Laberinto de pasiones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Laberinto de pasiones es una película de 1982 escrita y dirigida por el director de cine español Pedro Almodóvar.

Sinopsis[editar]

El hijo del derrocado emperador de Tirán (Imanol Arias) llega a Madrid, la ciudad más divertida y salvaje del mundo. En ella transcurre una historia de amor inusual entre él y una joven ninfómana (Cecilia Roth). Ella es miembro de un violento grupo musical, mientras que él está más preocupado por los cosméticos y los hombres que por otra cosa. Por otro lado, la derecha tiraní y una inescrupulosa condesa andan tras la pista del recién llegado príncipe, unos para tomarlo prisionero, y la otra para seducirlo.

La trama comienza con ambos, Sexi (Cecilia Roth) y Riza Niro (Imanol Arias) al acecho de hombres. Sexi es una ninfómana que se está tratando con la sexualmente reprimida psicóloga Susana, que dice estar enamorada de su padre, un doctor que ha desarrollado un nuevo método de fertilidad que ha resultado en un sexteto de periquitos y una niña probeta. Mientras, Riza conoce a Fabio (Fabio McNamara) , un gay punk que lo introducirá al glamour de la vida nocturna y de La Movida.

Es aquí donde Riza, bajo el seudónimo de Johnny, conocerá a los integrantes del grupo Ellos. De camino para el escenario, Eusebio, el cantante, tiene un accidente y Johnny termina convirtiéndose en el nuevo solista. Allí conocerá también a Sexi, que es la cantante del grupo Las Ex, compuesto por exnovias de los integrantes de Ellos. El amor los flechará en ese mismo momento.

Tras intentos fracasados por satisfacción sexual con otros, es evidente que tanto Sexi como Riza no pueden huir de su destino y deciden quedarse juntos. Riza confiesa a Sexi su identidad y su eventual regreso a la isla Contadora (en Panamá), donde su padre, el emperador Tyrani, vive exiliado.

El plan no será fácil de cumplir, pero Sexi encuentra una salida en Queti (Marta Fernández Muro), una superfanática de ella, que está dispuesta a dejar al padre, que la viola pensando que es la madre, y a tomar su lugar en el grupo y en la casa. Por otro lado, Sadec (Antonio Banderas), con un desarrollado sentido del olfato, termina por darse cuenta de que el hombre con el que estuvo una noche y de quien se ha enamorado, es precisamente Riza Niro, a quien sus compañeros compatriotas intentan capturar y llevar de regreso prisionero de vuelta a su patria.

La princesa Toraya (Helga Liné), exesposa y exemperatriz de Tyrán, descubre que Riza está en Madrid, y lo busca hasta dar con él, hospedado precisamente en el mismo hotel que ella (el hotel Barajas). Sexi llega a ver a Riza y se encuentra con ella, quien ha sido la primera mujer en la vida de Riza. Destrozada por la traición de Riza, huye despavorida por las calles de la ciudad bajo el sol ardiente, al que Sexi tiene un pánico irracional.

De regreso con Susana, Sexi es hipnotizada y la terapia desenreda finalmente sus problemas. Recuerda como siendo aun una niña, estaba de pasadía con su padre en la misma playa que el emperador de Tyrán, Toraya y Riza. Jugaba con Riza cuando Toraya se lo llevó para tratar de seducirlo y así quedar embarazada del heredero que nunca le pudo dar al emperador. Sexi los descubre y, dolida con lo que entiende es el rechazo de Riza, acepta la oferta de un grupo de niños a jugar a "papá y mamá", comenzando así su vida como ninfómana. Riza se zafa de las manos de Toraya y busca de nuevo a Sexi, pero al encontrarla con todos los niños se siente rechazado, y decide aceptar la oferta de uno de los chicos de irse con él, comenzando así su vida gay.

Liberada de sus traumas y dispuesta a ser feliz, Sexi decide darle otra oportunidad a Riza. Pero la aparición de una foto de Riza en el periódico lleva al vengativo Eusebio a desencadenar una crisis que amenaza con destruir la felicidad de los enamorados.

Eusebio, habiendo reconocido a Riza, llama a Sadec y sus compañeros árabes para decirles donde encontrar a Riza, a cambio del dinero que ofrecen estos. Queti logra dar aviso a Sexi, quien pone sobre aviso a Riza. Sabiéndose descubierto y en necesidad de huida, Riza ofrece a los demás integrantes de Ellos irse con él y Sexi a Contadora, donde tiene dinero para todos. Su huida al aeropuerto es seguida por los tiraníes, Eusebio y su novia (Cristina S. Pascual), las otras integrantes de Las Ex y el promotor del grupo, la princesa Tora y un reportero.

Regresa Remedios, la esposa del tintorero, y Queti —haciéndose pasar por Sexi— termina en la cama con el padre de esta, muy a pesar de las quejas de Susana. De camino al aeropuerto Sexi le cuenta a Riza lo que sucedió de niños, terminando así también con los traumas de Riza.

Sexi y Riza, junto con Ellos, logran tomar el vuelo a Contadora en el último momento posible, pero los demás no logran darles alcance a tiempo. Queriendo cobrar la recompensa, Eusebio termina con las manos vacías cuando es amenazado a punta de pistola por uno de los tiraníes, descubriendo que no había recompensa monetaria alguna por el paradero de Riza. Por otro lado, los tiraníes, viendo a Riza escapar de sus manos, deciden llevarse a Toraya como "premio consuelo" y la secuestran.

Juntos como era su destino, escuchamos a Sexi y Riza teniendo su primera relación sexual a bordo del avión en dirección hacia el Caribe.