Berserker

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Placa de bronce de la era de Vendel, encontrado en Öland.

Los berserker (también ulfhednar) eran guerreros vikingos que combatían semidesnudos, cubiertos de pieles. Entraban en combate bajo cierto trance de perfil psicótico, casi insensibles al dolor, fuertes como osos o toros, y llegaban a morder sus escudos y no había fuego ni acero que los detuviera.[1] Se lanzaban al combate con furia ciega, incluso sin armadura ni protección alguna; hasta se ha oído el caso de que se lanzaban al agua antes de tiempo de un drakkar y se ahogaban sin que nada se pudiera hacer. Su sola presencia atemorizaba a sus enemigos e incluso a sus compañeros de batalla, pues en estado de trance no estaban en condiciones de distinguir aliados de enemigos.[2]

Etimología[editar]

El origen etimológico de esta palabra es incierto. Una teoría dice que deriva de «berr» («desnudo») y «serkr» (prenda de vestir similar a una camisa). Otra teoría afirma que deriva del germánico «berr» («oso») ya que solían usar pieles de animales (osos, lobos y venados).[3] Por otro lado Ulfhednar se puede traducir como piel de lobo.[4]

Perfil[editar]

Se cree que su resistencia e indiferencia al dolor provenían del consumo de hongos alucinógenos como la amanita muscaria,[5] o por la ingesta de pan o cerveza contaminados por cornezuelo del centeno, con alto contenido en compuestos del ácido lisérgico, precursor del LSD.[6] Los vikingos consumían cerveza con beleño negro,[cita requerida] planta alucinógena de la familia de las solanáceas. Es posible que consumieran dichas cervezas para entrar en combate. El beleño produce una sensación de gran ligereza, parece que uno pierde peso y se siente tan ingrávido que acaba creyendo que se eleva por los aires. Como la belladona, causa furia y violencia, no raramente acompañadas de carcajadas delirantes; los alcaloides de esta planta son altamente tóxicos y pueden ocasionar el coma o la muerte.

En cierto modo, la religión de estos grandes guerreros también les inducía a tener una gran furia en combate. Sus dioses, todos ellos guerreros, exigían —para alcanzar el más puro de los paraísos a su alcance— tener la muerte más noble en el campo de batalla.

En la saga de Egil Skallagrímson aparecen 12 berserkers como el número adecuado de guerreros al servicio de la guardia personal de un rey, un número recurrente en otras sagas nórdicas.[7]

En 1015, el jarl Eiríkr Hákonarson de Noruega declaró a los berserkers fuera de la ley, posteriormente el gragás (ley escrita) de Islandia hizo lo propio y hacia el siglo XII los berserkers ya habían desaparecido.

Úlfhéðinn[editar]

Los Úlfhéðnar (singular Úlfhéðinn), ya se mencionaban en la saga Vatnsdœla y Hrafnsmál,[8] y la saga Völsunga, se decía que se cubrían con una piel de lobo cuando entraban en combate.[9] Los Úlfhéðnar fueron definidos como guerreros de élite de Odín, con la piel de lobo y una lanza como perfil más característico.[10]

El poema Haraldskvæði (parte de Hrafnsmál) los define así:

Hablaré de los berserks, los catadores de sangre,
Aquellos héroes intrépidos, ¿como trataban
A los que se vadean en la batalla?
Piel de lobo les llaman.
Portan escudos sangrientos.
De puntas rojas son sus lanzas cuando marchan.
Forman un grupo apretado, cerrando filas.
El príncipe, en su sabiduría, confía en ellos,
En los que cortan los escudos enemigos.

En Heimskringla[11] y la Saga de Grettir,[12] también se les denomina Úlfhéðnar. Harald I de Noruega unificador del reino, aparece acompañado por ellos en sus ofensivas, «iban sin cota de malla, y actuaban como perros rabiosos y lobos» lo que provocaba desconcierto y el colapso en las filas de sus rivales.[13] [14]

