Café de Levante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Café de Levante es el nombre que a lo largo del siglo XIX recibieron varios establecimientos de esparcimiento, reunión y tertulia situados en el centro de Madrid.[nota 1] Fueron todos ellos escenario una variopinta galería de capítulos de historia madrileña.

"Tertulianos ilustrados en el café de Levante", cuadro pintado por Leonardo Alenza para decorar los salones del Café de Levante.

En orden cronológico, ya en la primera mitad del siglo XIX hubo un primer Levante junto a la Puerta del Sol, que desapareció con las obras de ampliación de este punto neurálgico de la ciudad, trasladándose todos sus muebles y adornos (incluidos los cuadros pintados por Leonardo Alenza) al Levante del Prado.[1] Concluida la nueva urbanización de Sol, se abrieron en su entorno dos nuevos cafés con este nombre: el Nuevo Café de Levante o Levante de Arenal, por ubicarse en el número 15 de esa calle, y el Viejo Café de Levante, en el número 5 de la plaza de la Puerta del Sol.

El Levante de Alcalá[editar]

El primer café de Levante del que se tiene noticia estuvo en la calle Alcalá, contiguo a la Puerta del Sol. Podría reconocerse como el Levante Ilustrado, por ser punto de reunión de muchos de los intelectuales que integraron la Ilustración política en España. Símbolos iconográficos de aquellas reuniones fueron las pinturas del romántico Alenza que decoraron sus paredes.[2] Desapareció con la remodelación de Sol a mediados del siglo XIX (hacia 1857).

"Jugadores de ajedrez en el café de Levante"; boceto del cuadro pintado hacia 1939 por Alenza para decorar el frontis de la puerta del Café de Levante.

Una cita de Mesonero Romanos[editar]

Mesonero, erudito cronista de Madrid, dejó escrita en sus Memorias de un sesentón esta instantánea que parece fiel copia de la escena pintada por Alenza (o viceversa):[3]

"...los ahumados y estrechos aposentos del café de Levante (calle Alcalá, frente al Buen Suceso), donde engolfarse en una interminable partida de chanquete o ajedrez..."

El Levante de la calle del Prado[editar]

El cronista Pedro de Répide habla asimismo de un café de Levante en la calle del Prado,[4] homónimo de los del entorno de la Puerta del Sol, que con su emblemático dibujo de Leonardo Alenza sobre la puerta, se abría a la tertulia y la intriga en el antiguo número 10. Se trataba efectivamente del nuevo emplazamiento del primer café de Levante que se había llevado por delante la ampliación de la Puerta del Sol, en 1858.[5]

El Nuevo Café de Levante y el Viejo Café de Levante[editar]

El Levante del Prado sufrió un nuevo y doble traslado a la calle Arenal, en cuyo número 15 se abrió como "Nuevo Café de Levante", conviviendo casi 50 años con el "Antiguo Café de Levante", también 'nuevo' y ubicado en el número 5 de la Puerta del Sol.[6]

Durante casi un siglo se ha mezclado el anecdotario de ambos "Levantes" (el Nuevo de Arenal y el Antiguo de Sol),[nota 2] y a menudo se cuelan en los relatos de los diferentes cronistas personajes y anécdotas que solo pudieron ocurrir en el Levante de Alcalá o el de la calle del Prado.[7]

Del Levante de Arenal[editar]

Instalado el "Nuevo Café de Levante" en un inmueble de la calle Arenal edificado en 1861 (según puede verse aún en su fachada), tuvo quizá su periodo más intelectualmente intenso entre los años 1908 y 1914. En ese lustro el errante y temible tertuliano Ramón María del Valle Inclán tuvo allí su cenáculo rodeado de personajes como José Augusto Martínez “Azorín”, los pintores José Gutiérrez Solana, Santiago Rusiñol y Julio Romero de Torres, los hermanos Pío y Ricardo Baroja y el dibujante Rafael de Penagos, entre otros muchos. La chulería de Valle Inclán le llevó a sentenciar: "...el café de Levante ha ejercido más influencia en la literatura y en el arte contemporáneo que dos o tres universidades y que muchas consagradas academias." Y aun hay noticia de que su lugarteniente Ricardo Baroja, añadió: "Los académicos, los consagrados, los profesores de centros de enseñanza oficial del arte, nos temían como a la peste".

El café de Levante de la calle de Arenal cerró en el año 1915, En la prensa madrileña del mes de agosto del año 1915 se lee este luctuoso anuncio: "Se venden todos los enseres del café Nuevo de Levante, billar y licores finos." En el local que dejó vacío se instaló un gran almacén de paños.[8]

Del Levante de Sol nº 5[editar]

Pablo Gil y Calvo fue el primer propietario del "Antiguo café de Levante", abierto en uno de los nuevos edificios de la Puerta del Sol en la década de 1870. Café de entretenimiento y tertulia a la vez que casa de comidas a la carta, se hicieron famosas sus raciones de riñones y el bistec de la casa.

