Antonio París Ricaurte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Antonio París Ricaurte (n. 1793 - † 1846) Militar y Prócer de la independencia de Colombia y Venezuela, nacido en Santafé el 3 de marzo de 1793, hijo del Capitán y Noble español José Martín París Álvarez y Genoveva Ricaurte Mauris, y fallecido en Bogotá el 19 de julio de 1846.

Antonio París Ricaurte
Antonio París.jpg

Teniente coronel

Datos personales
Nacimiento 3 de marzo de 1793
Santafé
Profesión Militar, político
[editar datos en Wikidata ]

Carrera Militar[editar]

A los 17 años inicia su carrera militar sentando plaza en el Batallón Auxiliar de Infantería de Santa Fe que fue organizado con el grito de independencia del 20 de julio de 1810. Fue seleccionado por el presidente Antonio Nariño para integrar el grupo de jóvenes oficiales que marcharon con el coronel Jose Félix Ribas para apoyar la campaña del coronel Simón Bolívar para liberar a Venezuela. En suelo venezolano fue asignado al batallón de vanguardia que estaba bajo el mando del propio Ribas.

La Campaña Admirable[editar]

Esta primera campaña de Bolívar por expulsar a la administración colonial de Venezuela inició el 14 de mayo de 1813 cuando da instrucciones al batallón de Vanguardia para enfrentar al primer asentamiento realista en el camino de Cúcuta a Caracas. Antonio París le sugirió al comandante Ribas que designara a alguno de sus hombres para que haciéndose pasar por español, fingiera la instrucción de mover la unidad a un sitio más vulnerable, ante lo cual Ribas aceptó la sugerencia y le sugirió al propio París que adelantara la misión, el cual fue provisto de un uniforme realista con el que accedió al cuartel enemigo y al encontrar al comandante de la unidad, le ordenó el desplazamiento de la tropa de su asentamiento, a lo que el comandante español respondió que no acataría las instrucciones de un oficial al que no conocía. París le explicó que estaba recién llegado de España y le exigió cumplir la orden de un superior, ante lo que el realista le señaló que podía ser cierto, pero que todo oficial español portaba una cucarda en su morrión, y al notar París que no tenía el accesorio, le aludió que así era, pero que lo había perdido durante el trayecto y le sentenció que dejaba bajo su responsabilidad cumplir con su deber, y que se retiraba para reintegrarse a su escuadra. La seguridad del oficial convenció al comandante realista y movió a sus hombres del sitio de ubicación, lo que permitió que las tropas patriotas atacaran con facilidad al enemigo y se diera la primera victoria de Bolívar en su campaña Admirable. Participó el 19 de julio de 1813 en la victoria de Carache y cuatro días después en la acción de Niquitao en donde también vencieron las tropas patriotas y París resultó herido. Seguidamente, se hizo presente con notable participación en las acciones vencedoras de Los Horcones, San Carlos el 26 de julio, Los Taguanes el 30, la toma de Valencia el 2 de agosto, Las Vigías el 26 de agosto, Puerto Cabello el 29, Fortin Solano el 31, San Casimiro el 6 de septiembre, La Guaira y Cerritos Blancos el 13, Santa Catalina el 21, Achaguas el 29, San Felipe el 11 de octubre, Mosquetero el 14, Bobaré el 17, Yaritagua el 23, Nutrias el 26, Matas Guerrereñas el 27, Las Trincheras el 31, Barquisimeto el 10 de noviembre, El Angel el 15, Juan Diego el 16, Vigirima el 23, Araure el 5 de diciembre, Puerto Cabello el 28 de enero de 1814, Ospino el 2 de febrero, San Carlos el 9 de marzo, Carabobo el 28 de mayo y la acción de Valencia que duró entre el 17 de junio y el 10 de julio de 1814.

San Mateo, San Carlos y Valencia[editar]

La sólida marcha victoriosa del ejército libertador llevó a excesos de confianza que llevaron a los jóvenes patriotas a probar dolorosas derrotas. La primera de ellas se presentó el 9 de marzo en San Carlos, cuando una numerosa columna realista se tomó al municipio en una acción que duró ocho días. El capitán Antonio París, como uno de los oficiales a cargo de la ciudad, al ver que estaban prácticamente vencidos, organizó una partida de catorce hombres para tomarse con ellos la torre de la iglesia de San Juan, convencido que desde allí podrían recuperar terreno. En medio del fuego cruzado, fueron cayendo uno a uno los efectivos, viéndose frustrada la acción cuando París recibió varios impactos en una de sus piernas que lo lo dejaron avanzar. Algunos soldados, al percatarse de la situación de su comandante, consiguieron un caballo para montarlo herido y ayudarle a salir del sitio.

Estatua de Antonio Ricaurte en San Mateo erigida en 1911, obra del escultor Lorenzo González.

