Epístola de Bernabé

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Epístola de Bernabé es un tratado cristiano de 22 capítulos, escrito en griego, con algunas características de epístola. Ha sido preservado en el Codex Sinaiticus del siglo IV, donde aparece al final del Nuevo Testamento. Tradicionalmente es atribuida a Bernabé, colaborador y compañero de Pablo de Tarso, mencionado en el libro de Hechos de los Apóstoles; también ha sido a otro cristiano notable, Barnabé de Alejandría, o a cualquier maestro cristiano desconocido.

Contenido[editar]

Se divide en dos secciones, la primera es teórica y trata de la interpretación de la Ley y el Antiguo Testamento y de cuestiones dogmáticas. El autor polemiza contra la interpretación literal del Antiguo Testamento y considera que debe interpretarse en forma alegórica. Considera que el judaísmo se equivocó al interpretar literalmente la Ley. Por ejemplo, dice que Dios no quiere sacrificios, sino la ofrenda de un corazón arrepentido; no le interesa que nos abstengamos de la carne de animales impuros, sino que renunciemos a los pecados simbolizados por aquellos animales (9-10): hay hombres que se parecen a los cerdos, que olvidan la mano que los alimenta; el águila, el halcón, el gavilán y el cuervo son animales simbolizan hombres que logran su pan cotidiano por la rapiña y toda suerte de iniquidad, en vez de ganarse su sustento con un trabajo honrado y el sudor de su frente (14:4). Cuando el Génesis dice que el mundo fue creado en seis días, hay que tener en cuenta que para Dios un día son como mil años y "el Hijo de Dios vendrá de nuevo a juzgar a los impíos y a cambiar el sol y la luna y las estrellas, y el día séptimo descansará; entonces amanecerá el sábado del reino milenario (15:1-9)

Expone la doctrina de la preexistencia del Hijo de Dios, que se encarnó en Jesucristo y la importancia del Bautismo como símbolo de que quien lo recibe es adoptado como hijo de Dios y transformado en templo del Espíritu Santo.

La segunda sección, denominada los Dos Caminos, es práctica, pues se refiere a la vida cristina, la ética y la moral. Así como la Didaché, expone que el ser humano puede seguir un camino de luz y vida que se propone señalar o un camino de tinieblas y muerte que propone evitar.

Manuscritos[editar]

  1. El texto más completo lo ofrece el Codex Sinaiticus (=S), del siglo IV, anteriormente preservado en San Petersburgo y actualmente en Londres. La Epístola de Bernabé se encuentra tras los escritos canónicos del Nuevo Testamento, a continuación del Apocalipsis y al lado del Pastor de Hermas.
  2. El Codex Hierosolymitanus (=H), del año 1056, antiguamente en Constantinopla, actualmente en Jerusalén, fue descubierto por Philotheos Bryennios en Constantinopla en 1873, y contiene la Epístola de Bernabé, la Didaché y la Primera Carta de Clemente. Adolf Hilgenfeld lo usó para su edición de la epìstola en 1877 y generalmente concuerda con S.
  3. El Codex Vaticanus Graecae 859 (=G), del siglo XI, contiene entre otros escritos las cartas de Ignacio de Antioquía, de Policarpo de Esmirna y la Epístola de Bernabé, pero sin los capítulos 1, 1-5.7, en lugar de los cuales aparece una Epístola de Policarpo a los Filipenses. Otros ocho manuscritos griegos relacionados entre sí, tienen la misma laguna y divergencias variadas con las lecturas de S y H.
  4. Hay también una antigua versión latina, que data del siglo IV y fue copiada en el siglo X en el monasterio de Corbie, ahora se conserva en San Petersburgo (Q.v.I.39), aunque en la sección de los Dos Caminos faltan los capítulos 18 a 21. Es una traducción literal y a veces muy resumida de G.
  5. Se encuentran también algunos fragmentos de los Dos Caminos en siríaco.

Citas y canonicidad[editar]

Son conocidas las citas de la Epístola de Bernabé en los escritos de Clemente de Alejandría. También es citada por Orígenes. Eusebio de Cesarea la considera un texto controvertido, mientras que Jerónimo de Estridón la clasificaba como un texto apócrifo. Bajo la forma de epístola de 850 líneas, fue incluido en el Codex Claromontanus del siglo VI, en la lista de obras canónicas. Aunque en Occidente no se aceptó posteriormente como canónica, por un tiempo se le conservó como apéndice después de la Epístola de Santiago. En Oriente, la Esticometría de Nicéforo, lista del Patriarca de Jerusalén, del siglo IX incluye la Epístola de Bernabé y una lista adicional de libros cuya canonicidad está en debate, junto con el Apocalipsis (de Juan), el Apocalipsis de Pedro y el Evangelio de los Hebreos. Actualmente la mayoría de las iglesias no lo consideran canónico.

Fuentes[editar]

  • Kraft, Robert A., Barnabas and the Didache: Volume 3 of The Apostolic Fathers: A New Translation and Commentary, edited by Robert Grant. New York: Thomas Nelson and Sons, 1965. [1]
  • Treat, Jay Curry, in The Anchor Bible Dictionary, v. 1, pp. 613-614.
  • Prostmeier, Ferdinand R., Der Barnabasbrief. Übersetzt und erklärt. Series: Kommentar zu den Apostolischen Vätern (KAV, Vol. 8). Vandenhoeck & Ruprecht: Göttingen 1999. ISBN 3-525-51683-5
  • La «Epístola de Bernabé» ConoZe

Enlaces externos[editar]