Malpica de Bergantiños

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Malpica de Bergantiños
municipio de España
Flag of None.svg
Bandera
90x108px
Escudo
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Galicia.svg Galicia
• Provincia Bandera de la ciudad de La Coruña.svg La Coruña
• Comarca Bergantiños
Ubicación 43°17′54″N 8°49′29″O / 43.29836025, -8.82461960797Coordenadas: 43°17′54″N 8°49′29″O / 43.29836025, -8.82461960797
• Altitud 387 msnm
• Distancia 50 km a La Coruña
Superficie 61,22 km²
Parroquias 8
Fundación siglo XIII
Población 5875 hab. (2013)
• Densidad 95,97 hab./km²
Gentilicio Malpicán
Código postal 15113
Pref. telefónico 981
Alcalde Eduardo Parga (PPdeG)
Patrón San Xulián
Sitio web Web Oficial
[editar datos en Wikidata ]

Malpica de Bergantiños es un municipio de Galicia, situado a 52 km de la capital provincial La Coruña y dentro de la Costa de la Muerte ("Costa da Morte"). Pertenece a la comarca de Bergantiños.

Topónimo[editar]

Malpica de Bergantiños, llamada así para diferenciarse de otros topónimos del nomenclátor español, se define como capital administrativa y comercial del ayuntamiento. Sus primeras noticias documentales datan del siglo XIII cuando aparece citada como lugar perteneciente al señorío del arzobispo de Compostela. En el siglo XV, Sancho de Ulloa, conde de Monterrei, se la arrebataría al arzobispo Alonso II de Fonseca, para incorporarla a sus dominios.

Malpica cuenta con molinos hidráulicos. Ello permite poner en relación este topónimo con otros similares repartidos por la geografía española. Malpica de Tajo tenía, en el tiempo de las Relaciones de Felipe II, una parada de molinos de cuatro ruedas en el Tajo, que rendían anualmente 900 fanegas de trigo. Malpica de Arba, en Zaragoza, y Malpica do Tejo, en Portugal, reúnen circunstancias similares. Puede citarse asimismo el molino de viento de Malpique, en Évora; la aceña de Malpique en el partido de Alba de Tormes; el cerro Malpique en Albufeira aludirá a otro molino de viento; un paraje de Malpica, en Piña de Esgueva;[1] en el término había un molino harinero (sobre el río Esgueva), según Madoz. Un molino de Malpica en la sierra de Sevilla pertenecerá a esta misma familia.[2] En todos estos topónimos se advierte un denominador común, la referencia a molinos. Si se confirma esta hipótesis, Malpica y Malpique pertenecen a la categoría folktoponímica, resultante de la petrificación toponímica de una fórmula narrativa, jocosa o satírica perteneciente a la cultura oral. Se trataría pues de una alusión maliciosa a la mala calidad de la molienda: el molino que pica mal el grano es el molino de Malpica.[3] Puede entenderse también como apodo del molinero mediante sintagma inalterable adverbio+verbo. De hecho, se constata el sobrenombre Malpica en Oviedo, 1360: Fernan Iohan del Rosal dicho Malpica.[4] Es preferible, por lo tanto, cifrar en esta fórmula vernácula y popular los topns. Malpica, desechando para la mayoría de ellos la derivación desde un prelatino *mal ‘roca’, término para el que sólo se constatan aplicaciones verosímiles en el Pirineo. En efecto, es altamente improblable la concatenación de dos raíces prerromanas oronímicas (*mal y *pikk-) en tan numerosos lugares, siendo éstos por añadidura a veces insignificantes.[3]

Geografía[editar]

Es un municipio de 61,22 km cuadrados y cuya capital es el pueblo de Malpica, situado en una península que contiene en uno de sus lados el puerto pesquero, y en otro la playa de Area Maior. Su costa se extiende desde el Monte Nariga hasta la Punta de Razo, extremo occidental de la playa de Baldaio, que pertenece al ayuntamiento limítrofe de Carballo. En 2007 su población era de 6.432 habitantes (datos del INE), en una tendencia a la disminución progresiva de población que parece imparable en los últimos veinte años.

