Manzanilla (vino)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cañera de Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda[1]

La manzanilla es un vino que se cría en las bodegas de la ciudad española de Sanlúcar de Barrameda (Andalucía), bajo el control del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda.[2] desde 1964 [3] Las características especiales de este vino son el resultado del proceso de crianza bajo flor a que es sometido. Es un vino muy pálido, de aroma punzante característico, ligero al paladar, seco y poco ácido, con una graduación que hasta hace unos años oscilaba entre 15,5 y 17% de alcohol en volumen. Actualmente la manzanilla tiene 15 grados de alcohol. Es el más ligero de todos los vinos del Marco de Jerez, ideal para acompañar el aperitivo.

Las variedades tradicionales de manzanilla son la manzanilla fina y la manzanilla pasada. Es, junto al vino fino, el caldo consumido por excelencia en las ferias andaluzas. Sin embargo, en los últimos años se está imponiendo en dichas fiestas el llamado rebujito, mezcla de manzanilla y Seven Up.

Etimología[editar]

Bodega en Sanlúcar de Barrameda.

La manzanilla es uno de los pocos vinos que no toman el nombre de su lugar de origen. Respecto a la etimología de esta denominación existen cuatro teorías, constituyendo todavía su origen un verdadero enigma.

  • Una de ellas es la de que su nombre procede de la localidad del mismo nombre en la provincia de Huelva, situada a unos 40 km de Sevilla y a unos 48 km de Huelva: durante la conquista del Nuevo Mundo, los vinos de Manzanilla eran requeridos por soportar muy bien la travesía del océano, conservando su aroma y paladar. Los vinos de Manzanilla venían en carros hasta Sevilla y Sanlúcar de Barrameda, desde donde salían numerosas expediciones hacia el Nuevo Mundo. Los vinos almacenados en las bodegas sanluqueñas mejoraban con el tiempo, bien por el clima, bien por el sistema de conservación (criaderas y soleras) hasta convertirse en el vino autóctono que hoy es. Sin embargo Richard Ford en 1846 afirmaba que «en dicho pueblo ni se elabora ni se bebe». Además, desde época medieval, a los vinos procedentes del Condado de Niebla se les llama en Sanlúcar «rocinados».
  • Otros han señalado que el nombre procede del olor o aroma a manzana (Sannino, 1925).
  • También se ha afirmado que proviene de una clase de vid denominada «manzanilla», hoy desaparecida (R. Joaquín Dominguez, 1853).
  • La explicación que hoy tiene mayor aceptación es a la gran similitud que existe entre su fragancia y la de la flor de la planta aromática llamada manzanilla o camomila. De acuerdo con la descripción de Esteban Boutelou (1807): «De las uvas blancas aparentes como la listan (denominación que se da en Sanlúcar a la uva palomino), pisadas en buena disposición, y exprimidas levemente, se obtienen vinos blancos sin el menor viso, que se distinguen constantemente por su olor de manzanilla, y por su fragancia exquisita que tanto aprecian los gaditanos».

La manzanilla en la literatura[editar]

Etiqueta de la DO Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda

Las primeras menciones escritas, donde aparece ya el vino descrito con este nombre se localizan en las últimas décadas del siglo XVIII, en algunos sainetes de Juan Ignacio González del Castillo (1763-1800) y en un documento oficial perteneciente a un cabildo del Ayuntamiento de Cádiz fechado el 31 de mayo de 1781. Además de los aludidos sainetes, son muchas las obras literarias que citan la manzanilla; por lo general asociándola con la fiesta y el jolgorio.

