Deshielo ártico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Temperaturas árticas desde 1987 a 2007.
La extensión de la banquisa se mide según la máxima extensión que permanece helada todo el verano, incluso en verano. Aquí se muestra el alcance en 2007, 2005 y la media entre 1979 y 2000.

El deshielo ártico es la conjunción de la disminución de la banquisa ártica y el deshielo de la capa de hielo de Groenlandia últimamente. El área de la banquisa seguirá disminuyendo en el futuro, según los modelos informáticos, aunque no hay consenso sobre cuanto se deshelará durante los veranos. Hasta el momento los análisis científicos no han detectado que jamás el Océano Ártico se deshelase estacionalmente durante los últimos 700.000 años, a pesar de haber habido períodos más cálidos.[1] [2] Los científicos siguen estudiando las causas y consecuencias como la alteración de la circulación atmosférica, calentamiento del océano Ártico[3] o alteración de la corriente marina como la corriente del Golfo[4]

El grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático (IPCC) reportó: "el calentamiento ártico, indicado como temperaturas máximas y mínimas diarias, ha sido equivalente al de cualquier otra parte del mundo.".[5] Al reducirse la superficie de hielo disminuye el efecto albedo y refleja menos energía solar al espacio, por lo tanto, se acelerará la reducción.[6]

En verano de 2007 la banquisa alcanzó su mínima extensión con una deshielo dramáticamente rápido. Durante el invierno de 2007-2008 la mayoría de la banquisa derretida se "recongeló" y se acercó a la extensión de anteriores años. Sin embargo, en las zonas de hielo perenne el espesor que se midió era más delgado que en el invierno anterior.[7] El templado verano de 2008 la banquisa estuvo en la línea del de 2007, aunque ligeramente superior.

En los meses de marzo y abril de 2008 su extensión ha sido la segunda mayor de los últimos 10 años, y según los datos emitidos por el IARC-JAXA el 11 de diciembre del 2008 la extensión alcanzó los 11.678.894 km², la mayor del siglo XXI en las mismas fechas, aunque el volumen de hielo se disminuyó a una velocidad sin precendetes.[8]

Hasta octubre de 2013, se ha observado en el Ártico, un derretimiento menor a lo esperado. Al final del período de derretimiento, el satelite Cryosat ha detectado una masa de hielo de 9,000 km3, con un incremento del 50% respecto al valor observado en el mismo período del año 2012. Sin embargo los expertos alertan respecto a un excesivo optimismo. [9]

Modelado, historia, predicciones[editar]

Los endebles modelos predicen que la banquisa ártica continuará rompiéndose en el futuro, y recientes obras ha puesto en duda su capacidad para predecir con precisión los cambios del hielo marino.[10] Los actuales modelos climáticos frecuentemente subestiman la tasa de contracción ártica.[11] En 2007 el IPCC reportó que “la proyectada reducción [en la cobertura global de la banquisa] está acelerada en el Ártico, donde algunos modelos proyectan que la banquisa de verano desaparezca enteramente en el escenario de alta emisión A2 en la última parte del s. XXI.″[12] No hay evidencia científica de que se haya fusionado todo el océano Ártico en los últimos 700 milenios, aunque hubo periodos más cálidos en el Ártico.[13] [14] Los científicos siguen estudiando posibles efectos causales como los cambios directos resultando de efectos de invernadero, y cambios indirectos como inusuales patrones de viento, subiendo las Tº árticas,[3] o circulación de agua[15] (como el aumento de las inversiones de agua tibia, y el ingreso de agua dulce de los ríos al océano Ártico.)

De acuerdo al IPCC, "el calentamiento en el Ártico, es indicado por las Tº diarias máx y mín, ha sido tan grande como en cualquier otra parte del mundo."[5] Y la reducción del área de la banquisa ártica significa menos energía solar reflejada de vuelta al espacio, acelerando su reducción.[16] Los estudios muestran que los recientes calentamientos en regiones polares se debió a la influencia de efectos netos humanos de los gases de invernadero, mientras que el agujero de ozono, produce un efecto enfriante opuesto a la influencia de los gases de invernadero.[17]

Extensión de la banquisa 1870-2000 del Hemisferio Norte en millones de km². En azul: indica la era presatélite, son datos menos fiables. En particular, la extensión casi constante en nivel en el otoño de 1940 refleja falta de datos en vez de una falta real de variation.

