Manuel Joaquín Álvarez de Toledo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Manuel Joaquín Álvarez de Toledo Portugal y Córdoba Monroy y Ayala[1] conocido también como Manuel Joaquín Álvarez de Toledo Portugal y Pimentel[2] (1664 - Barcelona, 1707) fue un noble y político español. Llegó a ser valido en dos ocasiones (1685-1689 y 1698-1699) durante el reinado de Carlos II. También ocupó los cargos de gentilhombre de Su Majestad, consejero de Estado, presidente del Consejo de Castilla y del Consejo de Italia.[3]

Hijo de Duarte Fernando Álvarez de Toledo Portugal y de Ana Mónica de Zúñiga Modica y Córdoba, de quienes heredó los títulos de VIII conde de Oropesa, VII conde de Alcaudete, conde de Belvis, VII conde de Deleitosa, V marqués de Frechilla y Villarramiel, III marqués del Villar de Grajanejos y IV marqués de Jarandilla, Grande de España y de Portugal.[4] [5]

Contrajo matrimonio en 1644 con Isabel Pacheco Velasco, hermana que fue del III conde de Puebla de Montabán, quien felleció en 1650. Con ella tuvo dos hijos: Vicente Pedro Álvarez de Toledo Portugal, quien fue el IX conde de Oropesa y Ana María Álvarez de Toledo Portugal, XI condesa de Oropesa.

El bando nobiliario que encabezaba se oponía a don Juan José de Austria, hijo natural del rey Felipe IV y valido del incapaz rey Carlos II. Vio frustrada por dos veces su candidatura a virrey de Aragón propuesta por el propio Consejo de Aragón. Muerto Juan José de Austria, y tras el periodo en que el Duque de Medinaceli le sustituyó, alcanzó la presidencia del Consejo de Castilla en 1684. Obtuvo la máxima confianza de la reina María Luisa de Orleans (1662-1689) en 1685 con el cargo de valido o favorito del rey Carlos II. Se propuso sanear la desastrosa hacienda con medidas que en términos modernos se denominaría un plan de estabilización (devaluación y recorte de gastos). Las banderías nobiliarias no acabaron, enfrentándosele los partidarios del cardenal Portocarrero y el duque de Arcos, que se acercaron al poder con el segundo matrimonio del rey con Mariana de Neoburgo en 1689. El conde de Oropesa renunció a sus cargos en 1691 y se le ordenó permanecer alejado de la corte en su señorío de la La Puebla de Montalbán.

De nuevo fue llamado a la corte en 1696, reocupando la presidencia del Consejo de Castilla, y en 1698 el máximo poder, nuevamente como valido. Quedando claro que el rey Carlos II, el último representante de la dinastía de los Habsburgo española no tendría sucesión directa, propuso a José Fernando de Baviera como candidato a sucederle, pero éste murió en febrero de 1699 y optó por el archiduque Carlos de Austria quien luego fue el emperador Carlos VI del Sacro Imperio Romano Germánico, en un intento de continuar con la Casa de Habsburgo. Fue objeto del Motín de los gatos, en abril de 1699, tras el que volvió a caer en desgracia. Fue sustituido por el cardenal Portocarrero, partidario de la sucesión de los Borbones franceses. Vinculado a la corte del pretendiente austríaco, murió en 1707, durante la Guerra de Sucesión Española, en Barcelona.


Predecesor:
Juan Asensio
Antonio de Argüelles y Valdés
Presidente del Consejo de Castilla[6]
1684 - 1690
1698 - 1699
Sucesor:
Antonio Ibáñez de la Rivaherrera
Manuel Arias y Porres
Predecesor:
Antonio Álvarez de Toledo
Presidente del Consejo de Italia[6]
1690 - 1698
Sucesor:
Fadrique Álvarez de Toledo

Referencias[editar]

  1. Así lo nombra Luis de Salazar y Castro en su dedicatoria de Advertencias históricas (1688).
  2. Véase la obra Los Álvarez de Toledo. Nobleza viva, de varios autores. Junta de Castilla Y León, Consejería de Eduación y Cultura. María del Pilar García Pinacho. Ed. España. 1998. Pág. 68. ISBN: 84-7846-775-0
  3. Juan Miguel Soler Salcedo: Nobleza Española. Grandeza Inmemorial 1520, pág. 287.
  4. Su árbol genealógico en Luis de Salazar y Castro: Árboles de costados de gran parte de las primeras casas de estos reynos, pág. 1.
  5. Nicolas Hobbs: Grandes de España, genealogía de los condes de Oropesa.
  6. a b Ignacio Ruiz Rodríguez: Don Juan José de Austria en la Monarquía Hispánica, págs. 551-554.