Prosper Mérimée menciona por primera vez en un texto francés el hispanismo «manzanilla» en su novela Carmen (1845).[4] En la ópera homónima de Georges Bizet, vuelve a mencionarse el caldo sanluqueño en la famosa seguidilla Près des remparts de Séville.[5]

Antonio García Gutiérrez lo cita en Los hijos del tío Tronera (1849), sainete que parodia su celebérrimo drama El trovador.[6] Los hermanos Manuel y Antonio Machado, también elogian la manzanilla en varios de sus poemas.[7]

Sin embargo no sólo grandes nombres de la literatura han tomado la manzanilla como motivo de su obra. Dentro de la literatura popular andaluza existen coplas y proverbios relativos al vino sanluqueño, como ilustran los siguientes ejemplos:

A Roma se va por bulas,
por tabaco a Gibraltar,
por manzanilla a Sanlúcar,
y a Cádiz se va por sal.
De Rota, la tintilla; de Sanlúcar, la manzanilla.
De Rota, la tintilla; de Sanlúcar, la manzanilla; y de Jerez, el que rey de los vinos es.
La manzanilla de Sanlúcar y Los Puertos alegra a los vivos y resucita a los muertos.[8]

Ventas[editar]

Es un vino que se vende casi en su totalidad en la península Ibérica, siendo marginal su presencia en el extranjero[9]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Definición de caña y cañera
  2. Véase la 8.ª acepción de la definición del término «manzanilla» en el Diccionario de la Real Academia Española
  3. Las bodas de oro de Sanlúcar y su vino
  4. Nous avions repris le chemin de Séville. À l'entrée de la rue du Serpent, elle acheta une douzaine d'oranges, qu'elle me fit mettre dans mon mouchoir. Un peu plus loin, elle acheta encore un pain, du saucisson, une bouteille de manzanilla; puis enfin elle entra chez un confiseur. Traducción: ‘Habíamos tomado el camino de Sevilla. A la entrada de la Calle de las Sierpes compró una docena de naranjas, que me hizo poner en el pañuelo. Un poco más lejos compró aún pan, salchichón y una botella de manzanilla; después entró finalmente en una confitería’. Prosper MÉRIMÉE (1803-1870): Carmen (1845). Texto original en francés. Prosper MÉRIMÉE (1803-1870): Carmen (pág. 146 y 147). Edición y traducción de Luis López Jiménez y Luis Eduardo López Esteve. Letras Universales n.º 3. Madrid: Cátedra, 1989. ISBN 84-376-0811-2.
  5. Près des remparts de Séville / chez mon ami Lillas Pastia, / j'irai danser la séguedille / et boire du Manzanilla [...]. Traducción: ‘Ante las murallas de Sevilla, / en la taberna de mi amigo Lillas Pastia, / iré a bailar seguidillas / y a beber manzanilla’. Fragmento del libreto de la ópera Carmen de Georges Bizet, escrito por Henri Meilhac y Ludovic Halévy, basándose en la novela homónima de Prosper Merimée
  6. Antonio GARCÍA GUTIÉRREZ (1813-1884): El trovador (drama); Los hijos del tío Tronera (sainete), pág. 298. Edición, estudio y notas dirigidos por Jean-Louis Picoch. Madrid: Alhambra, 1979. ISBN 84-205-0623-0.
  7. Véase Manuel MACHADO y Antonio MACHADO: Obras completas. Madrid: Plenitud, 1973. ISBN 84-7030-267-1.
  8. Todos estos ejemplos en Francisco José ÁLVAREZ CURIEL y Miguel Ángel MORETA LARA: Los andaluces en el refranero. Málaga: Arguval. ISBN 84-86167-91-4.
  9. La 'rubia novia' de Sanlúcar

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Barbadillo, Manuel: La Manzanilla. Sanlúcar de Barrameda: Bodegas Barbadillo, S.L., 1995.
  • García Rodríguez, José Carlos. La cocina sanluqueña. Sus fundamentos y sus mejores recetas: Bosque de Palabras, Sevilla, 2010. I.S.B.N.:9788493679446.
  • Gómez Díaz, Ana María: La Manzanilla. Historia y Cultura. Las Bodegas de Sanlúcar. Sanlúcar de Barrameda: Pequeñas Ideas, 2002. I.S.B.N.: 8493183849.
  • Hidalgo, Javier y Fielden, Christopher: La Manzanilla. El vino de Sanlúcar: Almuzara, Córdoba, 2009. I.S.B.N.9788492573332.