El señor de las moscas (novela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El señor de las moscas
de William Golding
Género Novela
Subgénero Alegoría
Tema(s) maldad general del ser humano
Idioma Inglés
Título original Lord of the flies
Artista de la cubierta Anthony Gross
Editorial
País Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Fecha de publicación 17 de septiembre de 1954
Formato Impreso
Páginas 248 (primera edición)
ISBN 0-571-05686-5
OCLC 47677622 y 245953534
[editar datos en Wikidata]

El señor de las moscas (Lord of the Flies en inglés) es la primera y más célebre novela de William Golding. Publicada en 1954, se considera un clásico de la literatura inglesa de postguerra. Tuvo apenas difusión en el año de su publicación, manteniendo un volumen escaso de ventas. Años más tarde, alcanzó una gran fama en Inglaterra, considerándose imprescindible su lectura en colegios e institutos. El título alude a la maldad humana , representada por Belcebú, deidad filistea y posteriormente también perteneciente a la iconografía cristiana, que es conocido por este sobrenombre de Señor de las Moscas.

Argumento[editar]

En el mundo hay una guerra. Por culpa de una tormenta, el avión en el que viajan unos chicos británicos se estrella en una isla desierta. Siendo los niños los únicos supervivientes, se ven obligados a sobrevivir sin ningún adulto.

Ralph y Piggy, dos de los chicos mayores, encuentran una caracola y la hacen sonar para reunir al resto de los supervivientes. Desde ese momento, la caracola será utilizada como símbolo de autoridad y derecho a la palabra, convocando a todos a una asamblea cuando la situación lo requiera. Ralph es elegido como líder del grupo, pese a que Jack, otro de los chicos más fuertes, deseaba ser el jefe. Para contentarlo, Ralph lo deja a cargo del grupo de cazadores. Ralph y Piggy se sienten especialmente preocupados por la hoguera que han encendido, ya que es la única forma de que puedan ser rescatados de la isla, al abandonar la hoguera, estarían abandonando la idea de ser rescatados y entregándose a la vida como salvajes, por lo cual Ralph designa a encargados de vigilarla.

Con el tiempo se ve cómo algunos de los chicos empiezan a tener conductas violentas e irracionales. Por ejemplo, Jack es el más adecuado para describir esta situación, ya que él, al no haber sido electo, siente una rivalidad y odio hacia Ralph, igualmente como disfruta insultando a Piggy. Se queja de la importancia que le dan a la hoguera y a la caracola, mientras él y su grupo están cada vez mas obsesionados con la idea de cazar a un jabalí, cosa que finalmente logran.

A esto se le suma el miedo creciente y los rumores de que en la isla habita una bestia, y aunque ninguno de los chicos mayores cree que esto sea posible la idea los aterra igualmente. Una noche los gemelos Sam y Eric ven una criatura desconocida mientras cuidan la hoguera, los demás deciden ir a investigar armados con lanzas, dejando a Piggy al cuidado de los "peques". El grupo liderado intermitentemente por Ralph y Jack recorre la isla durante todo el día, a medida que oscurece y la rivalidad entre ambos aumenta, la mayoría decide retirarse y volver con los otros, solamente los dos chicos junto con Roger, llegan a la montaña, donde ven a La Bestia y salen corriendo. Luego, cuando discuten lo sucedido, Ralph dice que los cazadores son incapaces de luchar contra La Bestia, ya que en el fondo son solo niños armados con palos, Jack se enoja y convoca una asamblea donde acusa a Ralph de llamar a sus cazadores inútiles, a demás de ser un cobarde que no se enfrentó a La Bestia y que ni siquiera sabe cazar, solo dar ordenes. Pero cuando pregunta quien cree que Ralph debería dejar de ser el líder, nadie levanta la mano, humillado, abandona el grupo. Más tarde sus cazadores se reúnen con él y atrapan otro jabalí, al cual le cortan la cabeza y la dejan en una estaca como ofrenda a La Bestia.

Simón es un niño tímido que suele ayudar Ralph y a Piggy, pero es catalogado de raro por los demás por sufrir desmayos frecuentemente. Suele adentrarse solo en el bosque y dirigirse a un claro donde logra calmar sus ataques, allí encuentra la cabeza de jabalí clavada por Jack y su grupo. Aterrorizado, sufre una alucinación en la que ésta le habla y se identifica como El Señor de las Moscas, mientras se burla de él, y de los demás por creer que La Bestia era una criatura que se podía cazar y matar, cuando en verdad La Bestia está en todos lados. Esto se puede interpretar como una metáfora de la maldad humana, se da a entender que Simón ya lo sabía desde antes, ya que durante una asamblea trató de expresar la idea de que la bestia eran ellos mismos, pero se rieron de él. Simón se desmaya y al despertar camina hasta la montaña, donde los chicos habían visto a la que creían era La Bestia, pero es solo el cadáver de un paracaidista que se levanta con el viento. A pesar de estar exhausto decide ir a contárselo a todos.

