Especie introducida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gorrión común Passer domesticus introducido de Europa a Norteamérica y Sudamérica.
Valla a prueba de conejos en Australia.

Una especie introducida, especie foránea o especie exótica es una especie de organismos no nativos del lugar o del área en que se los considera introducidos, y han sido accidental o deliberadamente transportados a una nueva ubicación por las actividades humanas. Las especies introducidas pueden dañar o no el ecosistema en el que se introducen, alterando o no el nicho ecológico de otras especies. Si una especie resulta dañina, produciendo cambios importantes en la composición, la estructura o los procesos de los ecosistemas naturales o seminaturales, poniendo en peligro la diversidad biológica nativa (en diversidad de especies, diversidad dentro de las poblaciones o diversidad de ecosistemas) entonces es denominada especie invasora. Debido a sus impactos en los ecosistemas donde han sido introducidas algunas de estas especies son consideradas ingenieros de ecosistemas.

Tipos de introducciones[editar]

El término especie introducida se refiere a especies que han sido transportadas más allá de su distribución geográfica nativa por acción humana y que han logrado aclimatarse o naturalizarse. Estas introducciones pueden ser accidentales o intencionales. Las intencionales tienen lugar por acción de individuos que creen que esta introducción trae algún beneficio. Las accidentales son consecuencias secundarias del desplazamiento de los seres humanos. Después que una especie ha sido introducida puede tener lugar una subsecuente dispersión sin ayuda de las acciones humanas.

Introducciones intencionales[editar]

Las especies intencionalmente transportadas a otras regiones pueden llegar a establecerse de dos formas. En el primer caso por la liberación intencional de organismos en el nuevo ambiente. Es difícil predecir cuales especies se establecerán exitosamente después de su liberación. En ciertos casos los humanos han hecho repetidos intentos de introducción para lograr establecer una especie en el nuevo ambiente. En estos casos es evidente que el establecimiento de la especie introducida ha sido facilitado por el ser humano.

En el segundo caso, ciertas especies que han sido transportadas a nuevas regiones escapan de su cautiverio y consiguen establecer poblaciones silvestres. Se incluyen organismos escapados en esta categoría porque el transporte inicial fue motivado por seres humanos. El huron es un buen ejemplo de especie introducida al pais de chile el cual a causado grandes destrozos en el ecosistema, donde se a visto perjudicado el conejo y la gallina.

Tal vez el principal motivo de introducir especies intencionalmente es la ganancia económica. Hay numerosos ejemplos de especies introducidas con fines agrícolas o ganaderos.[1] La abeja doméstica (Apis mellifera) es quizá el ejemplo más difundido, se trata de una especie muy adaptable que puede naturalizarse en una gran variedad de ambientes. Otro ejemplo muy conocido es la introducción de conejos a Australia. La carpa asiática fue introducida a Estados Unidos como posible fuente de alimentos. Los caracoles manzana fueron introducidos en Asia como fuente de proteína. En Alaska se introdujeron zorros para la industria peletera. La industria maderera introdujo los árboles californianos, pinos de Monterrey (Pinus radiata) a Australia y Nueva Zelanda. Éstos son sólo unos pocos ejemplos de especies introducidas por motivos económicos.

Otras especies han sido introducidas por fines recreativos, como la caza y la pesca, tales como el salmón y la trucha. La salamandra Ambystoma tigrinum fue introducida en Estados Unidos para servir de carnada a los pescadores y ahora amenaza a la especie californiana endémica Ambystoma californiense.[2] también en muchos casos los animales mascotas, tales como perros, gatos, loros han escapado llegando a producir poblaciones silvestres en sus nuevos locales.

Muchas plantas son introducidas con fines de jardinería. El arce real fue introducido a Estados Unidos y Canadá desde Europa.[3] El diente de león ha sido introducido en numerosos países y está bien establecido en muchos.

En años recientes muchas especies han sido introducidas para combatir plagas, especialmente si las plagas mismas son también especies introducidas que carecen de enemigos en el lugar de introducción. Es un tipo de control biológico o de manejo integrado de plagas. El ejemplo más conocido es el de Harmonia axyridis, que se usa para combatir a los pulgones.

Introducciones accidentales[editar]

Las introducciones accidentales ocurren cuando las especies son transportadas por vectores humanos, por ejemplo tres especies de ratas se han desparramado por todo el mundo al ser transportadas en barcos. Muchas especies marinas han sido introducidas en otras regiones al ser llevadas en el agua usada como lastre por los barcos y descartada más tarde. Un ejemplo es el mejillón cebra, muy difundido en muchos lugares del mundo.[4] Con el gran aumento de los viajes las oportunidades de que muchas especies sean introducidas accidentalmente ha crecido considerablemente.

Enfermedades exóticas introducidas[editar]

Hay muchos casos a través de la historia de enfermedades introducidas a otros lugares. El caso de la viruela introducida en las Américas con la llegada de los europeos y la consiguiente diezma de las poblaciones indígenas es un caso extremo.

