Catedral de San Vito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Catedral de San Vito, en el interior del recinto del Castillo de Praga.
Vista del lado sur: la torre principal y la Puerta Dorada.
La catedral y el castillo junto al río Moldava.
Las naves de crucería sobre el coro.
Cubierta, arbotantes y pináculos (Vista desde la torre principal).

La catedral de San Vito (en checo: Chrám svatého Víta o Katedrála Svatého Víta) es un templo dedicado al culto católico situado en la ciudad de Praga (República Checa). Forma parte del conjunto artístico monumental del Castillo de Praga y es la mayor muestra del Arte gótico de la ciudad. Desde 1989 está dedicada a San Vito, San Venceslao y San Adalberto. Ha sido el escenario de la coronación de todos los reyes de Bohemia y en ella se encuentran también enterrados todos los santos obispos y arzobispos y un buen número de reyes. La catedral, aunque católica, es de propiedad estatal desde el inicio de su construcción en el siglo XIV.

Historia[editar]

La catedral de San Vito es el símbolo de Praga y de toda la República Checa, tanto por su historia tempestuosa como por su valor artístico. Fue la culminación de las reivindicaciones de los reyes de Bohemia que quisieron convertir la diócesis de Praga en arzobispado. La primera piedra fue colocada el 21 de noviembre de 1344 por el arzobispo de Praga, Ernesto de Pardubice, en presencia del rey Juan de Luxemburgo y de sus hijos, Carlos (futuro Carlos IV de Bohemia) y Juan. Se erigió en el mismo solar en el que antiguamente se hallaban una rotonda románica y una basílica dedicadas, asimismo, a San Vito, de las que todavía quedan restos. El proyecto fue diseñado por el arquitecto francés Matias Arras, que se inspiró en el inicial arte gótico francés, tomando como modelo las catedrales de Toulouse y Narbona. De hecho, la catedral de San Vito es una de las últimas muestras importantes, de esta corriente artística.

Peter Parler sucedió, en 1356, al arquitecto Matías Arras después del fallecimiento de éste, aunque transcurrieron unos años sin que fuera dirigida por ningún maestro de obras. Más tarde la construcción sería dirigida por los hijos de Peter Patlér, Jan y Václay. Estos nuevos arquitectos imprimieron a la catedral un estilo inspirado en el gótico alemán pero dándole, asimismo, su impronta personal, puesta de manifiesto en el coro, la capilla de San Segismundo y la sacristía que fueron terminadas por ellos. De esta época cabe destacar las complejas bóvedas, sólo comparables a las de las catedrales inglesas.

En 1419 se interrumpieron los trabajos a causa de la rebelión husita. Los husitas, contrarios a la veneración de los santos y a las muestras de opulencia propias de la Iglesia católica, saquearon la catedral e hicieron coronar al rey Segismundo en el nuevo templo.

En 1485 la corte volvió al Castillo de Praga y se empezó a restaurar la Catedral. Se construyó un nuevo Oratorio Real, obra de Hans Spiesz, símbolo de la soberanía del rey, que se terminó en 1490. Las escenas de la leyenda de San Wenceslao se concluyeron en 1509 para la coronación del rey Luis Jagellon.

En 1526 Fernando I de Habsburgo se convirtió en el primer Habsburgo coronado como rey de Bohemia. De esta época data la Galería de la Música, obra de Bonifacio Wolmut, de estilo manierista, con bóvedas neogóticas, así como la capilla de San Adalberto que posteriormente fue destruida. En 1566 Maximiliano II de Habsburgo encargó el Panteón Real dedicado a la Casa de Habsburgo y a sus predecesores en el trono de Bohemia, se terminó en 1589.

El 23 de mayo de 1618 se produjo la defenestración de Praga, que daría comienzo a la Guerra de los Treinta Años. En 1619 los radicales calvinistas causaron grandes desperfectos en la catedral que tuvo que volver a consagrarse en febrero de 1621, después de la derrota checa en la batalla de la Montaña Blanca. Gaspar Bechteler talló los relieves de madera que commemoran la defenestración y sus consecuencias.

En 1644 Leopoldo Guillem, obispo de Olomue, hizo restaurar un candelabro románico de la capìlla de San Juan Bautista que, supuestamente, procedía del Templo de Jerusalén.

Con la llegada del barroco, el emperador Leopoldo I de Habsburgo colocó la primera piedra de una nave diseñada por Giovanni Domenico Orsi, pero las obras tuvieron que interrumpirse en 1675 por falta de presupuesto. De la misma forma fracasó el proyecto de Johann F. Schor. De esta época datan las estatuas de los santos patronos checos que hay en la capilla de San Juan de Nepomuceno, obra de Rinaldo Ranzoni, el retablo de San Segismundo de Frantisek Weis y la tumba de San Juan de Nepomuceno, obra maestra de Antonio Corradini.

