Germán de Argumosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Germán de Argumosa y Valdés (Torrelavega, Cantabria, 20 de octubre de 1921Madrid, 3 de noviembre de 2007) fue un conferenciante, articulista, escritor y parapsicólogo español.

Biografía[editar]

Ancestros[editar]

Entre sus antepasados paternos figuran ilustres juristas y médicos que han dado nombre a vías públicas de algunas ciudades españolas; así, el reconocido maestro de la cirugía del siglo XIX Diego de Argumosa y Obregón,[1] catedrático del Real Colegio de Medicina y Cirugía de San Carlos y de la Universidad Central,[2] quien participó en la resolución médica del célebre caso de Sor Patrocinio, "la monja de las llagas",[3] o Wenceslao de Argumosa Bourke, del Real Colegio de España de la Universidad de Bolonia, considerado uno de los mejores abogados de su época y hermano a su vez del marino Teodoro de Argumosa Bourke, al mando del navío "Monarca"[4] en la batalla de Trafalgar.

Por su parte, la ascendencia materna de G. de Argumosa cuenta con militares notables. Cabe señalar al general Francisco de Valdés Anziola, al que Pío Baroja convierte en uno de los personajes de sus obras Los caudillos de 1830 y La veleta de Gastizar; al coronel Juan Valdés Rubio, que a fines del s. XIX y principios del XX "orientó la equitación rompiendo los viejos moldes"[5] y al heroico comandante José Valdés Martel, que, ya en posesión de la Laureada individual de San Fernando, fue propuesto para una segunda Laureada a raíz de la acción en combate que causaría su muerte en Marruecos, a los 31 años de edad.[6]

Juventud[editar]

Al estallar la Guerra Civil española de 1936, G. de Argumosa se escapó de casa para incorporarse como voluntario en el Requeté, dando la edad de 18 años (en realidad tenía 14) para poder así ser enviado al frente. Fue herido en la sierra de Cavalls durante la Batalla del Ebro. Este apoyo inicial a la causa de los vencedores no evitó, sin embargo, su posterior enfrentamiento a Francisco Franco. En los años 40, su posicionamiento a favor de los Aliados y una disertación pública sobre la obra de Alfred Rosenberg El mito del siglo XX fueron castigados con dos "quincenas" de privación de libertad, y por su participación en una frustrada acción nacional de afirmación monárquica, cumpliendo la misión a él encargada de dirigir la toma de Torrelavega -que consiguió durante 24 horas, sin utilización de sus armas, el 6 de enero de 1945- fue encarcelado, esta vez en celda de condenado a muerte, salvándole del fusilamiento la intervención de los generales Juan Yagüe Blanco y Helí Rolando de Tella y Cantos.[7] Una gran amistad habría de unirle a este último, así como, en los años 50, comunes actividades de oposición pro-monárquica al régimen franquista.

Madurez[editar]

Detenido de nuevo, De Argumosa fue incluido en el que el New York Herald Tribune llamó "proceso de los intelectuales de Madrid",[8] acusado de complot contra la seguridad del Estado y coincidiendo, durante cuatro meses de prisión preventiva en la cárcel de Carabanchel, en 1957, con Dionisio Ridruejo, Raúl Morodo, Francisco Herrera Oria y Enrique Tierno Galván, entre otros. En 1957 De Argumosa era vicepresidente de la Unión Funcional Europea,[9] asociación presidida por Tierno Galván.

La gran amistad entre este último y De Argumosa, por encima de sus diferencias políticas y filosóficas, había comenzado con la asistencia de Tierno a la conferencia "Analítica de una actitud" que, desde un enfoque filosófico sobre la física de Albert Einstein, pronunció De Argumosa en la Casa de Cisneros de Madrid, a comienzos de 1956.[10] A partir de ese año, el Boletín Informativo del Seminario de Derecho Político, que Enrique Tierno dirigía siendo catedrático de esta materia en la Universidad de Salamanca, acogió comentarios de G. de Argumosa sobre diversos asuntos. En el que dedicó a la obra del neurólogo Dr. Franz Völgyesi titulada El alma lo es todo, con motivo de su edición española en 1956, mencionaba personales experiencias de hipnosis, significativas respecto a la influencia de la mente sobre el organismo, y hacía ya referencia a la atención que le merecían los fenómenos paranormales.