En su costa destacan las pequeñas Islas Sisargas, refugio natural de aves marinas, gaviotas y cormoranes, custodiada por un pequeño faro, actualmente automático, pero en el que durante años se han forjado muchas generaciones de fareros.

Además de la capital del ayuntamiento, sus núcleos de población más importantes son el pueblo alfarero de Buño y la aldea de Mens, con su iglesia románica y las Torres medievales de Mens.

Historia[editar]

Malpica aparece citada documentalmente en el siglo XIII, como lugar perteneciente al señorío del arzobispo de Santiago de Compostela. En el siglo XV Sancho de Ulloa, conde de Monterrey, la incorporó a sus dominios. A principios del siglo XVII la actividad económica fundamental era la pesca de ballenas, en colaboración con marineros cántabros y vascos.

Decaída la pesca de la ballena, fue hasta la actualidad puerto de pesca de bajura, durante mucho tiempo para las fábricas de conserva y salazón, hoy desaparecidas de esta comarca.

Demografía[editar]

Censo Total (Habitantes) 5.998
Menores de 15 anos 485 (8.09 %)
Entre 15 e 64 anos 3.727 (62.14 %)
Maiores de 65 anos 1.786 (29.78 %)
Evolución de la población de Malpica de Bergantiños - desde 1900 hasta 2011 -
 1900  1930  1950  1981  2004  2007  2010  2011
 5.577  6.261  7.757  8.549  6.890  6.432  6.178  6.102
Fuentes: INE e IGE

(Los criterios de registro censal variaron entre 1900 y 2011, y los datos del INE y del IGE pueden no coincidir.)

Monumentos[editar]

  • Torres de Mens.
  • Iglesia de Santiago en Mens, Románica del siglo XII.
  • Ermita de Santo Adrian, situada en el cabo de San Adrián. Anualmente, en junio, se efectúa una romería desde la iglesia del pueblo a la ermita, aproximadamente a cuatro kilómetros. En las proximidades existe una fuente que se dice tiene propiedades curativas en enfermedades de la piel.
  • Dolmen de Pedra da Arca.
  • La Casa do Pescador, que contiene diversas pinturas murales del artista gallego Urbano Lugrís, de inspiración profundamente marinera (flora y fauna marina, leyendas del mar, rosa de los vientos).

Parroquias[editar]

Actividad Económica[editar]

Si Buño nació cómo pieza de barro que gira alrededor de la "forma" (pieza del torno donde se modela el barro), Malpica vio la luz y creció echándose al mar.

El cardenal Hoyo refiere que a principios del siglo XVII la actividad económica de la villa se centraba , en colaboración con los marineros cántabros y vascos, después de pagar éstos la tasa estipulada por el arzobispo de Compostela. Aún hoy encontramos muestras de esta pesca en las vigas que sostienen el techo de muchos molinos hidráulicos o mismo de viejas casas de arquitectura marinera, presentes en barrios como los de la Atalaia o en el Areal.

Debido a su importancia como puerto ballenero, Malpica fue sede de la Axudantía de Mariña hasta el año 1895, fecha en la que se trasladaría a Ponteceso y posteriormente a Corme.

Decaído el auge de la pesca de ballena, la peligrosa ensenada (o "ribeira" como aún se conoce en la actualidad el puerto malpicano) pasó a ser cala de arriesgados marineros en lanchas de vela que pescaban con artes tradicionales hoy desaparecidas como el "mediomundo". Posteriormente, el sector pesquero cobró un nuevo impulso tras la aparición de las fábricas de conserva y saladura; ahora las tarrafas se lanzaban al mar para capturar la sardina que llenaría los tabales de los Abella o Modesto Ordóñez. En tiempos de escasez, se buscaban mejores caladeros en la ría de Muros.

En la actualidad, Malpica cuenta con una numerosa flota de embarcaciones del cerco y de pesca del día que esperan cada faena en un puerto dotado con inmejorables infraestructuras (fábrica de hielo, lonja nueva, nave de rederas, gran puerto de descarga, dársena de abrigo para pequeñas embarcaciones).

