Iglesia de Santo Domingo (Ciudad de México)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: 19°26′18.6″N 99°08′01.1″O / 19.438500, -99.133639

Templo de Santo Domingo
00929 Exconvento de Santo Domingo Templo y Antiguo Convento de Santo Domingo.JPG
Monumento histórico
(00930)
Localización
País Flag of Mexico.svg México
División México, D. F.
Subdivisión Delegación Cuauhtémoc
Ubicación Plaza 23 de Mayo, Centro histórico de la Ciudad de México
Información religiosa
Culto Iglesia Católica
Diócesis Arquidiócesis de México
Acceso público Diariamente
-----
Uso Templo religioso
Estatus Parroquia
Advocación Santo Domingo de Guzmán
Historia del edificio
Estilo Barroco
Neoclásico
Arquitecto(s) Pedro de Arrieta
Otro(s) artista(s) Manuel Tolsá, interior neoclásico
Datos arquitectónicos
Tipo Planta en cruz latina, con una nave y crucero
Orientación Norte-sur
Materiales Cantera y tezontle
-----
Torre(s) Una torre
[editar datos en Wikidata ]

La Iglesia de Santo Domingo es un templo barroco del siglo XVIII y es todo lo que queda de lo que fue el importante convento de la Orden de Santo Domingo, en la Ciudad de México. Se localiza en el centro histórico de la ciudad, en la Plaza 23 de mayo, y frente al costado norte de la Plaza de Santo Domingo, bastante cerca de la catedral.

En ella se encuentra enterrado Tlacahuepantzin Yohualicahuacatzin, más conocido como Pedro de Moctezuma, uno de los hijos de Moctezuma II, muerto en 1570.[1]

Historia[editar]

Portada de la fachada oriental.

La construcción de un sencillo y pequeño templo se inició poco después de la conquista de la ciudad, hacia 1527, para ser concluida hacia 1530. Se reconstruyó por primera vez entre 1556 y 1571, para ampliar las dependencias del convento y capillas alrededor del templo principal. Esa segunda iglesia fue dañada severamente durante una inundación de la ciudad, y se decidió volver a reconstruirlo, en un fastuoso estilo barroco diseñado por Pedro de Arrieta, durante la primera mitad del siglo XVIII, cuando tomó su aspecto actual. A finales del siglo XVIII se introdujeron cambios en el interior con decoraciones neoclásicas.

El conjunto conventual sufrió daños irreparables con la desamortización de los bienes de la Iglesia. Al abrirse la calle de Leandro Valle, que pasa justo al lado del templo, se destruyó el monasterio y las capillas que rodeaban a la iglesia; de éstas, sólo se conserva la Capilla del Señor de la Expiración, al suroeste del templo de Santo Domingo. La barda del atrio fue demolida y el atrio se convirtió en la Plaza 23 de Mayo.

Descripción[editar]

Retablo mayor, de Manuel Tolsá.

El templo de Santo Domingo es una construcción barroca construida con cantera gris y revestimientos de tezontle. La fachada principal, en el costado sur, consiste de una sola portada y una esbelta torre con dos campanarios. La portada es de estilo Barroco y tiene tres cuerpos. En el primer cuerpo, flanqueando la puerta, las esculturas de san Agustín y san Francisco de Asís; sobre este cuerpo, en el centro, un tablero de piedra con un relieve de santo Domingo recibiendo, en presencia del Espíritu Santo, el báculo de peregrino de manos de san Pedro (a la izquierda) y las epístolas de san Pablo (a la derecha); en el tercer cuerpo, en medio de dos ventanas, un tablero con el motivo de la Asunción de María. En el primer y segundo cuerpos podemos apreciar 6 columnas tritóstilas en cada uno.

En la portada de la fachada oriental, sobre la puerta hay un relieve de santo Domingo y san Francisco de Asís sosteniendo la basílica de San Juan de Letrán.

Los arcos que se aprecian a la izquierda del templo no son originales, fueron construidos durante las obras de restauración de la zona con motivo de la Olimpiada de 1968 por razones estéticas, para ocultar la entrada de la calle de Leandro Valle y armonizar el conjunto. Dichos arcos albergan un salón de usos múltiples y un elevador.

El coro que, situado sobre la entrada del templo, tiene forma de herradura con tribunas que se proyectan sobre Ia nave y es, en conjunto, una de Ias más hermosas partes del templo por el equilibrio que muestra. La sillería de madera labrada es del siglo XVIII y en Ia parte central de Ia pintura adosada al muro se localizan, de arriba hacia abajo, Ia Trinidad, en medio Ia Virgen María y más abajo Jesús crucificado, centro geográfico del conjunto.

El templo tiene planta de cruz latina y una sola nave longitudinal cortada en el norte por un transepto. La bóveda es de cañón, fue construida con tezontle y se sustenta en los magníficos arcos de cantera. Tanto la nave como el transepto tienen en sus extremos ábsides semicirculares, con enormes retablos. Los dos retablos dorados del transepto son obras barrocas del siglo XVIII. El del brazo oeste fue terminado en 1754 y está dedicado a la Virgen de Covadonga y el del brazo este a la Virgen del Camino.

El Señor del Rebozo.
La lactación de Santo Domingo, de Cristóbal de Villalpando, en la sacristía.

El enorme retablo mayor es una destacada obra neoclásica de Manuel Tolsá, se divide en 2 cuerpos con 18 columnas festonadas; lo adornan 2 óleos, varias esculturas con medallones dorados y lienzos que escenifican pasajes de la vida de la Virgen María. El Cristo del altar mayor es la imagen más antigua de la iglesia, data del siglo XVI, está elaborada con pasta de caña de maíz y es conocido popularmente como El Cristo del Noviciado; según la leyenda, fue donada por un par de ángeles. A los costados de la nave, hay once capillas, dedicadas a San Pedro de Verona, la Virgen de los Dolores, la Divina Providencia, la Virgen del Rosario, Santa Catalina de Siena, el Señor del Rebozo, el Sagrado Corazón de Jesús, la Virgen de la Luz, San José, la Virgen de Guadalupe y San Martín de Porres. El Señor del Rebozo es una rara advocación muy venerada en esta iglesia, y los fieles le ofrendan un rebozo cuando se ha cumplido su petición. Otras veneraciones importantes son las de la Virgen del Rosario y San Martín de Porres.

La sacristía, al lado derecho del presbiterio, alberga importantes obras pictóricas del barroco novohispano, como la La imposición de la casulla a San Ildefonso, atribuida al fraile dominico Alonso López de Herrera, y La lactación de Santo Domingo, de Cristóbal de Villalpando.

La capilla más importante del convento, era la Capilla del Rosario, que fue construida por el arquitecto Lorenzo Rodríguez (el constructor del sagrario) y era considerada una de las más bellas de la ciudad. Fue demolida durante la reforma al abrir la calle Leandro Valle. Al costado poniente de la iglesia se puede apreciar en el muro el lugar donde se ubicaba esta capilla. El único elemento que se conserva de esta capilla es la reja, que está en la capilla del rosario actual .

Del conjunto conventual, además de la iglesia, se conservan la capilla de la Expiración, -ubicada al costado poniente del templo- y restos del espacio conocido como “El Patio de los Generales” que forma parte del Centro Cultural del México contemporáneo que está ubicado en la calle de Leandro Valle

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
?
Edificio más alto de México
1754 - 1813
Sucesor:
Catedral Metropolitana