Hermano del poeta e historiador de la poesía Miguel Ángel de Argumosa, sus intereses literarios le llevaron asimismo a prologar y anotar la edición de Obras Completas de Miguel de Cervantes (a excepción del Quijote, anotado por Martín de Riquer) publicada por la editorial Juventud.[11] En la revista Piedralaves, una de las varias fundadas por el mencionado poeta, pueden leerse escritos de G. de Argumosa aparecidos entre 1957 y 1961; así, entre otros, los que dedicó a la poesía de Miguel de Unamuno y a ciertas ideas filosóficas de Antonio Machado.

Además de publicar numerosos artículos en diarios y revistas,[12] De Argumosa impartió cursos privados de parapsicología, hipnología, filosofía y teología, que prolongaban su larga trayectoria como escritor y conferenciante de amplia temática que incluyó también cuestiones científico-naturales, psicológicas, sociológicas, políticas y artísticas. Así, por ejemplo, destacaron sendas disertaciones en que expuso su análisis psicológico de la personalidad de dos grandes figuras: José Martí (Centro Cubano de España, Madrid, 1969) y Gregorio Marañón (Centro Cubano de España, Madrid, 1970), esta segunda dentro de un ciclo conmemorativo del décimo aniversario de la muerte del ilustre médico y humanista -con el que había tenido ocasiones de entrevistarse-, en el que intervinieron también los académicos Juan Rof Carballo, Camilo José Cela, el Marqués de Lozoya y José Camón Aznar, unido este último a De Argumosa por una gran amistad.

Por otra parte, en el campo de la fisiognómica o fisiognomía describió por primera vez ciertos rasgos faciales asociados a la homosexualidad masculina, llamando su atención no haber encontrado excepción alguna a esa relación durante más de sesenta años de observaciones. De Argumosa señalaba que, precisamente por tratarse de un dato puramente empírico, tal excepción es posible, y asimismo que no todos los varones homosexuales presentan los aludidos rasgos. La Fisiognómica no es considerada ciencia, pues, si bien "el que ande retrasada en cuanto a su elaboración científica, no puede impedir sea reconocida plenamente su legitimidad"[13] y "en nuestra labor terapéutica cotidiana, recurrimos al análisis fisiognómico como complemento útil",[14] "los esfuerzos realizados de dos mil quinientos años, o más, a esta parte no han (...) llegado a constituir un sistema de verdades generales, aceptadas de modo unánime, aunque haya partido, como otras ciencias, de probabilidades y de hipótesis verosímiles".[15]

De fundamentado saber y académicas formas de expresión muy precisa, G. de Argumosa fue autodidacto. A pesar de no haber sido titulado universitario,[cita requerida] recibió invitaciones, como filósofo y parapsicólogo, para participar en cursos de la Universidad Internacional de Manternach (Luxemburgo), y de la Universidad Técnica del Estado, hoy de Santiago de Chile.[16] Invitado también por el entonces llamado Departamento de Humanidades y CC Sociales de la Universidad Autónoma de Madrid, dirigido en aquellos años por el doctor en Derecho e Historia y catedrático de Filosofía Hilario José de Solas, De Argumosa explicó Parapsicología y desarrolló un seminario sobre esta materia en 1973 y 1974. Dictó asimismo conferencias sobre su estimación de la Parapsicología a solicitud de la dirección de numerosos Colegios Mayores Universitarios[17] y de algunos Centros de enseñanza media.

Frecuentemente entrevistado por los medios de comunicación, fue también colaborador fijo de varios programas de radio, destacando sus intervenciones en La ventana indiscreta y en el premiado Sesión de Tarde (1990-1991), ambos bajo la dirección del periodista Julio César Iglesias, y en Turno de Noche, dirigido por el recordado periodista y escritor Juan Antonio Cebrián. En estas emisiones radiofónicas y sobre todo en la última (1991-1994), De Argumosa continuó con didáctico rigor la divulgación -nunca vulgarización- del enfoque científico y filosófico sobre los hechos paranormales, sin dejar de compartir asimismo con sus interesados radioyentes reflexiones sobre el resto de la amplia gama de cuestiones que le caracterizaba. Entre ellas, dedicó particular atención a la exégesis bíblica -sobre todo del Nuevo Testamento-, campo en el que elaboró criterios de discernimiento y reglas de interpretación que respondían a su empeño por lograr una visión auténtica y objetiva de la figura de Jesús de Nazaret.