Fueron marginados por la sociedad por considerárseles locos, y una leyenda que recorría los países nórdicos contaba que se convertían en hombres lobo, lo que motivó que se les temiera más y se les recluyera, ya en la cristiandad, por considerarlos poseídos por el diablo.[cita requerida] La creencia en la licantropía se testimonia en la saga Volsunga donde Sigmund y su hijo Sinfjotli, gruñían y aullaban como lobos en sus combates.[15]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. The viking Age (2010), ed. A.A. Sommerville / R.A. McDonald, University of Toronto Press, ISBN 978-1-44260-148-2 p. 162 - 163.
  2. Velasco, Manuel (2008) Breve Historia de los Vikingos, ISBN 84-9763-198-6 p. 28
  3. Etimología del término en el diccionario Cleasby-Vigufsson.
  4. Viking Hersir 793–1066 d.C. ISBN 1-85532-318-4 p. 20
  5. Howard D. Fabing. "On Going Berserk: A Neurochemical Inquiry." Scientific Monthly. 83 [Nov. 1956] p. 232
  6. Velasco, Manuel (2008) Breve Historia de los Vikingos, ISBN 84-9763-198-6 p. 28
  7. Viking Hersir 793–1066 d.C. ISBN 1-85532-318-4 p. 20
  8. Hilda R. Ellis-Davidson,"Shape-Changing in the Old Norse Sagas," in Animals in Folklore. eds. J.R. Porter and W.M.S. Russell. Totowa NJ: Rowman and Littlefield. 1978. pp. 132-133
  9. Simek, Rudolf (1995). Lexicon der germanischen Mythology. Stuttgart: Alfred Kröner. ISBN 3-20-36802-1.  p. 435
  10. Simek, Rudolf (1995). Lexicon der germanischen Mythology. Stuttgart: Alfred Kröner. ISBN 3-20-36802-1.  p. 48
  11. Snorri Sturluson. Heimskringla: History of the Kings of Norway. trans. Lee M. Hollander. Austin: Univ.of Texas Press. 1964. p.10
  12. Denton Fox and Hermann Palsson, trans. Grettir's Saga." Toronto: Univ.of Toronto Press. 1961. p. 3
  13. Viking Hersir 793–1066 d.C. ISBN 1-85532-318-4 p. 20
  14. Saga de Grettir cap. II (en español)
  15. Ian Heath, Angus McBride (1985) The Vikings, ISBN 0-85045-565-0 p. 47

Bibliografía[editar]

  • Beard, D. J. "The Berserker in Icelandic Literature." In Approaches to Oral Literature, Ed. Robin Thelwall, Ulster: New University of Ulster, 1978, pp. 99-114.
  • Blaney, Benjamin. The Berserkr: His Origin and Development in Old Norse Literature, Ph.D. Diss. University of Colorado, 1972.
  • Davidson, Hilda R. E. "Shape-Changing in Old Norse Sagas." In Animals in Folklore, Ed. Joshua R. Porter and William M. S. Russell. Cambridge: Brewer; Totowa: Rowman and Littlefield, 1978, pp. 126-42.
  • Davis, EW (1983) "The ethnobiology of the Haitian zombie", Journal of Ethnopharmacology, 9:85-104.
  • Fabing, Howard D. "On Going Berserk: A Neurochemical Inquiry." Scientific Monthly, 83 [Nov. 1956].
  • Höfler, Otto. "Berserker." Reallexikon der Germanischen Altertumskunde. Bd.2. Ed. Johannes Hoops. Berlin: Walter de Gruyter. 1976. pp. 298-304.
  • Ole Högberg, Flugsvampen och människan. Section concerning the berserker myth is published online [1] (In Swedish and PDF format) ISBN 91-7203-555-2.
  • Holtsmark, Anne. "On the Werewolf Motif in Egil's saga Skalla-Grímssonar" Scientia Islandica/Science in Iceland 1 (1968), pp. 7-9.
  • von See, Klaus. "Berserker." Zeitschrift für deutsche Wortforschung 17 (1961), pp. 129-35; reprinted as "Exkurs rom Haraldskvæði: Berserker" in his Edda, Saga, Skaldendichtung: Aufsätze zur skandinavischen Literarur des Mittelalters. Heidelberg: Winter, 1981, pp. 311-7.
  • Michael P. Speidel, "Berserks: A History of Indo-European 'Mad Warriors'", Journal of World History 13.2 (2002) 253-290, [2].
  • Weiser, Lilly. Altgermanische Jünglingsweihen und Männerbünde: Ein Beitrag zur deutschen und nordischen Alterums- und Volkskunde. Bausteine zur Volkskunde und Religionswissenschaft, 1 Buhl: Konkordia, 1927.
  • The Sagas of Icelanders: Penguin Classics Deluxe Edition (World of the Sagas), Ed. Örnólfur Thorsson. Penguin (Non-Classics); New Ed edition (February 27, 2001). pp.741-742.
  • Robert Wernick. The Vikings. Alexandria VA: Time-Life Books. 1979. p. 285.

Enlaces externos[editar]