Jarl

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Jarl es, en las lenguas nórdicas, el equivalente al título de conde o de duque (cf. el inglés «earl»). Solía ser un rango de carácter hereditario, o concedido por la corona a prominentes lideres militares que apoyaban a la corona. Históricamente destacaron los jarls de las Orcadas y Shetland.[1]

En la mitología nórdica, Jarl era el hijo de Ríg (Heimdal) y de Modir (la sangre más pura). Ríg habla a Jarl acerca de las runas y otras magias, así como del lenguaje de los pájaros. Jarl reunió entonces a algunos hombres y conquistó varias tierras. Después se casó con Erna, con la que tuvo once hijos, los antepasados de los guerreros de la sociedad nórdica. El más notable de todos ellos era Konr Ungr («Kon el Joven») que tenía la fuerza de ocho hombres, conocía el lenguaje de los pájaros y los cazaba en los bosquecillos, hasta que un cuervo le reprochó que silenciase a las aves y que sería mejor asegurarse una montura, empuñar la espada y salir a hacer el vikingo para que otros prueben el filo de su hoja ya que Danr y Danpr tenían mejores tierras y haciendas. De Konr Ungr procede la creencia popular que es el origen de los reyes nórdicos (nórdico antiguo: konungr).[2]

La posición de un jarl se especifica en la Rígsthula, una leyenda escandinava que describe al dios Ríg yaciendo con tres parejas para procrear y traer al mundo a las tres clases sociales: thralls, karls y jarls. El poema describe como debe ser la imagen, el comportamiento, y el tipo del trabajo que se espera a cada uno:

Un muchacho parió Módir, lo vistió con sedas,
con agua le roció, Jarl le llamaron;
rubio era su pelo, brillantes sus mejillas,
agudos sus ojos cual los de una sierpe.
Creció allí Jarl entre los bancos;
blandía escudo de tilo, trenzaba cuerdas de arco,
tensaba los arcos, hacía puntas de flecha,
lanzaba los dardos, agitaba las lanzas,
montaba a caballo, azuzaba los perros,
empuñaba la espada, se echaba a nadar.
Llegó luego al bosque Ríg por el camino,
Ríg por el camino, y le enseñó las runas;
le dijo su nombre, y que era hijo suyo;
entonces le ofreció los bienes alodiales,
los bienes alodiales y los campos antiguos.
Marchó entonces por bosques oscuros,
montes llenos de escarcha, hasta llegar a una casa;
comenzó a blandir las astas, y a agitar escudos,
galopó a caballo, y blandió la espada;
comenzó la lucha, enrojeció el llano,
mató guerreros, destruyó las tierras.[3]

El earl es un título nobiliario adoptado en Inglaterra tras la conquista del rey vikingo Canuto II de Dinamarca. Este título designaba, en principio, a los gobernadores de los shires o a los condes. En el siglo XIX, este título es únicamente honorífico y no implica ninguna función.

Heimskringla[editar]

En la saga de Harald Hårfagre, Snorri Sturluson menciona la composición del destacamento militar de un jarl en el siglo X. Su vínculo con la corona le obligaba a proveer con sesenta hombres las fuerzas reales cuando se requería. El jarl tenía a su servicio cuatro o cinco hersirs que recibían un pago de 20 marcos y a su vez proveer al rey con 20 hombres más cada uno.[4] [5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Gisli Sursson's Saga and The Saga of the People of Eyri, Penguin Classics, 1997, ISBN 978-0-14-044772-9 p. 233.
  2. Gwyn Jones, A History of the Vikings, Oxford University Press, 1973, p. 147.
  3. Rígsthula 35-38
  4. Saga de Harald Hårfagre Cap. 6
  5. Gwyn Jones, A History of the Vikings, Oxford University Press, 1973, p. 91.

Bibliografía[editar]