Himno de Riego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Himno de Riego
Información general
Himno Nacional
(1822-1823),(1873-1874),(1931-1939) de
Bandera de España Monarquía Constitucional Española
Flag of the First Spanish Republic.svg I República Española
Bandera de España II República Española
Letra Evaristo San Miguel, 1820
Música Desconocido, 1820
Adoptado Monarquía Constitucional Española (1822-1823)(oficial)
1ª República (1873-1874) (oficial junto con la Marcha Granadera)
2ª República (1931-1939) (no oficial)
Multimedia
Grabación del Himno de Riego en La Mayor

¿Problemas al reproducir este archivo?

Se conoce por Himno de Riego el himno que cantaba la columna volante del entonces teniente coronel Rafael del Riego tras la insurrección de éste contra Fernando VII el 1 de enero de 1820 en Las Cabezas de San Juan (Sevilla); himno cuyo texto es de Evaristo San Miguel y música de autor desconocido, aunque alguna versión le atribuye autoría a José Melchor Gomis.[cita requerida]

Historia[editar]

En la proclama que Rafael del Riego hizo en dicho pronunciamiento, entre otras cosas reivindicaba principalmente la Constitución de 1812 (conocida como La Pepa) y una monarquía constitucional. Bajo estas mismas premisas, el teniente coronel Evaristo San Miguel, amigo y compañero de Riego en la insurrección, escribió un poema en forma de himno inspirado en textos anteriores de la Guerra de la Independencia (entonces se entendía por himno, principalmente, lo que era el texto dándose la circunstancia de que un mismo himno podía tener diferentes músicas, hecho que también ocurrió con este Himno de Riego). Cuenta E. San Miguel que "la columna continuó su marcha tranquila y lentamente. Resonaron por toda ella las voces de Viva la Constitución y Viva la Patria, como era de costumbre, y se entonó la canción patriótica y guerrera que se había compuesto en Algeciras" (la columna había llegado a Algeciras a las 7 de la tarde del 1 de febrero y salió de allí el día 7 del mismo mes). Un testigo de los hechos, A. Grimaldi, escribía bastantes años después una carta enviada al periódico El Averiguador, nº 12 de 1871, contando que la letra "estaba impresa en San Fernando; y San Miguel la llevaba formando paquetes, metidas en las pistoleras, de donde sacaba ejemplares para repartirlos".

Si el texto está claro que lo escribió Evaristo San Miguel, no ocurre lo mismo con la música que hoy día conocemos ya que no se sabe a ciencia cierta quién la escribió a pesar de las numerosas investigaciones realizadas desde el siglo XIX (principalmente por Francisco Asenjo Barbieri y Felipe Pedrell) hasta nuestros días.

Existieron, durante el Trienio Liberal, muchos himnos de Riego, es decir obras con la letra de Evaristo San Miguel y diferentes músicas. Como ejemplo, el 21 de abril de 1820, el Diario de Madrid anuncia en el teatro del Príncipe “el fin de fiesta La Palabra Constitución, adornada de bailes, canciones patrióticas, y del Himno del inmortal D. Rafael del Riego, música nueva, compuesta por D. Esteban Moreno, maestro de este arte en el referido teatro”. De todos estos himnos se significaron dos, especialmente, y a ellos se refiere el Diario de Madrid en diferentes números, a partir del nº 119 del 28 de abril de 1820, cuando, refiriéndose a la programación del teatro de la Cruz, señala “y dos himnos, el primero conocido por el de Riego, y el segundo con la música original que cantaban las tropas del citado héroe”. Mesonero Romanos y otros dicen que ese primero es el que quedó como Himno de Riego, mientras que Alcalá Galiano, uno de los protagonistas civiles del pronunciamiento, sostiene que fue el segundo. A día de hoy, todavía no se ha podido esclarecer si la música que conocemos es la perteneciente al primero o al segundo himno.

