Humberto Delgado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Humberto da Silva Delgado fue un general portugués de la Fuerza Aérea nacido en Boquilobo (Portugal) en 1906 y asesinado en Villanueva del Fresno (España) en 1965. Conocido por sus partidarios como "el general sin miedo", apodo parafraseado irónicamente por sus detractores como "el general sin juicio".

Biografía[editar]

Ingresó en la academia militar, finalizando en 1922. En 1925 entró en la escuela práctica de la artillería, de Vendas. Participó en la sublevación militar portuguesa de 1926, del 28 de mayo del mismo año, que derribó la República liberal e implantó en Portugal una Dictadura Militar que evolucionaría a lo que desde 1933, sería llamado Estado Novo liderado por António de Oliveira Salazar.

Durante muchos años Delgado fue un ferviente defensor del ideario salazarista, particularmente de su anticomunismo. Su actitud política favorable al régimen y su capacitación técnica obtenida en Estados Unidos, le permitieron ascender rápidamente en la escala jerárquica (sería el general más joven de la Fuerza Aérea Portuguesa, ascendiendo a este puesto con apenas 47 años) y a ocupar posiciones destacadas dentro del Portugal de la dictadura.

Representó a Portugal en los acuerdos secretos con el Gobierno británico sobre la instalación de bases militares para los Aliados en las Islas Azores. Fue procurador de la Cámara Corporativa entre 1951 e 1952. A pesar de ser originalmente identificado entre las franjas ultras del régimen dictatorial, a partir de la década de 1950 y después de ser postergado por Salazar para cargos más importantes que ambicionaba (Salazar procuró compensarlo nombrándolo Jefe de la Misión Militar Portuguesa en Washington DC de 1952 a 1957), Delgado pasó a defender el ideal democrático y participó en la oposición. El convencimiento democrático de Delgado parece nacer de la decepción personal.

Participó en las elecciones presidenciales de 1958, contra el almirante Américo Tomás, el candidato apoyado por Salazar, y en esa ocasión la oposición interna al Estado Novo se unió en torno a su candidatura. En las elecciones presidenciales de 1958 fue derrotado, alegando Delgado un masivo fraude electoral en favor del candidato del régimen.

En 1959, a consecuencia de la derrota, Delgado pide asilo político en la Embajada de Brasil, dirigiéndose después al exilio en Argelia. Convencido de que régimen no podría ser vencido mediante procedimientos pacíficos, procura atraer a jefes militares para un golpe de Estado. Este golpe fue por fin llevado a cabo en 1962, pero fracasó.

Engañado por agentes de la policía política salazarista, Delgado es atraído a la frontera entre España y Portugal para reunirse con supuestos opositores al Estado Novo que habían huido a España, pero en el punto de reunión un comando de la PIDE liderado por António Rosa Casaco le traslada con engaños desde Badajoz a la cercana localidad de Villanueva del Fresno, y allí Delgado muere asesinado con su secretaria brasileña, en febrero de 1965. Los restos fueron enterrados en territorio español, y fueron unos niños que por allí jugaban los que los encontraron. Rosa Casaco negó siempre su participación en los hechos (según él, la misión era secuestrar a Delgado, no matarlo), atribuyendo la acción al agente Casimiro Monteiro.

En 1990 fue nombrado Mariscal de la Fuerza Aérea. Su cuerpo está hoy en día en el Panteón Nacional de Portugal.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]