Infección nosocomial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Infecciones intrahospitalarias»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Camas de un hospital.

En el ámbito médico se denomina infección nosocomial (Del latín nosocomīum, hospital de enfermos) o infección intrahospitalaria a la infección contraída por pacientes ingresados en un recinto de atención a la salud (no sólo hospitales).

Según la OMS, estarían incluidas las infecciones que no se habían manifestado ni estaban en periodo de incubación, es decir, se adquieren durante su estancia y no son la causa del ingreso; también entrarían en esta categoría las que contraen los trabajadores del centro debido a su ocupación o exposición.[1]

Otras expresiones similares son: Contagio hospitalario, Infección intrahospitalaria, infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, Efectos Adversos ligados a la Hospitalización, Infección por gérmenes resistentes, o infección oportunista.

La Pseudomonas aeruginosa es un germen resistente a los antibióticos, a veces impropiamente llamado virus de quirófano o virus de hospital, ya que en realidad no es un virus, sino una bacteria, habitual en casos de contagio hospitalario.[2] [3]

En sentido general, el contagio hospitalario es la adquisición o propagación de una enfermedad, por insuficiente esterilización o falta de antisepsia [4] , poniendo en contacto de manera involuntaria,[5] microorganismos patógenos con personas, dentro de una instalación hospitalaria, o centro de salud.

Antecedentes[editar]

El contagio hospitalario se comenzó a tener en cuenta sólo a partir de la mitad del siglo XIX, y con no pocas discusiones en el entorno médico de la época, ya que para los galenos de la época, era inadmisible pensar en que el médico, el sanador de enfermos era también propagador de enfermedades, como en el caso de la sepsis puerperal, y el doctor Ignacio Felipe Semmelweis.

Causas[editar]

P. aeruginosa al microscopio óptico.

Para ver causas de infección hospitalaria intencionada, ver la sección correspondiente en el artículo Iatrogénia.[5]

  • Contacto con una colonia de microorganismos patógenos arraigados en una instalación hospitalaria.
  • Un tratamiento inseguro.
  • Compartir un vial contaminado.
  • La madre en momento del parto[6] .
  • Visitantes portadores de una infección transmisible mediante contacto o por el aire.
  • El propio personal sanitario que asiste al enfermo.[5]
  • Una instalación hospitalaria demasiado antigua y difícil de esterilizar.[3]

Según la publicación Journal of Hepatology[7] , el contagio hospitalario de la Hepatitis C, podría haber afectado en 2007, a 2 de cada 3 hospitales en Cataluña (España), según el equipo de médicos que lo realizó. Se da la circunstancia de que hasta 1989, no se obtuvo una prueba eficaz para detectar este virus, por lo cual, hasta entonces se produjeron contagios de manera inadvertida en las transfusiones de sangre. [8] [9]

Los quirófanos, en especial, aquellos en los que se utiliza luz y ventilación artificial, los sistemas y conductos de aire acondicionado, el uso de instrumental mal esterilizado, falta de elementos protectores personales adecuados y estériles como: blusas, guantes, mascarillas, patucos, etc...[10] [11]

Las colonias de patógenos pueden proliferar sólo, si las condiciones ambientales específicas lo permiten, ya que a menudo son microorganismos oportunistas.

La resistencia a los antibióticos utilizados para combatir a los gérmenes patógenos, en especial, el Staphylococcus aureus, dificulta su erradicación.

El impacto de la infección hospitalaria está muy estudiado gracias a informes estadísticos en pacientes graves, en especial los que ingresan en las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, ya que son uno de los lugares de contagio más habituales, al estar estos enfermos con su sistema inmunológico especialmente debilitado por motivo de la dolencia que les hace ingresar,[12] así como la naturaleza invasiva de los procedimientos médicos utilizados en este ámbito de la atención.

Algunos microorganismos infecciosos[13]
Dominio Microorganismo Medios o factores de transmisión Síntomas
Bacteria Klebsiella pneumoniae Por el aire Infección en la Orina
Bacteria Escherichia coli Fecal, oral Colitis, fiebre alta
Bacteria Pseudomonas aeruginosa Agua. Zonas húmedas Infección en la Orina, vías respiratorias, sangre. Muerte.[3]
Bacteria Staphylococcus aureus Convalecencia Infección de la piel
Hongo Candida albicans Convalecencia Problemas digestivos
Hongo Aspergillus Lugares húmedos Infección de oídos
Virus Virus sincitial respiratorio Por contacto Insuficiencia respiratoria en niños
Virus Rotavirus Fecal, oral Gastroenteritis
Virus VHC genotipo 1b Transfusión de sangre Hepatitis C
Virus VIH Transfusión de sangre sida