Propio del puerto malpicano, y oficio singular en toda Galicia, es la presencia de los boteros, o taxistas del mar, que cada tarde transportan en sus botes a los marineros desde el muro hasta las embarcaciones pesqueras.

Atractivo Turístico[editar]

El puerto de Malpica ofrece otros atractivos para el visitante. Entre los pescadores de caña a las luras, es fácil sentirse nostálgico mientras marineros izan artes de pesca o mientras tarrafas y motoras se acercan al puerto abarrotadas con la pesca de la noche o del día.

Sentadas en el suelo, las atadoras cosen con arte las redes que se rompieron en el fondo del mar. En la lonja, a primera hora de la tarde, el grito de la subasta espera una compradora ("pesca" en la jerga local) la voz de "mío" para que se haga el silencio y realizar la compra. Las Fiestas del Mar, en agosto, funden agua, fuego y gente en la alegría.

Después de saborear cualquiera de los exquisitos platos que ofrecen los restaurantes locales (caldeiradas de pescado, pulpo, marisco), o entre comidas, Malpica invita a echar una caminata por sus calles empinadas, en busca del calor de la conversación alrededor de una hoguera y probar las sardinas asadas.

Tierra a dentro, gentes de taberna con la compañía de la taza hablan de abundantes caladeros y duras faenas en el mar. Las plazas de la villa marcan la vida de Malpica marinera.

La Plaza de Anselmo Villar Amigo, recuerda la figura singular de este bienhechor emigrado a la ciudad de Buenos Aires. La Plaza de Santa Lucía fue tiempo atrás espacio de hostales como El Tesoro Escondido donde se hospedó el escritor sevillano Pepe Más, y ojo de los Bajos de Baldayo en días de temporal.

Fiestas[editar]

Además de las fiestas parroquiales, tienen fama Corpus Christi y las Fiestas del Mar de Malpica, y la celebración de Santa Filomena en Buño y San Blas en Vilanova.

San Adrián

La fiesta de San Adrián se celebra el primer domingo después del 16 de junio. El festival comienza con la salida del Santo Adrián en procesión desde la iglesia parroquial de San Xulián de Malpica, donde durante todo el año según la tradición, San Adrián cura verrugas. El rito es, después de oír misa, lávese las manos y secarlas en la fuente en una tela que se deja secar al lado de la fuente. La tradición también habla de la curación de otras enfermedades del cuerpo humano y de los animales, después de la misa y la donación correspondiente de una figura de cera que representa la parte enferma del cuerpo. Hay puestos de exvotos en el camino a la capilla, y las cifras se quedan dentro de la capilla. El Santo Adrián es famoso en la región, con el estándar Village Corm (Ponteceso) Sofan (Roble), verde (Coristanco) y Malpica.

Corpus

El Corpus se celebra desde hace más de doscientos años. Tradicionalmente se celebra el jueves y el martes antes de que los agricultores se acercaron a las afueras del centro de la ciudad con sus corderos y ovejas, que eran los mercados de malpicáns a la fiesta. Actualmente se celebra el viernes siguiente para cumplir con el calendario de trabajo. Es día de fiesta local. El festival consiste en alfombras de flores, procesión por la mañana, orquestas y atracciones.

Fiesta del Mar

El Festival del Mar, que se celebró a finales de agosto, es el homenaje de la gente de mar a su patrona, la Virgen del Carmen, en honor de los que murieron en el mar y todos los marineros. Se dedica una procesión de barcos de pesca decorados con flores que llevan la imagen de la Virgen a las Islas Sisargas, acompañada de varios barcos llenos de gente. Es tradicional lanzar flores al mar como ofrenda a los muertos. Cada año cuenta con una Virgen diferente en un barco y otro barco dará seguimiento con la banda. La gente tira por la borda a veces su ropa, al terminar la procesión.