Pronunció su última conferencia en enero de 1998, sobre "Mística y cristianismo en Henri Bergson", filósofo cuyo pensamiento le movía a un diálogo crítico desde intereses comunes, entre los que se encuentra, si bien no solamente, la vinculación del premio Nobel francés a la investigación de los fenómenos paranormales.[18]

A partir de 1998 De Argumosa rehusó toda actividad pública, en aras de una deseada vida de interiorización que le permitiera continuar y recapitular sus reflexiones.

Parapsicobiofísica (Parapsicología) y Filosofía[editar]

La primera -y determinante- aproximación a los fenómenos estudiados por la Parapsicología tuvo lugar para De Argumosa al comienzo de su adolescencia, con la lectura del extenso Tratado de Metapsíquica escrito por el premio Nobel de Fisiología francés Charles Robert Richet.[19] También en dicho periodo de su vida, las obras de Jaime Balmes supusieron su despertar a la fundamental vocación filosófica desde la que enfocaría sus intereses intelectuales.

Como es sabido, un amplio sector de la comunidad científica rechaza la objetividad de los datos paranormales, tanto desde los parámetros del método científico-positivo, como desde los conocimientos que la aplicación de ese método ha hecho posible obtener. No obstante, hechos significativos como, entre otros, la creación en 1934 del Laboratorio de Parapsicología de la Universidad de Duke (USA), la de la cátedra de Parapsicología de la Universidad de Utrecht (Países Bajos), en 1953, o la del Instituto para las fronteras de la Psicología y la Psicohigiene asociado a una cátedra de Psicología en la Universidad de Friburgo de Brisgovia (Alemania), en 1954, además de que en 1969 la reconocida "American Association for the Advancement of Science admitió, en su reunión de 30 de diciembre, la afiliación de la Parapsychological Association",[20] muestran que ha venido existiendo también un sector de representantes de las ciencias interesado en el conocimiento riguroso de lo que realmente tiene lugar en los sucesos llamados paranormales. De Argumosa divulgó entre el público español la existencia y los trabajos realizados por este sector, cuyos antecedentes contemporáneos -muchos de ellos primeras figuras de varias ciencias particulares y de la Filosofía- se remontan a la segunda mitad del siglo XIX.

El estudio de dichos fenómenos, hasta entonces minoritario y reservado en España, empezó a ser conocido por el gran público a partir de la conferencia "Extrañas voces de origen desconocido", pronunciada por De Argumosa en Madrid el 10 de noviembre de 1971,[21] con la que presentó en nuestro país el fenómeno "psicofónico" -que él prefirió denominar parafonía-, convencido de su realidad por experimentación propia, después de haber mantenido reuniones con científicos pioneros en su estudio radicados en Alemania y en Suiza, como, entre otros, el filósofo, psicólogo y escritor Konstantin Raudive, el ingeniero Alex Schneider, profesor de Física en la Universidad de Sant Gallen (Suiza), o Hans Bender, de los cuales habló también en dicha conferencia.

Poco después, De Argumosa se hizo mayoritariamente conocido a raíz de su investigación del caso de las popularmente llamadas caras de Bélmez en Bélmez de la Moraleda (Jaén). Repitió en numerosas intervenciones públicas y puede leerse en obras sobre el tema (V. sección de Bibliografía) que su primera visita a Bélmez, en febrero de 1972, tuvo lugar a instancias del entonces Gobernador Civil de Jaén, José Ruiz de Gordoa Quintana, quien le aseguró que había resultado por completo infructuosa la vigilancia mantenida por las fuerzas de seguridad (Guardia Civil,[22] así como Policía desplazada desde Madrid) en busca del autor o autores de las "caras", en un principio presumidas como fraudulentas, que venían apareciendo desde agosto de 1971 en el pequeño pueblo jiennense, en el suelo de cemento de la cocina de la casa del matrimonio Pereira. Es de señalar que, tras 40 años de evolución del fenómeno, la identidad de esos supuestos autor o autores continúa siendo oficialmente desconocida.

