Infección nosocomial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Camas de un hospital.

En el ámbito médico se denomina infección nosocomial (Del latín nosocomīum, hospital de enfermos) o infección intrahospitalaria a la infección contraída por pacientes ingresados en un recinto de atención a la salud (no sólo hospitales).

Según la OMS, estarían incluidas las infecciones que no se habían manifestado ni estaban en periodo de incubación, es decir, se adquieren durante su estancia y no son la causa del ingreso; también entrarían en esta categoría las que contraen los trabajadores del centro debido a su ocupación o exposición.[1]

Otras expresiones similares son: Contagio hospitalario, Infección intrahospitalaria, infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, Efectos Adversos ligados a la Hospitalización, Infección por gérmenes resistentes, o infección oportunista.

La Pseudomonas aeruginosa es un germen resistente a los antibióticos, a veces impropiamente llamado virus de quirófano o virus de hospital, ya que en realidad no es un virus, sino una bacteria, habitual en casos de contagio hospitalario.[2] [3]

En sentido general, el contagio hospitalario es la adquisición o propagación de una enfermedad, por insuficiente esterilización o falta de antisepsia [4] , poniendo en contacto de manera involuntaria,[5] microorganismos patógenos con personas, dentro de una instalación hospitalaria, o centro de salud.

Antecedentes[editar]

El contagio hospitalario se comenzó a tener en cuenta sólo a partir de la mitad del siglo XIX, y con no pocas discusiones en el entorno médico de la época, ya que para los galenos de la época, era inadmisible pensar en que el médico, el sanador de enfermos era también propagador de enfermedades, como en el caso de la sepsis puerperal, y el doctor Ignacio Felipe Semmelweis.

Causas[editar]

P. aeruginosa al microscopio óptico.

Para ver causas de infección hospitalaria intencionada, ver la sección correspondiente en el artículo Iatrogénia.[5]

  • Contacto con una colonia de microorganismos patógenos arraigados en una instalación hospitalaria.
  • Un tratamiento inseguro.
  • Compartir un vial contaminado.
  • La madre en momento del parto[6] .
  • Visitantes portadores de una infección transmisible mediante contacto o por el aire.
  • El propio personal sanitario que asiste al enfermo.[5]
  • Una instalación hospitalaria demasiado antigua y difícil de esterilizar.[3]

Según la publicación Journal of Hepatology[7] , el contagio hospitalario de la Hepatitis C, podría haber afectado en 2007, a 2 de cada 3 hospitales en Cataluña (España), según el equipo de médicos que lo realizó. Se da la circunstancia de que hasta 1989, no se obtuvo una prueba eficaz para detectar este virus, por lo cual, hasta entonces se produjeron contagios de manera inadvertida en las transfusiones de sangre. [8] [9]

Los quirófanos, en especial, aquellos en los que se utiliza luz y ventilación artificial, los sistemas y conductos de aire acondicionado, el uso de instrumental mal esterilizado, falta de elementos protectores personales adecuados y estériles como: blusas, guantes, mascarillas, patucos, etc...[10] [11]

Las colonias de patógenos pueden proliferar sólo, si las condiciones ambientales específicas lo permiten, ya que a menudo son microorganismos oportunistas.

La resistencia a los antibióticos utilizados para combatir a los gérmenes patógenos, en especial, el Staphylococcus aureus, dificulta su erradicación.

El impacto de la infección hospitalaria está muy estudiado gracias a informes estadísticos en pacientes graves, en especial los que ingresan en las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, ya que son uno de los lugares de contagio más habituales, al estar estos enfermos con su sistema inmunológico especialmente debilitado por motivo de la dolencia que les hace ingresar,[12] así como la naturaleza invasiva de los procedimientos médicos utilizados en este ámbito de la atención.