La práctica del lavado de manos con jabón encabeza la agenda internacional de higiene el 15 de octubre, con la celebración del Día Mundial del Lavado de Manos. Desde sus inicios en el 2008, año que fue designado el Año Internacional del Saneamiento por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Día Mundial del Lavado de Manos ha estado reforzando el llamado de extender mejores prácticas de higiene en todo el mundo. La visión que orienta el Día Mundial del Lavado de Manos es una cultura local y global de lavado de manos con jabón. Si bien alrededor del mundo las personas se lavan las manos con agua, muy pocas lo hacen con jabón en momentos críticos (por ejemplo, después de usar el inodoro, de limpiar las heces de un niño y antes de manipular alimentos). El lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas y económicas de prevenir enfermedades diarreicas y la neumonía, que juntas son responsables de la mayoría de muertes infantiles. Cada año, más de 3,5 millones de niños y niñas no llegan a celebrar su quinto cumpleaños debido a la diarrea y a la neumonía. A pesar del potencial para salvar vidas que tiene el lavado de manos con jabón, rara vez se practica y no siempre resulta fácil promoverlo. El desafío es que el lavado de manos con jabón pase de ser una buena idea abstracta a un comportamiento automático en los hogares, escuelas y comunidades de todo el mundo. Enraizar la práctica del lavado de manos con jabón antes de comer y después de usar el inodoro podría salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica, reducir las muertes por diarrea casi a la mitad y evitar un cuarto de las muertes por infecciones respiratorias agudas. El hecho de que más personas se laven las manos con jabón podría contribuir de manera significativa a alcanzar la meta de de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, de reducir en dos terceras partes de las muertes de niños menores de cinco años para el año 2015. El Día Mundial del Lavado de Manos será la pieza central de una semana de actividades que movilizará a millones de personas en los cinco continentes para que se laven las manos con jabón. Aportación de Ivonne Martinez López MICROBIOLOGÍA DE LA PIEL Flora bacteriana cutánea. Es la presencia habitual de gérmenes bacterianos que habitan la piel de los seres humanos. Se divide en residente y transitoria. Flora bacteriana residente. Es la flora comensal de la piel y que juega un rol importante en la resistencia a la colonización bacteriana. Se halla constituida por gérmenes no patógenos como: Staphylococcus epidermidis, Difteroides y Propionibacterium. Flora bacteriana transitoria. Es la flora que se halla compuesta por gérmenes contaminantes, recientemente adquiridos de pacientes colonizados o infectados; se multiplican fácilmente en las superficies de la mano y pueden sobrevivir por largo tiempo si no hay una adecuada higiene de manos. Comprenden fundamentalmente gérmenes patógenos hospitalarios como: enterobacterias, bacilos Gram negativos, Staphylococcus aureus y levaduras. Contaminación. Presencia transitoria de gérmenes bacterianos, se adquiere de pacientes, líquidos biológicos u objetos inanimados. Se asocia con la flora transitoria. Compuesta predominantemente de gérmenes patógenos. La higiene de manos la elimina de manera importante. Colonización. Presencia permanente de gérmenes bacterianos. Se asocia con la flora residente. Compuesta predominantemente de gérmenes no patógenos que no desencadenan una respuesta clínica por parte del huésped. La higiene de manos no la elimina totalmente. Infección. Respuesta inflamatoria por parte del huésped, inicialmente local y luego diseminada, ante la presencia, invasión y aumento en el número de gérmenes bacterianos contaminantes o colonizantes, los cuales se tornan patógenos.