Mientras tanto Jack y su grupo se presentan a los demás con macaras y los cuerpos pintados como salvajes y los invitan a comer de su jabalí y a que consideren unirse a su tribu, luego se van robando un poco del fuego de la hoguera que Ralph y Piggy habían prendido en la playa. De a poco, casi todo el grupo se va con ellos y celebran una especie de fiesta cantando y comiendo, Ralph y Piggy son los últimos el llegar. Jack, a quien los demás llaman "Jefe" les pregunta quien formará parte de su tribu ahora, lo que genera una discusión con Ralph, la cual termina cuando empieza a llover y todos comienzan una frenética danza en la que simulan cazar a un jabalí, a la mitad de ésta Simón sale arrastrándose del bosque, señalándolo como La Bestia y en un espiral de locura, lo golpean y lo matan mientras cantan. La lluvia acaba y todos se dispersan.

Al día siguiente se han formado dos grupos, a demás de algunos peques, Sam, Eric y Piggy son los únicos que siguen del lado de Ralph, los demás se han unido a la tribu de Jack o se han esparcido por el resto de la isla. Mientras los primeros se sienten culpables, tratando de desentenderse o excusarse por la muerte de Simón y seguir alimentado la hoguera, la cual es su última esperanza, los de la tribu se engañan a si mismos diciendo que la criatura que atacaron solo trataba de La Bestia disfrazada, a demás Jack y Roger han empezado a emplear castigos contra quienes los desobedezcan. Durante esa noche el grupo de Ralph es atacado por los otros, quienes los golpean y roban los lentes de Piggy para encender su propio fuego.

Los chicos, sin la posibilidad de prender un nuevo fuego y con Piggy incapaz de ver, deciden ir a hablar con los otros y tratar de razonar con ellos, así que atraviesan la isla, portando la caracola, hasta un peñon que Jack y los demás emplean a modo de fuerte, Ralph discute con Jack quien toma a Sam y Eric como prisioneros, Piggy, enojado, alza la caracola y se hace escuchar a pesar de las burlas, tratando de ocupar la razón, pero a la mitad de su discurso, Roger deja caer una gran piedra que lo golpea, haciendo pedazos la caracola y empujándolo por el acantilado, donde cae y muere. Luego atacan a Ralph con sus lanzas, que huye y se esconde. Cuando se oscurece, Ralph se acerca al peñon y ve que Eric y Sam, pintados y con mascaras hacen guardia afuera, ellos le dicen que los torturaron y que tiene que huir, porque a la mañana planean cazarlo al igual que un jabalí.

Al otro día tal y como Eric y Sam le dijeron comienzan a perseguirlo, quemando el bosque a su paso para hacerlo salir, Ralph, armado con una lanza pero agotado física y mentalmente encuentra escondite, sin embargo uno de los otros lo descubre, Ralph corre desesperado, escapando de los cazadores y del fuego que poco a poco consume toda la isla, cuando llega a la playa, se arroja al suelo y levanta los brazos, preparado para pedir clemencia, pero se encuentra con un oficial de la marina, los demás chicos llegan, abandonando la intención de cazarlo, observan al hombre asombrados, éste le hace un par de preguntas a Ralph, que se identifica como líder, ante esto, Jack se adelanta, pero luego duda y decide no intervenir. Ralph le informa de las muertes y explica que al principio estaba todo bien, estaban unidos pero... se le corta la voz y se hecha a llorar, por la muerte de sus amigos y la perdida de su niñez, los demás se le unen sollozando. El oficial los observa conmovido e incomodo y vuelve la vista al barco en el mar.

Personajes de la novela[editar]