Algunos microorganismos infecciosos[13]
Dominio Microorganismo Medios o factores de transmisión Síntomas
Bacteria Klebsiella pneumoniae Por el aire Infección en la Orina
Bacteria Escherichia coli Fecal, oral Colitis, fiebre alta
Bacteria Pseudomonas aeruginosa Agua. Zonas húmedas Infección en la Orina, vías respiratorias, sangre. Muerte.[3]
Bacteria Staphylococcus aureus Convalecencia Infección de la piel
Hongo Candida albicans Convalecencia Problemas digestivos
Hongo Aspergillus Lugares húmedos Infección de oídos
Virus Virus sincitial respiratorio Por contacto Insuficiencia respiratoria en niños
Virus Rotavirus Fecal, oral Gastroenteritis
Virus VHC genotipo 1b Transfusión de sangre Hepatitis C
Virus VIH Transfusión de sangre sida

Estrategias preventivas[editar]

[Archivo:Ear surgery on a patient.jpg|thumb|300px|left|Equipo médico en una intervención.]] Existen algunos métodos aplicables, que pueden permitir reducir el número de afectados por esta afección.

Distanciar a los pacientes de los focos de contagio[editar]

Minimizar la presencia de visitantes y pacientes en los hospitales, al mínimo imprescindible, extendiendo la asistencia médica al domicilio del enfermo, puede permitir evitar o reducir el contagio con otros enfermos, visitantes, o puntos de infección nosocomial, siempre que, las características del paciente, el tipo de intervención, pronóstico y condiciones de su domicilio lo permitan. También puede requerir la visita ocasional del paciente a su centro de salud, o la colaboración de un familiar o sanitario particular, en el hogar.[14]

Recopilación de datos y análisis[editar]

Analizar las características del proceso de hospitalización actual en la sanidad es un paso importante que puede establecer indicadores estadísticos sobre las causas a evitar (EAs).[15]

Refuerzo de la profesionalización del personal sanitario[editar]

Otro factor de prevención es disminuir las rotaciones del personal sanitario (eventualidad, sustituciones y cambios de turno), para que de esta manera, también se reduzca la presión asistencial y permita a los profesionales del sector, atender a la prudencia, sensibilidad, y observancia de los protocolos de seguridad y asepsia.[16]

Proyecto legislativo del Parlamento Europeo contra el contagio hospitalario[editar]

Sala de sesiones del Parlamento Europeo.

(texto íntegro de la ponencia sobre Prevención de las infecciones de pacientes en los hospitales)[17]

El hecho de que las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IAS) figuran entre las causas de perjuicio involuntario más frecuentes y más nefastas de la atención sanitaria, y que sin incrementos financieros en los servicios de salud, no se cambiará nada, ha llevado al Parlamento Europeo a desarrollar este proyecto.

Los estudios de la Comisión Europea confirman que es posible aspirar a reducir en un 20 % anual los efectos adversos, puesto que los métodos de lucha contra las infecciones ya se dominan perfectamente y se ponen en práctica con rapidez. Las infecciones relacionadas con la atención sanitaria causan 37.000 fallecimientos, aproximadamente, cada año. Es importante, pues, indicar un objetivo de reducción que los Estados miembros puedan alcanzar para 2015.

Es importante que los ciudadanos y ciudadanas que han sufrido daños imputables a insuficiencias en la asistencia sanitaria reciban una compensación suficiente.

las personas de edad avanzada con sistemas inmunitarios más débiles, tienen más probabilidades de contraer enfermedades, y debe garantizarse un resultado hospitalario igual que en el caso de persona jóvenes.

Es necesario mejorar los sistemas de vigilancia para disponer de datos más completos en relación con las IAS.

Se precisan 8.700 enfermeras o enfermeros especializados en el control de estas infecciones. La proporción óptima es de un enfermero especializado en IAS por cada 250 camas de hospital, para mejorar la seguridad de los pacientes.

En los nuevos Estados miembros, muchos damnificados no conocen bien sus derechos, y por ende tampoco las indemnizaciones que les corresponden ni quiénes deben pagarlas. El paciente debe saber quién responde concretamente y por qué.