Mediciones fiables de los bordes de la banquisa comenzaron con la era satelitar a fines de los 1970s. Antes, esa región era menos monitoreada por una combinación de buques, boyas y aeronaves[18] Al tope de la tendencia negativa de largo término en recientes años, atribuido al calentamiento global, hay considerable variación interanual.[19] Y alguna de esa variación puede ser relacionada a efectos tales como la oscilación ártica, el cual puede ser relacionado con el calentamiento global;[20] y alguna de la variación es esencialmente un aleatorio "ruido del tiempo".

La extensión de la banquisa ártica en septiembre es mínima, y con nuevas bajas registradas en 2002, 2005, 2007 (39,2 % debajo de la media 1979-2000). En 2007, la banquisa ártica se rompe fuera de los previos registros, en agosto- un mes antes del fin de la estación de fusión, con el máximo de declinación de la extensión de la banquisa ártica, con más de un millón de km².[21] Fue la primera vez en la memoria humana, que el legendario Paso del Noroeste abrió se completamente.[22] La dramática fusión del 2007 sorprendió y extrañó a los científicos.[23] [24]

En 2008 y en 2009, la banquisa se extendió mínimamente y fue mayor que en 2007, pero no retornó a los niveles de previos años.[25] Adicionalmente, los estudios señalan una declinación en espesor y edad del hielo.[26] Pen Hadow y su "Estudios Árticos Catlin" reportó un espesor medio de 18 dm a través del mar norteño Beaufort, un área tradicionalmente con hielo más viejo, y espeso.[27]

Efectos[editar]

Retiro temprano de hielo, Barrow, Alaska.

Los efectos del quiebre ártico incluye una marcada disminución en la banquisa ártica; fusión de permafrost, que conduce al escape de metano, un débil gas de invernadero;[28] el escape de metano desde los clatratos, que alargan la escala del tiempo de liberación de metano;,[29] incremento observado en la fusión de la banquisa de Groenlandia en recientes años; y cambios potenciales en patrones de la circulación oceánica. Los científicos se preocupan de que algunos de estos efectos pueden causar retroalimentación positiva que podría acelerar el ritmo del calentamiento global.

Banquisa[editar]

La banquisa (mar de hielo) en la región ártica es de por si importante en el mantenimiento global del clima debido a su albedo (reflectividad).[30] La fusión de esta banquisa puede además exacerbar el calentamiento global debido a efectos de realimentación positiva, donde el calentamiento crea más calor al incrementarse la absorción solar.[30] [31] Un importante feedback en el Ártico es el feedback del albedo del hielo. La pérdida de la banquisa puede representar un punto de inflexión en el calentamiento global, cuando arranca el 'descontrol' del cambio climático.[32] [33] Eso se debería a la liberación de metano desde el permafrost y de clatratos en la región, y también debido a los efectos del feedback del albedo del hielo. Sin embargo, recientes estudios ha desafiado la noción de realimentación del albedo del hielo provocando un mar de hielo del Ártico con inminente punto de inflexión.[34] [35]

Proyectado cambio en el hábitat del oso polar de 2001–2010 a 2041–2050.

El 3 de abril de 2007, el National Wildlife Federation urge al Congreso de EE.UU. a colocar al oso polar bajo la ley de Especies Amenazadas.[36] Cuatro meses más tarde, el United States Geological Survey completó un estudio[37] concluyendo en parte que la banquisa continuará su rápida rotura en los siguientes 50 años, consecuentemente barrerá el hábitat del oso polar; y desaparecerían de Alaska, aunque continuarían existiendo en el archipiélago ártico canadiense y en zonas de las costas norteñas de Groenlandia.[38] Los efectos ecológicos secundario son también resultante de la contracción del hielo marino; por ejemplo, al oso polar se reniega de su histórica longitud de la estación de caza debido a la tardía formación y al deshielo del hielo a la deriva.

