Loxosceles laeta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Araña de rincón
Loxosceles.laeta.jpg
Loxosceles laeta (hembra)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Chelicerata
Clase: Arachnida
Orden: Araneae
Suborden: Araneomorphae
Familia: Sicariidae
Género: Loxosceles
Especie: L. Laeta
(Nicolet, 1849)

La araña de rincón o araña de los rincones (Loxosceles laeta) es una especie de araña araneomorfa de la familia Sicariidae (antes de la familia Loxoscelidae) que suele esconderse en grietas y rincones de difícil acceso, de ahí su nombre. Muchos la consideran como la más peligrosa de las arañas del género Loxosceles, ya que su mordedura produce frecuentemente reacciones sistémicas severas e incluso la muerte.

Características[editar]

Es una de las mayores especies de Loxosceles; mide generalmente de 8 a 30 mm con las patas extendidas. Como la mayoría de las especies de Loxosceles, es marrón y tiene marcas en el lado dorsal del tórax con una línea negra que parte de ahí con forma de violín cuyo cuello apunta a la parte posterior de la araña, lo que le da su nombre en áreas de habla inglesa, fiddleback spider («araña de violín»). Cuando el dibujo de violín no es visible se han de examinar los ojos para su correcta identificación. A diferencia de la mayoría de las arañas que tienen 8 ojos, las arañas reclusas tienen 6 organizados en pares (díadas) con un par mediano frontal más grande y 2 pares laterales muy pequeños que le proporcionan un visión de 300º.

Es de contextura más bien gruesa y pilosa. Se mimetiza fácilmente con su medio ambiente gracias a su color negro, pardo, rojizo-verdoso, ceniza-verdoso o ceniza-pardo. La hembra es más grande y de opistosoma más prominente que el macho, siendo también más peligrosa.

Los quelíceros están ubicados en la parte inferior del prosoma y acaban en forma de agujas muy finas de color negro. Capaz de reaccionar rápidamente, esta araña puede correr velozmente en busca de refugio, escabulléndose en rendijas de no más de 5 mm o saltando hasta 10 cm de altura.

Hábitos[editar]

La araña de rincón es principalmente nocturna, viéndose incrementada su actividad en noches veraniegas calurosas y con luna. Si bien es activa durante todo el año, su vitalidad disminuye con la llegada del frío. Por ello sus lugares predilectos durante el día son los rincones oscuros, de los que sale para cazar. Esta especie de araña se esconde en lugares polvorientos y poco aseados como, por ejemplo, bajo los tanques de gas, detrás de cuadros, cornisas, librerías o en los armarios, especialmente con ropa.

Una forma de detectar su presencia es gracias a la existencia de exoesqueletos, dejados por la muda de la araña detrás de cuadros, cornisas, etc. Un sólo individuo puede llegar a dejar tres mudas antes de alcanzar su tamaño adulto. Otra manera es mediante su telaraña que tiene un diseño desordenado e irregular, y generalmente se localiza en perfiles en forma de ángulo recto (esquinas), donde teje una red horizontal en forma de hamaca, corta. De color blanco y algodonosa, es poco efectiva para la caza aérea de insectos. Un solo individuo detectado implica al menos dos individuos presentes dentro del área (60 m²).[cita requerida]

Es asustadiza y bastante rápida corriendo, pudiendo desarrollar hasta 15 km/h, lo que la hace mucho más veloz que otras arañas (especialmente la araña tigre, su depredador natural).[cita requerida]

Loxoscelismo: envenenamiento por picadura[editar]

No se denomina mordedura, sino picadura, por referirse a inyectar veneno al picar con sus quelíceros, en vez de morder con mandíbulas.

Dentro del género Loxosceles, esta araña es la que posee mayor distribución en Sudamérica y, sin duda, la más tóxica y peligrosa.[1] Es una araña cuya mordedura puede causar la muerte, llegando a ser considerada por algunos más peligrosa incluso que otra araña más popularmente conocida llamada Latrodectus mactans.