Los visitantes y parroquianos que han dejado crónica de su existencia coinciden en definirlo como "café tranquilo, cómodo y limpio", donde todo el mundo se conocía.[nota 3] En 1892, sus interiores fueron decorados por el pintor Nicasio Pechuán y en el piso superior se instalaron unos amplios y modernos billares y un "salón especial exclusivamente para señoras".[nota 4]

El Antiguo café de Levante permaneció abierto durante la Guerra Civil Española; tras la contienda el inquieto Ernesto Giménez Caballero fundó en sus sótanos la Cripta de Don Quijote o de los libertadores de América, tertulia de americanistas que su fundador quiso convertir en un museo lleno de figuras en bronce de los libertadores americanos. Al otro lado del océano Atlántico, vivía su exilio, el fundador de la Sagrada Cripta del Pombo.[9]

El Antiguo Café de Levante desapareció en el año 1966. En su lugar se abrió al público una zapatería.

[editar]

Otro de los cuadros pintados por Alenza para el primer café de Levante. Museo del Prado (Madrid).

Muchos fueron los cafés de Levante en Madrid, y a todos se los llevó el aire de una coplilla popular:[10]

"Adiós Café de Levante,
adiós famoso café
tu historia aquí finaliza
por el dichoso parné"


  • Aún existe en Madrid, ya sin valor histórico, un café de Levante (en realidad un restaurante), en el número 4 de la calle de la Victoria, esquina al Pasaje Matheu, en el espacio que ocupó el café de París.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Montoliu Camps, Pedro (2002). Enciclopedia de Madrid. Barcelona, Ed. Planeta. p. 206. ISBN 9788408043386. 
  2. Ficha del pintor Leonardo Alenza en el portal del Museo del Prado. Consultado en abril de 2014
  3. [1] Memorias de un Setentón, natural y vecino de Madrid (Madrid, 1881)
  4. Répide, Pedro (2011). María Isabel Gea, ed. Las calles de Madrid. Madrid: Ediciones La Librería. p. 506. ISBN 9788487290909. 
  5. "Los Cafés de antaño y Leonardo Alenza" en Cafesdemadrid.blogspot.com.
  6. Antiguo y Nuevo cafés de Levante. Consultado en abril de 2014
  7. Ángel del Río López, Los viejos cafés de Madrid; La Librería, Madrid, 2003; ISBN 8495889463.
  8. "El Café de Levante", artículo de M.R.Giménez del 13 de agosto de 2012 Consultado en abril de 2014
  9. "El Café de Levante", artículo de M.R.Giménez del 13 de agosto de 2012
  10. Ángel del Río, "Los viejos cafés de Madrid", p.43
  11. Restaurante Café de Levante Consultado en abril de 2014

Notas[editar]

  1. Existen además varios "cafés de Levante o café Levante" en distintas ciudades españolas, algunos de larga tradición también, como el Café de Levante de Zaragoza, fundado en el año 1895 junto a la Puerta del Carmen, o el Café de Levante gaditano.
  2. En su manual Los viejos cafés de Madrid, el cronista Ángel del Río dedicó ocho páginas al café de Levante. Su ameno recurso narrativo le llevó a sintetizar los "al menos seis cafés" (que él mismo reconoce que debieron existir en Madrid con ese nombre..., aunque la suma que ofrecen el conjunto de las fuentes citadas en esta entrada sólo reconocen cuatro) en un único Levante, el del número 5 de la Puerta del Sol, donde del Río ofrece mezclada y revuelta la suma de referencias que ha reunido. El relato resultante es un Levante inexistente e imposible, donde Benito Pérez Galdos tropieza con Olga Ramos y Valle-Inclán alterna con Mesonero Romanos.
  3. El cronista on-line M.R.Giménez, da la referencia de un diario madrileño que en 1899 publicó la siguiente noticia: "...un caballero había olvidado una cartera con billetes de banco sobre una de las mesas del café de Levante de la Puerta del Sol. Cinco horas después volvió a preguntar por ella y tuvo la satisfacción de recuperarla merced a la hombría del camarero Juan López, que la devolvió enseguida, negándose a tomar ninguna gratificación por su honrado proceder."
  4. También recopila Giménez la imagen que acompaña a la nocticia de la retransmisión de una partida de billar, a cargo de Ramón Gómez de la Serna en 1929. Algo así, sólo se le podía ocurrir al divino divo de la decana tertulia del vecino Café de Pombo.