Sitio de Jerusalén (70)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sitio de Jerusalén
Primera guerra judeo-romana
Arch of Titus Menorah.png
El saqueo de Jerusalén, del muro interior del Arco de Tito, Roma.
Fecha Marzo-septiembre de 70
Lugar Jerusalén, Judea
Coordenadas 31°46′41″N 35°14′09″E / 31.77805556, 35.23583333Coordenadas: 31°46′41″N 35°14′09″E / 31.77805556, 35.23583333
Causas Rechazo de los judíos a la helenización
Resultado El asedio tuvo éxito y el Templo de Jerusalén fue destruido
Cambios territoriales Jerusalén y Judea pierden su autonomía y caen bajo dominio romano
Beligerantes
Imperio romano Judíos de Judea
· Saduceos
· Zelotes
· Idumeos
Comandantes
Tito Flavio Sabino Vespasiano Simon Bar Giora  (P.D.G.)[1]
Juan de Giscala  (P.D.G.)
Eleazar ben Simón
Fuerzas en combate
4 legiones:[2]
· Legio V Macedonica
· Legio XII Fulminata
· Legio XV Apollinaris
· Legio X Fretensis
Total: 61.000-73.000[3]
16.000-18.000 legionarios
5.000 de vexillationes de Siria y Egipto
25.000-30.000 auxiliares
15.000-20.000 de reyes aliados
Total: 23.000-24.000[4] [5]
· 10.000 saduceos
· 8.400 zelotes
· 5.000 idumeos
Bajas
Desconocidas, 6.000 desertores ejecutados[5] 600.000 civiles muertos, esclavizados o exiliados[5]
[editar datos en Wikidata ]

El sitio de Jerusalén del año 70 d. C. fue un acontecimiento decisivo en la Primera guerra judeo-romana. Fue seguido por la caída de Masada en el año 73. El ejército romano, dirigido por el futuro emperador Tito, con Tiberio Julio Alejandro como su segundo al mando, sitió y conquistó la ciudad de Jerusalén, que había estado ocupada por sus defensores judíos en el año 66 d. C. La ciudad y su famoso templo fueron destruidos el mismo año de su conquista. La destrucción del Templo de Jerusalén todavía es lamentada anualmente durante la festividad judía Tisha b'Av y en el Arco de Tito (todavía en pie en Roma), donde se representa y celebra el saqueo de Jerusalén y el Templo.

La destrucción del Templo fue un acontecimiento importante para la historia y la tradición judía, conmemorado anualmente por los judíos durante el ayuno de Tisha b'Av. Es igualmente importante para la teología cristiana. Este evento ha sido relatado en detalle por el dirigente judío que había entrado al servicio de los romanos y, luego, se convirtió en historiador: Flavio Josefo.

Preludio[editar]

Desde la captura de Jerusalén por Cneo Pompeyo Magno en el año 63 a. C., los romanos ocuparon Judea y la gobernaron, algunas veces, por intermedio de príncipes locales que pusieron en el lugar, tales como Herodes I el Grande o Herodes Agripa I, algunas veces directamente por procuradores que eran a menudo corruptos y que suscitaban hostilidad en los judíos y recibían apoyo de la importante población helenizada. Según Flavio Josefo, las causas inmediatas de la revuelta, en 66, fueron un sacrificio pagano ante la entrada de la sinagoga de Cesarea Marítima, seguido por el desvío de 17 talentos del tesoro del Templo de Jerusalén, por el procurador Gessius Florus.[6] El acto decisivo que significó la ruptura con Roma fue la decisión de Eleazar ben Hanania y encargado del cuidado del Templo, no aceptar más el sacrificio cotidiano para el emperador.[7]

La revuelta, de la cual Ernest Renan escribe que constituye «un acceso de fiebre que no se puede comparar con lo que aconteció en Francia durante la Revolución y en París en 1871»,[8] tuvo en inicio algún éxito. El asesinato del emperador Nerón en 68 llevó a Vespasiano a lanzarse a la lucha por la dignidad imperial; sin embargo, interrumpió la guerra contra los judíos para ser coronado en Alejandría. Los combates tuvieron entonces un período de calma que los judíos no aprovecharon para organizarse.

Con el ascenso al Imperio asegurado, Vespasiano partió hacia Roma y dejó el comando de las legiones de Judea a su hijo Tito, quien abandonó Cesarea poco tiempo antes del Pésaj de 70, para asediar Jerusalén en busca de dar inicio, según Dion Casio, a las negociaciones.[9]

Asedio[editar]

Mapa de Jerusalén en 70; el Templo está en amarillo.