Debe reforzarse la formación del personal sanitario para utilizar adecuadamente elementos de un sólo uso y su propia protección. El personal sanitario está expuesto cada día a infecciones que podrían ser mortales y pueden transmitir infecciones a otros pacientes y al exterior. Debe mantenerse el nivel más elevado posible de limpieza, higiene y, si es necesario, asepsia de todos los materiales con los que los pacientes estén en contacto. La resistencia de las bacterias a los antibióticos es una de las principales causas de las infecciones nosocomiales y debe ser un tema dominante en la formación sólida y continuada de todo el personal que trabaja en los sistemas sanitarios.

Es muy importante que los pacientes estén protegidos contra la bacteria MRSA. El hecho de convivir cerca, el diseño de los edificios, los distintos tipos de medicación, las heridas provocadas por la presión y la utilización del catéter hacen de estos lugares centros ideales para la aparición y la difusión de la bacteria MRSA y de otras infecciones.

Las infecciones generalmente se difunden a través de las manos del personal sanitario y de las demás personas que están en contacto con los pacientes infectados o con las superficies situadas en sus cercanías. El personal médico y paramédico puede convertirse en un posible vehículo de transmisión de estas IAs. Los Estados miembros deben velar, por tanto, para que se garantice la ausencia de enfermedad ("incolumidad") tanto del personal como de los pacientes. Es importante desarrollar campañas oportunas de vacunación del personal.

Es esencial garantizar que los pacientes reciban información completa sobre los riesgos, los niveles de seguridad y las medidas aplicadas para evitar los errores y las infecciones hospitalarias. Es importante, pues, organizar con regularidad campañas de información utilizando los distintos tipos de medios.

Deben tenerse en cuenta las aplicaciones sanitarias de las nanotecnologías, nanomateriales, y nanoestructuras en la construcción de instalaciones hospitales.

Consecuencias judiciales[editar]

Agentes implicados en la infección hospitalaria:

  • Pacientes y visitantes de un hospital, o centro de salud.
  • Personal médico y sanitario.[5]
  • Equipo gestor y directivo de clínica u hospital, y sus propietarios.
  • Autoridad administrativa europea, estatal, autonómica, y municipal.
  • Proveedores de material sanitario e industria farmacéutica.
  • Constructores y diseñadores de instalaciones y medios hospitalarios.

El problema afecta a toda la comunidad hospitalaria (personal sanitario, administración y pacientes), pero de manera desigual a cada uno.

Ámbito del paciente[editar]

Para un paciente afectado por este contagio, no resulta fácil probar que su enfermedad ha sido producida por un tratamiento médico negligente o de mala praxis médica, ya que desde el momento real del presunto contagio, hasta su correcta detección, pueden pasar años, y el paciente, recurrir mientras tanto a diversos tratamientos y hospitales, ignorante del estado real de su salud.[18]

Ámbito del profesional de la salud[editar]

Tampoco resulta sencillo para un médico o personal sanitario, garantizar que su labor esté libre de posibles riesgos de contagio para sus pacientes, y resulta obligado, por tanto, extremar el cumplimiento de la deontología aplicable, siguiendo siempre métodos protocolizados contrastados, una disciplina sanitaria comprobada, y al pie de la normativa legal aplicable.[19]

Ámbito de la Administración[editar]

Para el Estado o la Administración sanitaria, también existe el riesgo de ser condenados por los tribunales de justicia por este motivo. La jurisprudencia permite establecer el principio de responsabilidad de culpa, por infecciones contraídas o reactivadas por el medio hospitalario.[20]

Véase también[editar]

Referencias y notas a pie de página[editar]