El mencionado parapsicólogo alemán Hans Bender,[23] médico, humanista y catedrático de Psicología en la Universidad de Friburgo de Brisgovia, se unió a la investigación iniciada por De Argumosa, y en 1977 este recibió por la misma y "por los progresos de la Parapsicología en España" el Premio Internacional de la Asociación Suiza de Parapsicología.[24]

En sus conclusiones favorables al carácter paranormal de las "caras de Bélmez" -compartidas por Hans Bender,[25] entre otros-, De Argumosa no dejó de analizar, estimándolas no aceptables, por refutadas,[26] varias afirmaciones sostenidas por detractores de la autenticidad paranormal del suceso, como, por ejemplo, que las "caras" procedían de emanaciones del subsuelo atravesando un lienzo pintado, o que habían sido dibujadas con sangre de la matanza (O. Glez.-Quevedo), con hollín y vinagre (J. L. Jordán Peña) o con cloruro y nitrato de plata (A. Viñas),[27] además de una "prueba" hipnótica (E. García Carbajo). La gran cobertura mediática del suceso[28] y de la contraposición de juicios sobre el mismo, contribuyó a que se diesen las condiciones de interés necesarias para que, entre 1973 y 1975, tuviesen lugar los tres primeros congresos nacionales de Parapsicología celebrados en España, a los que seguirían congresos ya internacionales.

De Argumosa prefería denominar Parapsicobiofísica a la Parapsicología, porque dicho nombre abarca la totalidad de los fenómenos -que no solamente son parapsíquicos, sino también parafísicos y parabiológicos- objeto de esta disciplina,[29] a la cual consideraba ciencia, si bien de problemática inclusión entre las que investigan la Naturaleza; en primer lugar, por su objeto de conocimiento: hechos que frecuentemente se presentan en oposición a las leyes naturales conocidas y, en segundo lugar, por su parcial, pero significativa necesidad -dentro de un planteamiento que el autor calificaba como "lógico-formal", a partir de fenómenos espontáneos y también experimentales- de referir los mismos a la acción de causas inteligentes no empíricas, sobre las que la metodología científico-positiva no permite pronunciarse.

Acerca del problema central de la naturaleza de las causas paranormales, los parapsicólogos han podido formular solo hipótesis. Estas son fundamentalmente dos:[30] en primer lugar, la hipótesis denominada impropiamente "animista", que postula como causa de las manifestaciones paranormales facultades, que habrían de ser estudiadas, inscritas en un presunto inconsciente específico -no asimilable al freudiano ni al jungiano- natural en el hombre. De Argumosa prefería llamar a esta hipótesis inmanente, y elaboró sobre la misma una detallada crítica. En segundo lugar se encuentra la hipótesis llamada "trascendental", "espiritualista" y también "espiritista" (aunque no implica adscripción a la doctrina conocida como Espiritismo), que atribuye la actividad causal paranormal a espíritus de seres desencarnados.

La debilidad de la primera hipótesis, la inverificabilidad de la segunda y el análisis de los sucesos paranormales investigados, llevaron a De Argumosa al mencionado planteamiento lógico-formal sobre el que fundamentó su personal "hipótesis del consciente trascendente". Exponiendo la misma con brevedad: caracteriza a dichos fenómenos -se trata de lo más interesante y específico de los mismos- ser manifestaciones inteligentes cuya causa no se descubre en el orden empírico en que se constatan los efectos; por lo tanto, ha de razonarse que tal causalidad, que no puede no existir, trasciende de lo experimentable. El autor insistía tanto en la necesidad lógica que tal planteamiento reviste, como en que no puede válidamente deducirse de la conclusión del mismo cuál es la naturaleza, ontológicamente hablando, de la causa o causas que producen los efectos paranormales. No se adhirió, pues, a ninguna de las dos hipótesis dominantes señaladas.

