Invasión británica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La llegada de The Beatles a los EE.UU. y la aparición en The Ed Sullivan Show, marcó el inicio de la invasión británica.

La invasión británica (en inglés British Invasion) u "Ola inglesa" fue el movimiento musical predominante en Estados Unidos hacia mediados de los años 60, cuando grupos de rock and roll procedentes del Reino Unido alcanzaron altas cotas de popularidad a raíz del éxito de The Beatles. Todos estos grupos, claramente influenciados por el rock and roll, el blues y el rhythm & blues estadounidenses, eran capaces de elaborar canciones sencillas y pegadizas.

Antes de la fulgurante llegada de The Beatles, bandas como Cliff Richard o The Shadows gozaron de gran repercusión en el Reino Unido. La casi nula presencia británica en el panorama musical estadounidense se refleja claramente en el número de canciones británicas que lograron situarse durante aquella época en las primeras posiciones de las listas estadounidenses, únicamente dos: "Stranger on the Shore" de Mr. Acker Bilk y "Telstar" de The Tornados, en mayo y diciembre de 1962, respectivamente. Con la publicación por parte de Capitol del sencillo de The Beatles "I Want To Hold Your Hand" a finales de 1963, llegó la revolución: el grupo visitó Estados Unidos por primera vez y su disco pronto se situó en los primeros puestos de las listas. Además, su presencia en el programa de Ed Sullivan el 9 de febrero de 1964 marcó un récord de telespectadores jamás alcanzado hasta la fecha; este momento suele ser considerado el comienzo de la invasión británica. Los "Fab Four" pronto se hicieron con el primer puesto de las listas, lo cual abrió el mercado estadounidense a bandas británicas como The Rolling Stones, The Dave Clark Five, The Animals, o The Who.

Curiosamente, otras bandas británicas tan importantes en la época como The Yardbirds, Them o The Kinks tuvieron, inicialmente, poca presencia en los USA. No obstante, a pesar de su escaso éxito a nivel mainstream (los Kinks incluso llegaron a tener vedada su presencia en los Estados Unidos como sanción por su mal comportamiento) su influencia en el ambiente underground fue enorme. Tanto como para ser auténticos iconos de las bandas que dieron lugar a la explosión de lo que ha venido a llamarse Garage Rock o Garage-Punk y que tuvo su momento culminante entre 1965 y 1968.

Antecedentes[editar]

Es importante destacar que antes del éxito de The Beatles, el rock & roll pasaba por momentos difíciles, o mejor dicho, sus intérpretes. Elvis Presley se había marchado al servicio militar, Chuck Berry había ingresado en prisión, Little Richard se había convertido en predicador, Buddy Holly había muerto en un accidente aéreo y Jerry Lee Lewis se había visto envuelto en un escándalo al contraer matrimonio con una niña de trece años. Mientras, el twist, con Chubby Checker a la cabeza, comenzaba a llenar los espacios vacíos que dejaban estos artistas, así que los editores de las casas discográficas se pusieron a buscar nuevos ídolos capaces de cubrir dichos espacios, lo que terminó en el surgir de una nueva manera de interpretar la música, más meloza y dulzona que el más desenfadado Rock & roll original.

La Invasión británica[editar]

The Rolling Stones, una de las pricipales bandas de la invasión británica.

A raíz del éxito de The Beatles, en el mercado estadounidense, comenzó el verdadero proceso de la llamada Invasión Británica; bandas como The Rolling Stones, The Dave Clark Five, The Who, The Animals y otros literalmente invadieron los Estados Unidos con su música.

The Rolling Stones y The Animals son los primeros en bombardear “musicalmente” a los Estados Unidos tras el terreno preparado por The Beatles. Los Stones representaron la cara agresiva del Rock Inglés, contrastando en cierta forma con la imagen educada de “chicos buenos” de The Beatles. The Rolling Stones, al igual que The Yardbirds más influenciados por el Blues de Chicago, pisaron Estados Unidos por primera vez en junio de 1964, presentándose en los mejores recintos y los mejores programas de variedades de la época como "The Ed Sullivan Show"; era el inicio de la Invasión. En 1965 editan su tercer trabajo discográfico Out of Our Heads, en el que se incluía "(I Can't Get No) Satisfaction", el primero de los muchos “N°1” en las listas americanas que obtendría posteriormente la banda. Out of Our Heads fue también su primer disco de Platino y se mantuvo en el puesto de honor durante 63 semanas. Curiosamente, Rolling Stones alcanzó con sus dos primeros discos el N°1 en el mercado Británico, sin lograrlo en Estados Unidos, pero este fue su primer N°1 en América, y el primero en quedarse sólo como N°2 en Inglaterra.

The Animals, por su parte, con la adaptación de una canción folk popular “House of the rising sun”, logran ser el segundo grupo británico que consigue el número uno en las listas, tanto británicas como estadounidenses y a finales de 1964 editan su primer LP "The Animals".