¿Cuáles antisépticos se añaden al jabón? Los antisépticos que se añaden a la barra o gel de jabón son variados y tenemos: clorhexidina al 2 ó 4%, triclosán, cloroxilenol, hexaclorofeno, los iodóforos (yodo povidona), derivados de amonio cuaternario (cetrimida y cloruro de benzalconio). En la tabla siguiente se sintetiza la actividad antimicrobiana del uso de antisépticos en el lavado de manos. Los antisépticos son sustancias con capacidad bactericida o bacteriostática para destruir microorganismos y que por lo común, se añaden a sustancias con propiedades detergentes como jabones en barra o en gel y de esta manera potencian la eliminación de la carga bacteriana residente o transitoria de la piel de las manos de los profesionales sanitarios. Son varios los grupos químicos con propiedades antisépticas que los describimos más adelante, siendo el más importante el de los derivados del alcohol (Ver fricción de manos con alcohol). Clorhexidina El gluconato de clorhexidina es una biguanida cuya propiedad antiséptica se explica por la adhesión de la sustancia a la superficie bacteriana y la subsecuente ruptura de las membrana citoplasmática,lo que genera la liberación de los componentes bacterianos y la inmediata muerte celular. Su actividad antimicrobiana es más lenta que el alcohol, pero al contrario d éste tiene una importante actividad residual. La clorhexidina es activa en contra de bacterias Gram positivas, Gram negativas, hongos y virus con envoltura lipídica; no es activa frente a esporas y tiene escasa actividad en contra M. tuberculosis y virus sin envoltura lipídica. Se recomiendan las formulaciones al 2 o 4%.No se debe aplicar sobre tejido cerebral ni meninges. Cloroxilenol Es un derivado fenólico cuya propiedad antiséptica se explica por la inactivación enzimática y la ruptura de la pared bacteriana. Tiene una buena actividad en contra de bacterias Gram Positivas, y es menor en contra de bacterias Gram negativas, micobacterias y algunos virus. El cloroxilenol es poco activo contra P. aeruginosa, aunque su actividad en contra esta bacteria se recupera cuando se añade EDTA. En comparación a la clorhexidina se ha demostrado que su actividad antimicrobiana es más lenta y con menor efecto residual. No es afectada por la presencia de materia orgánica, pero se neutraliza con la presencia de surfactantes no iónicos.Se formula en concentraciones del 0,3 al 3,75%. Hexaclorofeno Hexaclorofeno Es un derivado fenólico con actividad bacteriostática. Su actividad antiséptica se explica por inactivación de importantes proceso enzimáticos del metabolismo bacteriano. Es activo en contra S. aureus y tiene una menor actividad en contra bacterias Gram negativas, micobacterias y hongos. Se absorbe por la piel por lo que no se recomienda en el baño de niños, neonatos o pacientes con quemaduras. Tiene un efecto acumulativo y cuando se absorbe tiene efecto neurotóxico. Se formula a una concentración al 3%. Productos Iodados (iodóforos) Se conoce la actividad antiséptica del iodo desde hace dos siglos, mas su uso ha sido reemplazado por los derivados iodóforos que causan menos irritación cutánea y manchan mucho menos la piel. Su mecanismo de acción bactericida se explica porque estos derivados del iodo penetran la membrana bacteriana e inactivan las células formado complejos con los aminoácidos y los ácidos grasos no saturados con la consecuente alteración de la síntesis proteica y de la membrana celular. El iodo y los iodóforos tienen muy buena actividad en contra bacterias Gram positivas, Gram negativas, micobacterias, algunas esporas, virus y algo menor en contra de los hongos. Tienen un pequeño efecto residual de hasta una hora luego de su aplicación. Se formulan como povidona iodada (polivinil pirrolidona) al 5 y 10%. Compuestos de amonio cuaternario Son compuestos de átomos de nitrógeno ligados a grupo alquílicos, de estos compuestos el cloruro de benzalconio y la cetrimida son los más ampliamente usados. Tienen una actividad bacteriostática y su efecto antimicrobiano se atribuye a la adsorción de la sustancia a la membrana citoplasmática bacteriana, con la consecuente ruptura de la misma y la liberación de los componentes citoplasmáticos. A altas concentraciones tienen efecto bactericida. Son más activos contra las bacterias Gram positivas que la Gram negativas, tienen poca actividad en contra de hongos y micobacterias y mejor actividad en contra virus lipofílicos. Su actividad antimicrobiana es afectada por la presencia de material orgánico y no son compatibles con detergentes aniónicos. Triclosán El triclosán (2,4,4 tricloro 2 hidroxi-difenil éter) es un antiséptico no iónico que se ha incorporado a los jabones de uso doméstico y hospitalario. Es un antiséptico bacteriostático que ingresa al interior bacteriano donde afecta la síntesis de la membrana citoplasmática, el ARN los ácidos grasos y la proteínas. Tiene una mejor actividad antimicrobiana contra cocos Gram positivos que con bacilos Gram negativos. Tiene una buena actividad en contra micobacterias y candidas pero muy escasa en contra hongos filamentosos. El triclosán no es afectado por la materia orgánica y tiene actividad residual. Se formula en concentraciones de 0,2 al 2%. En la tabla 1 se resumen las principales características antimicrobianas de los antisépticos usados en higiene de manos. Bacterias Gram positivas Bacterias Gram negativas Bacilo Tuberculosis Hongos Virus Rapidez de acción Alcohol +++ +++ +++ +++ +++ Rápida Concentración ideal (60-95%). No actividad residual persistente Clorhexidina, 2-4% en agua +++ ++ + + +++ Intermedia Actividad residual persistente. Alergias raras Componentes iodados +++ +++ +++ ++ +++ Intermedia Causa quemaduras de piel. Irritante para higiene de manos Iodóforos +++ +++ + ++ ++ Intermedia Menos irritante que los Yodados. Aceptación variable Derivados del fenol +++ + + + + Intermedia Se neutraliza ante la presencia de surfactantes no iónicos Triclosán +++ ++ + - +++ Intermedia Aceptabilidad variable en higiene de manos Amonio cuaternarios + ++ - - + Lenta Usada solamente en combinación con alcohol. Importancia ecológica +++= Muy efectivo; ++= Medianamente efectivo; += Poco efectivo; - = No efectivo Tabla 1. Características de los agentes antisépticos y su espectro antimicrobiano. Como recomendaciones generales en relación al uso adecuado de los antisépticos se describen las siguientes: - No mezclar los antisépticos para su uso. - Proteja los antisépticos de la luz. - No almacene por mucho tiempo el antiséptico luego de su preparación. - Almacene en recipientes pequeños, cerrados, estériles y no permita su contaminación. - Permita un tiempo necesario para que ejerzan su acción. Aportación de Tania Malinali Velázquez Mosqueda