Juzgando concluyente gran parte de la investigación parapsicológica contemporánea, De Argumosa desarrolló su interés por la misma no solo con investigaciones propias, sino también desde un enfoque epistemológico, afrontando la elaboración de una metodología de conocimiento específica que hacía patente asimismo el interés teorético de los datos paranormales dentro de la personal vocación filosófica generalista, de orientación metafísica, que presidió las varias ocupaciones intelectuales del autor español. Señalaba analogías entre los métodos de la Parapsicología y de la Metafísica, ya que ambas proceden desde datos empíricos hacia realidades transempíricas cuya consideración viene impuesta por exigencia lógica, y eran tales exigencias racionales las que conducían a De Argumosa a una crítica de las filosofías empiristas, positivistas y materialistas, así como del cientificismo, a los que juzgaba -dicho sea con brevedad- planteamientos de superficie.

Interesado en la repercusión que un mejor conocimiento de los procesos paranormales tendría en graves cuestiones científicas y filosóficas, como la estructura íntima de la materia y la naturaleza de la mente y su relación con el cerebro, Germán de Argumosa consideraba inexcusable responder a las exigencias de fundamentación epistemológica y ontológica del dato paranormal, convencido de que los fenómenos objeto de la Parapsicología (Parapsicobiofísica) no pueden quedar excluidos en la interpretación del mundo y del hombre, algunos de cuyos supuestos establecidos como válidos obligarán, en su opinión, a revisar.

Instituciones y reconocimientos[editar]

  • Fundador y director del Instituto Internacional de Investigaciones Parapsicobiofísicas de Madrid.
  • Presidente de la Asociación Española de Investigaciones Parapsicológicas de Barcelona.
  • Miembro de honor del Instituto de Investigaciones Psicológicas y Religiosas de Tokio.
  • Miembro de honor de la Sociedad Internacional de Parapsicología "Imago Mundi" de Austria.
  • Miembro del Comité Consultivo de Extranjeros de la Asociación Italiana Científica de Metapsíquica.
  • Miembro de honor del Consejo Asesor del Instituto Venezolano de Parapsicología.
  • Congresista representante de la Parapsicología española en los Congresos Internacionales de Parapsicología VI y VII celebrados en Génova (Italia) en 1974 y 1975.
  • Invitado al acto de clausura del VIII Congreso Internacional de Parapsicología celebrado en San Remo (Italia) en 1976.
  • Premio Internacional 1977 de la Asociación Suiza de Parapsicología.
  • Nombrado "Personalidad Montañesa del año 1977" por el Ateneo de Santander.
  • En 1980 se le concedió en Melilla el Trofeo Secinter de Parapsicología "A la mejor labor didáctica".
  • Premio "Media luna de oro" en 1982 por sus intervenciones radiofónicas en la Cadena SER.

Publicaciones[editar]