La música que ha llegado hasta nosotros como Himno de Riego, como ocurre con la mayoría de los himnos de la Guerra de la Independencia, está basada en el ritmo en 6/8 de la contradanza, siendo el antecedente más importante el famoso Himno de la Victoria que, tras la batalla de Bailén, escribió Juan Bautista de Arriaza y puso en música Fernando Sor. En el caso del Himno de Riego, lo más probable es que la música fuera compuesta, poco después del texto, por el músico mayor (lo que hoy día llamamos director de la banda) del Regimiento de Asturias, el regimiento de Riego, o por algún otro músico cercano. Tradicionalmente se ha dicho que fue compuesta por el músico valenciano José Melchor Gomis ya que en 1822 se publicaron bajo su firma varias versiones del himno en el libro Colección de canciones patrióticas que dedica al ciudadano Rafael del Riego y a los valientes que han seguido sus huellas el ciudadano Mariano del Cabrerizo; además, en su pueblo de Ontinyent se habría conservado hasta hace poco un manuscrito suyo (a fecha de 2012 en paradero desconocido) de una versión del himno para solistas, coro y orquesta; por otro lado, en 1830 Gomis compuso la ópera Le diable à Séville, que se estrenó en París en enero de 1831, cuyo argumento principal es precisamente la insurrección de Riego contra Fernando VII aunque contada de una forma que no tenía ninguna correlación con los sucesos históricos originales (el título de El diablo en Sevilla se refiere a la contraseña utilizada por la Inquisición, en el inventado argumento de esta ópera, para advertir a sus espías de que Riego ha llegado a Sevilla). Sin embargo, a pesar de estos datos, la mayoría de los musicólogos opinan hoy en día que Gomis no compuso esta música sino que solo realizó diferentes versiones y arreglos del himno en su condición de músico mayor de la banda de la Milicia Nacional, cargo que desempeñó entre 1822 y 1823.

A. Grimaldi, citado más arriba, cuenta también en su carta de El Averiguador que "la música fue compuesta en Morón por el profesor D. Manuel Varo, músico mayor de la charanga de caballería que llevaba la columna. En su origen la música de dicho Himno fue un rigodón del maestro Varo, que él mismo acomodó a la letra añadiendo las notas del coro, que tienen diferente ritmo. Debo esta noticia al benemérito coronel retirado D. Pedro de la Cruz Romero, subteniente entonces en aquella columna, y a un discípulo del profesor Varo, que la oyó varias veces referir a su maestro".

Otros músicos que, según diferentes documentos y testimonios, han podido ser autores de la música son: José María Reart y Copons, Fernando Miranda, José Baró y Saavedra, Francisco Sánchez, el músico francés Bisop, Antonio Hech, el alemán Enrique Kietkmariket y el guitarrista alicantino Trinidad Huerta (aunque este último es el más improbable de todos).

Otros musicólogos sugieren que la música puede estar tomada de la Dance de Guayente y el Ball de Benàs (también llamada Dance de los mayordomos) que se baila en el valle de Benasque (Huesca) ya que la música de la segunda parte de la danza es exactamente igual que la del Himno de Riego, a lo que añaden que Riego la pudo conocer mientras estuvo preso en Jaca durante la Guerra de la Independencia y después utilizarla como música de su Himno. Sin embargo, esta misma semejanza de la música del Himno de Riego con segundas partes de danzas populares la encontramos también en danzas de otras regiones españolas, como en una contradanza del pueblo de Arnedo (La Rioja) y un Agudillo de la provincia de Burgos. Otras vinculaciones de la música del Himno con músicas populares, como las que sostienen que proviene de una canción del famoso Llivre Vermell (libro catalán del siglo XIV recopilatorio de músicas medievales) o de la variante valenciana de la canción popular catalana El testament d’Amelia, no tienen ningún rigor musicológico ni histórico, ni superan, por falta de relación en los parámetros musicales, un análisis comparativo serio de ambas músicas.

Durante el Trienio Liberal (1820-1823) el Himno de Riego fue nombrado himno oficial de la monarquía constitucional española según decreto firmado por Fernando VII el 7 de abril de 1822 y leído ese mismo día en la sesión de las Cortes, decreto que fue publicado en la Gaceta de Madrid el siguiente domingo '14 de abril' y que en su Art. 1º se dice: "Se tendrá por marcha nacional de ordenanza la música militar del himno de Riego que entonaba la columna volante del ejército de S. Fernando mandada por este caudillo". A pesar de la creencia popular, nunca fue oficialmente el himno de la Segunda República Española (1931-1939); en 1931, poco después de su proclamación, se organizó una gran polémica sobre su validez como Himno Nacional en la que terciaron numerosos políticos, intelectuales y músicos: entre otros fue famoso un artículo de Pío Baroja en su contra ya que lo consideraba demasiado callejero e impropio de los ideales de la nueva República. Anteriormente tampoco había sido himno oficial de la Primera República, período en el que coexistieron varios himnos, entre ellos la Marcha Granadera, base del actual Himno Nacional español.

