Lo real

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lo real se refiere en filosofía a lo que es auténtico, la inalterable verdad en relación -al mismo tiempo- al ser (uno mismo) y la dimensión externa de la experiencia, también relacionada con el infinito y lo absoluto en oposición a la realidad basada en la percepción sensorial y el orden material.

En una primera aproximación al concepto, debe partirse de lo que primariamente entendemos por lo real, para poder aproximarnos a la complejidad de su contenido.

Un niño, y las personas que no hayan sometido su experiencia y su pensamiento a una reflexión científica o filosófica, consideran que lo real es: «eso-que-está-ahí-fuera»; entendiendo por «fuera» lo que llamamos mundo exterior; más tarde, al madurar la conciencia se diferencia un mundo interior o mente, que identificamos con el concepto de yo.

La depuración del concepto de lo real supone la depuración del lenguaje que construye de alguna forma la percepción e intelección de ese mundo exterior en nuestra mente y su relación con el yo.

Ya los filósofos en la Antigüedad apreciaron esta diferencia entre mundo percibido o pensado, mundo real y mundo expresado en el lenguaje. Los modos de entender cada uno es probablemente el fundamento de las diversas filosofías que ha habido a lo largo de la historia.

Concepto[editar]

  • El pensamiento metafísico, que considera que el conocimiento es conforme y adecuado a lo real, manifiesta la verdad en el pensamiento y el lenguaje y por tanto es reconocible su validez.
  • El pensamiento escéptico, que considera que el conocimiento es un instrumento únicamente válido para nuestras necesidades tanto individuales como sociales pero no tiene un contenido de verdad respecto a lo real, sino un contenido práctico y convencional.
  • El pensamiento interpretativo, iniciado a partir de la Modernidad, siendo la interpretación un resultado del modo de interacción de la mente con «lo real». Los diversos sistemas de interpretar y exponer en qué consiste y cómo se produce la interpretación da lugar a diversas escuelas y teorías.

Necesidades[editar]

Esta es la base en la epistemología para definir las herramientas a usar por la ciencia. Dado que en la naturaleza del cerebro se dan situaciones psicología y filosofía, de no poder diferenciar entre visiones soñadas alucinaciones y lo que perciben nuestros ojos, es de vital importancia para los campos para establecer si el objeto es ideal, propio del pensamiento, o por el contrario interactúa de alguna manera con alguien más que el propio sujeto que lo conceptualiza.

Filosofía general[editar]

Hoy día, en general, se considera superado el concepto de connotaciones místicas ó metafísicas (i.e.: se ha escuchado seriamente a algún filósofo homologando a Lo Real con el "Tao" –"Dao" según la transcripción Pinyin– o bien recurrir a una Realidad Transcendente incognoscible para explicar esta realidad del mundo como realidad conocida). Se considera que este modo de comprensión y vivencia de lo real pertenece a un ámbito no cognoscitivo sino de creencias o ideologías enmarcado dentro de un discurso o relato social de identidad cultural y por tanto al margen de la ciencia.

La cuestión de «lo real» aparece tratada de un modo completamente diferente a partir de la modernidad.

Una de las primeras aproximaciones al tema de lo real al margen de la metafísica la realiza Kant cuando distingue al fenómeno del noúmeno (en alemán «Das Ding in sich» o en español «La cosa en sí»).

Kant considera que lo percibido como fenómeno se encuentra sometido a condiciones subjetivas de la sensibilidad externa e interna, (espacio y tiempo); y la comprensión por el entendimiento condicionada a conceptos a priori o categorías propios de la mente humana que impiden el acceso al conocimiento de lo real como noúmeno.

Pero Kant, pensador del siglo XVIII, por genial que fuera, no podía escapar a los paradigmas, y epistemes, dominantes en su cultura, de forma que, por vía de la razón práctica restauró el sentido trascendente de la moral y de Dios.

Lacan distingue Lo real de la realidad. La realidad es lo que el sujeto percibe y entiende (o "entiende") de Lo Real; la realidad es principalmente "sentido común" ("common sense"), pero el sentido común puede ser cierto o desacertado: durante cientos de miles de años el sentido común le indicaba al ser humano que "el Sol gira en torno a La Tierra".

A esto Lacan le llama "la realidad". La realidad puede ir coincidiendo con Lo Real en la medida que avanza el intelecto y la consciencia, pero mientras tanto, Lo Real, en cuanto sólo detectado de un modo u otro por el Registro de Lo Real, es "lo imposible" -por ahora- de transducir totalmente a figuraciones (éstas del orden del Registro de Lo Imaginario), y menos aun a palabras u otros símbolos (es decir al Registro de Lo Simbólico). El concepto de Lo Real es genuinamente pragmático: por ejemplo permite profundizar allí donde el autodenominado positivismo, zozobra. Y, Lo Real, permite profundizar manteniéndose dentro de criterios racionalistas y científicos.

Lo Real, es aquello que no puede ser simbolizado, aquello que es imposible de 'entender' y que no tiene nada que ver con el concepto de 'realidad'. Por ejemplo, uno de los Reales a los que todos los seres humanos estamos sujetos es a la muerte. La muerte es un Real, porque no puede ser explicada, o no se sabe qué sucede en ésta y por lo tanto, debido a la falta de significación, Lo Real se vuelve terrorífico. Las alucinaciones en la psicosis son el retorno de Lo Real en el Sujeto.

Dinámica de sistemas[editar]

En dinámica de sistemas, lo real es aquello que expresa sus propiedades de forma discreta, es decir, aquello que necesita de nuestra atención para que lo conceptualicemos, siendo el proceso de conceptualización un proceso de aprendizaje que nos instruirá en como beneficiarnos de las propiedades expresadas por dicha realidad.

Véase también[editar]

Lo real, lo imaginario y lo simbólico