Carnaval[editar]

El juego de las vacas (Barizo)

Pantomima tradicional Barizo, celebrada el martes de Carnaval. Se relaciona con otros ritos agrarios a los que todos los investigadores atribuyen una gran antigüedad. Esta es la representación de una escena agraria: mientras dos vacas aran una granja, una dispersa semillas de los agricultores (serrín), al final, agricultor, llamado maceta y se sientan a comer y dos compradores de vacas acompañados por un veterinario. Por último, la venta se lleva a cabo y las vacas regresan a casa coger el coche para tener todos los utensilios agrícolas y los actores. Toda la escena transcurre entre las bromas de doble sentido, la ironía, bromas espectadores, alusiones más o menos claras a los vecinos que pasaron el año pasado, y así sucesivamente. También las vacas tienden a desobedecer a atacar a sus audiencias. Todo esto con la intención de provocar la risa. Tradicionalmente, la representación se llevó a cabo en el transcurso de la fiesta, que era imposible, ya que estaba pavimentado. Hoy hace antes del enero Además, tradicionalmente, todos los actores y organizadores eran hombres, incluso las vacas y los personajes femeninos. Esta costumbre se movía tímidamente en los últimos años que las mujeres comenzaron a participar, siempre minoritariamente. Este cambio sólo afecta al rendimiento, no la organización.

La Mikaela (Buño)

Celebración del final del carnaval en el pueblo de Buño , que se realiza el sábado siguiente al Miércoles de Ceniza. La Mikaela es una muñeca de gran tamaño y atributos femeninos deliberadamente exagerados, hecha a mano por los vecinos de Buño. El día de la fiesta, después de comer, es transportada por una comitiva masculina en la que participan todos los hombres del lugar y que discurre desde el Campo de Canta la Rana hasta el Campo da Culpa, cruzando así por todo el pueblo. La delegación para en cada casa pidiendo filloas y vino mientras hacen chistes y bromas. En el destino, La Mikaela se quema terminando así el carnaval. La fiesta continúa hasta bien entrada la noche.

Hoy La Mikaela es transportada en un tractor y en la delegación participan mujeres, siempre y cuando vayan vestidas de forma masculina. Además, en lugar de detenerse en las casas, se para en los bares.

Fuentes[editar]

Fuente Baja

La Baja Fuente fue financiada por Anselmo Villar Amigo, nacido en 1850 en Malpica el cual emigró muy joven a Buenos Aires, donde desarrolló una gran actividad empresarial y política. Envió dinero para hacer trabajos necesarios en su ciudad natal, como la rampa del puerto viejo, el murallón, el mercado (convertido en escuela y más tarde en el Ayuntamiento) y la Fuente Baja. En 1957 se colocó un busto del benefactor. Esta fuente fue la primera en traer agua a Malpica, por lo que las mujeres y los niños la utilizan para hacer muchos viajes en busca de agua. Se convirtió en un lugar de encuentro, donde se hablaba y jugaba.

Fuente Vieja

La Fuente Vieja es la más antigua de Malpica. En la pared frontal aparece la inscripción "PB 1890", que corresponde al año y la persona que la construyó. En la fuente también aparece una cruz con Jesucristo.

Fuente Ventorrillo

La fuente del Ventorrillo fue construida en 1934, pero años más tarde cambió de sitio.

Galería de imágenes[editar]

Referencias[editar]

  1. Sanz Alonso, Beatriz (1997) Toponimia de la provincia de Valladolid. Las cuencas del Duero, Pisuerga y Esgueva. Universidad de Valladolid; p. 449
  2. Gordón Peral, María Dolores (1988) Toponimia de la sierra norte de Sevilla. Estudio lexicológico. Universidad de Sevilla; p. 225.
  3. a b Riesco Chueca, Pascual (2006), “Anotaciones toponímicas salmantinas”, Salamanca, Revista de Estudios, Diputación de Salamanca, nº 53, pp. 185-264.
  4. Viejo Fernández, J. (1998) La onomástica asturiana bajomedieval. Nombres de persona y procedimientos denominativos en Asturias durante los siglos XIII al XV. Niemeyer. Tubinga.

Enlaces externos[editar]