Esclavitud en los Estados Unidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Peter, un esclavo de Mississippi, 1863. Las cicatrices son resultado de los azotes de su capataz, que posteriormente fue despedido por el amo. Estuvo dos meses recuperándose de la paliza.

La esclavitud en los Estados Unidos se refiere a la institución legal que existió en los Estados Unidos de América durante los siglos XVIII y XIX. La esclavitud fue practicada en la América británica desde el principio de la era colonial, y fue firmemente establecida cuando se firmó la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Tras esto, existió una expansión gradual de abolicionismo en el Norte, mientras la rápida expansión de la industria del algodón desde 1800 causó al Sur aferrarse fuertemente a la esclavitud, e intentar expandirla a los nuevos territorios occidentales del país. Así, la esclavitud polarizó la nación en estados esclavistas y estados libres mediante la línea Mason-Dixon, que separaba a Maryland (esclavista) y Pensilvania (libre).

De las 8 289 782 personas libres que habitaban en los 15 estados esclavistas, 393 967 personas (4,8%) tenían esclavos, lo que hace que el dueño promedio tuviera unos diez esclavos.[1] La mayoría de los esclavos era propiedad de los dueños de las plantaciones, que son definidos por los historiadores como aquellos que tenían veinte o más esclavos.[2] El noventa y cinco por ciento de las personas de raza negra vivían en el sur, representando un tercio de la población de esa región, por comparación en la zona del norte las personas negras solo representaban el 2% de su población.[3] El trabajo de los esclavos fue un factor importante en la acumulación de riqueza en los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX.[4] [5]

Pero con la victoria de La Unión en la Guerra Civil Americana, el sistema de trabajo esclavo fue abolido en el Sur.[6] Esto contribuyó al declive de la economía sureña tras la guerra, aunque fue todavía más afectada por el continuo descenso del precio del algodón a finales del siglo.[7] Esto complicó la recuperación de la región tras la guerra, así como un comparativamente menor nivel de infraestructuras, que provocó la carencia de productos en los mercados. El sur afrontó la competencia de productores foráneos de algodón como la India y Egipto. La industria del norte, que se había expandido rápidamente antes y durante la guerra, surgió tras ella con más fuerza que la economía agrícola del sur. Las industrias de los estados del norte terminaron por dominar muchos aspectos de la vida de la nación, entre ellos aspectos sociales y algunos asuntos políticos. La clase social de los plantadores del sur perdió temporalmente poder. El rápido desarrollo económico subsiguiente a la guerra civil aceleró el desarrollo de la moderna economía industrial de los Estados Unidos.

Doce millones de africanos fueron enviados a América entre el siglo XVI y el XIX.[8] [9] De ellos, se estima que 645 000 fueron enviados a lo que hoy se conoce como Estados Unidos. La mayor cantidad fue transportada a Brasil.[10] La población esclava en los Estados Unidos había crecido hasta los cuatro millones según el censo de 1860.[11]

Esclavitud en los Estados Unidos coloniales[editar]

Destino de las importaciones africanas (1519-1867)[12]
Destino Porcentaje
América portuguesa 38.5%
América británica (sin contar Norteamérica) 18.4%
Imperio español 17.5%
América francesa 13.6%
Norteamérica británica 6.45%
América inglesa 3.25%
Indias occidentales neerlandesas 2.0%
Indias occidentales danesas 0.3%

Alrededor de 600.000 esclavos fueron importados en los Estados Unidos, o el 5% de los esclavos que se llevaron desde África hasta América. La gran mayoría de los esclavos africanos fueron a colonias de azúcar en Caribe y Brasil, donde la esperanza de vida era corta y los esclavos tenían que ser constantemente reemplazados. La esperanza de vida era mucho más alta en los Estados Unidos (generalmente por mejor comida, menos enfermedades, menos trabajo, y mejor servicio médico), así que los números crecieron rápidamente excediendo el número de nacimientos al de muertes, llegando a cuatro millones en el Censo de 1860. Desde 1770 hasta 1860, la tasa de crecimiento natural de esclavos norteamericanos era mucho mayor que el crecimiento que la población de cualquier nación en Europa, y era casi dos veces más rápido que la tasa de crecimiento de población en Inglaterra.[13]

Los primeros 19 negros llegaron cerca de Jamestown, Virginia, en 1619, llevados por comerciantes holandeses que se habían apoderado de un barco español de esclavos. Los españoles normalmente bautizaban a los esclavos en África antes de embarcarlos por lo que la ley inglesa los consideraba cristianos bautizados exentos de la esclavitud,de modo que estos negros se unieron a unos 1.000 trabajadores contratados ya establecidos en la colonia. Algunos consiguieron libertad y poseían tierras. Anthony Johnson, un negro libre, fue el primer propietario de un esclavo en la América colonial.[14]

En los primeros años de la colonia de la bahía de Chesapeake, la mayoría de los trabajadores procedían de Gran Bretaña como "sirvientes". Para ganar el paso a las colonias, se firmaron los contratos de fideicomiso para pagar con trabajo el pasaje, mantenimiento y formación, por lo general en una granja, ya que las colonias eran mayormente agrícolas. Los sirvientes eran jóvenes que tenían la intención de convertirse en residentes permanentes. Algunos maestros los trataron tan bien como si fueran miembros de la familia; no eran esclavos. En algunos casos, los criminales convictos fueron transportados a las colonias como sirvientes, en lugar de ser encarcelados. Muchos escoceses, irlandeses, y alemanes llegaron en el siglo XVIII.