En 1844, Václav M. Pesina pidió que se acabara la catedral, hecho que no ocurriría hasta 1839 al constituirse una Sociedad que se interesó en ello. En 1862 Josef’O Kranner empezó los trabajos restaurando el presbiterio del que eliminó gran parte de los añadidos barrocos. Con motivo del retorno a Praga de las Joyas de la Corona Checa, se reformó la Cámara de la Corona; paralelamente se finalizaron las obras de la bóveda principal y de la fachada Oeste. El 28 de diciembre de 1929 se abrió al público la catedral totalmente acabada.

Estancias[editar]

Fachada Oeste[editar]

De estilo neogótico fue la primera que se terminó. Está decorada con estatuas de catorce santos, la del rey Carlos IV y una de sus arquitectos. Los portalones de bronce realizados por Otakar Sapniel, se cosntruyeron en 1927. En total son tres puertas: en el central se halla representada la construcción de la catedral, en el de la derecha: la vida de San Adalberto y en la de la izquierda que, desde 1929 es la fachada principal, la vida de San Wenceslao. El rosetón fue diseñado por Frantisek Kysela en 1928, y representa la Creación.

Fachada Sur y Puerta Dorada[editar]

Mosaico del Juicio Final

Durante cinco siglos, la fachada Sur fue la entrada principal de la catedral. En ella destaca la Puerta Dorada que debe su nombre al fondo rojo y dorado de los mosaicos venecianos, obra de Niccoletto Semitecolo, y en la que se representa el Juicio Final, obra excepcional en la Europa Occidental. En el centro de estos mosaicos se puede distinguir la figura de Jesucristo sobresaliendo en medio de los seis santos patronos de la República Checa. A ambos lados de Jesucristo se hallan representadas las ánimas salvadas y las condenadas. En ellas se puede reconocer al rey Carlos IV y a su última esposa Isabel de Pomerania. Para su realización se necesitaron más de 40.000 piezas. En 1967 y 1980 se intentaron restaurar sin llegar a lograrlo.

La torre principal, situada en esta fachada, fue construïda por Peter Parler. Tiene 99 m. De altura y está coronada por una cúpula renacentista de Pacassi, fue construïda en 1770. La balaustrada es obra de Hans de Tirol y B. Wohlmüt y, lo mismo que la cúpula, es de estilo renacentista.

Planta[editar]

La Catedral de San Vito presenta una planta de tres naves con un transepto, deambulatorio y capillas. Es la obra maestra de Peter Parler que introdujo modificaciones e innovaciones en el proyecto de Matías Arras.

Altar Mayor[editar]

Construido por J. Kranner entre 1868 y 1873, es de estilo neogótico, pero conserva detalles renacentistas del siglo XVII. Los relieves de madera fueron realizados por K. Bendl entre los años 1625 y 1650. El de la izquierda representa la huida de un rey de un invierno y el de la derecha una vista de Praga del año 1620.

Tumba de San Juan de Nepomuceno[editar]

La tumba de San Juan Nepomuceno fue construida en 1736, es de plata y sus orfebres fueron Joseph Emanuel Fischer von Erlach, Antonio Corradini y Jan Josef Würt. Fue encargada por Carlos VI y financiada por suscripción popular. La dinámica de la obra remarca la apoteosis del santo. En este mismo lugar se encuentran las tumbas de catorce obispos de Praga. Es una de las pocas obras barrocas de la catedral que han quedado intactas hasta hoy. Su altura es de cinco metros. Las estatuas de los patrones checos fueron realizadas en 1699 por Rinaldo Ranzoni.

Panteón Real[editar]

Al Panteón Real se accede por la Capilla de la Santa Cruz. En este rincón todavía pueden verse los restos de la antigua Rotonda de San Vito que se hallaba en el lugar que hoy ocupa la Catedral. En el Panteón Real se encuentran los restos de Carlos IV de Bohemia, sus hijos y su mujer; los del rey Wenceslao IV, Ladislao el Póstumo, Josep de Podebrady, Rudolf II y María Amelia, hija de la emperatriz María Teresa de Habsburgo. Los sarcófagos fueron restaurados en 1935 por Kamil Roskot, siguiendo la impronta del arte contemporáneo checo.

Monarcas enterrados[editar]

Nombre Nacimiento-muerte Lugar
Rey Otakar I 1155-1230 Capilla Sajona
Rey Otakar II 1132-1278 Capilla Sajona
Judith de Habsburgo 1271-1297 Panteón Real
Rey Rodolfo I 1282-1307 Panteón Real
Carlos IV de Luxemburgo, Emperador del Sacro Imperio Romano Germanico 1316-1378 Panteón Real
Blanca Margarita de Valois, Primera esposa de Carlos IV 1317-1348 Panteón Real
Ana de Baviera, Segunda esposa de Carlos IV 1329-1353 Panteón Real
Ana de Swidnica, Tercera esposa de Carlos IV 1339-1362 Panteón Real
Isabel de Pomerania, Cuarta y última esposa de Carlos IV 1347-1393 Panteón Real
Wenceslao, Rey de Romanos y de Bohemia 1361-1419 Panteón Real
Juana de Baviera 1356-1386 Panteón Real
Bárbara de Celje, esposa del emperador Segismundo 1391-1451 Panteón Real
Rey Ladislao el Póstumo 1440-1457 Panteón Real
Rey Jorge de Podiebrad 1420-1471 Panteón Real

Oratorio Real[editar]

Catedral de San Vito, Puerta Dorada.