  1. Contenido refundido del esbozo original ahora redirigido al presente artículo.
  2. Perdió un ojo por un ‘virus de quirófano’ y Sacyl pagará 48.000 euros.
  3. a b c Revista Perú21, 11 de febrero de 2009. POLÍTICA: Óscar Ugarte: Los hospitales viejos que tenemos facilitan las infecciones] Se habla de 2 muertos por esta causa y la proliferación del Pseudomonas aeruginosa.
  4. http://www.bvs.hn/RMH75/pdf/1937/pdf/A7-3-1937-8.pdf Comunicado por la Secretaría de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, 12, rue Newton, París XVI. (en la Reviste Médica Hondureña Pág. 228-230).
  5. a b c d Nota: No es vocación de este artículo referirse a las infecciones intencionadas y, por tanto, delictivas del personal sanitario que pudiera ser responsable de tales acciones. Para ello véase en Iatrogénia la sección correspondiente.
  6. http://www.ine.gov.ar/prog_pdfs/LAS%20INFECCIONES%20HOSPITALARIAS.pdf Las infecciones hospitalarias «Programa Nacional de Vigilancia de Infecciones Hospitalarias Instituto Nacional de Epidemiología "Dr. Juan H Jara". Ituzaingo 3520 (7600) - Tel. (0223)473-2100 - Mar del Plata - Buenos Aires - República Argentina vihda@ine.gov.ar».
  7. http://www.jhep-elsevier.com/article/S0168-8278%2807%2900527-2/abstract Hospital admission is a relevant source of hepatitis C virus acquisition in Spain
  8. http://www.lavanguardia.es/lv24h/20071213/53418259408.html «Más de 70 contagios de hepatitis en hospitales en siete años»
  9. Forns, Xavier (June 2008). «Vol. 48, Issue 6, Pages 1020-1021, DOI: 10.1016/j.jhep.2008.03.002». Nosocomial acquisition of the hepatitis C virus - Journal of Hepatology. 
  10. LOS SISTEMAS DE AIRE ACONDICIONADO Y SU RELACIÓN CON LA CALIDAD DEL AIRE AMBIENTE EN LOS HOSPITALES XXI Seminario de Ingeniería Hospitalaria
  11. INMUNIDAD E INFECCIÓN
  12. Caracterización clínica de pacientes con neumonía nosocomial en las unidades de atención al grave
  13. http://www.elmundo.es/elmundosalud/2007/03/05/medicina/1173117866.html
  14. http://www.saludcapital.gov.co/Lists/Anuncion%20principales/Attachments/216/organizacionserviciosAH1N1%20Junio%2012%2009.pdf RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA ORGANIZACIÓN DE LOS SERVICIOS ANTE LA POSIBLE PANDEMIA DE INFLUENZA A H1N1 (Ver página 27 y siguientes).
  15. http://www.msps.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/excelencia/opsc_sp2.pdf Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización. Ministerio de sanidad y Política Social. ENEAS 2005 Informe. Febrero de 2006
  16. El 'error' sanitario, una de las principales vías de transmisión del virus de la hepatitis C
  17. A6-0239/2009 (Parlamento Europeo) Informe sobre la propuesta de Recomendación del Consejo sobre la seguridad de los pacientes, en particular la prevención y lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. Ponente: [Amalia SARTORI]. Procedimiento: Consulta. Votación: 24/04/2009.
  18. http://www.hepatitisc2000.com.ar/blog/index.php/2008/08/11/la-mujer-infectada-con-hepatitis-c-no-recibir-indemnizacin/
  19. http://www.jdsanroque.com/1280x1024/publicaciones/sentencias/pericial%20contagio%20hepatitis%20C.pdf
  20. http://books.google.es/books?id=fCU_Oy1bLOUC&pg=PA463&lpg=PA463&dq=%22contagio+hosp%C3%ACtalario%22&source=bl&ots=yLGjxzol2P&sig=mQcePHq4rIjzt7hf74N8AOsH5t0&hl=es&ei=IkFfS5q-DcOQjAen7ZjPDA&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=9&ved=0CCIQ6AEwCA#v=onepage&q=&f=true

Enlaces externos[editar]