El hombre bicentenario (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bicentennial Man
Título El Hombre Bicentenario
Ficha técnica
Dirección
Producción Michael Barnathan
Chris Columbus
Gail Katz
Guion Isaac Asimov
Robert Silverberg
Nicholas Kazan
Música James Horner
Fotografía Phil Meheux
Montaje Neil Travis
Nicolas de Toth (addl)
Protagonistas Robin Williams
Sam Neill
Embeth Davidtz
Oliver Platt
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Alemania
Año 1999
Género ciencia ficción
Duración 132 minutos
Idioma(s) Inglés
Compañías
Distribución Touchstone Pictures
Columbia Pictures
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

El hombre bicentenario (título original en inglés Bicentennial Man) es una película de 1999 de ciencia ficción estadounidense con un reparto protagonizado por Robin Williams, Sam Neill y Embeth Davidtz. Está basada en el cuento homónimo de Isaac Asimov y en la novela basada en el mismo El hombre positrónico de Asimov y Robert Silverberg.

La trama explora cuestiones de la humanidad, la esclavitud, los prejuicios, la madurez, la libertad intelectual, la conformidad, el sexo, el amor y la muerte.

Argumento[editar]

El robot NDR "Andrew" (Robin Williams) es introducido en 2005 en la casa de la familia Martin para realizar tareas de mantenimiento y limpieza. Las reacciones de la familia van desde la aceptación y la curiosidad hasta el rechazo total y el vandalismo deliberado por su hija mayor, Grace (Lindze Letherman), que conduce al descubrimiento de que Andrew puede identificar las emociones y la reciprocidad en especie.

Cuando Andrew rompe accidentalmente una figura que pertenece a la "Damita" Amanda (Hallie Kate Eisenberg), talla una sustitución de madera. La familia se sorprende por su creatividad y el "Señor" Richard Martin (Sam Neill) lleva a Andrew a su fabricante, para preguntar si todos los robots son como él. El director ejecutivo de la compañía ve este desarrollo como un problema y desea hacer chatarra a Andrew. Enfurecido, Martin se lleva a casa a Andrew y le permite seguir su propio desarrollo, el fomento de Andrew para educarse en las humanidades.

Años más tarde, tras un accidente en el que Andrew se corta su pulgar, Martin lleva a Andrew a NorthAm Robotics para las reparaciones, asegurando que la personalidad de Andrew permanecerá ilesa. Andrew pide que mientras se repare su rostro se altere para transmitir las emociones que siente, pero no pueden ser expresadas plenamente.

Después de la boda de la Damita se da cuenta de que no hay más pedidos para que corra. Andrew finalmente pide su libertad, para gran consternación del señor, éste le concede la solicitud, pero destierra a Andrew para que pueda ser "totalmente" libre. Andrew se construye una casa y vive solo. En 2048, Andrew Martin ve por última vez en su lecho de muerte a su ex-dueño. Richard se disculpa por desterrarlo mientras Andrew se despedía de él diciéndole que "era un honor servirle".

Andrew va en una búsqueda para localizar más robots de la serie NDR para descubrir si los demás también han desarrollado sensibilidad. Después de años de fracaso se encuentra a Galatea (Kiersten Warren), un robot NDR que se le ha dado los atributos femeninos y de personalidad. Sin embargo, éstos son simplemente los aspectos de su programación y no algo que ella haya desarrollado como es el caso de Andrew.

Galatea es propiedad de Rupert Burns (Oliver Platt), hijo del diseñador original del robot NDR. Burns, trabaja para crear una apariencia más humana para los robots, pero es incapaz de atraer fondos. Andrew se compromete a financiar la investigación y los dos unen sus fuerzas para revolucionar la robótica. Andrew crea nuevos diseños de prótesis de órganos para robots que también pueden ser utilizados por los seres humanos.