  • Ralph: Es el protagonista de la novela y un líder electo de los náufragos. A pesar de que es el líder, siempre le pide ayuda a Piggy. Al inicio sugiere hacer una hoguera para hacer una señal y puedan rescatarlos, pero se descuida con el tiempo. Esto representa los efectos débiles de la corrupción para las acciones buenas. Ralph quiere lo mejor para todos pero se le olvida con frecuencia por lo que Piggy lo ayuda. Es demasiado educado y usa la lógica incluso en los peores momentos, como cuando se enteran de la bestia. Ralph representa la democracia, aunque finalmente todo sale en su contra y es casi asesinado por Jack hasta que los rescata el general.
  • Jack: Celoso del poder de Ralph, quiere que los demás hagan lo que él dice. Es muy delgado, pelirojo, es muy arrogante y consentido. Si bien en principio no es violento, sus actitudes van cambiando, al expresar su deseo por matar un cerdo y abandonar la hoguera. Se podría afirmar que Jack representa la dictadura y la irracionalidad. Su ansia de poder le lleva a exiliarse del grupo de Ralph y formar su propia tribu, en la que él es el jefe absoluto y gobierna como un dictador. Se vuelve muy violento y usa el argumento de la fuerza física para atraer a los chicos a que se unan a su grupo (como cuando ordena a Roger que torture a Sam y a Eric). Todo termina cuando Jack y sus salvajes se disponen a quemar la isla para matar a Ralph pero llega un oficial de la marina en el último minuto. Cuando Ralph asegura que él es el jefe, Jack vacila por un instante pero reconoce a Ralph como el jefe indirectamente. Finalmente él llora con los demás al ser rescatado.
  • Piggy: Formaba parte del grupo de Ralph. Es objeto de burla por su tamaño y peso corporal. Es muy gordo, usa lentes y padece asma. Nunca se sabe su verdadero nombre. Representa la voz de la razón. Su identificación con la civilización se muestra cuando no descuida su aspecto a diferencia de los demás y su negación a la bestia. A pesar de ser más inteligente que Jack y Ralph es discriminado y burlado por su gordura, su asma y sus gafas. Esto empeora cuando Jack roba las gafas de Piggy y lo deja sin ver. Hace un último esfuerzo porque Jack y su grupo sean racionales y en el intento es asesinado por Roger, quien le deja caer una gran roca. Con su muerte y la destrucción de la Caracola, la racionalidad y civilización desaparecen.
  • Simón: Otro niño del coro. Es algo bajito, moreno, de ojos grandes y padece epilepsia. Es un niño muy amable. Disfruta la isla e incluso encuentra un lugar donde estar con los animales y plantas. Es muy tímido, pero como diría Piggy: siempre se puede contar con él. Es tildado de raro, pero encuentra apoyo en Ralph a quien considera su único amigo. Es quien descubre al Señor de las Moscas, una cabeza de cerdo dejada por los cazadores, que lo amenaza durante una alucinación y le dice que la verdadera bestia no se puede cazar ni matar, dando a entender que se refería a la maldad humana, cosa que Simón ya sabía y había tratado de plantear. Después, descubre que la criatura que pensaban era la bestia es un cadáver de un paracaidista. Desesperado va a decírselo a los demás pero es confundido con la bestia y asesinado horriblemente. A pesar de todo, se revela que él sabía que moriría. Se ha apuntado la posibilidad de que el personaje sea una referencia a Jesucristo.
  • Roger: Al igual que Simón y Jack, pertenece al coro. Un niño muy calmado que no habla mucho. Es moreno, alto y con la mirada perdida. Si bien al principio se siente triste y desesperado cuando falla la primera hoguera, al final termina convirtiéndose en la mano derecha de Jack y su segundo al mando. Cuando junto a Maurice destruye el castillo de arena que tres de los "peques" (Johnny, Henry y Percival) estaban construyendo, al principio se siente tan culpable como Maurice, pero luego se da cuenta que allí no hay adultos que puedan reñirle y que puede dar rienda suelta a su violencia. Así lo hace cuando, una vez incluido en el grupo de Jack, se abandona a sus instintos animales y tortura a varios niños e incluso mata a Piggy aplastándolo con una roca sin mostrar remordimientos. Sin embargo, llora con los demás cuando son rescatados. Representa el sadismo.

Análisis y antecedentes[editar]

A lo largo de toda la novela Golding explora dos temas en particular: la civilización contra la barbarie y la pérdida de la inocencia infantil. Al ser una alegoría de la naturaleza humana, cada personaje representa diferentes aspectos de las personas. Ralph, el orden y la civilización. Piggy, la razón y cordura de la sociedad. Jack, el deseo de poder y la maldad. Roger, la crueldad y el sadismo en su mayor escala. Simón, la bondad natural del hombre.

La novela tiene una marcada influencia de La Isla de Coral (1857) de Robert Michael Ballantyne. Golding resalta esa influencia al llamar a sus dos protagonistas igual que dos de los personajes principales de la novela de Ballantyne, Ralph y Jack. También tiene un claro antecedente en Dos años de vacaciones (1888), una de las novelas menos conocidas de Julio Verne. El tema es completamente análogo y plantea los conflictos por el poder entre niños perdidos en una isla sin adultos. Por su carácter de distopía es comparable a Un mundo feliz (1932) de Aldous Huxley, publicada 22 años antes.

También es posible identificar en el texto una representación de las tendencias democrática y autoritaria si analizamos las figuras de los dos líderes. Ralph representa el líder democrático que, bajo el símbolo de la caracola, llama a organizarse al grupo en torno al uso de la palabra. Jack representa al líder autoritario, cuyo poder se basa en la organización marcial, la superioridad física, la superstición y el miedo.

Influencia[editar]

El manga japonés Cage of Eden del autor Yamada Keiyou, está inspirado en esta obra. La serie de televisión Lost hace referencias en la primera temporada, tanto al libro como a algunas circunstancias tomadas del libro. La serie animada Los Simpson hace referencia al libro en dos ocasiones: en el episodio Kamp Krusty, donde puede verse una cabeza de jabalí clavada en una pica con moscas a su alrededor; y en Das Bus, cuya trama está inspirada en este libro (un grupo de niños que terminan en una isla desierta).

La novela El corredor del laberinto comparte también características similares (un grupo de chicos que están encerrados en un laberinto), aunque en este caso deben cooperar para salir.

El grupo inglés Iron Maiden compuso una canción inspirada en la novela, llamada "Lord of the Flies", incluida en su disco The X Factor.

Véase también[editar]