A mediados del siglo XIX, aun no se conocían los principios científico-epidemiológicos de la transmisión de las enfermedades infectocontagiosas. Por lo que se producían verdaderas epidemias de infecciones nosocomiales en los hospitales de la época, como era el caso de la Fiebre Puerperal en el Hospital General de Viena. Allí ejercía como Asistente de Obstetricia de la Sala 1 (Jefe Dr. Klein) desde 1846, un joven médico húngaro, de origen judío llamado Ignaz F. Semmelweis, quien desde su época de estudiante con los doctores C. Rokitansky (Prof. Anatomía Patológica), J. Skoda (Prof. Clínica Médica) y F. Von Hebra (Prof. Dermatología) había observado la alarmante mortalidad materna debido a la Fiebre Puerperal, la que oscilaba en alrededor del 40% de las parturientas. Semmelweiss observó que la incidencia de Fiebre Puerperal era más alta en la Sala 1 (Dr. Klein) donde atendían los médicos y estudiantes de medicina, que la reportada en la Sala 2 (Dr. Barcht) donde se atendían los partos predominantemente por parte de las comadronas de la maternidad. Luego de un estudio epidemiológico observacional evidenció a la vez, que la mortalidad por sepsis puerperal era del 18% en la Sala 1, en contra del 3% en la sala 2, por lo que de esta manera se propuso descubrir las causas que determinaban la enorme diferencia de la mortalidad materna. El médico húngaro, luego de una acuciosa observación, propuso varias hipótesis: como la diferencia del estado social, la presencia de miasmas, la de la ropa sucia, influencias climáticas, y hasta la influencia religiosa que significaba el paso del sacerdote junto al acólito y su campanilla otorgando la bendición nocturna en las salas del hospital. Semmelweis había observado que los médicos y estudiantes que atendían en la Sala 1, donde existía la más alta mortalidad, atendían a las parturientas luego de realizar las autopsias y los estudios de anatomía forense sin lavarse las manos y mucho menos, sin cambiarse sus vestiduras. Esta sospecha fue demostrada el momento en que fallece con un cuadro clínico muy parecido a la sepsis puerperal el Dr. Kollechtka (Profesor de Anatomía) luego de haberse cortado su mano, de manera accidental, con un escalpelo en una sesión anatómica. La conclusión era muy obvia, los médicos y estudiantes de la Sala 1 transportaban en sus manos los exudados cadavéricos que transmitían a las parturientas en sus tactos vaginales. De inmediato, Semmelweis dispuso que los médicos y estudiantes, antes de atender a las parturientas debían de lavarse, de manera obligatoria, sus manos con una solución clorinada (cloruro cálcico), demostrándose al poco tiempo el gran impacto de esta simple medida en la reducción de la mortalidad materna a menos de un 2% y permaneciendo baja durante varios años. Aportación de Ana Lilia Olivares rodríguez

== Estrategias preventivas |Equipo médico en una intervención.]]

Existen algunos métodos aplicables, que pueden permitir reducir el número de afectados por esta afección.