El cuadro anafiláctico producido por el veneno se llama loxoscelismo. El mayor problema es que cuando una persona ha sido mordida por una de estas arañas, presenta un cuadro clínico que en muchas ocasiones no es detectado hasta tiempo después de que es hospitalizado. Se utiliza el suero anti-loxosceles proveniente del suero de caballo con regular éxito, disminuyendo su eficacia pasadas 6 horas después de la mordedura.

Acción del veneno[editar]

El veneno de la Loxosceles laeta es potencialmente mortal dependiendo de la relación inóculo-masa del individuo. Su acción es esencialmente proteolítica y necrótica (disuelve los tejidos causando muerte celular). Contiene poderosas enzimas proteolíticas que destruyen todo lo que tenga proteínas, pudiendo ser 10 veces más poderoso su efecto que la quemadura con ácido sulfúrico ya que el veneno tiene alto poder de penetración.

Loxoscelismo cutáneo[editar]

Mordedura por araña de rincón.

La evolución es a una úlcera necrótica o edematosa, que se define en las primeras 24 horas del cuadro y tiene una escasa repercusión sistémica, con fiebre y compromiso del estado general. Al fijarse en la úlcera, el signo evolutivo de lesión de color rojo–blanco-azul es típica del loxoscelismo.

Después de 4-8 horas, el área de la mordedura se siente dolorosa y con prurito, presentando una induración central rodeada por un área pálida de isquemia y una zona de eritema. En general, no existe linfadenopatía regional. La lesión puede desaparecer al cabo de dos o tres días, o bien evolucionar a la fase más grave. Las complicaciones son: celulitis, linfangitis, lesiones cutáneas similares a pioderma gangrenoso.

Loxoscelismo cutáneo-visceral[editar]

La complicación más seria del loxoscelismo es el shock anafiláctico, con un 25% de mortalidad, y se da entre el 15%y el 30% de los casos de loxoscelismo.

La lesión cutánea es igual, pero evoluciona y aparece hematuria, fiebre, anemia hemolítica, leucocitosis, un recuento de plaquetas variable y alteración de la función renal, con hipercalemia y creatinina plasmática elevadas, llevando a la insuficiencia renal aguda oligúrica, de tipo renal- intrínseca debido a que, por la hemólisis, se tapan los túbulos renales con la hemoglobina, causando una necrosis tubular aguda (pudiendo requerir diálisis), esta fase conlleva riesgos vitales.

En formas más serias, la placa es rojiza, de tono violáceo, el eritema es diseminado, el centro de la lesión aparece hemorrágico y necrótico con una ampolla en la parte superior. Evoluciona a una placa livedoide, grande, luego a una úlcera necrótica, que luego de tres semanas se desprende quedando una úlcera limpia que puede alcanzar más de 25 cm de diámetro, para luego terminar en una cicatriz deprimida, en un verdadero cráter necrosado.

El inóculo del veneno no genera ningún tipo de inmunidad a futuro pudiendo ser además fatal en una segunda oportunidad creándose algún cuadro de alergia anafiláctica fatal.

Primeros auxilios[editar]

Hay que actuar rápidamente sobre el afectado.

  • Aplicar hielo en bolsa sobre la herida para frenar la velocidad de reacción.
  • Mantener al paciente en reposo y en una posición cómoda. Evitar movimientos innecesarios.
  • Controlar su temperatura.
  • Aplicar vendaje compresivo con hielo. Soltar de cuando en cuando.
  • Ante la tumefacción o edema del miembro afectado, elevarlo.
  • Si es posible: lavar la zona con agua y jabón.
  • No utilizar desinfectantes o antisépticos que coloreen la zona, enmascarándola.
  • No se recomienda el sajado de la herida.
  • Trasladar a un centro asistencial rápidamente.
  • En lo posible (es ideal y de mucha ayuda), capturar el arácnido o restos de él y llevarlos junto con el afectado para su identificación.
  • Importante: llevar al afectado a un centro asistencial que posea el suero anti-loxosceles antes de 6 horas de transcurrida la picadura.