Pérdida de permafrost[editar]

La pérdida de la banquisa tiene efectos fundentes sobre el permafrost,[39] ambos en el agua,[40] y en la tierra[41] y consecuentemente efectos en escape de metano, y en la vida silvestre.[42] Algunos estudios implican un enlace directo,como lo predicen el aire frío que pasa sobre el hielo que se sustituye por el aire caliente que pasa sobre el mar. Este aire caliente se lleva el calor a la permafrost en todo el Ártico, y lo funde.[41] Ese deshielo del permafrost podría acelerar la liberación de metano en lugares como Siberia.[43]

Fusil de clatratos[editar]

La banquisa sirve para estabilizar los depósitos de metano en y cerca de la línea de costa,[44] previniendo la liberación de clatrato y la descomposición y desgasificación del metano hacia la atmósfera. Cualquier metano lanzado al aire causará luego más calentamiento[cita requerida].

Fusión de la cubierta de hielo de Groenlandia[editar]

Los modelos predicen un alza del nivel del mar de cerca de 5 cm por fusión en Groenlandia durante el s. XXI.[45] También se predice que Groenlandia será más cálido hacia el 2100 y comenzará una al menos completa fusión durante el siguiente milenio o más.[46] [47]

Efecto de la circulación oceánica[editar]

Aunque esto es poco probable que ahora ocurra, se piensa en el futuro próximo, y también se ha sugerido una súbita perturbación de la Corriente del Golfo por corte de la circulación termohalina, similar a lo que se cree que han llevado a una Dryas Reciente: un evento abrupto de cambio climático. Hay también potencialmente una posibilidad de una más general disrupción de la circulación oceánica, que puede conducir a un evento oceánico anóxico, aunque se cree que fue mucho más común en un distante pasado. No está claro si las apropiadas precondiciones para tal evento existen hoy.

Control del deshielo ártico[editar]

Geoingeniería[editar]

Las aproximaciones de geoingeniería ofrecen intervenciones que pueden hacer incrementar el hielo ártico, o reducir su declinaje.[48] Ellas operan tanto por efectos regionales (Geoingeniería ártica) o globales (geoingeniería). Varios esquemas específicos de geoingeniería ártica han sido propuestas para reducir la contracción ártica. Además, científicos como Paul Crutzen han argumentado propuestas generales de geoingeniería, como usar aerosoles de sulfuro estratosféricos, que afectarían al Ártico si se desplegaran en o cerca de esa región.

De acuerdo a John Holdren, asistente del presidente de EE.UU. para la Ciencia y la Tecnología, la completa pérdida de la banquisa de verano en el Ártico, sería una selal para justificar usar geoingeniería para enfriar el clima. Holdren cree que tal completa pérdida de la banquisa ártica veraniega daría la señal de una chance incrementada de "realmente intolerables consecuencias."[49]

Estudios[editar]

Nacional[editar]

Países individuales dentro de la zona ártica: Canadá, Dinamarca (Groenlandia), Finlandia, Islandia, Noruega, Rusia, Suecia, EE. UU. (Alaska) conducen estudios independientes, agregado a varias organizaciones y agencias, públicas y privadas, como el Instituto Ruso del de Estudios del Ártico y del Antártico. Países que no reclaman áreas del Ártico, pero que son cercanos vecinos, conducen estudios árticos, como la Agencia China del Ártico y del Antártico.