Los historiadores estiman que más de la mitad de todos los inmigrantes blancos en las colonias británicas de Norteamérica durante los siglos XVIII y XIX llegaron como sirvientes. El número de sirvientes entre los inmigrantes era particularmente alto en el Sur.[15] Las primeros colonos de Virginia trataron a los primeros africanos en la colonia como sirvientes. Eran liberados tras un período marcado y se les proporcionaba el uso de la tierra y suficientes suministros por sus antiguos maestros. El historiador Ira Berlin notó que lo que llamaba la generación charter estaba hecha algunas veces de hombres multirraciales que eran sirvientes, y cuyos ancestros eran africanos e iberios. Eran descendientes de portugueses y españoles que trabajaron en los puertos africanos como comerciantes o moderadores en la venta de esclavos.

Esclavos importados a las colonias americanas[16]
Fecha Números
1620–1700 21.000
1701–1760 189.000
1761–1770 63.000
1771–1790 56.000
1791–1800 79.000
1801–1810 124,000[17]
1810–1865 51.000
Total 597.000
Esclavos procesando tabaco en Virginia.

La Colonia de la Bahía de Chesapeake tuvo dificultades para atraer suficientes trabajadores; además, había una alta tasa de mortalidad en los primeros años de la colonia.[15] Los hacendados descubrieron que el primer problema con los sirvientes fue que se iban a la colonia después de varios años, concretamente cuando se habían convertido en trabajadores cualificados y valiosos. Además, una mejora en la economía británica a finales del siglo XVII y a principios del XVIII hizo que menos trabajadores decidieran ir a las colonias. La situación de los africanos se transformó de servidumbre voluntaria a esclavitud, por lo que no podían abandonar las colonias. No había leyes sobre la esclavitud en la historia temprana de Virginia, sin embargo, para 1640, los tribunales de Virginia habían condenado a al menos un criado negro, John Punch, a la esclavitud.

En 1654, John Casor, un sirviente negro, se convirtió en el primer esclavo legalmente reconocido en la América Colonial. Casdor le dijo a alguien llamado Robert Parker, que su propietario, un colono negro libre llamado Anthony Johnson, le había mantenido más allá de su término como esclavo. Parker le dijó a Johnson que si no liberaba a Casor, Parker informaría a la justicia sobre este hecho; según las leyes locales, esto podía causar la pérdida de algunas de las tierras de Johnson. Bajo presión, Johnson liberó a Casor, que estuvo siete años trabajando para Parker. Johnson, que sintió que había sido engañado, le dijo a Parker que recuperase a Casor como esclavo. El Condado de Horthampton falló a favor de Johnson, declarando que Parker estaba alejando a Casor de su dueño legítimo, que legalmente le tenía "de por vida".[18]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. American Civil War Census Data This source derived numbers for "% of Families Owning Slaves" by assuming only one slaveholder per family, a presumption with evidence only to the contrary. The summary numbers also include 17 slaves and 8 slaveowners counted by census-takers in Nebraska and Kansas, where slavery was illegal.
  2. Otto H. Olsen (December de 2004). «Historians and the extent of slave ownership in the Southern United States». Civil War History. Southernhistory.net. Consultado el 23-11-2007.
  3. James M. McPherson (1996). Drawn with the Sword: Reflections on the American Civil War. New York: Oxford University Press. p. 15. ISBN 0-19-509679-7. 
  4. James Oliver Horton; Lois E. Horton (2005). Slavery and the Making of America. New York: Oxford University Press. p. 7. ISBN 0-19-517903-X. «The slave trade and the products created by slaves' labor, particularly cotton, provided the basis for America's wealth as a nation. Such wealth provided some of the capital for the country's industrial revolution and enabled the United States to project its power into the rest of the world.» 
  5. «Was slavery the engine of economic growth?». Digital History. Consultado el 23-11-2007.
  6. Introducción a la Guía de la Enciclopedia Británica a la Historia Negra
  7. Without Consent or Contract: The Rise and Fall of American Slavery, 1994, Robert William Fogel
  8. Ronald Segal (1995). The Black Diaspora: Five Centuries of the Black Experience Outside Africa. New York: Farrar, Straus and Giroux. p. 4. ISBN 0-374-11396-3. «En la actualidad, se estima que 11863000 de esclavos fueron enviados a través del Atlántico.[Nota original: Paul E. Lovejoy, "The Impact of the Atlantic Slave Trade on Africa: A Review of the Literature," in Journal of African History 30 (1989), p. 368.] ... Se acepta por lo general que cualquier otra estimación que se haga al respecto estará más cerca de aumentar esa cifra que de disminuirla.» 
  9. «Quick guide: The slave trade». bbc.co.uk (March 15, 2007). Consultado el 23-11-2007.
  10. Stephen D. Behrendt, David Richardson, and David Eltis, W. E. B. Du Bois Institute for African and African-American Research, Harvard University. Basado en los registros de 27233 viajes que se realizaron para conseguir esclavos para América. Stephen Behrendt (1999). «Transatlantic Slave Trade». Africana: The Encyclopedia of the African and African American Experience. New York: Basic Civitas Books. ISBN 0-465-00071-1. 
  11. Introduction - Social Aspects of the Civil War
  12. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas ReferenceA
  13. Michael Tadman, "The Demographic Cost of Sugar: Debates on Slave Societies and Natural Increase in the Americas", The American Historical Review diciembre de 2000 105:5 online (en inglés)
  14. Schneider, Carl and Schneider, Dorothy. Slavery in America, New York: Infobase Publishing, 2007. (en inglés)
  15. a b Richard Hofstadter, "White Servitude", n.d., Montgomery College. Retrieved January 11, 2012.
  16. Source: Miller and Smith (eds), Dictionary of American Slavery (1988), p. 678.
  17. Incluye 10.000 esclavos a Louisiana antes de 1803.
  18. William J. Wood. The Illegal Beginning of American Negro Slavery American Bar Association Journal, enero de 1970. (en inglés)

Enlaces externos[editar]