A pesar de que durante la Primera Guerra Judeo-Romana, los zelotes tuvieron éxitos iniciales en repeler los asedios romanos y expulsar a gran número de legionarios fuera de Judea; pero, a falta de un buen liderazgo, empezaron a pelear entre ellos. Además, carecieron de disciplina, formación y preparación para las batallas que seguirían.

Al empezar el año 66, Tito junto con tres legiones (V Macedonica, XII Fulminata y XV Apollinaris) rodearon la ciudad por el lado occidental y una cuarta legión (X Fretensis) hizo lo propio por el Monte de los Olivos en el este. Logró ejercer gran presión sobre los suministros de alimentos y agua de los habitantes de la ciudad, al permitir a los peregrinos ingresar en la ciudad para celebrar el Pésaj y, luego, negarles la salida. Después de que varias incursiones judías mataran a algunos soldados romanos, Tito envió a Flavio Josefo, el historiador judío, a negociar con los defensores; esto terminó con los judíos hiriendo al negociador con una flecha y otra incursión fue lanzada poco después. Tito también fue capturado durante este ataque repentino, pero logró escapar.

A mediados de mayo, Tito ordenó destruir la recientemente destruida Tercera Muralla con un ariete, el cual abrió una brecha en ella y en la Segunda Muralla. Luego, giró su atención a la Fortaleza Antonia, ubicada justo al norte del Monte del Templo. Los romanos fueron entonces arrastrados a la calle en la lucha contra los zelotes, pero se les ordenó retirarse al templo para evitar grandes pérdidas. Flavio Josefo fracasó en otro intento de negociar y los ataques judíos impidieron la construcción de torres de asedio en la Fortaleza Antonia. Los alimentos, el agua y otras provisiones fueron menguando al interior de Jerusalén, pero se consiguió introducir a hurtadillas dichos suministros en la ciudad, burlando a las fuerzas romanas en el proceso. Para poner fin a esta situación, se emitieron órdenes para construir un nuevo muro y también se reinició la construcción de la torre de asedio.

Catapulta, por Edward Poynter (1868). Arma de asedio como este habrían sido usadas por el ejército romano durante el asedio.

Después de varios intentos fallidos de penetrar o escalar las murallas de la Fortaleza Antonia, los romanos lanzaron finalmente un ataque secreto, por el cual sorprendieron a los guardias zelotes durmiendo y lograron capturar la fortaleza. Este era el segundo mayor edificio en el perímetro defensivo de la ciudad, después del Monte del Templo, y constituía un excelente punto de partida para atacar al propio Templo. Los arietes no tuvieron gran éxito, pero la lucha por sí sola provocó que las paredes se incendiaran, cuando un soldado romano lanzó un tizón en una de las paredes del Templo.

Destruir el Templo no estaba entre los objetivos de Tito, posiblemente debido a las expansiones masivas llevadas a cabo por Herodes I el Grande unas pocas décadas antes. Lo más probable es que Tito haya querido capturarlo y transformarlo en un templo dedicado al emperador romano y al panteón romano. A pesar de que Tito no deseaba la quema del Templo, sin embargo, pronto el incendio estuvo fuera de control. El Templo fue destruido en la fecha conocida como Tisha b'Av, a finales de agosto, y las llamas se propagaron a las zonas residenciales de la ciudad. Las legiones romanas aplastaron rápidamente a la resistencia judía restante. Parte de los judíos que se salvaron escaparon por medio de túneles subterráneos escondidos, mientras que otros se dirigieron a los altos de la ciudad para resistir. Esta defensa detuvo el avance romano debido a que tuvieron que construir torres de asedio para asaltar a los judíos restantes. La ciudad estuvo bajo completo control romano para el 7 de septiembre y los romanos continuaron persiguiendo a los judíos que habían huido de la ciudad.

Destrucción de Jerusalén[editar]

El asedio y destrucción de Jerusalén, por David Roberts (1850).
Piedras del Muro de las Lamentaciones del Monte del Templo (Jerusalén) tiradas en la calle por soldados romanos, 70 d. C.

Sulpicio Severo (363-420), al referirse en su crónica a un escrito anterior de Tácito (56-117), dijo que Tito atacó Jerusalén con el fin de destruir el templo para favorecer el debilitamiento y supresión de las sectas judías y cristianas. Algunos estudiosos sostienen que en realidad la destrucción de Jerusalén liberaba a la iglesia cristiana para cumplir con su principio de religión universalista destinada a todo el mundo.

