François Mansart

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
François Mansart, Detalle de un doble retrato de Mansart y Claude Perrault, por Philippe de Champaigne

François Mansart (París, 13 de enero de 1598 - París, 23 de septiembre de 1666) fue un arquitecto francés introductor de clasicismo en la arquitectura barroca de Francia. La Encyclopædia Britannica lo cita como el arquitecto francés del siglo XVII de mayor logro, cuyas obras son reconocidas por su alto grado de refinamiento, sutileza y elegancia.

François era hijo de un maestro carpintero y no fue formado como arquitecto; al perder bastante joven a su padre su familia lo ayudó a capacitarse como cantero y escultor. Se cree que pudo aprender la profesión de arquitecto en el estudio de Salomon de Brosse, el más popular de arquitecto del reinado Enrique IV.

Mansart fue altamente reconocido desde la década de 1620 por el estilo, habilidad y calidad de su arquitectura, pero fue considerado como un perfeccionista testarudo, que no dudaba la demolición de sus estructuras con el fin de empezar a construir sobre ellas de nuevo. Sólo los más ricos podían permitirse el lujo de trabajar con él.

El único ejemplo que sobrevive de sus primeros trabajos es el castillo de Balleroy, encargado por Gastón de Orleans, cuyas obras se iniciaron en 1626. El propio duque quedo tan complacido con el resultado que invitó a Mansart a renovar su Castillo de Blois en (1635). El arquitecto pretendíó reconstruir esta antigua residencia real de forma completa, pero sus proyectos fueron bloqueados y sólo se reconstruyó con los planos de Mansart el ala norte, en los que utilizó de forma hábil las órdenes clásicos.

La mayoría de los edificios de Mansart posteriormente fueron reconstruidas o demolidas. El mejor edificio preservado de su época de mayor madurez es el Castillo de Maisons-Laffitte, que únicamente conserva la decoración original de su interior, incluida una magnífica escalera. La estructura es estrictamente simétrica, con mucho atención que se presta a socorro. Se piensa que sirvió de anuncio e inspiración del Neoclasicismo del siglo XVIII.

En la década de 1640, Mansart trabajó en el convento y en la iglesia de Val-de-Grâce en París, un encargo muy codiciado de Ana de Austria. Se alegó el despilfarro en que incurrió para ser apartado y sustituido de las obras por un arquitecto más tratable, que fundamentalmente se dedicó a seguir el proyecto elaborado por Mansart.

En 1650, Mansart fue elegido como objetivo por políticos enemigos del primer ministro, el Cardenal Mazarino para el que Mansart trabajaba frecuentemente. En 1651 publicaron La Mansarade, un panfleto acusando al arquitecto de salvajes extravagancias y maquinaciones.

Después de la ascensión al trono de Luis XIV, Mansart perdió muchos encargos. Su proyecto para remodelar el Louvre y el mausoleo real de Saint-Denis nunca fueron ejecutados. Algunos de sus planes fueron posteriormente retomados por su sobrinonieto, Jules Hardouin Mansart, que no era tan ingenioso e individualista y buscaba más el agrado de su clientela.

Mansart ejerció gran influencia en la obra del arquitecto barroco austríaco Johann Bernhard Fischer von Erlach y en el arquitecto inglés Christopher Wren, que conoció 1666 en París.

Castillo de Maisons-Laffitte, obra de Mansart y en el que se pueden observar las mansardas sobre el tejado.

Mansarda[editar]

Su nombre está asociado en arquitectura con la mansarda. Se denomina así a la ventana dispuesta sobre el tejado de una casa para iluminar y ventilar su desván por el olor a humedad, por extensión al mismo desván o altillo, en la fachada de un edificio, cubiertos por un techo de tejas muy inclinado dando por resultado un elemento ornamental que suele coronar al edificio.

Contrariamente a lo que se ha creído, Mansart no inventó este elemento sino que lo tomó de la arquitectura italiana y lo popularizó en Francia. Su sobrinieto Jules Hardouin Mansart prestigió esta especie de altillo al utilizarlo en el Palacio de Versalles.