Jaime III de Mallorca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jaime III de Mallorca
James III of Majorca.jpg
Retrato del siglo XVI que representa a Jaime III de Mallorca. (Galería de retratos de los reyes de Mallorca en el Ayuntamiento de Palma)
Rey de Mallorca
13241344
Predecesor Sancho I de Mallorca
Sucesor Pedro I
Conde de Rosellón
13241344
Predecesor Sancho I de Mallorca
Sucesor Pedro I
Conde de Cerdaña
13241344
Predecesor Sancho I de Mallorca
Sucesor Pedro I
Señor de Montpellier
13241349
Predecesor Sancho I de Mallorca
Sucesor Fusionada en la Corona de Francia
(finalmente Carlos II de Navarra)
Rey titular de Mallorca
13441349
Predecesor Pérdida del título
Reino anexado
Sucesor Jaime IV
Información personal
Consorte Constanza de Aragón y Entenza
Violante de Vilaragut
Casa real Casa de Aragón
Padre Fernando de Mallorca
Madre Isabel de Sabran
Nacimiento 5 de abril de 1315
Catania, Italia
Fallecimiento 25 de octubre de 1349
Lluchmayor, Mallorca
Entierro Catedral de Valencia, España
Catedral de Palma de Mallorca, España
Escudo del Reino de Mallorca.svg
Escudo de Jaime III de Mallorca

Jaime III de Mallorca, conocido como el Temerario (Catania, Sicilia, 1315 - Lluchmayor, Mallorca, 1349). Rey de Mallorca, Conde de Rosellón y de la Cerdaña y Señor de Montpellier (1324-1349).

Familia y descendencia[editar]

Hijo del Infante Fernando de Mallorca —a su vez hijo de Jaime II— y de Isabel de Sabran, Condesa de Matagrifó. No llegó a conocer a su padre, muerto en la batalla de Clarenza (Grecia) en 1316.

Contrajo su primer matrimonio con Constanza de Aragón y Entenza, hermana de Pedro IV el Ceremonioso e hija de Alfonso IV el Benigno, rey de Aragón. Fruto de ese matrimonio nacieron dos hijos:

A la muerte de su primera mujer (1346) contrajo matrimonio con Violante de Vilaragut, con la que tuvo una hija, Esclaramunda, que murió en la infancia.

Herencia y reinado[editar]

A los 9 años es designado rey por su tío Sancho, que no tenía hijos, y para administrar el reino durante su minoría de edad se forma un consejo de regencia, que nombrará tutor al Infante Felipe, hermano del difunto rey Sancho.

La situación es difícil, puesto que el rey de Aragón, Jaime II el Justo, no ceja en su reclamación de reversión del trono mallorquín. El consejo de regencia consigue que, en 1325, el rey de Aragón renuncie a reclamar los derechos de sucesión al trono mallorquín, tras la condonación de la gran deuda que Jaime adquirió con el rey Sancho, con motivo de la conquista por parte de aquel de Cerdeña. Este hecho, aunque despejó el problema sucesorio, sumió al reino en una importante crisis financiera.

Cuando en 1335 es declarado mayor de edad y asume la corona, se encuentra con un reino despoblado y arruinado, en parte por las condiciones impuestas por Jaime el Justo, y en parte debido a la epidemia del año 1331 y la posterior del año 1333, que obligaron a importar trigo y asumir grandes gastos financieros y militares.

Durante su reinado se crea el Consulado del Mar de Mallorca (1326) y se redactan las Leyes Palatinas (1337) con el propósito de reorganizar los servicios de la Corte y los organismos políticos y financieros del reino.

Jaime se vio obligado a desarrollar una política seguidista respecto de la de Aragón. Así, se vio obligado a participar en la guerra con Génova (1329-1336), lo que se tradujo en pérdida de mercados para el reino. Fue necesario volver a recurrir a nuevos impuestos y multas a la comunidad judía, lo que, sin embargo, no fue suficiente para superar la crisis financiera. Los problemas del reino parecían no tener fin, puesto que en 1341 Pedro el Ceremonioso de Aragón abre proceso a Jaime III para arrebatarle el reino de Mallorca. El proceso, manejado por el rey Pedro, concluye en 1343 condenando a Jaime III a la confiscación de todos sus bienes. En mayo de ese año, Pedro el Ceremonioso conquista Mallorca, en 1345 el Rosellón y la Cerdaña.

En 1349 Jaime III vende el señorío de Montpellier y demás posesiones de Occitania al rey de Francia Felipe VI, y posteriormente desembarca en Mallorca para intentar recuperar el reino, pero es derrotado y muerto en la batalla de Llucmajor (25 de octubre de 1349), donde también es herido y hecho prisionero su hijo Jaime. Desapareció así el Reino de Mallorca como entidad independiente.

Sepultura[editar]

Después de su muerte, los restos del rey Jaime III fueron sepultados en la Catedral de Valencia por orden expresa de Pedro IV el Ceremonioso, que quería evitar que sus partidarios mallorquines pudieran rendirle homenaje. En 1905 los restos del rey fueron devueltos a la isla de Mallorca por la intervención personal de Alfonso XIII, quien dispuso que los restos del monarca fueran escoltados con todos los honores, y transportados hasta la isla a bordo de la fragata Yáñez Pinzón.

Los restos del rey Jaime III de Mallorca reposan actualmente, desde el año 1947, en un sepulcro de piedra de alabastro de estilo neogótico, en la Capilla de la Trinidad de la Catedral de Palma de Mallorca, en compañía de los restos de su abuelo, el rey Jaime II de Mallorca, que se halla en otro sepulcro situado a su lado.

El sepulcro donde reposan los restos del rey, decapitado, es obra del artista catalán Frederic Marès, que también realizó el del abuelo de Jaime III, Jaime II, situado en la misma capilla.

Bibliografía[editar]

  • Del Arco, Ricardo. Sepulcros de la Casa Real de Aragón. Instituto Jerónimo Zurita. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid. 1945.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Sancho I
Escudo del Reino de Mallorca.svg
Rey de Mallorca

1324-1347
Sucesor:
Pedro IV de Aragón
Jaime IV (pretendiente)