  • Prólogo y Notas a Cervantes Saavedra, M.: Obras Completas. Ed. Juventud, Barcelona, 1964, 2 Vols.
  • Prólogo a Cordat, J.: La pobreza a examen. Ed. ASE, Madrid, 1972
  • Prólogo a Roca Muntañola, J.: En los confines de la Parapsicología. Ed. Alas, Barcelona, 1975. ISBN 84-203-0319-4
  • Prólogo a Bender, H.: Parapsicología. Resultados y problemática. Ed. Magisterio Español, Madrid, 1976. ISBN 84-85249-03-8
  • Prólogo a Bender, H.: Nuestro sexto sentido. Ed. Cymys, Barcelona, 1976. ISBN 84-85060-11-3
  • Prólogo a Pilón y Valero de Bernabé, J. Mª, S.I.: Radiestesia psíquica. Eds. Mundi-Prensa, Madrid, 1976. ISBN 84-7114-051-9
  • Prólogo a Serrano Camarasa, J.: La mecánica del éter. Madrid, 1982. ISBN 84-300-7924-6
  • "Los paradigmas de Einstein". Revista Armas y Letras, Nº 4, Madrid, 1955
  • "Técnica y espíritu". Armas y Letras, Nº 6, Madrid, 1956, pp. 7-9
  • "La educación en Suecia". Armas y Letras, Nº 6, Madrid, 1956, p. 16
  • "Dr. Franz Völgyesi: El alma lo es todo. Desde la demonología hasta la hipnosis" (Recensión). Boletín Informativo del Seminario de Derecho Político, Universidad de Salamanca, Mayo-Octubre 1956. Págs. 269-271
  • "Esperando a Godot". Boletín Informativo del Seminario de Derecho Político, Universidad de Salamanca, Mayo-Octubre 1956. Págs. 212-217
  • "Espacio y Tiempo en Edgar Allan Poe". Boletín Informativo del Seminario de Derecho Político, Universidad de Salamanca, Mayo-Octubre 1957. Págs. 245-249
  • "Bosquejo de una intimidad. Miguel de Unamuno y su poesía". (I) Revista Piedralaves, Nº 14, febrero 1961
  • "Bosquejo de una intimidad. Miguel de Unamuno y su poesía". (II) Piedralaves, Nº 15, abril 1961
  • "Con Antonio Machado". Piedralaves. Nº 16-17, junio-agosto 1961
  • En torno al Concilio. Tipografía Ind. Gráf. S.L. Iruma, Madrid, 1965
  • "Las nuevas generaciones". Centro cubano de España. Boletín informativo. Nº 4, Madrid, noviembre 1969
  • "Extrañas voces de origen desconocido". Revista Futuro presente, nº 13, noviembre 1972
  • "Erfahrungen mit psychophonischen Experimenten", en RAUDIVE, K.: Überleben wir den Tod? Neue Experimente mit dem Stimmenphänomen. Remagen, 1973, pp. 398-405. ISBN 3-87667-035-7
  • "Questioni metodologiche generali sul paranormale e sulla psicofonia", en VVAA: Voci dall'invisibile. Ed. Armenia, Milano, 1973
  • "La miseria en el tercer mundo asiático", en VVAA: Conferencias. Ed. Comité católico de la Campaña contra el hambre, Madrid, 1975. ISBN 84-400-8280-0
  • "Der Hispanophile Dr. Raudive". En MAURINA, Z.: Konstantin Raudive zum Gedächtnis. Memmingen, 1975
  • "L'Espace et le Temps dans la Parapsycho-biophysique. Quelques propositions méthodologiques". Revista PSI-International, Nº 7, París, 1978, págs. 82-90
  • Más allá de los fenómenos paranormales. (Edición póstuma). Ed. Oberon (Anaya Multimedia), Madrid, 2014. ISBN 978-84-415-3572-5

Referencias[editar]

