Absceso pulmonar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Absceso pulmonar
Clasificación y recursos externos
CIE-10 J85
CIE-9 513.0
CIAP-2 R83
DiseasesDB 7607
eMedicine med/1332
MeSH D008169
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

El absceso pulmonar es una lesión en forma de cavidad de más de 2 cm,[1] rellena de pus, habitualmente rodeada de tejido inflamado y normalmente ocasionada por una infección.
El absceso pulmonar es considerado primario (60%)[2] cuando es causado por un proceso que se origina y mantiene en el pulmón y se denomina secundario cuando es la complicación de otras causas, por ejemplo, una embolia vascular o rotura de un absceso extrapulmonar hacia el parénquima pulmonar. La neumonía necrotizante o gangrena pulmonar, junto al absceso pulmonar son manifestaciones de procesos similares.

Historia[editar]

El absceso pulmonar era una enfermedad devastadora y a menudo mortal en la era preantibiótica, con evoluciones de un tercio de los pacientes morían, otro tercio se recuperaba y el resto quedaban con grandes secuelas como caquexia, empiema crónico, bronquiectasias. En los primero tiempos de la era antibiótica, las sulfonamidas no obtenían resultados satisfactorios, empezando su tratamiento efectivo con la llegada de las penicilinas y las tetraciclinas. Aunque el papel de la cirugía fue considerado esencial en el pasado, hoy en día su papel es prácticamente nulo debido a la resolución con terapia antibiótica.[cita requerida]

Clasificación[editar]

El absceso de pulmón puede ser clasificado basado en su duración o en su etiología: absceso pulmón agudo cuando es menor de 4- 6 semanas o crónico con tiempos mayores. También puede ser caracterizado por los patógenos causantes, como staphylococcus anaerobios o Aspergillus[2]

Etiología[editar]

los abscesos pulmonares son causados por bacterias anaerobias, es decir, que sobreviven en ambientes sin oxígeno, tales como el Bacteroides, la Fusobacteria, los estreptococos anaerobios y ocasionalmente la Klebsiella. Para finales de los años 1990 se ha visto una aumento en la incidencia de abscesos pulmonares cuasados por Staphylococcus aureus. Todos estos organismos respondían bien a la penicilina, sin embargo, se han vuelto resistentes por producción de betalactamasas, especialmente los bacteroides y los estafilococos.[cita requerida]

Dentro de las principales causas de absceso pulmonar se encuentran:

  • Aspiración de contenido orofaríngeo.
  • Obstrucción bronquial.
  • Neumonía.
  • Infecciones bacterianas.
  • Infarto pulmonar infectado.
  • Extensión de infección abdominal (sepsis), generalmente con formación de un absceso.
  • Contusión pulmonar postraumática

Normalmente el absceso pulmonar se debe a una infección producida por bacterias que vienen de la boca o la garganta e ingresan a los pulmones al ser aspiradas. En la mayoría de los casos, el organismo cuenta con suficientes barreras inmunitarias para impedir que estas bacterias desarrollen una infección (de hecho cuando tragamos saliva hay suficientes bacterias para desarrollar una); sin embargo, cuando un individuo se encuentra inmunodeprimido, no puede impedir que estas bacterias desarrollen la infección.

Algunas infecciones por Staphylococcus aureus, Legionella pneumophila y algunos tipos de hongos suelen causar abscesos pulmonares en individuos cuyo sistema inmunitario se encuentra comprometido.

En la mayoría de los casos, los pacientes muestran solamente un absceso localizado; sin embargo, existe la posibilidad de que se desarrolle más de uno, localizados en el mismo pulmón.[cita requerida]

Cuadro clínico[editar]

Los síntomas iniciales pueden ser confundidos con los de una neumonía (fatiga, pérdida de peso, fiebre, sudoración, tos, generalmente acompañada de esputo). El esputo generalmente va acompañado de sangre (véase hemoptisis) y con un olor pútrido producto de las bacterias. El paciente además puede presentar dolor abdominal, sobre todo si se desarrolloa un cuadro de pleuritis o inflamación de la pleura.

Diagnóstico[editar]

Generalmente la anamnesis y el examen físico dan pruebas suficientes de la presencia de un absceso pulmonar. Además, se pueden pedir radiografías de tórax para confirmar el diagnóstico, ya que se observan características de lesión infecciosa y neumatoceles; y solicitar cultivo de muestras del esputo para saber el patógeno causante de la infección.

Tratamiento[editar]

El tratamiento consiste en administrar antibióticos vía oral o intravenosa, lo cual necesita de varios meses de terapia para lograr una mejoría significativa, después de lo cual el paciente es sometido a una radiografía para comprobar si el absceso permanece. Cuando la causa son Staphyloccocus se utiliza penicilina, en el caso de resistencia a esta Vancomicina. Si se trata de cocos Gram Negativos el tratamiento de preferencia son cefalosporinas o aminoglicósidos.

Si la causa es una obstrucción, se realiza una broncoscopia para eliminar dicha obstrucción.

En ocasiones, es necesario el drenaje del absceso.

Pronóstico[editar]

El 5% de los pacientes no logra mejorar con el tratamiento, y la mortalidad es de alrededor del 5%, aumentando en pacientes inmunocomprometidos, aquellos con cáncer de pulmón o en los que el absceso es demasiado grande.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Bartlett JG, Finegold SM (1972). «Anaerobic pleuropulmonary infections». Medicine (Baltimore) 51 (6):  pp. 413-50. PMID 4564416. 
  2. a b «Pneumonia and Other Pulmonary Infections: Lung Abscess, Medscape». Consultado el 20-06-2007.