Banquisa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fusión de la banquisa.

La banquisa o hielo marino es una capa de hielo flotante que se forma en las regiones oceánicas polares. Su espesor típico se sitúa entre un metro, cuando se renueva cada año, y 4 o 5 m, cuando persiste en el tiempo, como ocurre en la región ártica más próxima al polo. Excepcionalmente se forman engrosamientos locales de hasta 20 m de espesor. En muchas ocasiones está constituida por bloques de hielo fracturados que han sido nuevamente soldados.

Oscilación anual de la extensión de la banquisa (blanco).
Osos polares curioseando un submarino nuclear.
Vista de satélite de Fennoscandia con banquisa en la Bahía de Botnia.

Formación[editar]

La causa primaria es el congelamiento desde la superficie, pero también puede contribuir la precipitación en forma de nieve, precipitación que siempre es escasa en las regiones polares, sometidas permanentemente a la influencia de las altas presiones debidas al vórtice polar. También resulta muy importante la formación de escarcha por la baja temperatura que hace condensar directamente la humedad atmosférica en la zona polar. El agua se congela en la superficie, porque el agua del fondo no se enfría lo necesario, dado el enorme calor específico del agua y su correlativa resistencia al cambio de temperatura. Para que la solidificación comience se requieren –1,8 °C, a causa del descenso crioscópico, que es la disminución del punto de fusión/solidificación que acompaña a la salinidad. Se forman primero pequeños cristales lenticulares de agua pura, que van luego reuniéndose. Al final la banquisa queda formada por un agregado de hielo de agua con un relleno de salmuera en las grietas.

Dos banquisas[editar]

Existen dos banquisas que ocupan una parte variable del océano: una en el Ártico y otra alrededor del Continente antártico:

  • La banquisa antártica desaparece en su mayor parte durante el diciembre austral y se vuelve a formar en el invierno, alcanzando una extensión equivalente a la del continente. En septiembre alcanza los 18,8 millones de km², mientras que en marzo es de sólo 2,6 millones de km².
  • La banquisa ártica ha venido siendo permanente, fundiéndose cada año las partes más próximas a los continentes circundantes, época aprovechada para la circunnavegación del océano Ártico. En marzo alcanza los 15 millones de km² y en septiembre alcanza los 6,5 millones de km².

Durante los varios siglos que los navegantes trataron de buscar el llamado Paso del Noroeste (Northwest Passage en inglés) al norte del Canadá, se ha podido comprobar distintas fluctuaciones de la cantidad de hielo, alcanzando en varios años niveles mínimos y recuperándose después. No está claro si existe un proceso de derretimiento continuo del hielo ártico o sólo corresponde a niveles fluctuantes durante ciclos cada vez más largos. Este paso del Atlántico al Pacífico y viceversa queda algunos años libre de hielo lo que permite abrir, por breve tiempo, la navegación marítima. Sin embargo, la mayoría de las veces requiere de barcos rompehielos. El satélite Cryo Sat de la ESA (European Space Administration) mostró a fines de 2013 una recuperación del volumen del hielo oceánico ártico en km3 [[1] ]. Sin embargo la NASA hace referencia a la extensión del hielo ártico en km2, lo que impide comparar los dos parámetros ([2] ). En resumen, valdría la pena hacer un registro de los datos (volumen del hielo oceánico y/o extensión del mismo durante más años para tener una idea más clara de las posibles tendencias.

Ecología[editar]

Muchos organismos aparecen vinculados a la banquisa. Los osos polares vagan sobre la banquisa ártica, y muchos peces, focas y crustáceos (krill) forman una cadena trófica que arranca de las algas que crecen bajo el hielo, en un ambiente muy constante y enriquecido en nutrientes especialmente favorable para la vida marina.

Climatología[editar]

Las consecuencias ambientales de la evolución de las banquisas no se restringen a sus efectos sobre la biota marina. Afecta al régimen climático global de dos maneras. En primer lugar, la capa de hielo abriga al océano, actuando como un aislante que restringe el flujo de calor del mar a la atmósfera: océano y atmósfera forman un sistema acoplado que regula la distribución de calor en el planeta. En segundo lugar, el blanco hielo de la banquisa, aunque delgado, es altamente reflectante, contribuyendo significativamente al albedo planetario (la proporción de radiación solar devuelta al espacio por reflexión), uno de los parámetros que más influyen en la evolución del clima global. La actual disminución estacional del albedo en los polos debería contribuir así al calentamiento global, en un caso de retroalimentación positiva simétrico al que se produce en los períodos climáticos glaciales, cuando la extensión de los casquetes y de la banquisa acentúa precisamente el enfriamiento.

Hay razones para suponer que en un período de la historia del planeta, hace unos 700 millones de años, el clima fue tan frío como para que una gruesa banquisa permanente cubriera una parte importante de los océanos, excluyendo los mares y océanos de la zona intertropical (recordemos que la aparición de la vida sobre la Tierra ocurrió en zonas de clima cálido correspondientes a los continentes y mares ubicados en las bajas latitudes, por lo que las plantas primitivas como el helecho arbóreo todavía crecen en las mismas áreas. El caso de las minas de carbón en las islas Spitzberg (o Svalbard) es distinto porque esas minas de carbón se formaron a partir de árboles que ahora no existen en la zona. La razón está en el movimiento de las placas tectónicas que desplazaron a dichas islas mucho más al norte de donde estaban durante el período carbonífero. Tampoco es señal de que el clima en la zona donde se ubican dichas islas se haya vuelto más frío con el tiempo ya que los datos que tenemos acerca de ello nos indican un proceso opuesto: el clima en las islas Spitzberg se ha venido haciendo más cálido desde finales de la Era Terciaria, con la influencia beneficiosa de la Corriente del Golfo, cuando hace unos 50.000 años el istmo centroamericano se levantó para separar el mar Caribe del Océano Pacífico y como consecuencia de ello, dicha corriente, que antes se escapaba hacia el Océano Pacífico a través de los pasos que existían en la zona (principalmente en Panamá y entre Costa Rica y Nicaragua) se dirigía hacia el Golfo de México para regresar hacia el Atlántico a través del estrecho de La Florida.

Referencias[editar]

  1. Arctic sea ice up from record low [1]
  2. Arctic Sea Ice Maximum 2014. April 10, 2014. [2]