El Himno de Riego fue prohibido durante la Década Ominosa de Fernando VII y posteriormente restituido durante el reinado de Isabel II. Una de las versiones más interesantes del Himno fue realizada en esta época, hacia 1835, por el músico Pedro de Albéniz (profesor de piano de Isabel II) para solistas, coro y piano con el título de Variaciones brillantes sobre el Himno de Riego Op. 28, obra que dedicó al entonces presidente del gobierno Juan A. Mendizábal. Durante este reinado era cantado por las tropas liberales, sobre todo durante la Primera Guerra Carlista, como símbolo constitucional liberal; más tarde volvió a ser prohibido durante un breve período del reinado de Isabel II, a pesar de que ella lo había cantado e interpretado al piano en sus años jóvenes, y finalmente fue prohibido durante el período franquista.

Riego fue un símbolo de los liberales de España durante el siglo XIX y principios del siglo XX que se alzó contra el absolutismo de Fernando VII en la localidad de Las Cabezas de San Juan, provincia de Sevilla (1 de enero, 1820) para instaurar un nuevo régimen monárquico constitucional que tendría como norma básica la pionera Constitución de 1812, redactada ocho años antes por las Cortes de Cádiz y popularmente conocida como la Pepa. Por lo tanto, y en contra de lo que se cree popularmente, el Himno de Riego, al menos en su origen, no es un himno republicano ni antimonárquico sino que es el himno de los liberales españoles que reclamaban la monarquía constitucional y por lo tanto, durante su vigencia oficial, fue el himno de la monarquía constitucional española.

Letras[editar]

La letra original fue escrita por Evaristo San Miguel en los primeros días de 1820 y publicada poco después en el opúsculo citado en la bibliografía. Es también la letra oficializada como himno nacional durante el Trienio Liberal y que Azaña intentó restaurar en la II República sin conseguirlo. Además de la letra original de E. San Miguel, durante el segundo período republicano hubo muchas letras o letrillas populares, más o menos afortunadas.

También hubo un himno republicano alternativo, que era una adaptación del Himno de Riego cantada en centros de enseñanza republicanos[1] en México, y varias versiones[2] utilizadas popularmente en la época de la II República de forma satírica, reflejando el sentimiento anticlerical y antimonárquico de quienes las cantaban.

Letra original de Evaristo San Miguel que se compone de 9 estrofas seguidas del correspondiente estribillo.

Soldados, la patria
nos llama a la lid,
juremos por ella
vencer o morir.

Serenos, alegres,
valientes, osados,
cantemos, soldados,
el himno a la lid.
Y a nuestros acentos
el orbe se admire
y en nosotros mire
los hijos del Cid.

Soldados, la patria (etc.)

Blandamos el hierro
que el tímido esclavo
del fuerte, del bravo
la faz no osa a ver;
sus huestes cual humo
veréis disipadas,
y a nuestras espadas
fugaces correr.

Soldados, la patria (etc.)

¿El mundo vio nunca
más noble osadia?
¿Lució nunca un día
más grande en valor,
que aquel que inflamados
nos vimos del fuego
que excitara en Riego
de Patria el amor?

Soldados, la patria (etc.)

Su voz fue seguida,
su voz fue escuchada,
tuvimos en nada
soldados, morir;
Y osados quisimos
romper la cadena
que de afrenta llena
del bravo el vivir.

Soldados, la patria (etc.)

Rompímosla, amigos,
que el vil que la lleva
insano se atreva
su frente mostrar.
Nosotros ya libres
en hombres tornados
sabremos, soldados,
su audacia humillar.

Soldados, la patria (etc.)

Al arma ya tocan,
las armas tan solo
el crimen, el dolo
sabrán abatir.
Que tiemblen, que tiemblen,
que tiemble el malvado
al ver del soldado
la lanza esgrimir.

Soldados, la patria (etc.)

La trompa guerrera
sus ecos da al viento
horror al sediento,
ya ruge el cañón;
y a Marte sañudo
la audacia provoca,
y el genio invoca
de nuestra nación.

Soldados, la patria (etc.)

Se muestran, volemos,
volemos, soldados:
¿los veis aterrados
su frente bajar?
Volemos, que el libre
por siempre ha sabido
del siervo vendido
la audacia humillar.