París se unió a la columna que marchaba a San Mateo, y siguiendo las órdenes del general Bolívar, asistió con su primo hermano Antonio Ricaurte y una escuadra de cincuenta hombres a custodiar el parque existente en la casa del ingenio azucarero de la familia Bolívar paso obligado a Caracas. Estando en el lugar, Ricaurte notó que una numerosa masa de hombres se aproximaba, y le dijo a su primo que saliera de la casa con los soldados porque el sacrificio de sus hombres sería inútil y que le notificara al general Bolívar que el ingenio no caería en manos del enemigo. Antes de llegar París con sus hombres al puesto de mando, una estruendosa explosión dio cuenta de la estrategia de Ricaurte, quien, al haber hecho salir a la tropa del ingenio, hizo creer a las tropas de José Tomás Boves que se habían retirado ante la superioridad de su batallón, por lo que este hizo entrar a gran parte de su ejército en tropel al ingenio, acción en medio de la cual hizo detonar Ricaurte el depósito de pólvora, propinándole con su sacrificó un contundente golpe a lo realistas. Luego de esta acción, Bolívar le otorgó a París el grado de mayor.

De San Carlos salieron las tropas a Valencia, en donde París se quedó para que un cirujano atendiera las heridas de su pierna. Al haber verificado que tenía gangrena, el galeno tuvo que proceder a amputar la maltratada extremidad hasta la mitad del muslo. Solo tuvo tres días de recuperación, pues el municipio fue tomado por Boves, y "París, en medio de los más crueles tormentos, causados por la amputación, mandó colocar su cama cerca de la ventana que daba vista a una batería, que con un cañón de número ocho defendía el ángulo de la Plaza a donde se habían refugiado veinticinco soldados de los generales Rafael Urdaneta y Joaquín Ricaurte, y desde allí animaba a nuestros soldados diciéndoles que las heridas recibidas por la patria no causaban dolor sino placer a tiempo que todos palpábamos sus dolores y el riesgo que corría su vida cada vez que se disparaba el cañón, que solo distaba de él tres varas y media. Resuelta la pequeña guarnición a volar con el almacén de pólvora, antes que caer en manos de los realistas que sitiaban la ciudad, en número veinte veces mayor, se interesó el señor París con el infrascrito para que le facilitara un barril de pólvora que le proporcionara un buen asiento, mientras llegaba la hora de volar". La detonación no tuvo lograr porque las tropas realistas levantaron el sitio a la medianoche del 5 de abril de 1814.

Sin embargo, dos meses después regresó Boves a tomarse a Valencia. París, acosado por el hambre, se valió de un palo y las paredes de las casas para poder salir en busca de víveres. En medio de su faena se cayó y rodó hasta la mitad de una calle a la que llegaban las balas del combate. En ese momento contó con la suerte de ser auxiliado por la señora Párraga que vivía en el sitio y vio al oficial en el suelo en frente de su casa, por lo que lo hizo ingresar y compartió con él una arepa que le quedaba. Al percatarse de la acción, pidió que a diario lo llevaran en una silla hasta una trinchera, en la que se apoyaba en su pierna derecha y dotado con un machete defendía la ciudad cada vez que a falta de municiones los enemigos se lanzaban con sus bayonetas sobre los defensores de la ciudad. Poco antes de caer Valencia, varios ciudadanos lo vistieron de civil y lo sacaron en una mula para que salvara su vida, llegando con dificultades a su ciudad natal.

Lucha por su pensión[editar]

París regresó a su casa paterna inválido y con la Orden de los Libertadores de Venezuela que le otorgó Bolívar por su destacada conducta en la batalla de Araure, distinción creada el 21 de octubre de 1813 que constaba de una estrella de siete radios que representaban el número de provincias de Venezuela. Sus méritos y lesiones hicieron que Bolívar dirigiera un despacho al ministro interventor de hacienda pública de Caracas para que giraran a favor del capitán París los sueldos a que tuviera derecho, así como también al gobierno granadino le solicitó que lo pensionaran con el rango de teniente coronel. París actuó ya en su vida civil ejerciendo el cargo de su padre como principal de la administración de tabacos y luego como juez marcial. Cuando falleció Bolívar y la persecución política en contra de sus seguidores se materializó con la elección de Santander como presidente y la destitución masiva de oficiales bolivaristas, París se vio perjudicado al negarse el gobierno a continuar con el reconocomiento de su pensión. Pasaron dieciséis años de intentos infuctuosos de este notable prócer para acceder al reconocimiento, pero se encontró con la muerte a los 53 años sin recuperar la remuneración a su servicio a la Patria, dejando en la pobreza a su esposa Brígida Rubio Rubio y a sus dieciséis hijos menores María Isabel París Rubio, Juan París Rubio, Lorenzo José París Rubio, María Juliana París Rubio, José Antonio Ruperto París Rubio, Virginia París Rubio, Dolores París Rubio, Josefa París Rubio, José María París Rubio, Carlos París Rubio, Susana París Rubio, Marciana París Rubio, Rafael Julián París Rubio, José Manuel París Rubio, José Miguel París Rubio y José Lucio París Rubio.