Antonio María Cascajares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonio María Cascajares

Don Antonio María Cascajares y Azara, escritor y obispo de Ciudad Real y Calahorra, y Arzobispo de Valladolid y Zaragoza, nacido en Calanda (Teruel) el 2 de marzo de 1834 y fallecido en Calahorra (La Rioja) el 27 de julio de 1901.

Biografía[editar]

D. Antonio María de Cascajares y Azara, hijo de D. Agustín Cascajares y Bardají y Dña. Catalina de Azara y Mata, barones de Bárcabo, nació en Calanda el 2 de marzo de 1834. Descendiente directo de los baroneses de Bárcabo por su padre y marqueses de Nibbiano por su madre, se dedicó a la noble carrera militar, ingresando en el cuerpo de artillería, obteniendo el grado de teniente. Pero se sintió inclinado a abrazar el estado eclesiástico e ingresó en el seminario de Zaragoza.

Carrera eclesiástica[editar]

El 23 de febrero de 1861 fue ordenado presbítero por fray Manuel García Gil. Obtuvo un beneficio en el Pilar de Calanda, en la Granja y en el de Zaragoza, siendo nombrado canónigo de Gerona y después de la Seo cesaraugustana. Fue arcediano de Toledo y deán de Burgos y en 1882 preconizado obispo de Dora y Prior de las Órdenes militares, de Ciudad Real, pasando a los dos años a la silla de Calahorra, para ser arzobispo de Valladolid en 1891.

El Papa León XIII en consistorio del 29 de noviembre de 1895 le concedió la púrpura cardenalicia (cardenal) y en 1901 preconizado arzobispo de Zaragoza.

Al tenerse noticia en Calanda de este nombramiento se celebraron con el mayor entusiasmo solemnes festejos.

Fallecimiento y sepultura[editar]

La muerte le sorprendió el 27 de julio de 1901 en Calahorra, cuando se preparaba a tomar posesión de su nuevo arzobispado. Su amor a la villa queda patente en el que tenía a sus pobres: todos los años les mandaba unos miles de pesetas; por su parte Calanda colocó su retrato en el salón de sesiones del Ayuntamiento y le celebró solemnísimas honras fúnebres. Su cuerpo fue sepultado en el Templo del Pilar de Calanda.

1936: profanación de su sepultura[editar]

Inhumado en la Capilla del Milagro, fue su sepultura, durante los incidentes de la Guerra Civil Española (1936-1939), profanada, al tiempo que el sagrado recinto utilizado como sala de cine por las milicias republicanas. Desaparecido pues el cuerpo del cardenal, no queda hoy sino la placa pétrea que indicaba, en el suelo de la referida capilla, su exacta ubicación pretérita.

Posteridad y homenajes[editar]

Su gran casa solariega se encuentra en la Plaza Hoya, a unos metros de la Plaza de España, donde se celebra la tamborrada. En ella está una placa que dice lo siguiente:

"En esta casa nació Don Antonio María Cascajares y Azara, obispo de Ciudad Real y Calahorra, y Arzobispo de Valladolid y Zaragoza, del consejo de regencia de Doña María Cristina de Habsburgo-Lorena"

Calanda 27 de julio de 2001

Obra literaria[editar]

  • Estado de España
  • Sobre la fe
  • En justa defensa

Estado de España[editar]

Es autor de la polémica pastoral Estado de España, cuya recepción motivó dispares recepciones; he aquí un fragmento seleccionado de la obra:

La verdad, la triste verdad, que pesa sobre nosotros en nuestras colonias, es una guerra mortífera que arrebata sin gloria lo más florido de la juventud española, que nos vemos seriamente amenazados de complicaciones internacionales que nos envuelvan en otra guerra más desastrosa todavía, que nuestra Hacienda está arruinada, nuestra política indecisa y vacilante, nuestro comercio arruinado, nuestra industria agonizando, nuestra agricultura exangüe; que nuestro pueblo, agotadas sus energías, su sangre y su dinero en una lucha estéril, perdida la confianza en los gobernantes, se ha entregado a esa atonía de la desesperación, síntoma terrible de lo que puede ser la explosión de tantas iras reprimidas, de tantas lágrimas devoradas en silencio, el día en que una circunstancia cualquiera, de tantas como a cada paso proporciona tan crítica situación, sacuda sus nervios y haga estallar su indignación. Todos reconocen que la actual situación de España es la más crítica por que ha atravesado nuestra patria en la actual generación, y sólo comparable á la que precedió a la invasión francesa do principios del siglo; todos reconocen que en el exterior la tempestad nos azota, y en el interior ruge un volcán bajo nuestros pies; y, sin embargo, a nuestros oídos llegan con más estruendo que nunca los rumores de públicas diversiones, preparativos ruidosos de festejos, de batallas de flores, de fiestas taurinas, de expediciones de placer, de bailes de máscaras; una exacerbación tan inoportuna como exagerada de las locuras del Carnaval, que si por su naturaleza son siempre una costumbre bárbara, inmoral casi siempre y con frecuencia sacrílega é impía, en días de tanto luto para la patria insulta además el dolor de las madres españolas cuyos hijos mueren en Cuba, y que desde la soledad en que lloran escucharán como otras tantas blasfemias las carcajadas del vicio.. Cfr. Antonio María Cascajares, Estado de España.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Victoriano Guisasola y Rodríguez
Obispo de Dora
18821884
Sucesor:
José María Rancés y Villanueva
Predecesor:
Gabino Catalina del Amo
Obispo de Calahorra
18841891
Sucesor:
Gregorio María Aguirre y García
Predecesor:
Mariano Miguel Gómez Alguacil y Fernández
Arzobispo de Valladolid
18911901
Sucesor:
José María Justo Cos y Macho
Predecesor:
Vicente Alda Sancho
Arzobispo de Zaragoza
19011901
Sucesor:
Juan Soldevila Romero