  1. José María López Piñero: Las ciencias médicas en la España del siglo XIX. Ed. La esfera de los libros, Madrid, 2002, pp. 563-566. Perera y Prast, A.: "La atormentada vida del Dr. Argumosa", Anales de la Real Academia Nacional de Medicina, Año 1968. Tomo LXXXV, Cuaderno segundo, pp 207-232.
  2. Vázquez Glez.-Quevedo, F.: La Medicina en Cantabria. Diputación Provincial de Cantabria, 1972
  3. Benjamín Jarnés: Sor Patrocinio. La monja de las llagas. Ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1972
  4. Ferrer de Couto, J.: Historia del combate naval de Trafalgar. Ed. facsimil en Ed. Maxtor, Valladolid, 2008; Lon Romeo, E.: Trafalgar. (Papeles de la campaña de 1805). Ed. Institución Fernando el Católico, Zaragoza, 2005; Mejías Tavero, J. C.: Los navíos españoles de la Batalla de Trafalgar, Ed. Cultural, Móstoles (Madrid), 2004; Glez.-Aller Hierro, J. I.: La campaña de Trafalgar (1804-1805). Centro de Publicaciones del Ministerio de Defensa, 2004.
  5. Valdés Cavanna, J. Mª:"El comandante Valdés, precursor de la escuela de Caprilli en España". Revista Reconquista, nº 162, junio-1963, p. 23
  6. Valdés Cavanna, J. Mª: Comandante Valdés. Memorias de África. Ed. De librum tremens, Madrid, 2007, ISBN 978-84-934483-7-0. Asimismo, necrológica en ABC, 12-X-1924, p. 17
  7. De Argumosa: "Presos en la sombra de la historia", conferencia pronunciada en Madrid el 16 de enero de 1992, de la que se conserva grabación magnetofónica. V. convocatoria en el diario ABC de la misma fecha. Asimismo, Tierno Galván: Cabos sueltos, p. 102
  8. New York Herald Tribune, 16-III-1961, noticia de la sentencia absolutoria.
  9. V. entrevista publicada en el diario Proa, de León, 3-I-1957
  10. V. La Vanguardia Española, 12-I-1956, p. 7
  11. Ardila, J. A. G.(Ed.): The Cervantean Heritage. Modern Humanities Research Association and Maney Publishing, London (U. K.), 2009, p. 123, hace referencia a esta edición de Argumosa.
  12. Así, por ejemplo, los aparecidos en la revista Ecos de Parapsicología, de la que De Argumosa fue director científico en 1974. Cabe destacar sus series monográficas de artículos publicadas en el diario El Alcázar entre 1978 y 1987, sobre diferentes cuestiones: la existencia de Dios; la síndone de Turín; el diablo; la ciencia soviética; mitos, teorías e hipótesis científicas; la sexualidad humana; diversos fenómenos paranormales, y otros.
  13. Sarró Burbano, R.: "Fisiognómica y patognómica". Estudio preliminar a Lange, F.: El lenguaje del rostro. Ed. Luis Miracle, Barcelona, 1942, p. 15
  14. Sarró Burbano: ob. cit., p. 31
  15. Julio Caro Baroja: Historia de la Fisiognómica. El rostro y el carácter Ed. Istmo, Madrid, 1988, p. 21
  16. Ramiro de Pano, M. P.: "Germán de Argumosa, gran divulgador de Parapsicología". Diario El Mundo, Obituario, 10-XI-2007, p. 6
  17. En 1980, el CMU El Parque, de Madrid, nombró a De Argumosa Colegial Mayor Honorario, "en señal de reconocimiento y gratitud".
  18. V. la conferencia "Fantasmas de vivos e investigación psíquica", pronunciada por Bergson el 28 de mayo de 1913, con ocasión de haber sido elegido Presidente de la pionera Society for Psychical Research, de Londres, en Henri Bergson: La energía espiritual, ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1982, pp. 71-91; v. asimismo el final de su obra Las dos fuentes de la moral y la religión.
  19. La versión española, prologada por el médico e inmunólogo Jaime Ferrán, fue editada en Barcelona el año 1923.
  20. Aizpurua, J.: Historia de la Parapsicología. Ed. Edicomunicación, Barcelona, 1989, págs. 262-263
  21. Reseña en el diario Ya, 12-IX-1971
  22. V. "Las caras de Bélmez y la Guardia Civil", artículo firmado por Manuel Carballal en la revista El Ojo Crítico, nº 55, septiembre-2007, pp 47-49. ojo-critico.blogspot.com
  23. http://www.igpp.de/english/varia/bender.htm
  24. V. revista Blanco y Negro, 9-II-1977, p. 15
  25. Bender lo expone de forma concisa en Zeitschrift für Parapsychologie und Grenzgebiete der Psychologie, diciembre 1973 y en carta publicada en dos revistas, la italiana Metapsichica, Anno XXIX, Fascº. I-II, enero-junio 1974, p. 41 y la suiza Parapsychika, nº 2, marzo 1974, p. 20. También en su comunicado de réplica al P. O. Glez.-Quevedo. Cf. Inardi, M.: Historia de la Parapsicología, ed. Ariel, Guayaquil (Colombia), 1976, pp. 143-144
  26. Horia, V.: Encuesta detrás de lo visible, pp. 145-148
  27. LAS CARAS DE BÉLMEZ (El escéptico digital)
  28. Particularmente del Diario Pueblo, que difundió el caso con notable éxito editorial continuado, para intentar después que se diese el mismo por concluido con la publicación de las opiniones de su equipo de investigación, del que formaba parte el mencionado químico Ángel Viñas.
  29. De Argumosa, Prólogo a Bender: Parapsicología. Resultados y problemática, p. 10
  30. Horia, V.: Encuesta detrás de lo visible, pp. 149-150; De Argumosa, Prólogo a Bender: Nuestro sexto sentido, pp. 21-23

Enlaces externos[editar]