María Cristina de Habsburgo-Lorena (1742-1798)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
María Cristina de Habsburgo-Lorena
Archiduquesa de Austria, Gobernadora de los Países Bajos, Duquesa de Teschen y Virreina de Hungría
Meister der Erzherzoginnenportraits 001.jpg
María Cristina de Habsburgo-Lorena.
Duquesa de Teschen
1766 - 1798
Predecesor José II de Habsburgo
Sucesor Alberto de Sajonia-Teschen
Información personal
Nacimiento 13 de mayo de 1742
Palacio Imperial de Hofburg,
Viena, Flag of the Habsburg Monarchy.svg Austria
Fallecimiento 24 de junio de 1798 (56 años)
Viena, Flag of the Habsburg Monarchy.svg Austria
Entierro Cripta Imperial de Viena
Familia
Casa real Casa de Habsburgo-Lorena
Padre Francisco de Lorena
Madre María Teresa I de Austria
Consorte Alberto de Sajonia-Teschen
Descendencia María Teresa de Sajonia-Teschen
María Cristina de Habsburgo-Lorena.
Monumento fúnebre a María Cristina de Austria, obra de Antonio Canova, en la Augustinerkirche de Viena.

María Cristina de Habsburgo-Lorena (Viena; 13 de mayo de 1742 - viena; 24 de junio de 1798), Archiduquesa de Austria, fue la cuarta, pero la segunda hija sobreviviente de María Teresa I de Austria y Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico. Gobernadora de los Países Bajos. Casada con Alberto de Sajonia-Teschen, duque de Teschen y Virrey de Hungría.

Era la favorita de su madre con quien compartía el mismo día de cumpleaños. Cristina era muy inteligente y hermosa, y tenía grandes dotes artísticas. La parcialidad cariñosa que la emperatriz le mostró causó intensos celos en sus hermanos y hermanas, especialmente en el emperador José II. Su primera esposa, Isabel de Parma, se convirtió en su mejor amiga, y nombró a su segunda hija como ella.

Primeros años[editar]

María Cristina, también conocida como Mimi, fue la hija predilecta de María Teresa, quien lo demostraba sin tapujos. No sólo era muy bella, si no que además tenía una inteligencia clara y grandes dotes artísticos.

El favoritismo de su madre causaba un hondo resentimiento entre sus hijos y fue todavía más allá al permitirle a María Cristina ser la única de sus hermanos en escoger a su marido, cosa rarísima para la época y principalmente para su clase. Esto incluso pasando a llevar la voluntad de su difunto padre, que la quería como esposa de uno de los hijos de Carlos Manuel III de Cerdeña.

Matrimonio[editar]

Maria Cristina era una mujer muy inteligente, y que sabía cómo manipular a sus padres, especialmente a su madre. La repentina muerte de su padre, Francisco I, y la depresión que superó Maria Teresa después de su viudez, significaba que María Cristina fue capaz de convencer a su madre vulnerable y sentimental a permitirle que se case por amor y no por razones de Estado. Ella fue la única hija que a la que le autorizo esto. Ella eligió a su primo segundo el príncipe Alberto de Sajonia-Teschen, que no tenía ni una gran riqueza, ni un trono para ofrecer, por lo que la pareja fue nombrada Gobernadores de los Países Bajos Austriacos, se le hizo a él Archiduque, gobernador de Hungría y a ambos se le dio el ducado de Teschen. El matrimonio fue descrito como feliz.

La pareja logró solamente tener una hija, María Teresa de Sajonia-Teschen, que nació el 16 de mayo de 1767 y murió al día siguiente. Más tarde se convirtieron en padres adoptivos de su sobrino el Archiduque Carlos, hijo de Leopoldo II y María Luisa de Borbón, de quien era muy amiga. Las cartas que se enviaban testimonian el acogedor clima familiar que rodeaba a la Emperatriz.

María Cristina y su familia se establecieron en Bratislava el año 1766, después que María Teresa le encomendó el cargo de Gobernadores de Hungría.

