Diócesis de Ciudad Real

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Localización y extensión de la Diócesis de Ciudad Real en la Archidiócesis de Toledo.

Diócesis española erigida con tal nombre el 4 de febrero de 1980 por el Papa Juan Pablo II sobre la antigua prelatura creada el 18 de noviembre de 1875 por el Papa León XIII.

Tiene su sede en la Santa Iglesia Prioral Basílica Catedral de las Órdenes Militares de Nuestra Señora del Prado de Ciudad Real.

Territorio[editar]

Catedral de Ciudad Real, torre del siglo XIX

El territorio de la diócesis coincide exactamente con el de la provincia de Ciudad Real. Se creó sobre la base de territorios dependientes de la Archidiócesis de Toledo y de las Órdenes Militares de Calatrava, San Juan y Santiago. Por esta razón el Obispo de Ciudad Real ostenta el título de Prior de las Órdenes Militares.

Historia[editar]

El 18 de noviembre de 1875 se estableció por bula Ad Apostolicam la jurisdicción exenta mediante la formación de un coto redondo en el que se sustituyen todas las jurisdicciones dispersas correspondientes al Consejo de Órdenes enmarcándolas la nueva diócesis-priorato de las Órdenes Militares en la provincia de Ciudad Real.

Diócesis-Priorato[editar]

Tradicionalmente había tenido la condición de Priorato de las Órdenes Militares, disueltas el 29 de abril de 1931. Hasta la creación del título de Obispo de Ciudad Real en 1980, los titulares de la diócesis recibían el título de "Obispos de Dora".

El prior de las Órdenes Militares estaba revestido de la dignidad episcopal con la particularidad de ejercer su ministerio episcopal sin estar sujeto a ningún arzobispo metropolitano, dependiendo directamente del papa: vere et propie nullius dioecesis.

Los obispos-priores eran vestidos, armados y cruzados, previo expediente informativo, caballeros de una de las cuatro órdenes. Así sucedió hasta 1943.[1]

En 1931 la diócesis-priorato comprendía 131 parroquias y más de 150 ermitas o santuarios. El clero diocesano estaba compuesto por 276 sacerdotes y 128 seminaristas. Las órdenes masculinas sólo contaban con 84 religiosos, mientras que las femeninas agrupaban 576 monjas.

Persecución religiosa[editar]

Ermita Stmo. Cristo de la Misericordia Miguelturra

Fueron víctimas de la persecución religiosa durante la Guerra Civil Española cuatro de cada diez sacerdotes de esta diócesis, que fueron asesinados, entre ellos su obispo-prior Narciso de Esténaga, miembro de la Real Academia de la Historia y también de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Ciudad Real no se sumó al pronunciamiento que da lugar a la Guerra Civil y los templos permanecieron abiertos hasta el 25 de julio de 1936 cuando la Guardia Civil abandona la ciudad para reforzar la defensa de Madrid. A primeros de agosto se generalizan episodios de violencia anticlerical, siendo asesinado el obispo-prior el día 22 de agosto en la localidad de Peralvillo.

El 24 de julio en la estación de Fernán Caballero catorce religiosos claretianos, procedentes de Ciudad Real fueron arrojados al andén y tiroteados públicamente hasta su muerte.[2] Los nombres de los 14 mártires claretianos son éstos: Tomás Cordero, Claudio López, Ángel López, Primitivo Berrocoso, Antonio Lasa, Vicente Robles, Melecio Pardo, Antonio María Orrego, Otilio del Amo, Cándido Catalán, Ángel Pérez, Abelardo García, Gabriel Barriopedro y Jesús Aníbal Gómez, este último de nacionalidad colombiana. A ellos hay que añadir el Hermano Felipe González, que fue martirizado también en Fernán Caballero, en la puerta del cementerio, el 2 de octubre de 1936.[3]

El 30 de julio en la estación de Miguelturra una patrulla de jóvenes libertarios acribilló a balazos a a tres dominicos y a un franciscano, padre Felipe Perea Santos, procedentes de Almagro.[4]

El 27 de julio en Alcázar de San Juan un grupo de trece religiosos de diversas órdenes, entre los cuales se encontraba el franciscano Martín Gómez de Lázaro y Pérez fueron asesinados a manos de milicianos de la poblaciones vecinas.[5]

Todos los Hermanos de las Escuelas Cristianas del colegio de Santa Cruz de Mudela, junto con tres sacerdotes y 19 seglares, fueron trasladados el 18 de agosto a Valdepeñas donde fueron fusilados. Su superior era Remigio Ángel Olalla Aldea.[6]

Episcopologio[editar]

Desde hasta Nombre Nacido en Muerto en Profesaba
1876 1882 Victoriano Guisasola y Rodríguez 1821 1888 Cross Santiago.svg Orden de Santiago
1882 1884 Antonio María Cascajares y Azara 1834 1901 Cross Calatrava.svg Orden de Calatrava
1886 1898 José María Rancés y Villanueva 1842 1917 Cross Santiago.svg Orden de Santiago
1898 1904 Casimiro Piñera y Naredo 1837 1904 Cross montessa.svgOrden de Montesa
1905 1914 Remigio Gandásegui y Gorrochátegui 1871 1937 Cross Calatrava.svg Orden de Calatrava
1914 1922 Francisco Javier de Irastorza Loinaz 1875 1943 Cross montessa.svg Orden de Montesa
1922 1936 Narciso de Esténaga Echevarría 1882 1936 Cross Santiago.svg Orden de Santiago
1942 1954 Emeterio Echeverría Barrena 1880 1954
1955 1976 Juan Hervás Benet 1905 1982
1976 2003 Rafael Torija de la Fuente 1927
2003 Actualidad Antonio Ángel Algora Hernando 1940

Referencias[editar]

  1. Era obligado e inherente en este cargo que el obispo-prior profesara en alguna de las cuatro órdenes militares. Artículo 23 de la bula Ad Apostolicam.
  2. Antonio Montero, Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939 páginas 296-307
  3. Claret.org - 28 de julio: Siervo de Dios E. Tomás Cordero y compañeros, mártires [1]
  4. Ordenaron a los religiosos que caminasen hacia un extremo de la estación y, cuando se habían separado unos pasos, empezaron a dispararles por la espalda. [2]
  5. J. Albertí La Iglesia en llamas. Diez meses de persecución religiosa.
  6. Libertad Digital - María Encarnación González Rodríguez - Burgos, Cartagena, Ciudad Real [3]