Internacional[editar]

Los estudios internacionales cooperativos entre naciones se han incrementado:

Reclamaciones territoriales[editar]

Con creciente evidencia de que el calentamiento global está contrayendo la banquisa polar, se ha añadido con urgencia en varias naciones' reivindicaciones territoriales en el Ártico con la esperanza de establecer el desarrollo de recursos y nuevas vías de navegación, adicionando derechos soberanos de protección.[53]

El Ministro danés de Relaciones Exteriores Per Stig Møller y el Premier de Groenlandia Hans Enoksen invitaron a sus colegas ministros de Canadá, Noruega, Rusia, EE.UU., a Ilulissat, Groenlandia en una cumbre en mayo de 2008 para discutir la forma de dividir las fronteras en la región cambiante del Ártico, y una discusión sobre más cooperación contra el cambio climático que afecta al Ártico.[54] En la Conferencia del Océano Ártico, los Ministros de RR.EE. y otros oficiales representando a cinco naciones anunciaron la Declaración de Ilulissat el 28 de mayo de 2008.[55] [56]

Referencias[editar]

  1. Overpeck, Jonathan T. (23 de agosto de 2005). «Sistema Árticn en Trayectoria a un Estado Nuevo, Estacionalmente Libre de Hielo» (pdf). Eos, Transactions, American Geophysical Union 86 (34):  pp. 309–316. http://atoc.colorado.edu/~dcn/reprints/Overpeck_etal_EOS2005.pdf. 
  2. Butt, F. A.; H. Drange, A. Elverhoi, O. H. Ottera & A. Solheim (2002). La Sensibilidad del Sistema Climático Ártico del Norte Atlántico a los Cambios de Elevación Isostática, Agua Dulce y Forzantes Solares. 21. Quaternary Science Reviews.  pp. 1643–1660. OCLC 108566094. http://www.nersc.no/~oddho/Thesis/chapter3.pdf. 
  3. a b Black, Richard (14-09-2006). «'Drástica' reducción de la Banquisa Árctica». Science/Nature (BBC News). http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/5344208.stm. Consultado el 16 de septiembre de 2007. 
  4. Study: Circulation Shift May Be Melting Arctic Sea Ice. Fox News. 24 de noviembre de 2007. http://www.foxnews.com/story/0,2933,311753,00.html. Consultado el 27 de noviembre de 2007. 
  5. a b McCarthy, James J.; Intergovernmental Panel on Climate Change Working Group II. (2001). Climate Change 2001: Impacts, Adaptation and Vulnerability. Contribution of Working Group II to the Third Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. New York: Cambridge University Press. ISBN 0521807689. Consultado el 24 de diciembre de 2007. 
  6. Black, Richard (18-05-2007). Earth - melting in the heat?. BBC News. http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/4315968.stm. Consultado el 3 de enero de 2008. 
  7. Zabarenko, Deborah. "Thickest, oldest Arctic ice is melting: NASA data", Reuters (18 de marzo 2008).
  8. http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-202
  9. Se derrite menos hielo de lo esperado hasta octubre del 2013 [1] (en italiano)
  10. Eisenman, Ian; Untersteiner, Norbert; Wettlaufer, J.S. (2007). «Sobre la fiabilidad de la simulación del mar de hielo del Ártico en los modelos climáticos globales». Geophysical Research Letters 34:  pp. L10501. doi:10.1029/2007GL029914. http://pantheon.yale.edu/%7Ejw378/articles/EUW_revised_2007.pdf. 
  11. Stroeve, J.; Holland, M. M.; Meier, W.; Scambos, T.; Serreze, M. (2007). «Arctic sea ice decline: Faster than forecast». Geophysical Research Letters 34 (9):  pp. L09501. doi:10.1029/2007GL029703. Bibcode2007GeoRL..3409501S. 
