lo sabréis, enseguida será conocido por vosotros: la lanza del hombre persa ha ido muy lejos; enseguida será conocido por vosotros: un hombre persa ha librado batallas muy lejos de Persia.
  5. Darío el Rey dice: Lo que ha sido hecho, lo he hecho por la voluntad de Ahura Mazda. Ahura Mazda me ha prestado ayuda hasta que yo hiciera el trabajo. Que Ahura Mazda me proteja del mal, así como a mi casa real y a esta tierra: ¡Ruego a Ahura Mazda, que Ahura Mazda me lo de!
  6. Oh hombre, lo que es el mandato de Ahura Mazda, que no os repugne; no os apartéis del buen camino; no os levantéis en rebelión!

Véase también[editar]

Naqsh-e Rostam vista por Chardin en su viaje a Persia en 1723.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 29°59′19″N 52°52′19″E / 29.988611, 52.871944