María Cristina poseia un carácter extremo y bipolar, ya que mostraba un inmenso cariño y ternura para quienes le caían en gracia, y por otra parte era sumamente severa y crítica con quienes le eran antipáticos. Debido a este comportamiento lunático y sumado al favoritismo que tenía su madre por ella, sufrieron muchos de sus hermanos. Principalmente María Antonieta y Leopoldo, con quienes era especialmente cruel e hiriente. Leopoldo además tenía una razón más de resentimiento, ya que se rumoreaba en la época que la gran amistad que tenía con su esposa era más bien una relación lésbica.

Inteligente y diplomática, María Cristina sabía aprovecharse de la debilidad de María Teresa para sacarle el máximo provecho; le escribía seguido, le daba la razón y estuvo siempre a su lado.

Los restos de María Cristina, descansan en la Cripta Imperial de Viena, junto a los de su esposo y su pequeña hija. Tras su muerte, su marido hizo erigir en su honor un espléndido monumento, obra de Antonio Canova en la Iglesia de los Agustinos.

Relación con los hermanos[editar]

Una de sus hermanas, la archiduquesa María Amelia, también estaba enamorada de un príncipe menor, Carlos de Zweibrücken, pero estaba casada a la fuerza con Fernando I de Borbón-Parma y no con el que hombre amaba. La suerte de María Cristina, en que se le permitiera casarse con el hombre que amaba, amargo a las otras hijas de María Teresa, que ya resentían el favoritismo de su madre. No sólo era capaz de casarse con su príncipe a elección, sino también, que María Teresa les proporcionó un gran dote y les entregó a la pareja el Ducado de Teschen.

María Amelia, la hija más afectada, quedó separada de su madre por el resto de la vida de la Emperatriz, aunque María Antonieta le escribia cartas desde Francia. Cristina no gozaba de la misma proximidad con Maria Antonieta o con sus otras hermanas, María Amelia y María Carolina, quienes intercambian no sólo cartas, sino también vestidos, retratos y otros regalos.

A su hermano Leopoldo, no le agradaba por sus forma de regañar, su lengua afilada y, sobre todo, su hábito de confiar en la emperatriz,lo que indicaba claramente que María Cristina utilizó su influencia primordial con su madre para criticar a sus hermanos, a crearles problemas, y a tratarlos sin amabilidad. Ella usó la preferencia y la debilidad que su cuñada, Isabel, tenía por ella, para ejercer cierta influencia sobre su hermano y heredero de su madre, José.

Los hermanos de Maria Cristina, especialmente sus hermanas, nunca se reconciliaron con ella, incluso después de la muerte de su madre. Los problemas de carácter de Cristina además del hondo resentimiento creado por María Teresa, dio como resultado que tras una discusión nunca más volviera a tener contacto con su hermana María Amelia. La Reina María Antonieta, su hermana menor, la ignoró cuando visitó Francia, y en su estadía en Versalles fue tratada como cualquier otra visita de Estado. A su vez, cuando se le informó a María Cristina que María Antonieta había sido guillotinada en 1793 dijo simplemente y a sangre fría que su hermana nunca debió haberse casado.

Ascendencia[editar]

Árbol genealógico de María Cristina
María Amelia Padre:
Francisco I del Sacro Imperio Romano Germánico
Abuelo paterno:
Leopoldo I de Lorena
Bisabuelo paterno:
Carlos V de Lorena
Bisabuela paterna:
Leonor María Josefa de Habsburgo
Abuela paterna:
Isabel Carlota de Borbón-Orleans
Bisabuelo paterno:
Felipe I de Orleans
Bisabuela paterna:
Isabel Carlota de Baviera
Madre:
María Teresa I de Austria
Abuelo paterno:
Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico
Bisabuelo materno:
Leopoldo I de Habsburgo
Bisabuela materna:
Leonor Magdalena de Palatinado-Neoburgo
Abuela materna:
Isabel Cristina de Brunswick-Wolfenbüttel
Bisabuelo materno:
Luis Rodolfo de Brunswick-Lüneburgo
Bisabuela materna:
Cristina Luisa de Oettingen-Oettingen