Corriente del Golfo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las islas Lofoten, en Noruega, disfrutan de temperaturas mucho más altas de las que les corresponderían por su latitud.
Mapa por satélite de la temperatura superficial del océano Atlántico Norte.

La corriente del Golfo es una corriente oceánica que desplaza una gran masa de agua cálida procedente del golfo de México y que se dirige al Atlántico Norte. Es una corriente superficial (por la temperatura cálida de sus aguas) y disminuye gradualmente en profundidad y velocidad hasta prácticamente anularse a unos 100 m, cota donde la influencia del calentamiento por los rayos solares desaparece en la práctica. Tiene una anchura de más de 1000 km en gran parte de su larga trayectoria,[1] lo que da una idea aproximada de la enorme cantidad de energía que transporta y de las consecuencias tan beneficiosas de la misma. Se desplaza a 1,8 m/s aproximadamente y su caudal es enorme: unos 80 millones de m³/s.

La circulación de esta corriente asegura a Europa un clima cálido para la latitud en que se encuentra e impide la excesiva aridez en las zonas atravesadas por los trópicos en las costas orientales de América (por ejemplo: México y las Antillas).[1] También determina en buena parte la flora y la fauna marina de los lugares por los que pasa (por ejemplo, los artrópodos y cefalópodos abundan más en las costas de Galicia que en las del País Vasco, donde su influencia es menor).[1]

Es provocada por la acción combinada del movimiento de rotación terrestre (y en menor grado el de traslación) y de la configuración de las costas tanto americanas como europeas.

Notas históricas[editar]

Ya desde el primer viaje de Colón, los españoles comprobaron la dificultad de navegar hacia el oeste a una latitud superior al Trópico de Cáncer, rumbo que los hizo retrasar considerablemente en su recorrido. De hecho, en los cuatro viajes que Colón realizó, el primero fue el único que siguió este rumbo. Esta ruta atravesaba el cinturón de altas presiones de lo que ahora se conoce como el Anticiclón de las Azores, donde los vientos son relativamente débiles y abundan los días de calma. Y cuando ya estaban relativamente cerca de las tierras americanas (que en un primer momento se llamaron las Indias Occidentales), se encontraron con el Mar de los Sargazos (nombre de origen griego, empleado por Aristóteles para denominar una parte del mar en la que abundan las algas y utilizado posteriormente para indicar un área extensa ubicada al este-noreste de las Grandes Antillas), donde abundan las algas de este nombre, lo cual fue interpretado, erróneamente, como un obstáculo que frenaba el viaje de las embarcaciones

El trayecto pasaba despues por las islas de Madanino y Guadalupe y Maria Galante,de lo que yo habia hablado extensamente en mi Primera Decada. Pedro Arias (1514) tambien navego sobre inmensas extensiones de aguas llenas de algas;ni el Almirante Colombo ,que fue el primer descubridor de estas tierras y cruzo este mar de algas ,ni los españoles que acompañaban a Pedro Arias eran capaces de explicar la causa de esta vegetacion .

Pedro Mártir de Anglería.[2]

Como después se pudo comprobar, las algas, que son más ligeras que el agua para flotar, no ofrecen ninguna clase de resistencia a la navegación. En la misma obra de Anglería se intuye la existencia de una fuerza superior a la de los vientos que hacía desviar las embarcaciones, indicando las experiencias de Bartolomé Colón (hermano de Cristóbal) en las costas de La Española (ahora Santo Domingo), tan temprano como en 1497

Mientras ellos estaban ocupados visitando el barco, el Adelantado (Bartolomé Colón) ordeno levar anclas ,abrir velas y navegar a alta mar .Su asombro fue redoblado cuando ellos observaron que sin remos ni el empleo de ninguna fuerza humana,el inmenso barco volaba sobre la superficie del agua . Fue un soplo de viento de tierra lo que favorecio esta maniobra, y lo que mas asombro fue ver que el barco avanzaba moviendose primero a la derecha y despues a la izquierda,conforme a la voluntad del capitan.[3]

Mapa de Benjamín Franklin de la corriente del Golfo.

El descubrimiento por parte de los europeos de la corriente del Golfo data de 1513, año de la expedición de Juan Ponce de León, fundador de la provincia de la Florida y explorador de las costas de esta península. Navegando hacia el sur a lo largo de las costas orientales de la Florida, con viento en popa (aunque débil) se dio cuenta de que su embarcación retrocedía en lugar de avanzar. A partir de dicha fecha fue ampliamente utilizada por los barcos españoles en su viaje de vuelta del Caribe a España.[4]

El primero que publicó descripciones detalladas y mapas de la corriente del Golfo en detalle fue Benjamin Franklin en su obra de 1786 Sundry Maritime Observations.[5]

Y otra obra que identifica con precisión la naturaleza de la Corriente del Golfo es un artículo reciente de Jerry Wilkinson sobre este tema:

Una corriente tal que, a pesar de que ellos tuvieron fuerte viento a favor, no pudieron avanzar, pero a la vuelta les pareció avanzar correctamente; al final supieron que la corriente era más poderosa que el viento . Esta es probablemente la primera evidencia escrita acerca de la Corriente del Golfo y de que Ponce de León es considerado su descubridor.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c ¿Calor o nueva edad de hielo? - El País, 15/06/2008.
  2. Pedro Mártir de Anglería. Décadas del Nuevo Mundo, Década III, Libro V (en inglés).
  3. Pedro Mártir de Anglería. Décadas del Nuevo Mundo, Década I, Libro V (en inglés) (Junio 1497)
  4. Fernandez-Armesto, Felipe (2006). Pathfinders: A Global History of Exploration. W.W. Norton & Company. pp. 194. ISBN 0-393-06259-7. 
  5. 1785: Benjamin Franklin's Sundry Maritime Observations, NOAA Ocean Explorer.
  6. Jerry Wilkinson The History of the Gulf Stream [1]

Enlaces externos[editar]