Antídoto y tratamiento[editar]

  • Limpieza del área afectada.
  • Frío local, elevación y posterior inmovilización laxa de los miembros afectados.
  • Para el prurito alérgico ocupar antihistamínicos H1; analgésicos ; dapsona, colchicina (sólo en cutáneos muy graves).
  • Corticoides (discutible), suero antiloxosceles (comúnmente llamado suero de caballo) 1-2 ampollas (esto sólo neutraliza la toxina libre en las 6 primeras horas después de la picadura.
  • Dejar que evolucione la placa, la escisión quirúrgica inmediata de la herida puede ser perjudicial; el desbridamiento y el injerto cutáneo sólo se reservan para cuando remiten los signos de inflamación aguda.
  • Dependiendo del contexto del incidente y del paciente, se debe considerar la administración de antibióticos y profilaxis antitetánica.
  • Estar atento a signos de compromiso sistémico grave (loxoscelismo cutáneo-visceral), evaluar función renal , electrolitos plasmáticos (especialmente el K+), complicaciones cardiovasculares (EPA, arritmias), alteraciones inmunitarias y endocrinas.

Prevención[editar]

La mejor prevención es el aseo riguroso y profundo de aquellas zonas en que regularmente no se consideren como rutina de aseamiento, es recomendable el uso de guantes livianos y de aspiradoras de buena potencia.

Poner especial atención a detrás de los cuadros, esquinas superiores, elementos de pared, aquellas camas con cajonera y zócalo al suelo, esquinas de armarios y especialmente en los muebles de cocina en el entrezócalo o en la parte superior fuera de la vista. Si su vivienda además cuenta con enredaderas al muro, bambúes, cúmulos de objetos o leña acumulada desde tiempo es altamente probable la existencia de individuos.

En especial, se recomienda la inspección de la ropa colgada por algún tiempo, revisar principalmente las bastas y bolsillos. Sacudir enérgicamente la ropa a colocarse es una buena medida.

Ahora bien, la existencia de presas es un factor que alienta la cantidad de individuos, es muy aconsejable mantener la menor cantidad de moscas u otros insectos voladores dentro del hogar. Disponga los basureros lejos de la vivienda, no atraiga moscas al interior, mantenga a las mascotas defecadoras fuera de la vivienda, baldee y limpie los patios que ellas usan diariamente.

El colocar trampas-pegajosas es otra buena medida, los arácnidos no pueden liberarse y mueren por acción del piretroide impregnado en el adhesivo.

Una técnica simple de atrapar a estas arañas es usar un papel blanco del tipo higiénico formando un cono invertido con el cuenco de la mano, acercarse sigilosamente y cogerla entre la pared y el papel, la araña es capturada por simple atrapamiento y desechada en el inodoro sin mayores riesgos. Por supuesto, la araña tiene que haberse sorprendido quieta, por lo que es imprescindible no asustarla y acercar la mano con el cono de papel desde arriba lentamente (por alguna razón la araña no detecta los movimientos de los elementos de color blanco).

La forma más clásica de eliminar a estas arañas es simplemente aplastarla con el calzado. La forma más segura es utilizar algún insecticida potente para eliminar a estos arácnidos.

Si se detecta un individuo hembra, habrá casi siempre al menos dos más asociados al área de detección. Es imprescindible darse la voluntad de ubicarlos a todos y eliminarlos. Dado que a veces esta araña corre muy rápido, jamás se debe cazar con la mano desnuda, use aspiradora o bien cubra su mano con un cono de papel higiénico y atrápela presionando contra la superficie.

Una forma de eliminar a la población de arañas de rincón es la introducir la araña tigre (Scytodes globula) a su hábitat. Esta araña es inofensiva para el ser humano, pero esto requiere educación de los habitantes de la casa para no eliminarlas accidentalmente.

Los venenos antiarañas no son 100% efectivos ya que el cuerpo de la araña es semi-aéreo, los mejores venenos son aquellos que puedan ser impregnados en sus patas ya que éstas en su aseo absorberán la sustancia activa como es el caso de venenos a base de piretroides.