Distanciar a los pacientes de los focos de contagio[editar]

Minimizar la presencia de visitantes y pacientes en los hospitales, al mínimo imprescindible, extendiendo la asistencia médica al domicilio del enfermo, puede permitir evitar o reducir el contagio con otros enfermos, visitantes, o puntos de infección nosocomial, siempre que, las características del paciente, el tipo de intervención, pronóstico y condiciones de su domicilio lo permitan. También puede requerir la visita ocasional del paciente a su centro de salud, o la colaboración de un familiar o sanitario particular, en el hogar.[14]

Recopilación de datos y análisis[editar]

Analizar las características del proceso de hospitalización actual en la sanidad es un paso importante que puede establecer indicadores estadísticos sobre las causas a evitar (EAs).[15]

Refuerzo de la profesionalización del personal sanitario[editar]

Otro factor de prevención es disminuir las rotaciones del personal sanitario (eventualidad, sustituciones y cambios de turno), para que de esta manera, también se reduzca la presión asistencial y permita a los profesionales del sector, atender a la prudencia, sensibilidad, y observancia de los protocolos de seguridad y asepsia.[16] Es importante recalcar que en la actualidad, una medida para evitar este tipo de infecciones en los Hospitales,son los 5 momentos de higiene de Manos. 1. Antes del contacto con el paciente 2. Antes del contacto con dispositivos invasivos o realizar una tarea antiséptica. 3. Después del contacto con secreciones o fluidos corporales. 4. Después del contacto con el paciente 5. Después del contacto con objetos del entorno del paciente

Lavado de manos pieza fundamental para la prevención de infecciones nosocomiales

Sabemos que la realidad de la infección nosocomial y la resistencia bacteriana están allí presentes; que también hay un largo y áspero camino por andar, en el que ya hemos dado los primeros pasos como es la Educación en la Higiene de Manos.

El lavado de manos se refiere a la aplicación de una sustancia detergente, ya sea en forma de barra o gel de jabón, sobre la piel húmeda de las manos y que añadida a la fricción mecánica de las mismas por el tiempo de un minuto provoca, luego de su enjuague, la remoción mecánica de los detritus, componentes orgánicos y microorganismos de la superficie de la piel. El gel o barra de jabón simple no tienen actividad antimicrobiana, pero solo por arrastre disminuyen la carga bacteriana en un contaje de 2,7 a 3 log10 en el tiempo de un minuto. Esta reducción se ha visto que no aumenta si prolongamos el tiempo del lavado; mas, sí se incrementa notoriamente cuando añadimos un antiséptico al jabón líquido o en barra. Por lo que se concluye, que para un buen lavado de manos es necesario el uso de un jabón antiséptico, agua corriente, un tiempo de lavado mínimo de un minuto y un secado con toalla de papel desechable.

Proyecto legislativo del Parlamento Europeo contra el contagio hospitalario[editar]

Sala de sesiones del Parlamento Europeo.

(texto íntegro de la ponencia sobre Prevención de las infecciones de pacientes en los hospitales)[17]

El hecho de que las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IAS) figuran entre las causas de perjuicio involuntario más frecuentes y más nefastas de la atención sanitaria, y que sin incrementos financieros en los servicios de salud, no se cambiará nada, ha llevado al Parlamento Europeo a desarrollar este proyecto.

Los estudios de la Comisión Europea confirman que es posible aspirar a reducir en un 20 % anual los efectos adversos, puesto que los métodos de lucha contra las infecciones ya se dominan perfectamente y se ponen en práctica con rapidez. Las infecciones relacionadas con la atención sanitaria causan 37.000 fallecimientos, aproximadamente, cada año. Es importante, pues, indicar un objetivo de reducción que los Estados miembros puedan alcanzar para 2015.

Es importante que los ciudadanos y ciudadanas que han sufrido daños imputables a insuficiencias en la asistencia sanitaria reciban una compensación suficiente.

las personas de edad avanzada con sistemas inmunitarios más débiles, tienen más probabilidades de contraer enfermedades, y debe garantizarse un resultado hospitalario igual que en el caso de persona jóvenes.

Es necesario mejorar los sistemas de vigilancia para disponer de datos más completos en relación con las IAS.

Se precisan 8.700 enfermeras o enfermeros especializados en el control de estas infecciones. La proporción óptima es de un enfermero especializado en IAS por cada 250 camas de hospital, para mejorar la seguridad de los pacientes.

En los nuevos Estados miembros, muchos damnificados no conocen bien sus derechos, y por ende tampoco las indemnizaciones que les corresponden ni quiénes deben pagarlas. El paciente debe saber quién responde concretamente y por qué.