La narración de Flavio Josefo, generalmente se considera poco fiable en este caso. Josefo había actuado como mediador para los romanos y, cuando las negociaciones fracasaron, fue testigo del asedio y de las consecuencias del mismo. Escribió:

Ahora, tan pronto como el ejército no tenía más personas para matar o para el saqueo, ya que se mantuvo a ninguno de los objetos de su furia (para que no han escatimado, había permanecido allí cualquier otro trabajo que hacer), Tito César dio órdenes de que ahora debería demoler toda la ciudad y el templo, sino que debe salir ya que muchas de las torres en pie, ya que eran de la mayor prioridad, es decir, Phasaelus, y Hippicus, y Mariamne, y gran parte de la pared adjunta la ciudad en el lado oeste. Este muro se salvó, con el fin de garantizar un campamento de como se encuentran en la guarnición de [la ciudad en el Alto], al igual que las torres de [los tres fuertes] escatimado también, con el fin de demostrar a la posteridad de qué tipo de ciudad se , y qué tan bien fortificada, que los romanos habían sometido valor, pero para todo el resto de la pared [en torno a Jerusalén], se establecen incluso tan a fondo con el suelo excavado por los que hasta la fundación, que no se dejó nada a los que allá se cree que [Jerusalén] ha sido habitada. Este fue el final que llegaron a Jerusalén por la locura de los que fueron para las innovaciones, una ciudad de otro de gran magnificencia, y la fama entre los poderosos de toda la humanidad. Y realmente, el propio sentimiento de uno mismo era de melancolía porque, por aquellos lugares que fueron adornados con árboles y jardines agradables, ahora se había convertido en una tierra desolada, y todos sus árboles fueron talados. Tampoco puede ningún extranjero que había visto anteriormente Judea y los más bellos barrios de la ciudad, y que ahora lo veían como un desierto, dejar de llorar y lamentarse por un cambio tan grande.

Josefo afirma que 1.110.000 personas murieron durante el asedio, de los cuales la mayoría eran judíos. Además, 97.000 fueron capturados y esclavizados, incluidos Simón Bar Giora y Juan de Giscala. Muchos huyeron a las zonas de todo el Mediterráneo. Tito se negó a aceptar una corona de la victoria decretada por el Senado de Roma, ya que "no hay mérito en derrotar un pueblo abandonado por su propio Dios".

Percepciones teológicas[editar]

Los teólogos judíos Amoraim atribuyeron la destrucción del Templo y de Jerusalén como un castigo de Dios por el "fundamento del odio" que invadió la sociedad judía en la época.

En la teología cristiana, según una perspectiva teológica del individuo, este acto de la historia es vista como un completo cumplimiento de muchas profecías de que habla el Evangelio de Jesucristo. Este modo de pensamiento conocido como Preterismo, considera al Sitio de Jerusalén como cumplimiento de una profecía específica de Cristo respecto a la destrucción del Templo, pero no trata con el fin de la edad, conocido como Premillennialismo. Estos dos puntos de vista teológico, Preterismo y Premillennialismo, son diametralmente opuestos, aunque ambos toman su significado de la misma serie de los pasajes se encuentran en la Biblia.

En el arte[editar]

La guerra en Judea, en particular, el asedio y la destrucción de Jerusalén, han inspirado a escritores y artistas a través de los siglos. El bajo relieve en el Arco de Tito ha sido influyente en el establecimiento de la menorah como el símbolo más espectacular de los saqueos del Segundo Templo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Gottheil, Richard; Samuel Krauss, «Bar Giora, Simon» (en inglés), Jewish Encyclopedia, http://www.jewishencyclopedia.com/view.jsp?artid=233&letter=B&search=bar%20giora,%20simon 
  2. Henty, George A. (2010) [1887]. For the Temple: A Tale of the Fall of Jerusalem. Tucson: Fireship Press, pp. 305. ISBN 978-1-93558-524-4.
  3. Shatzman, Israel (1991). The Armies of the Hasmonaeans and Herod: From Hellenistic to Roman Frameworks. Mohr Siebeck, pp. 162. ISBN 978-3-16145-617-6.
  4. Smith, William (1868). A Dictionary of the Bible: Comprising Its Antiquities, Biography, Geography, and Natural History : with Numerous Illustrations and Maps, Engraved Expressly for this Work. Hartford: S.S. Scranton, pp. 393.
  5. a b c Mommsen, Theodor (2005) [1882-1886]. A History of Rome Under the Emperors. Routledge, pp. 170. Edición de Barbara Demandt & Alexander Demandt. ISBN 978-1-13462-479-9.
  6. Josefo, 75, libro II
  7. Vidal-Naquet, 1976, p. 98
  8. Vidal-Naquet, 1976, p. 96
  9. «Histoire romaine, livre 66» (en francés). Consultado el 2 de marzo de 2010.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]