Él se mantiene en contacto con la Damita, que crece, se casa y se divorcia. Andrew finalmente vuelve a visitar a la Damita pero en realidad es su nieta Portia, un poco confundido la Damita le dice que han pasado 20 años sin verse y que por eso no la reconocía. Con el tiempo, Andrew se convierte en un robot lo suficientemente humano para enamorarse de Portia (ambos por Embeth Davidtz), y en última instancia, ella con él.

Andrew va al hospital a ver a la Damita en su lecho de muerte y ve que ella lleva consigo el caballo que le había tallado años atrás. Ella muere en silencio y Andrew siente el dolor de no ser capaz de llorar y se da cuenta que debe tener expresiones. A lo largo del siguiente siglo, Andrew acaba la conversión física a ser humano y solicita al Congreso Mundial que se le declare como ser humano con la intención de estar legalmente casado con Portia, pero es rechazada; el Presidente del Congreso explica que la sociedad puede tolerar a un robot inmortal, pero no a un ser humano inmortal (esto se debía a que no tenía sangre y su cerebro era positrónico) dado que crearía demasiados celos y envidia, por lo que se confirma su condición de robot.

Andrew trabaja con Rupert (ahora un hombre viejo) para introducir la sangre a su sistema, lo que le permite envejecer y Rupert oficialmente le da la bienvenida a la condición humana, y comienza a envejecer junto a Portia. Andrew otra vez asiste al Congreso Mundial, ya como un hombre viejo, con la intención de nuevo de que se le declare un ser humano. Y tiene el siguiente debate con la presidenta del Congreso Mundial:

- Siempre he intentado dar sentido a las cosas. Debe de haber alguna razón para ser como soy. Como puede ver Sra. Presidenta ahora ya no soy inmortal.

- ¿Lo ha dispuesto todo para morir?

- En cierto sentido, sí. Estoy envejeciendo y mi cuerpo se está deteriorando y al igual que el de ustedes, al final dejará de funcionar. Como robot, podría haber vivido siempre. Pero hoy les digo a ustedes, que prefiero morir como hombre que vivir toda la eternidad como máquina.

- ¿Por qué lo desea?

- Para que se me reconozca. Solo por quien soy y por lo que soy. Ni más, ni menos. No busco la aclamación ni la aprobación. Sino la simple verdad de dicho reconocimiento. Este ha sido el objetivo elemental de mi existencia y debo conseguirlo tanto si quiero vivir, como morir con dignidad.

- Señor Martín. Lo que está usted solicitando es tremendamente complejo y controvertido, no será una decisión fácil. Le pido que sea usted paciente, voy a necesitar cierto tiempo para tomar una determinación en esta comprometida y delicada materia.

- Entonces esperare su decisión, Sra. Presidenta. Gracias por su paciencia. Lo hemos intentado (a Portia). Seca una lágrima de su ojo.

En su lecho de muerte, con Portia a su lado, Andrew alcanza a ver la de decisión del Congreso Mundial en la televisión:

- Según el informe cedido por la compañia Northam Robotics, el robot, también conocido como Andrew Martín, fue activado a las 17 horas y 15 minutos del 3 de abril del año 2005. Dentro de unas horas tendrá 200 años (en este momento Andrew cierra sus ojos y muere sin poder oír lo demás). Lo que significa que a excepción de Matusalén y de otros personajes bíblicos, Andrew es el ser humano viviente más viejo en los anales de la historia. Pues por medio de esta proclamación: Doy validez a su matrimonio con Portia Charney y reconozco su humanidad.

Portia ordena a su enfermera, Galatea (ahora como mitad humana), desconectar su máquina de soporte vital. La película termina con Portia en su lecho de muerte junto a Andrew, mientras le susurra "Te veo luego", a lo cual Galatea responde: "Como el gran Andrew Martin decía, a uno le agrada estar a su servicio".

Reparto[editar]

Curiosidades[editar]

  • Mientras Andrew buscaba NDR-114 En Nueva York se puede ver al fondo las Torres Gemelas Del World Trade Center solo que más altas y conectadas por 2 puentes

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]