La lista de grupos que se apoya en este trío de bandas para poder entrar en el mercado estadounidense es interminable, pero entre ellos hay que resaltar también la importancia de bandas como The Who y The Kinks en todo este proceso musical vivido en la década de los 60’s. Curiosamente, como ya se ha comentado, The Kinks fueron un grupo vetado en USA tras su gira de 1965, lo que les impidió volver a actuar en el país (y llegar a sus listas) hasta 1970. No obstante, a pesar de su escasa presencia durante el momento culminante de la British Invasion, su influencia fue tremenda entre las nuevas bandas que surgieron por todas partes de la geografía norteamericana y que dieron lugar al nacimiento del Garage Rock. Algo similar ocurrió con bandas como The Them o The Yardbirds (cuya escasa presencia en las listas no impidió que ejercieran una enorme influencia en los grupos de garaje).

La Invasión ya era un hecho y para el año 1965, el mercado norteamericano había sido conquistado por las bandas británicas: The Rolling Stones, The Beatles, The Who, The Animals, The Dave Clark Five (de los que, en algún momento, se llegó a decir que eran incluso más célebres que los propios Beatles), Dave Dee, Dozy, Beaky, Mick & Tich, The Hollies, The Herman's Hermits, por nombrar algunas de las más conocidas, eran los “dueños” del mercado estadounidense y las bandas norteamericanas que surgían simplemente se limitaban a “copiar” el estilo impuesto por estos grupos británicos, que era algo así como una fusión (eléctrica y moderna) entre el R&B negro, el rock & roll más clásico, el pop desarrollado años antes por The Everly Brothers o Buddy Holly y, por supuesto, un toque netamente british.

La respuesta estadounidense[editar]

Aunque los estadounidenses tenían bandas de éxito, lo cierto es que la "Invasión británica" fue percibida, literalmente, como eso: una auténtica invasión. No obstante, pronto se montó algo parecido a una reacción, lo que ha sido llamado "La Respuesta Estadounidense".

Tan pronto como en 1965 una joven banda de Los Angeles llamada The Byrds obtuvo un éxito mundial con un nuevo estilo denominado folk-rock. The Byrds eran tan hips y modernos como The Beatles pero, al mismo tiempo, manejaban con habilidad tanto el beat británico como las influencias de la entonces emergente escena folk americana. La canción que los llevó a las listas de éxitos era una versión de Mr Tambourine Man de Bob Dylan, tratada de una forma eléctrica y "beat" que la hacía casi irreconocible. En su estela surgieron multitud de bandas; unas incidiendo en el ya descrito folk-rock (como The Turtles, The Grass Roots, Buffalo Springfield o The Beau Brummels) y otras optando por el beat británico (el máximo ejemplo fueron The Monkees, un grupo prefabricado por la industria para servir de coartada a una serie televisiva pero que alumbró canciones que son auténticos hitos de los años 60). Desde The Lovin' Spoonful hasta the Young Rascals hubo montones de bandas que reaccionaron y asimilaron las enseñanzas de The Beatles, The Herman's Hermits, The Hollies o The Dave Clark Five. Por no hablar de las miríadas de grupos que, en cada rincón de los USA, fueron abducidos por el sonido áspero y rugoso de The Rolling Stones, The Them, The Yardbirds, The Kinks, The Animals o The Who y que dieron lugar al nacimiento de un nuevo género: el Garage Rock (o Rock de garaje; también conocido como Garage-Punk).

De hecho, los mismísimos Beach Boys abandonaron, poco a poco, la estética surf para experimentar con nuevos sonidos, llegando (a la altura de 1966) a influir en los propios Beatles (que percibieron la edición del Lp Pet Sounds como algo parecido a un desafío, en palabras de Paul McCartney).

A partir de 1966 el nacimiento del “Movimiento Hippie” en California supuso algo parecido a una victoria norteamericana. A partir de ese momento el centro del mundo musical cruzó de nuevo el Atlántico y se trasladó a Estados Unidos. En Los Angeles aparecen The Doors, y en San Francisco el "Rock Ácido Californiano" de Jefferson Airplane, Grateful Dead, Quicksilver Messenger Service o Big Brother & The Holding Company establecen nuevos caminos y fórmulas musicales. El propio Eric Burdon (líder de The Animals) disuelve su vieja banda y se establece en la Costa Oeste estadounidense refundando su grupo. La psicodelia adquiere carta de identidad estadounidense y desplaza, poco a poco, a los británicos del centro de la escena.

Por supuesto, el rock británico todavía tendría mucho que decir, tanto en lo que quedaba de década como en los posteriores años 70 y 80 (e incluso en la actualidad). Pero lo cierto es que en torno a 1967-68 se puede fechar el fin del fenómeno conocido como "British Invasion" en sentido estricto.

Grupos de la Invasión británica[editar]

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]