Fue diseñado por Benedikt Ried en 1493 por orden de Ladislao Jagellon. Es una de las obras del gótico flamenco más importantes de la Catedral de San Vito. Se pueden apreciar los escudos y las armas de los Estados sometidos por Ladislao Jagellon.

Capilla de San Wenceslao[editar]

Es una de las estancias más importantes de la catedral. Es de estilo gótico y fue construida entre los años 1362 y 1367, año en que fue consagrada en presencia de Carlos IV de Bohemia. Es obra de Peter Parler y se encuentra situada en el mismo lugar en el que se encontraba la Rotonda de San Vito, donde fue ejecutado San Wenceslao. Las pinturas de los murales datan de 1509. En la parte superior se pueden ver las imágenes de la vida de San Wenceslao. Debajo del altar se encuentra la tumba del santo (construida en oro y piedras preciosas) donde fue enterrado por orden de Boleslav I de Bohemia.

Joyas de la Corona Checa[editar]

Se accede por la capilla de San Wenceslao donde, antiguamente, se encontraba la sacristía de la Capilla (hoy denominada Cámara de la Corona). Se precisan siete llaves diferentes para poder entrar en la estancia que las custodia desde 1791. Muy pocas veces se exponen al público.

Las Joyas de la Corona simbolizan la soberanía de los reyes de Bohemia y el pasado monárquico de la República Checa. La más antigua es la Corona de San Wenceslao, confeccionada para la coronación de Carlos IV y Blanca de Valois como reyes de Bohemia sucedida el 2 de septiembre de 1347. La corona fue dada como ofrenda a San Wenceslao (de aquí su nombre). El diseño de la Corona, con cuatro grandes flores de lis en la diadema que se cierra con dos arcos y una cruz parisina, se inspiró en la insignia real de la Casa de los Premislites, así como el de la corona de los reyes de Francia. La corona es de oro y está decorada con piedras preciosas; se guarda en un estuche de cuero con el escudo del rey Carlos IV, el águila imperial y el escudo de la República.

La Cruz de la Coronación fue traída del Castillo de Karlstein. Es de oro y piedras preciosas y, además, contiene fragmentos de la Corona de Espinas de Jesucristo. Otra de las piezas de importancia es la espada de San Wenceslao, documentada, por primera vez, en 1333; y el cetro real que se empezó a utilizar a partir de la coronación de los reyes de la Casa de Habsburgo, reyes de Bohemia desde 1526.

Tesoro de la Catedral[editar]

El tesoro tiene su origen en el reinado de San Wenceslao. Este rey se sometió a Enrique I que le regaló un brazo de San Vito. Carlos IV gran coleccionista de reliquias religiosas, amplió el tesoro. Anualmente el tesoro se exponía en la Plaza de Carlos de Praga a la que acudían numerosos peregrinos. En la época husita se perdió la tradición y parte del tesoro que no se recuperó hasta el reinado de Vladislav Jagellon y la vuelta a la catolicidad de la República tras la derrota de éste en la batalla de la Montaña Blanca de 1620. En 1645 la colección se amplió con el tesoro del Castillo del Karlstein y en 1782 con las del Convento de San José de Praga.

Biblioteca capitular[editar]

Forma parte del Tesoro de la Catedral. Consta de 125 manuscritos ilustrados, incluido un fragmento del Evangelio según San Marcos del siglo VI autografiado por Carlos IV; y con un misal del obispo de Olomouc, Juan de Nepomuceno.

Vitrales[editar]

Vitrales de la Catedral de San Vito.

Los vitrales son de la época de la Primera República Checoslovaca por lo que, parte de su significado religioso contiene un importante simbolismo del Estado Checoslovaco que, por aquel entonces, acababa de independizarse del Imperio austrohúngaro. Después de obtener su financiación por parte de la burguesía checoslovaca, se recurrió a los principales maestros cristaleros de Bohemia que estaban profundamente influenciados por Josef Cibulka. La mayoría de los vitrales se deben a Frantisek Kysela y a sus alumnos de la Escuela de Artes Decorativas de Praga, entre los que destacan Cyril Bouda y Karel Svolinsky. Sobresalientes son los vitrales del presbiterio y los de la Puerta Dorada que representan el Juicio Final con referencias a la historia checa obras de Max Svabinsky. Una de las vidrieras, en la zona izquierda, está hecha por Alfons Mucha, se nota el estilo propio del artista y la diferencia respecto al resto de ella.

Bibliografía recomendada[editar]

HLOBIL, Ivo: La Catedral de San Vito. Ed. Opus Publishing Limited. Londres, 1995. Primera Edición

Enlaces externos[editar]




Coordenadas: 50°05′27″N 14°24′03″E / 50.09083, 14.40083