Debe reforzarse la formación del personal sanitario para utilizar adecuadamente elementos de un sólo uso y su propia protección. El personal sanitario está expuesto cada día a infecciones que podrían ser mortales y pueden transmitir infecciones a otros pacientes y al exterior. Debe mantenerse el nivel más elevado posible de limpieza, higiene y, si es necesario, asepsia de todos los materiales con los que los pacientes estén en contacto. La resistencia de las bacterias a los antibióticos es una de las principales causas de las infecciones nosocomiales y debe ser un tema dominante en la formación sólida y continuada de todo el personal que trabaja en los sistemas sanitarios.

Es muy importante que los pacientes estén protegidos contra la bacteria MRSA. El hecho de convivir cerca, el diseño de los edificios, los distintos tipos de medicación, las heridas provocadas por la presión y la utilización del catéter hacen de estos lugares centros ideales para la aparición y la difusión de la bacteria MRSA y de otras infecciones.

Las infecciones generalmente se difunden a través de las manos del personal sanitario y de las demás personas que están en contacto con los pacientes infectados o con las superficies situadas en sus cercanías. El personal médico y paramédico puede convertirse en un posible vehículo de transmisión de estas IAs. Los Estados miembros deben velar, por tanto, para que se garantice la ausencia de enfermedad ("incolumidad") tanto del personal como de los pacientes. Es importante desarrollar campañas oportunas de vacunación del personal.

Es esencial garantizar que los pacientes reciban información completa sobre los riesgos, los niveles de seguridad y las medidas aplicadas para evitar los errores y las infecciones hospitalarias. Es importante, pues, organizar con regularidad campañas de información utilizando los distintos tipos de medios.

Deben tenerse en cuenta las aplicaciones sanitarias de las nanotecnologías, nanomateriales, y nanoestructuras en la construcción de instalaciones hospitales.karina islas 1. LAVADODEMANOSwww.medgger.com 2. LAVADO CLÍNICO 3. DEFINICIÓN:Consiste en frotar las manos enjabonadas en forma enérgica y breve en todas sus superficies y enjuagarlas después con un chorro de agua. 4. OBJETIVOS:Fomentar hábitos de higiene.Reducir el riesgo de transmisión de microorganismos a los usuarios.Disminuir el número de microorganismos en las manos. 5. PRECAUICIONES:Al usar el grifo, lavarlo.Evitar derramar agua en el piso.Secarse las manos con: -Toalla de tela limpia y seca. -Toalla descartable. -Secador eléctrico.Mantener las manos más bajas que los antebrazos. 6. Previo lavado de manos retirar el reloj y anillo.Evite mojar el uniforme.Mantener uñas cortas y limpias, sin esmalte de uñas o uñas postizas para evitar la acumulación de microorganismos. 7. RECOMENDACIONES:Usar jabones suaves.En ausencia del grifo, improvisar con pichel y guacal.Al utilizar pichel y guacal, solicitar la ayuda de otra persona si es posible. 8. Uso de crema después del lavado de manos.Mantener cerrada la llave del grifo mientras no se utiliza el agua para evitar el costo. 9. EQUIPO:LavamanosJabonera con jabónToallaPichel y guacal (en caso de no tener lavamanos) 10. PASOS:Preparar el equipoRetirar joyas(reloj y anillos), subir las mangas de la ropa sobre los codos.Abrir el grifo y regular el flujo de agua, humedecer las manos con agua y jabón, manteniéndolas por debajo de la cintura, luego enjabonar el grifo. 11. Realizar movimientos circulares frotando palma, dorso, uñas y espacios interdigitales durante 10-15 segundos como mínimo.Retirarse el jabón Invirtiendo las manos,Dejando caer agua desde los dedos hacia la muñeca. 12. Retire el jabón del grifo dejando caer agua desde los dedos hacia la muñeca.Secarse las manos con toalla en forma de presión. 13. LAVADO QUIRÚRGICO 14. DEFINICIÓN:Es el procedimiento que consiste en reducir el mayor número de microorganismos patógenos de las manos hasta los codos por medio de movimientos mecánicos y desinfección con productos químicos antes de practicar una intervención quirúrgica. 15. OBJETIVOS:Disminuir el número de microorganismos existentes.Cumplir con una norma de quirófano.Darnos seguridad durante una intervención quirúrgica y así proteger al paciente. 16. PRECAUCIONES:Quitarse los anillos, aretes, cadena, ya que todos los artículos de joyería albergan microorganismos, además que constituyen una fuente potencial de contaminación para la herida quirúrgica.No utilizar esmalte en las uñas debido a que forma un albergue para los microorganismos en las fisuras.Revisar las manos para comprobar que no hayan heridas. 17. EQUIPO:LavamanosJabón antiséptico. Dos cepillos estériles. Frasco con solución antisépticaPaños, servilletas o papeles estérilesRecipiente para desecho. 18. TECNICAS: El lavado quirúrgico de manos consta de tres tiempos.El lavado es de diez minutos de manera escrupulosa.Los movimientos en uñas y codos se realiza 20 veces, en las otras áreas se efectúan diez veces.Se efectúa un lavado inicial medico o higiénico, consiste en lavarse las manos hasta el tercio inferior del brazo con agua y enjuagarse. 19. PASOS:Primer tiempo:Tome el cepillo estéril y vierta suficiente jabón sobre el mismo, dejándolo que corra a la mano, antebrazo y parte inferior del brazo. 20. Empezar a cepillarse con movimientos circulares la palma de la mano(10veces)Continuar con los dedos y espacios interdigitales.Se continua con el orden lateral de la mano y dedo meñique, el borde lateral del dedo pulgar y mano. Continuar con el dorso de la mano iniciando con los dedos ( del dedo pulgar al meñique).Se continua con el dorso.Movimientos circularesen la muñeca. 21. Parte media del antebrazo.Parte superior del antebrazo.Parte inferior del brazo en sus caras anterior y posterior todo esto con movimientos circulares.Se termina en el codo ( 20 veces) se deja el jabón y se enjuaga el cepillo, se vierte jabón y se realiza el procedimiento en la mano opuesta. 22. Segundo tiempo:Enjuagar la primera mano, entrando y saliendo del agua de la regadera sin regresar, dejando escurrir el agua de mano a codo, repita la técnica hasta el tercio superior del antebrazo. Enjuague el cepillo y realice la técnica en la opuesta. 23. Tercer tiempo:Enjuague el cepillo y la mano que se lavó y repita el procedimiento hasta la muñeca.Luego proceda a enjuagarse primero un brazo de mano a codo saliendo y entrando dejando escurrir el agua, enjuague el otro brazo de la misma manera. Pase a la sala de operaciones con las manos en alto a la altura de los ojos. 24. Proceda a secarse la mano empezando por los dedos, espacios interdigitales, palma, dorso, antebrazo y codo, voltee la toalla y seque la otra mano, de la misma manera.Deseche la toalla y colóquela en el lugar indicado.