La nebulización con piretroides atomizados es aconsejable, pues alcanzan las zonas respiratorias de la araña y logra asfixiarlas.

En Chile, algunos municipios (Puente Alto) ofrecen zoonosis a los hogares infectados con estas arañas y es totalmente gratuito.

En México, específicamente en la Universidad Autónoma de Aguascalientes un grupo de investigadores ha iniciado serias investigaciones sobre la mordedura de arácnido. Estas investigaciones se realizan con el apoyo de especialistas de Brasil y España, pues localmente se ha multiplicado una araña cuyo veneno es altamente agresivo.[cita requerida]

En algunos mercados existen pinturas anti-arañas, estas pinturas contienen un piretroide altamente reactivo (desprende calor) que virtualmente "quema" las patas del animal y esta cae al suelo, no las elimina pero previene su ascenso a paredes y techos.

Importancia médica[editar]

Como ya se ha indicado esta araña no es agresiva y muerde generalmente sólo cuando es apretada contra la piel humana, tal como al hacer uso de una prenda de vestir. Como todas las arañas de la familia Sicariidae, el veneno de la reclusa chilena contiene el agente dermonecrótico esfingomielinasa D, que se encuentra de otra manera solamente en pocas bacterias patógenas. Según un estudio, el veneno de la reclusa chilena (junto con la araña arenera de seis ojos), contiene un orden de magnitud más de esta sustancia que hacen las otras arañas Sicariidae, tal como la araña reclusa parda.

Algunos mordiscos son menores sin ninguna necrosis, pero una parte pequeña producen lesiones dermonecróticas severas (loxoscelismo cutáneo) o incluso condiciones sistémicas (loxoscelismo víscerocutáneo;) a veces resultando en anomalía renal y 3-4% de casos en un estudio clínico reciente en Chile, en muerte.

Las mordeduras serias forman una úlcera necrotizante que destruye el tejido suave y puede llevar meses y con muy poca frecuencia años en sanarse, dejando cicatrices profundas. El tejido dañado se volverá gangrenoso y finalmente fangal. Al principio puede no haber ningún dolor de un mordisco, pero con el transcurso del tiempo, la herida puede ponerse tan grande como 10 pulgadas (25 cm) en casos extremos. Los mordiscos pueden llevar hasta siete horas para causar daño visible; los efectos sistémicos más serios pueden encontrarse antes de este momento, como el veneno de cualquier tipo se extiende por todas partes del cuerpo en minutos. Se han informado muertes para la especie sudamericana relacionada Loxosceles intermedia. Se cree ahora que una condición médica antigua conocida por viajeros y residentes en Chile, la mancha gangrenosa de Chile, es causada por mordiscos de araña de rincón.

Los primeros auxilios implican la aplicación de un paquete de hielo para controlar la inflamación, la aplicación de Aloe vera apacigua y ayuda a controlar el dolor, acudir al médico pronto. Si se puede capturar fácilmente, se debería traer la araña con el paciente en un frasco transparente, fuertemente cerrado, de modo que lo puedan identificar. Sin embargo en el momento en que se observa el mordisco, no es probable que ninguna araña encontrada cerca sea la culpable.

Otras especies[editar]

En Norteamérica existe otra especie llamada ermitaña marrón (Loxosceles reclusa), que es algo menor que su prima sudamericana. El mayor número de casos se deben al macho más que a la hembra (que es mucho mayor) y la mordedura venenosa causa gran dolor e irritación pero no es tan proteolítica como la Loxosceles laeta.

La ermitaña marrón habita entre piedras, cúmulos de maderas o leña y su aspecto es más bien pequeño, de color café muy claro, es muy temida por la sintomatología dolorosa que genera.

Referencias[editar]

  1. Loxosceles laeta, identificación y una mirada bajo microscopía de barrido” [1], y éste de FUTRELL J. Loxoscelism. Am J Med Science 1992;304: 261-7.

Enlaces externos[editar]