También hay casos de enfermedades de plantas que han sido introducidas accidentalmente, como las enfermedades del castaño americano y la grafiosis del olmo que han diezmado los bosques de Norteamérica.

Especies introducidas en islas[editar]

La mejor forma de estudiar los problemas de las especies introducidas es en las islas. Debido a estar aisladas de las biotas continentales, las comunidades biológicas y ecosistemas de las islas pueden ser sumamente sensibles a alteraciones causadas por introducciones de otras especies. A menudo no existen predadores naturales de la nueva especie y las especies introducidas se pueden propagar fácilmente ocupando los nichos ecológicos disponibles.

Otro problema es que las aves nativas de islas pequeñas puedan haber perdido el poder del vuelo debido a la ausencia de predadores, así que la introducción de uno de éstos puede destruir a las especies de aves vulnerables por su incapacidad de volar. La tendencia a perder el vuelo de los miembros de la familia Rallidae, las gallaretas, etc. ha causado un número desproporcionado de extinciones en esta familia.

El estudio de la restauración ecológica de las islas se ha desarrollado como una especialidad dentro de la biología de la conservación. Se dedica en gran parte a erradicar a las especies introducidas.

Especies introducidas en cuerpos planetarios[editar]

Desde que se inició la exploración espacial con sondas y naves espaciales, ha existido la preocupación por una posible contaminación de microorganismos terrestres en otros cuerpos planetarios, ya sea de forma intencional o no.[5]

Contaminación genética[editar]

Las poblaciones que evolucionan en aislamiento corren un grave riesgo de extinción[6] por el proceso llamado de contaminación genética, tal como la hibridación fuera de control, introgresión e inundación génica por medio de flujo genético que llevan a un reemplazo de los genotipos locales por los introducidos debido a sus ventajas numéricas o de aptitud biológica.[7] Estas extinciones pueden ser causadas por la introducción de otras especies en un hábitat o por alteraciones de los hábitats que eliminan el aislamiento previo y hacen posible la migración de ciertas especies o poblaciones. Estos fenómenos pueden ser muy dañinos para las especies raras que entran en contacto con otras abundantes y cuyo acervo genético es inundado por genes introducidos si tiene lugar la hibridación.[8] [9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Naylor, R.L., S.L. Williams, and D.R. Strong. 2001. Aquaculture—a gateway for exotic species. Science 294: 1655-56.
  2. Riley, SPD, H.B. Shaffer, S.R. Voss, B.M. Fitzpatrick. Hybridization between a rare, native tiger salamander and its introduced congener. 2003. Ecological Applications 13: 1263–1275.
  3. Foster, J. and A. Sandberg. Friends or foe? Invasive species and public green space in Toronto. 2004. The Geographical Review 94: 178-198.
  4. Cohen, A.N. And J.T. Carlton. 1998. Accelerating invasion rate in a highly invaded estuary. Science 279: 555-558.
  5. Assessment of Planetary Protection and Contamination Control Technologies for Future Planetary Science Missions, Jet Propulsion Laboratory, January 24, 2011
    3.1.1 Microbial Reduction Methodologies: Plantilla:Bq
  6. [1] Hybridization and Introgression; Extinctions; from "The evolutionary impact of invasive species; H. A. Mooney y E. E. Cleland" Proc Natl Acad Sci U S A. 2001 Mayo 8; 98(10): 5446–5451. doi: 10.1073/páginas.091093398. Proc Natl Acad Sci U S A, v.98(10); Mayo 8, 2001, The National Academy of Sciences
  7. [2] Glosario: definitions: Aubry, C., R. Shoal and V. Erickson. 2005. Grass cultivars: their origins, development, and use on national forests and grasslands in the Pacific Northwest. USDA Forest Service. 44 páginas y apéndices.; Native Seed Network (NSN), Institute for Applied Ecology, 563 SW Jefferson Ave, Corvallis, OR 97333, USA
  8. [3] EXTINCTION BY HYBRIDIZATION AND INTROGRESSION. Judith M. Rhymer , Department of Wildlife Ecology, University of Maine, Orono, Maine 04469, USA y Daniel Simberloff, Department of Biological Science, Florida State University, Tallahassee, Florida 32306, USA; Annual Review of Ecology and Systematics, Noviembre 1996, Vol. 27, Páginas 83-109 (doi: 10.1146/annurev.ecolsys.27.1.83), [4]
  9. [5] Genetic Pollution from Farm Forestry using eucalypt species and hybrids; informe de RIRDC/L&WA/FWPRDC; Joint Venture Agroforestry Program; Brad M. Potts, Robert C. Barbour, Andrew B. Hingston; Septiembre 2001; RIRDC Publicación No 01/114; RIRDC Proyecto No CPF - 3A; ISBN 0 642 58336 6; ISSN 1440-6845; Gobierno de Australia, Rural Industrial Research and Development Corporation

Enlaces externos[editar]

  • [6] Amenaza a la biodiversidad
  • [7] Hierba europea amenaza plantas autóctonas chilenas
  • Invasiones biológicas. M.Vilà, F. Valladares, A. Traveset, L. Santamaría & P. Castro (Coords.) CSIC (2008).