  12. Meehl, G.A., and others; Intergovernmental Panel on Climate Change Working Group I. (2007). Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change, Cápitulo 10. New York: Cambridge University Press. 
  13. Overpeck, Jonathan T. (23-08-2005). «Sistema Ártico en la Trayectoria a un Nuevo Estado Estacionalmente Libre de Hielo» (pdf). Eos, Transactions, American Geophysical Union 86 (34):  pp. 309–316. http://atoc.colorado.edu/~dcn/reprints/Overpeck_etal_EOS2005.pdf. 
  14. Butt, F. A.; H. Drange, A. Elverhoi, O. H. Ottera & A. Solheim (2002). La sensibilidad del sistema climático Ártico del Atlántico Norte del Ártico a los cambios de elevación isostáticas, de agua dulce y a los forzamientos solares. 21. Quaternary Science Reviews.  pp. 1643–1660. OCLC 108566094. http://www.nersc.no/~oddho/Thesis/chapter3.pdf. 
  15. Estudio: Cambio de circulación Puede Fusionar la Banquisa Ártica. Fox News. 24 de noviembre de 2007. http://www.foxnews.com/story/0,2933,311753,00.html. Consultado el 27 de noviembre de 2007. 
  16. Black, Richard (18 de mayo de 2007). Tierra - ¿fusión en el calor?. BBC News. http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/4315968.stm. Consultado el 3 de enero de 2008. 
  17. Gillett, Nathan P.; Stone, Dáithí A.; Stott, Peter A.; Nozawa, Toru; Karpechko, Alexey Yu.; Hegerl, Gabriele C.; Wehner, Michael F.; Jones, Philip D. (30 de octubre de 2008). «Atribución del calentamiento polar a la influencia humana». Nature Geoscience (Nature Publishing Group) 1:  pp. 750. doi:10.1038/ngeo338. http://www.nature.com/ngeo/journal/vaop/ncurrent/abs/ngeo338.html. 
  18. Meier, WN, JC Stroeve, F Fetterer. 2006. ¿A dónde va el hielo del mar Ártico? una clara señal de declinación regional, estacional y extensión a través de los registros satelitales. Annals of Glaciology 46: 428-434.
  19. «NASA Sees Arctic Ocean Circulation Do an About-Face - NASA Jet Propulsion Laboratory».
  20. Fyfe, J.C; GJ Boer, GM Flato (1 de junio de 1999). «Las Oscilaciones Árticas y Antárticas y sus cambios proyectados en el Calentamiento Global». Geophysical Research Letters 26 (11):  pp. 1601–4. doi:10.1029/1999GL900317. 
  21. NSIDC "Estado de la Criósfera, Está la Criósfera enviando señles acerca del cambio climátic?"
  22. http://nsidc.org/news/press/2007_seaiceminimum/20071001_pressrelease.html NSIDC 1 de octubre de 2007 "El hielo marino del Ártico Rompe Todas las Bajas Anteriores - La disminución del hielo marino del verano conduce a la apertura del legendario Paso del Noroeste"
  23. NASA "Remarcable' Caída De la Banquisa Ártica Levanta Cuestiones"
  24. .NASA Observatorio de la Tierra - Monitoreiando la Banquisa
  25. NSIDC "Extensión de Banquisa Ártica permanece bajo; 2009 se ve un tercio más bajo"
  26. NSIDC 6 de octubre 2009
  27. Catlin Arctic Survey "Datos de estudio muestran rápida pérdida de hielo - se abrió el mar Ártico en verano al máximo en diez años"
  28. Christensen, T. R.; Johansson, T. Ö.; Jonas Åkerman, H.; Mastepanov, M.; Malmer, N.; Friborg, T.; Crill, P.; Svensson, B. H. (2004). «Thawing sub-arctic permafrost: Effects on vegetation and methane emissions». Geophysical Research Letters 31 (4):  pp. L04501. doi:10.1029/2003GL018680. Bibcode2004GeoRL..3104501C. 
  29. Macdonald, G. J. (1990). «Role of methane clathrates in past and future climates». Climatic Change 16 (3):  pp. 247–243. doi:10.1007/BF00144504. 
  30. a b «Todo Acerca de la Banquisa». NSIDC. Consultado el 10 de enero de 2009.