Consecuencias judiciales[editar]

Agentes implicados en la infección hospitalaria:

  • Pacientes y visitantes de un hospital, o centro de salud.
  • Personal médico y sanitario.[5]
  • Equipo gestor y directivo de clínica u hospital, y sus propietarios.
  • Autoridad administrativa europea, estatal, autonómica, y municipal.
  • Proveedores de material sanitario e industria farmacéutica.
  • Constructores y diseñadores de instalaciones y medios hospitalarios.

El problema afecta a toda la comunidad hospitalaria (personal sanitario, administración y pacientes), pero de manera desigual a cada uno.

Ámbito del paciente[editar]

Para un paciente afectado por este contagio, no resulta fácil probar que su enfermedad ha sido producida por un tratamiento médico negligente o de mala praxis médica, ya que desde el momento real del presunto contagio, hasta su correcta detección, pueden pasar años, y el paciente, recurrir mientras tanto a diversos tratamientos y hospitales, ignorante del estado real de su salud.[18] Las infecciones nosocomiales agravan la discapacidad funcional y la tensión emocional del paciente y, en algunos casos, pueden ocasionar trastornos discapacitantes que reducen la calidad de la vida. Son una de las principales causas de defunción. Los costos económicos son enormes. Una estadía prolongada de los pacientes infectados es el mayor factor contribuyente al costo. Un estudio (patients: a case study. J Hosp Infect, 1993, 25:239–250. Coella R et al. The cost of infection in surgical patients: a case study. J Hosp Infect, 1993, 25:239–250.) mostró que el aumento general del período de hospitalización de los pacientes con infecciones de heridas quirúrgicas fue de 8,2 días y osciló entre 3 días en casos de una intervención quirúrgica. ginecológica, 9,9, una general y 19,8, una ortopédica. Una estadía prolongada aumenta no solo los costos directos para los pacientes o los pagadores, sino también los indirectos por causa del trabajo perdido.