Soldados, la patria (etc.)

Letras satíricas[editar]

La siguiente versión alternativa fue extramadamente popular entre los españoles, particularmente en Cataluña, durante la Guerra Civil. La rudeza de las letras refleja el disgusto que tenía la España republicana por la Iglesia Católica y la Monarquía. Pasada la guerra, estas letras continuaron siendo cantadas por los detractores y enemigos del dictador Franco.

Letras españolas y catalanas

Si los curas y frailes supieran,
la paliza que les van a dar,
subirían al coro cantando:

"¡Libertad, libertad, libertad!"

Si los Reyes de España supieran
lo poco que van a durar,
a la calle saldrían gritando:

"¡Libertad, libertad, libertad!"

(verso en catalán)
La Reina vol corona?
Corona li darem...
que vingui a Barcelona

I el coll li tallarem!

Un hombre estaba cagando,
y no tenía papel,
pasó el Rey Alfonso XIII

¡Y se limpió el culo con él!

Traducción al español del verso en catalán[editar]

¿La reina quiere una corona?
Corona le daremos
que venga a Barcelona

¡Y la cabeza le cortaremos!

Polémicas interpretaciones en actos oficiales[editar]

Alemania, 1941[editar]

El Escuadrón Aéreo Expedicionario Español, denominada también Escuadrilla Azul, fue una unidad del Ejército del Aire que sirvió en las filas de la Luftwaffe, como parte de la División Azul durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el comandante Ángel Salas Larrazábal, mano derecha de García Morato, el designado por el Ministerio del Aire para mandar la 1.ª Escuadrilla Azul de Caza, que salió el día 25 de julio de 1941 por tren hacia Alemania, despedida apoteósicamente en Madrid con asistencia de personalidades y numeroso público. En Alemania, en el aeropuerto de Berlín-Tempelhof, se les rindieron honores militares, pero la banda germana interpretó los compases del Himno de Riego. Por este error fue arrestado el director de la banda de música.[cita requerida]

Cuzco, 1951[editar]

Ernesto Guevara, antes de convertirse en el famoso Che Guevara, recoge en sus Diarios de motocicleta, sobre el viaje que hizo en su juventud con Alberto Granado por Hispanoamérica, una curiosa anécdota sobre el Himno de Riego acontecida en Cuzco en 1951. Los religiosos de la ciudad decidieron que una orquesta tocara el himno para agradecer al general Francisco Franco la subvención para reconstruir el templo de Santo Domingo, dañado por un desastre natural. Debido a una equivocación tocaron el himno de Riego hasta que se dieron cuenta del error. Así lo recoge él en sus diarios:

Los campanarios de la catedral, derribados por el terremoto de 1950, habían sido reconstruidos por cuenta del gobierno del general Franco y en prueba de gratitud se ordenó a la banda ejecutar el himno español. Sonaron los primeros acordes y se vio el bonete rojo del obispo encarnarse más aún mientras sus brazos se movían como los de una marioneta: “Paren, paren, hay un error”, decía, mientras se oía la indignada voz de un gaita: “dos años trabajando, ¡para esto!”. La banda -no sé si bien o mal intencionada-, había iniciado la ejecución del himno republicano.[3]

Eurocopa de fútbol, 1968[editar]

El 1 de octubre de 1967, en la ronda preliminar del campeonato, se enfrentaron Checoslovaquia y España en Praga. Así narró el episodio el corresponsal desplazado por el diario ABC:

Una banda militar fue la encargada de hacer sonar esos himnos, y los españoles nos quedamos estupefactos al escuchar el Himno de Riego, himno de la época de la República. Cuando acabó la música pudimos escuchar por los altavoces palabras en buen castellano de salutación a España, muy gratas, y un brindis por la paz entre los pueblos. El error de Checoslovaquia es francamente inadmisible. Las bandas, sean oficiales o no, deben tener en los archivos y puestos al día los himnos nacionales de todos los países. Y, si no se tienen, existen los discos, y si no existen tampoco, lo mejor es que no se interpreten nunca los himnos. Todo antes de incurrir en un error oficial. La Real Federación Española de Fútbol presentó después una protesta por el error que representa en los chechos el desconocimiento del himno nacional español. Fue el primer "contratiempo", que no esperábamos. Con un gol de Checoslovaquia sí que había que contar. ¡Qué menos jugándose en Praga![4]

La dictadura franquista lo interpretó como una agresión y exigió una disculpa. Las autoridades checoslovacas se disculparon mediante una carta que el presidente de la Federación checoslovaca de fútbol envió al de la Federación española: «El hecho ha sido causado por error y negligencia de un funcionario administrativo de nuestra Sección de Fútbol, lo que sin embargo nosotros lamentamos sinceramente».[5] España perdió el partido 1-0.