  31. «Perspectiva Global para Hielo y Nieve, Cap. 5: Hielo en el Mar». Programa Ambiental de ONU.
  32. {{Cite journal | volume = 32 | pages = L24401 | year = 2005 | doi = 10.1029/2005GL025080| first1=D. M. | journal = Geophysical Research Letters | last2=Slater | title = A projection of severe near-surface permafrost degradation during the 21st century| first2=A. | last1=Lawrence| issue=24 |bibcode = 2005GeoRL..3224401L }
  33. Archer, D.; Bufett, B. (2005). «Time-dependent response of the global ocean clathrate reservoir to climatic and anthropogenic forcing». Geochemistry Geophysics Geosystems 6 (3):  pp. Q03002. doi:10.1029/2004GC000854. Bibcode2005GGG.....603002A. http://geosci.uchicago.edu/~archer/reprints/archer.2005.clathrates.pdf. 
  34. «Arctic summer sea ice loss may not 'tip' over the edge - environmentalresearchweb».
  35. Eisenman, Ian; Wettlaufer, J.S. (2009). «El comportamiento no lineal en el umbral de pérdida de hielo marino en el Ártico». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 106 (1):  pp. 28–32. doi:10.1073/pnas.0806887106. http://pantheon.yale.edu/%7Ejw378/articles/E&W_Bif_PNAS.pdf. 
  36. Protection For Polar Bears Urged By National Wildlife Federation. Science Daily. 3 de abril de 2008. http://www.sciencedaily.com/releases/2008/04/080402210456.htm. Consultado el 3 de abril de 2008. 
  37. DeWeaver, Eric (2007). «Incertidumbres en las proyecciones del modelo climático de la declinación de la banquisa ártica: Una Evaluación Relevante de los Osos Polares» (pdf). United States Department of the Interior.
  38. Broder, John; Revkin, Andrew C. (8 de julio de 2007). El calentamiento considera la desaparición de la mayoría de los osos polares. The New York Times. http://www.nytimes.com/2007/09/08/science/earth/08polar.html?_r=1&hp=&adxnnl=1&oref=slogin&adxnnlx=1190574637-aS0VOr2klykTSNwK91tiDg. Consultado el 23 de septiembre de 2007. 
  39. http://www.cgd.ucar.edu/ccr/dlawren/publications/lawrence.grl.submit.2008.pdf
  40. «Melting Arctic Ocean Raises Threat of ‘Methane Time Bomb’ by Susan Q. Stranahan: Yale Environment 360».
  41. a b «Permafrost Threatened by Rapid Retreat of Arctic Sea Ice, NCAR Study Finds - News Release».
  42. «Permafrost Amenazado por el Rápido Retiro de la Banquisa Ártica, Estudios de NCAR Los Halló». University Corporation for Atmospheric Research (10 de junio de 2008). Consultado el 11 de junio de 2008.
  43. «Methane Bubbling Up From Undersea Permafrost?».
  44. Shakhova, N.; Semiletov, I.; Panteleev, G. (2005). «The distribution of methane on the Siberian Arctic shelves: Implications for the marine methane cycle». Geophysical Research Letters 32 (9):  pp. L09601. doi:10.1029/2005GL022751. Bibcode2005GeoRL..3209601S. 
  45. IPCC AR4 cáp. 10 [2] Tabla 10.7
  46. Gregory JM; Huybrechts P; Raper SC. «Climatología: amenazante pérdida de la banquisa de Groenlandia». Nature 428 (6983):  pp. 616. doi:10.1038/428616a. PMID 15071587. http://homepages.vub.ac.be/~phuybrec/pdf/Nature.Green.2004.pdf. Consultado el abril de 2004. «La Banquisa de Groenlandia se fundiría más rápido en un clima más cálido y es probable que sea eliminado — excepto glaciares residuales en las montañas — si la Tº anual media en Groenlandia se incrementa más de 3 °C. Eso elevaría el nivel del mar en el ámbito mundial en 7 m (contradiciendo el Principio de Arquímedes) en un período de 1 milenio o más. Mostramos aquí que las concentraciones de gases de efecto invernadero probablemente han alcanzado niveles de antes del año 2100, que son suficientes para elevar la temperatura de calentamiento más allá de ese umbral.». 
