Hermila Galindo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Hermila Galindo Acosta, mejor conocida como Hermila Galindo de Topete (Rancho de Avilés, Durango, 29 de mayo de 1896 - Ciudad de México, 18 de agosto de 1954) fue una maestra, revolucionaria, feminista y política mexicana.

Semblanza biográfica[editar]

Sus padres fueron Rosario Galindo y Hermila Acosta. Quedó huérfana de madre tres días después de haber nacido, por tal motivo fue criada por su tía Ángela Galindo. Realizó sus estudios para convertirse en maestra en Durango y Chihuahua. A los quince años de edad comenzó a simpatizar con el maderismo y su postura antirreeleccionista. Se trasladó a vivir a la Ciudad de México, en donde fue secretaria del general Eduardo Hay. Tras el derrocamiento de Francisco I. Madero, ocurrido en la Decena Trágica, luchó en contra del gobierno usurpador de Victoriano Huerta organizando varios clubes revolucionarios. En 1914 formó parte del comité de bienvenida al Ejército Constitucionalista, de esta forma conoció a Venustiano Carranza, a partir de entonces trabajó y promovió la política carrancista.[1]

En 1915 fundó y dirigió el semanario literario y político Mujer Moderna. A través de esta publicación promovió la educación laica, la educación sexual, así como la igualdad de la mujer y los hombres. En 1916 fue enviada por Carranza para participar en el Congreso Feminista de Yucatán en donde expuso sus ideas sobre el feminismo y sobre la participación de la mujer en la política. Durante su viaje organizó clubes revolucionarios en los estados de Veracruz, Tabasco, Campeche y Yucatán.[2] Viajó a La Habana para dar a conocer la postura política de Venustiano Carranza y para protestar en contra de la política intervencionista de Estados Unidos en México. Fue autora del libro La doctrina Carranza y el acercamiento indolatino.[3] Envió al Congreso la ponencia "La mujer en el porvenir", la cual causó un revuelo pues en ella se explicaba la necesidad de igualdad entre mujeres y hombres incluyendo sus derechos sexuales. Solicitó la necesidad de implementar un plan de educación sexual y señaló a la religión como la principal responsable de la ignoracia de la población al respecto de este tema por tratarlo como un tabú.[4]

Defendió la igualdad de la mujer y su derecho a voto promoviendo la inclusión de éste en los artículos 34.° y 35.° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, sin embargo el Congreso Constituyente decidió no incluir el voto femenino en la nueva carta magna bajo el argumento siguiente:[5]

El hecho de que algunas mujeres excepcionalmente tengan las condiciones necesarias para ejercer satisfactoriamente los derechos políticos no funda la conclusión de que éstos deben concederse a las mujeres como clase [...] la actividad de la mujer no ha salido del círculo del hogar doméstico, ni sus intereses se han desvinculado de los de los miembros masculinos de la familia; no ha llegado entre nosotros a romperse la unidad de la familia, como llega a suceder con el avance de la civilización; las mujeres no sienten pues, la necesidad de participar en los asuntos públicos, como lo demuestra la falta de todo movimiento colectivo en ese sentido.

Fue candidata al Congreso de la Unión por el 5.° distrito electoral de la capital.[5] A pesar de que obtuvo la mayoría de votos el resultado fue rechazado por el Colegio Electoral. Durante las décadas de 1920 y 1930 continuó participando en la política. Finalmente, en 1952, se convirtió en la primer mujer congresista federal de México. En 1953 vio realizado su sueño cuando el Congreso y el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines aprobaron la reforma al artículo 34.° constitucional:

Son ciudadanos de la República los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos reúnan además los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años de edad, siendo casados, o 21 si no lo son y tener un modo honesto de vivir.

La modificación al artículo fue dada a conocer a través del Diario Oficial de la Federación el 17 de octubre de 1953. El voto de las mujeres fue resultado de la tarea realizada no sólo por Hermila Galindo, sino de Elvia Carrillo Puerto, Adelina Zendejas, Adela Formoso de Obregón Santacilia, María Lavalle Urbina y Amalia Castillo Ledón entre otras. Hermila Galindo murió en la Ciudad de México el 18 de agosto de 1954 víctima de un ataque cardíaco.

Referencias[editar]

  1. Cervantes, Erika (4 de febrero de 2003). «Hermila Galindo de Topete, primera mujer congresista». Cimac noticias. Consultado el 18 de julio de 2012.
  2. Cruz Jaimes, Guadalupe (24 de enero de 2007). «Primera candidata a diputada: Hermila Galindo, una feminista en la Constituyente de 1917». Cimac noticias. Consultado el 18 de julio de 2012.
  3. García, 1996; 571
  4. Rocha, 1990; 67
  5. a b Rocha, 1990; 65

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

  • «Hermila Galindo». ChihuahuaMéxico.com. Consultado el 18 de julio de 2012.