Cristóbal de Villalpando

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La lactación de Santo Domingo, (finales del siglo XVII). Sacristía de la iglesia de Santo Domingo (Ciudad de México).

Cristóbal de Villalpando (Ciudad de México, c. 1649 - 1714), fue uno de los pintores más afamados de la Nueva España cuya obra se realizó a finales del siglo XVII y principios del XVIII.

Biografía[editar]

Aunque no se tiene la certeza, se puede inferir que el pintor nació en la Ciudad de México hacia 1649. Poco es lo que se conoce acerca de su infancia y adolescencia, siendo los primeros datos conocidos la fecha de su boda en 1669, de donde se hace un cálculo de su fecha de nacimiento, de acuerdo a la edad que podría tener en el momento de contraer nupcias. Se casó con María de Mendoza con quien tendría cuatro hijos.

Los primeros trabajos localizados de Villalpando se remontan al año 1675, en el retablo mayor del convento franciscano de San Martín de Tours de Huaquechula, donde se encuentran 17 pinturas suyas; sin embargo no debe tomarse esa fecha como el inicio de su trayectoria artística.

Sin lugar a dudas, Villalpando fue uno de los pintores de la ciudad de México más destacado durante los últimos años del siglo XVII; prueba de ello es el ciclo de pinturas triunfalistas que le fueron encargadas por el cabildo de la Catedral de México, para decorar los muros de la sacristía de dicho templo. Los lienzos que ejecutó para esa ocasión fueron El triunfo de la Iglesia católica, El triunfo de san Pedro, El triunfo de san Miguel (conocido como La mujer del Apocalipsis) y La aparición de san Miguel en el Monte Gárgano. Lamentablemente y a causa quizá de fallas tectónicas en las bóvedas del edificio, Villalpando no pudo concluir el ciclo de seis lienzos que completó Juan Correa, pintor de origen mulato y contemporáneo suyo, quien asimismo gozó de prestigio como pintor; a él se deben los lienzos La entrada triunfal de Cristo a Jerusalén y La asunción de María.

Con motivo de la interrupción del trabajo en los lienzos catedralicios, Villalpando se trasladó a Puebla de los Ángeles, ciudad donde trabajó también en su catedral. Allí realizó el óleo conocido como Glorificación de la Virgen, en la bóveda de la capilla de los reyes, ubicada en el testero del templo metropolitano. Para diversos autores, como Rogelio Ruiz Gomar, Clara Bargellini, Juana Gutiérrez Haces, Pedro Ángeles o Marcus Burke, la producción plástica de Villalpando en este periodo de su carrera fue la de mayor originalidad, pese a sus continuas referencias a Rubens.

También pueden mencionarse las numerosas obras que se encuentran en el templo de la Profesa en la ciudad de México. Muchos autores encuentran en su estilo influencias de los pintores españoles de la época, así como la del círculo artístico que le rodeaba en la capital de la Nueva España y, sin embargo, fue capaz de conservar y desarrollar un estilo propio.

Gozó del reconocimiento del gremio de pintores y en un par de ocasiones encabezó la agrupación.

Llegó a la vejez siendo un personaje renombrado y aún realizó algunos encargos en la última década de su vida. Es considerado uno de los últimos autores de la pintura barroca hispana, posterior a su muerte y a lo largo de todo el s. XVII, toda la plástica novohispana tomaría un camino distinto.

Enlaces externos[editar]