  47. «Cambio Regional del Nivel del Mar» (Figure 11.16). Intergovernmental Panel on Climate Change.
  48. Lenton, T; N. Vaughan. «Geoengineering: a critical review». Consultado el 23 de febrero de 2009.
  49. Borenstein, Seth. “Obama Mira al Enfriamiento de Aire para Luchar con el Calentamiento”, Associated Press via ABC News. (9 de abril 2009).
  50. «misión de Hielo ESA CryoSat-2». esa.int (11 de septiembre de 2008). Consultado el 15 de junio de 2009.
  51. Svenningsson, Annakarin (14 de octubre de 2007). «Cambio Global Ambiental - El Rol de la Región ÁrticA». innovations-report.de. Consultado el 16 de octubre de 2007.
  52. Wininger, Corinne (26 de octubre de 2007). «E SF, VR, FORMAS firmaron MOU para promover el Estudio del Cambio Global Ambiental». innovations-report.de. Consultado el 26 de noviembre de 2007.
  53. Eckel, Mike (20 de septiembre de 2007). «Rusia: Los Tests Muestran que el Borde del ÁrticO Es Nuestro». The Associated Press (The Washington Post). http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2007/09/20/AR2007092001703.html. Consultado el 21 de septiembre de 2007. 
  54. «Dinamarca tiene como objetivo para la reunión de las naciones del Ártico analizar las fronteras» (online). Denmark-Diplomacy (EUX.TV the Europe channel). 13 de septiembre de 2007. http://www.eux.tv/article.aspx?articleId=14443. Consultado el 16 de septiembre de 2007. 
  55. Conferencia en Ilulissat, Groenlandia: Declaración política sobre tierras en el futuro del ÁrticO. Ministry of Foreign Affairs of Denmark. 28 de mayo de 2008. Archivado del original el 2008-06-15. http://web.archive.org/web/20080615022625/http://www.um.dk/en/servicemenu/News/ConferenceInIlulissatGreenlandLandmarkPoliticalDeclarationOnTheFutureOfTheArctic.htm. Consultado el 6 de junio de 2008. 
  56. «The Ilulissat Declaration». um.dk (28 de mayo de 2008). Archivado desde el original el 2008-06-26. Consultado el 6 de junio de 2008.
  • «International - The Arctic - Drawing lines in melting ice». The Economist 384 (8542):  pp. 47. 2007. OCLC 166288931. 
  • Miller, PA; SW Laxon, DL Feltham (2007). «Consistencia y contraste de las predicciones de espesor de la banquisa decadial Ártica, por un modelo altamente optimizado de banquisas». Journal of Geophysical Research 112 (C7):  pp. C07020–2. doi:10.1029/2006JC003855. OCLC 170040287. 
  • Oyugi, JO; H Qiu, D. Safronetz (2007). «Calentamiento Global y Patógenos Emergentes de Viejas Patogenias en las Regiones Árticas de Canadá». Medical Hypotheses 68 (3):  pp. 709. doi:10.1016/j.mehy.2006.09.006. OCLC 110702580. PMID 17064851. 
  • Schiermeier, Q (2007). «Polar Research: the New Face of the Arctic». Nature 446 (7132):  pp. 133–135. doi:10.1038/446133a. OCLC 110702580. PMID 17344829. 
  • Stroeve, J; MM Holland, W Meier, T Scambos, M Serreze (2007). «The Cryosphere – L09501 – Arctic Sea Ice Decline: Faster than Forecast». Geophysical Research Letters 34 (9):  pp. n.p.. doi:10.1029/2007GLO29703 (inactivo desde 25 de junio 2008). OCLC 110702580. 
  • Xu, J; G Wang, B Zhang (2007). «Climate Change Comparison between Arctic and Other Areas in the Northern Hemisphere since the Last Interstade». Journal of Geographical Sciences 17 (1):  pp. 43–50. doi:10.1007/s11442-007-0043-8. OCLC 91622949. 

Enlaces externos[editar]