Felipa Isabel de Orleans

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Felipa Isabel de Orleans.

Philippine Élisabeth Charlotte d'Orléans (Versalles; 18 de diciembre de 1714 - París; 21 de mayo de 1734). Hija de Felipe II de Orleans, Duque de Orleans y Regente de Francia y de su esposa Francisca María de Borbón, hija legitimada de Luis XIV de Francia.

Biografía[editar]

Felipa nace en el Palacio de Versalles, fue la quinta hija que sobrevivió de sus padres y en su juventud se la conocía como Mademoiselle de Beaujolais. Fue educada junto a su hermana menor Luisa Diana de Orleans en un convento durante el período que su padre era Regente de Francia.

Su abuela paterna Isabel Carlota del Palatinado se encariñó mucho con ella y la visitaba casi diariamente en el Palacio Real. Su abuela materna, Madame de Montespan murió siete años antes de su nacimiento.

Compromiso[editar]

Desde el año 1715 su padre fue Regente de Francia, tutor del pequeño Rey Luis XV de Francia, el año 1718 estalló la Guerra de la Cuádruple Alianza entre Francia y España. Dos años más tarde el Rey Felipe V de España propone una alianza pacifista con la potencia enemiga a través de un triple matrimonio: su hija de tres años, la Infanta Mariana Victoria de Borbón se casaría con el joven Rey Luis XV de Francia, mientras su hijo y heredero, el Infante Luis y su segundo hijo, el Infante Carlos se casarían con una de las hijas del Regente francés.

Por lo tanto se estableció que Felipa se casaría con Carlos por ser menores, y su hermana mayor Luisa Isabel con el futuro Rey de España. El prometido de Felipa estaba destinado a ser Gobernador de Toscana.[1]

Ella arribó a Buitrago, acompañada por su medio hermano Juan Felipe, a un día de viaje de Madrid donde la recibió su nueva familia española, entre ellos el Rey y la Reina, el Príncipe de Asturias con su esposa (hermana de Felipa) y su futuro esposo, Carlos. La Reina enseguida le escribe a Felipe de Orleans:

Creo que no estarían descontentos con el primer encuentro de estos dos jóvenes esposos. Se abrasaron muy afectuosamente y se besaron, y me parece que a ella le ha parecido agradable. A partir de este momento estarán siempr juntos. Ella dijo miles de cosas alagadoras; muchos no podrían creerlo si no la hubieran escuchado. Felipa tiene la mente de un ángel y mi hijo está muy contento de tenerla (...). Ella me pidió que les dijera que os ama con todo el corazón y que es muy feliz con su marido.

A Francisca María de Borbón le escribe más tarde:

Creo que Felipa es la más muchacha más bella y amable del mundo. Es la cosa más placentera de imaginar y ver con su pequeño marido: como se acarician el uno a la otra y ¡como se aman!. Tienen miles de secretos que se cuentan siempre y no soportan la separación ni por un instante.[2]

La relación con su hermana, que nunca fue buena, se deterioró aún más ya que Felipa se ganó el afecto y los cumplidos de toda la corte española por su belleza e inteligencia. Luisa Isabel, en cambio, tenía serios problemas conductuales y de relación con su entorno y jamás fue bien recibida ni en España ni en ningún lugar.[3]

Al morir Luis y quedar viuda su hermana, el acuerdo entre ambas naciones se rompe y ambas muchachas deben regrasar a Francia. La partida de Felipa fue largamente llorada, no así la de Luisa Isabel.

Años más tarde, cuando su antiguo prometido se convierte en Duque de Parma el año 1731, las esperanzas de Felipa y de su madre se reavivaron, esperando que el matrimonio fuera todavía posible. Francisca María inicia los contactos con los embajadores de ambas naciones y obtiene interesante información: Carlos se había mantenido fiel a su amada y había atesorado durante todo este tiempo un anillo que ella le obsequió.

Al Obtener esta información, la Duquesa de Orleans envió a un diplomático a conversar directamente con Carlos y averiguar de primera fuente la posibilidad de reunir a la antigua pareja. El Duque contestó que tenía intenciones de casarse con Felipa y había solicitado el permiso para asegurarse la mano de su amada. Sin embargo esto no sería posible si es que surgían hostilidades en el frente español.

En 1733 el estallido de la Guerra de Sucesión Polaca cuasó un cambio en las relaciones internacionales, e inmediatamente llevó a Carlos a convertirse en Rey de las Dos Sicilias. A pesar de esto, Felipa no alcanza a ver el día en que su amado se convierte en Rey; mientras esperaba en el tranquilo Castillo de Bagnolet en París, la residencia preferida por su madre, murió de viruela a los diecinueve años.

Al conocer la noticia de su muerte, el escritor francés Matthieu Marais escribe:

Todo es lágrimas, y yo también; era una princesa facinante.[4]

Ascendencia[editar]

Felipa Isabel de Orleans Padre:
Felipe II de Orleans
Abuelo paterno:
Felipe I de Orleans
Bisabuelo paterno:
Luis XIII de Francia
Tatarabuelo paterno:
Enrique IV de Francia
Tatarabuela paterna:
María de Médici
Bisabuela paterna:
Ana de Austria y Austria-Estiria
Tatarabuelo paterno:
Felipe III de España
Tatarabuela paterna:
Margarita de Austria-Estiria
Abuela paterna:
Isabel Carlota del Palatinado
Bisabuelo paterno:
Carlos I Luis del Palatinado
Tatarabuelo paterno:
Federico V del Palatinado
Tatarabuela paterna:
Isabel Estuardo
Bisabuela paterna:
Carlota de Hesse-Kassel
Bisabuelo paterno:
Guillermo V de Hesse-Kassel
Tatarabuela paterna:
Amalia Isabel de Hanau-Münzenberg
Madre:
Francisca María de Borbón
Abuelo materno:
Luis XIV de Francia
Bisabuelo materno:
Luis XIII de Francia
Tatarabuelo materno:
Enrique IV de Francia
Tatarabuela materna:
María de Medici
Bisabuela materna:
Ana de Austria y Austria-Estiria
Tatarabuelo materno:
Felipe III de España
Tatarabuela materna:
Margarita de Austria-Estiria
Abuela materna:
Madame de Montespan
Bisabuelo materno:
Gabriel de Rochechouart-Mortemart
Tatarabuelo materno:
Gaspar de Rochechouart
Tatarabuela materna:
Luisa de Maure
Bisabuela materna:
Diana de Grandseigne
Tatarabuelo materno:
Juan de Grandseigne
Tatarabuela materna:
Catalina de La Béraudière

Notas[editar]

  1. El primo de Felipa Isabel, Gian Gastone de Médici, Granduque de Toscana, no tenía herederos por lo tanto su Estado era un posible anexamiento al Imperio Español
  2. Unruly daughters; a romance of the house of Orléans
  3. Locos de la Historia. Rasputín, Luisa Isabel de Orleáns, Mesalina y otros personajes egregios. Alejandra Vallejo-Nágera.
  4. Matthieu Marais, Mémoires intéressants sur les premières années du règne de Louis XV

Enlaces externos[editar]