Copa Davis, 2003[editar]

El 28 de noviembre de 2003, el Himno de Riego sonó por error como himno oficial de España durante la inauguración de la final de la Copa Davis de Tenis en Melbourne (Australia),[6] [7] antes de un partido que debían disputar los equipos español y australiano. Al sonar los primeros compases, Juan Antonio Gómez Angulo, el entonces secretario de Estado para el deporte, presente en las gradas, ordenó a los jugadores volver a los vestuarios y elevó una protesta a la organización, refiriéndose al hecho como a una "ofensa a la nación española."[8] [9] Ésta se disculpó alegando que, al parecer, se debió a un error en el disco compacto suministrado por la Federación Australiana al trompetista James Morrison, encargado de interpretar los himnos nacionales. Sin embargo estas disculpas no se consideraron suficientes, por lo que se pidieron explicaciones oficiales al gobierno australiano.

Santiago de Chile, 2007[editar]

El 8 de noviembre de 2007 el himno de Riego sonó en Chile durante una visita oficial del entonces presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero.[10]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Evaristo San Miguel, Memoria sucinta / sobre lo acaecido / en la columna móvil de las tropas nacionales / al mando del comandante general / de la primera División / Don Rafael del Riego, / desde su salida de la ciudad de San Fernando / el 27 de enero de 1820, hasta su total disolución en / Bienvenida el 11 de marzo del mismo año. / Redactada / por el teniente coronel D. Evaristo San Miguel, / gefe de la Plana Mayor de la expresada división., Madrid. / En la imprenta de Collado. / 1820. (un ejemplar de este documento se encuentra en la Biblioteca Histórica del Ayuntamiento de Madrid, sig.: F. 1195, se puede descargar por internet).
  • Gaceta de Madrid, nº106, p. 560, 14-IV-1822.
  • Colección de canciones patrióticas que dedica al ciudadano Rafael del Riego y a los valientes que han seguido sus huellas el ciudadano Mariano del Cabrerizo, Valencia: por Venancio Olivares, 1822.
  • El Averiguador, nº 12, segunda época, Madrid 1871.
  • “Homenaje a Gomis”, Ilustración Musical Hispano-Americana, nº 72, pp. 429-438, Barcelona, 15-I-1891 y nº 73, pp. 442-444, 30-I-1891.
  • John Dowling. José Melchor Gomis, compositor romántico, Castalia, Madrid 1973
  • Rafael Gisbert, José Melchor Gomis, un músico romántico y su tiempo, Ajuntament d’Ontinyent, 1988.
  • Memorias de don Antonio Alcalá Galiano publicadas por su hijo, Madrid: Biblioteca de Autores Españoles nº 84, 1886.
  • Ramón de Mesonero Romanos, Memorias de un setentón, Madrid: ed. Giner, 1975.
  • Federico Olmeda, Cancionero popular de Burgos, p. 149, Sevilla: librería editorial Mª Auxiliadora, 1903.
  • José Ruiz de Lihori, La música en Valencia - Diccionario Biográfico y Crítico, Valencia: establecimiento tipográfico Domenech, 1903
  • José Subirá, “Marchas e himnos nacionales de España”, Revista de ideas estéticas, nº138, abril-mayo-junio, tomo XXXV, pp. 95-113, Madrid: CSIC, 1977.
  • Miquel A. Múrcia i Cambra, “'L’himne d’Amelia' (perdoneu-me: de 'Riego')”, El llombo, nº 61, Ontinyent: primavera 2009.
  • José Melchor Gomis, Le diable à Séville (ópera cómica en un acto), edición crítica de Tomás Garrido, Música Lírica 84, Madrid: ICCMU, 2009.
  • María Nagore Ferrer, Historia de un fracaso: el "Himno Nacional" en la España del siglo XIX, ARBOR Ciencia, Pensamiento y Cultura, Vol. 187-751 septiembre-octubre (2011).

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]