Guerra Fantástica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra hispano-portuguesa de 1762–1763
Guerra de los Siete Años
Wilhelm (Schaumburg-Lippe).jpg
El Conde de Lippe, en un óleo del siglo XVIIII.
Fecha 1762–1763
Lugar España, Portugal y parte meridional de América del Sur
Resultado

Victoria estratégica anglo-portuguesa en la península ibérica
Victoria estratégica española en América del Sur

Beligerantes
Bandera de Portugal Portugal
Bandera del Reino Unido Gran Bretaña
Bandera de España España
Bandera de Francia Francia
Comandantes
Bandera de Portugal Conde de Lippe
Bandera del Reino Unido Conde de Loudoun
Bandera del Reino Unido George Townshend
Bandera del Reino Unido John Burgoyne
Bandera de Portugal Pedro da Silva
Bandera de España Marqués de Sarriá
Bandera de España Conde de Aranda
Bandera de España Pedro de Cevallos
Fuerzas en combate
10 000 portugueses
8000 británicos
45 000 españoles
12 000 franceses
Bajas
Bajas Bajas
[editar datos en Wikidata]

La llamada Guerra Fantástica, o Guerra de los Pactos de Familia, fue el nombre por el cual quedó conocida la participación de Portugal en la Guerra de los Siete Años.

Un ejército franco-español, con unos efectivos de cerca de cuarenta mil hombres, confiado al teniente general Nicolás de Carvajal y Lancaster (marqués de Sarriá), invadió el país luso en 1762 por la frontera de Trás-os-Montes, viniendo a conquistar Miranda do Douro, Braganza y Chaves. En respuesta a esto, se formó un ejército anglo-portugués, con cerca de veinte mil hombres, bajo el mando del Conde de Lippe.

La ofensiva española tuvo lugar en tres fases. Primero, en mayo de 1762 el ejército español compuesto por 22.000 hombres y capitaneado por el marqués de Sarriá lanzó un ataque sobre Trás-os-Montes, con el objetivo último de tomar Oporto. La ofensiva española fue detenida y rechazada por los portugueses, fundamentalmente a través de la acción de las guerrillas, causando a los españoles 10.000 bajas. El mismo mes de mayo, un ejército británico de 8.000 hombres desembarcaba en Lisboa, el cual se unía a un reorganizado ejército portugués, que había sido reducido a 7.000 hombres. En agosto, el ejército borbónico ahora capitaneado por el Conde de Aranda lanzó un segundo y mucho más importante ataque sobre Beira Baixa, con 30.000 españoles y 12.000 franceses, con el objetivo de capturar la propia Lisboa. El ejército anglo-portugués, junto a las guerrillas lusas, infligieron al ejército borbónico una derrota catastrófica, sin llegar nunca a presentar batalla formal. A principios de noviembre, en medio de fuertes temporales, los españoles abandonaron Portugal habiendo sufrido 20.000 bajas entre muertos, heridos, enfermos y prisioneros. Una tercera invasión a través del Alentejo, en la segunda semana de noviembre, fracasó también estrepitosamente, viéndose España obligada a pedir la paz a Portugal, paz que se hizo efectiva el primero de diciembre.

Se denominó Guerra Fantástica porque, a pesar de haber registrado sucesivos movimientos de tropas, no tuvo lugar ninguna batalla.