Ámbito del profesional de la salud[editar]

Tampoco resulta sencillo para un médico o personal sanitario, garantizar que su labor esté libre de posibles riesgos de contagio para sus pacientes, y resulta obligado, por tanto, extremar el cumplimiento de la deontología aplicable, siguiendo siempre métodos protocolizados contrastados, una disciplina sanitaria comprobada, y al pie de la normativa legal aplicable.[19]

Ámbito de la Administración[editar]

Para el Estado o la Administración sanitaria, también existe el riesgo de ser condenados por los tribunales de justicia por este motivo. La jurisprudencia permite establecer el principio de responsabilidad de culpa, por infecciones contraídas o reactivadas por el medio hospitalario.[20]

Véase también[editar]

Referencias y notas a pie de página[editar]

  1. Contenido refundido del esbozo original ahora redirigido al presente artículo.
  2. Perdió un ojo por un ‘virus de quirófano’ y Sacyl pagará 48.000 euros.
  3. a b c Revista Perú21, 11 de febrero de 2009. POLÍTICA: Óscar Ugarte: Los hospitales viejos que tenemos facilitan las infecciones] Se habla de 2 muertos por esta causa y la proliferación del Pseudomonas aeruginosa.
  4. http://www.bvs.hn/RMH75/pdf/1937/pdf/A7-3-1937-8.pdf Comunicado por la Secretaría de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, 12, rue Newton, París XVI. (en la Reviste Médica Hondureña Pág. 228-230).
  5. a b c d Nota: No es vocación de este artículo referirse a las infecciones intencionadas y, por tanto, delictivas del personal sanitario que pudiera ser responsable de tales acciones. Para ello véase en Iatrogénia la sección correspondiente.
  6. http://www.ine.gov.ar/prog_pdfs/LAS%20INFECCIONES%20HOSPITALARIAS.pdf Las infecciones hospitalarias «Programa Nacional de Vigilancia de Infecciones Hospitalarias Instituto Nacional de Epidemiología "Dr. Juan H Jara". Ituzaingo 3520 (7600) - Tel. (0223)473-2100 - Mar del Plata - Buenos Aires - República Argentina vihda@ine.gov.ar».
  7. http://www.jhep-elsevier.com/article/S0168-8278%2807%2900527-2/abstract Hospital admission is a relevant source of hepatitis C virus acquisition in Spain
  8. http://www.lavanguardia.es/lv24h/20071213/53418259408.html «Más de 70 contagios de hepatitis en hospitales en siete años»
  9. Forns, Xavier (June 2008). «Vol. 48, Issue 6, Pages 1020-1021, DOI: 10.1016/j.jhep.2008.03.002». Nosocomial acquisition of the hepatitis C virus - Journal of Hepatology. 
  10. LOS SISTEMAS DE AIRE ACONDICIONADO Y SU RELACIÓN CON LA CALIDAD DEL AIRE AMBIENTE EN LOS HOSPITALES XXI Seminario de Ingeniería Hospitalaria
  11. INMUNIDAD E INFECCIÓN
  12. Caracterización clínica de pacientes con neumonía nosocomial en las unidades de atención al grave
  13. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2007/03/05/medicina/1173117866.html
  14. http://www.saludcapital.gov.co/Lists/Anuncion%20principales/Attachments/216/organizacionserviciosAH1N1%20Junio%2012%2009.pdf RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA ORGANIZACIÓN DE LOS SERVICIOS ANTE LA POSIBLE PANDEMIA DE INFLUENZA A H1N1 (Ver página 27 y siguientes).
  15. http://www.msps.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/excelencia/opsc_sp2.pdf Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización. Ministerio de sanidad y Política Social. ENEAS 2005 Informe. Febrero de 2006
  16. El 'error' sanitario, una de las principales vías de transmisión del virus de la hepatitis C
  17. A6-0239/2009 (Parlamento Europeo) Informe sobre la propuesta de Recomendación del Consejo sobre la seguridad de los pacientes, en particular la prevención y lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. Ponente: [Amalia SARTORI]. Procedimiento: Consulta. Votación: 24/04/2009.
  18. http://www.hepatitisc2000.com.ar/blog/index.php/2008/08/11/la-mujer-infectada-con-hepatitis-c-no-recibir-indemnizacin/
  19. http://www.jdsanroque.com/1280x1024/publicaciones/sentencias/pericial%20contagio%20hepatitis%20C.pdf
  20. http://books.google.es/books?id=fCU_Oy1bLOUC&pg=PA463&lpg=PA463&dq=%22contagio+hosp%C3%ACtalario%22&source=bl&ots=yLGjxzol2P&sig=mQcePHq4rIjzt7hf74N8AOsH5t0&hl=es&ei=IkFfS5q-DcOQjAen7ZjPDA&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=9&ved=0CCIQ6AEwCA#v=onepage&q=&f=true

Enlaces externos[editar]