Violencia religiosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escena de la Primera Cruzada. Las Cruzadas fueron una serie de campañas militares cristianas contra el mundo musulmán.

Violencia religiosa es un concepto que cubre todos los fenómenos en los cuales la religión, en cualquiera de sus formas es sujeto u objeto de comportamiento violento[1] e incluye violencia motivada por preceptos religiosos, textos o doctrinas, lo que incluye violencia motivada por los aspectos religiosos del objetivo de la violencia.

La violencia religiosa tiende a poner el énfasis sobre el aspecto simbólico del acto y su actor puede ser individual o colectivo. Maurice Bloch destaca como la religión y la política son dos caras de la misma moneda[2]

Concepción de la religión como algo inherentemente violento[editar]

Charles Selengut caracteriza la expresión "religión y violencia" como una expresión discordante, afirmando que "se piensa que la religión es opuesta a la violencia y fuerza a la paz y la reconciliación", y que "la historia de las escrituras de las religiones del mundo cuentan historias de violencia y guerra incluso cuando hablan de paz y amor".[3] Ralph Tanner describe en términos similares ("incómoda") la relación entre religión y violencia afirmando que los pensadores religiosos generalmente evitan la conjunción de ambas palabras y, argumenta, la violencia religiosa es "únicamente válida en ciertas circunstancias que, invariablemente, llegan siempre de un solo lado, el religioso". Tanner afirma que muchas personas que no tienen creencias religiosas especialmente profundas pueden argumentar que la violencia es una consecuencia casi inevitable de la irracionalidad de los preceptos religiosos.[4]

De forma similar, Hector Avalos argumenta que, debido a la proclama de las religiones de favores divinos para si mismas y sobre las demás religiones y creencias, este sentido de la "posesión de la verdad" conduce a la violencia ya que proclaman su superioridad basada en llamamientos divinos imposibles de verificar y que no pueden adjudicarse objetivamente.[5]

Algunos críticos como Christopher Hitchens o Richard Dawkins van más allá y argumentan que la religión provoca un tremendo daño a la sociedad en tres aspectos:[6] [7]

  • Las religiones utilizan la guerra, la violencia y el terrorismo para promover sus objetivos religiosos
  • Los líderes religiosos contribuyen apoyando indirectamente la violencia irreligiosa al respaldar la idea de uso de la violencia.
  • El fervor religioso es explotado por líderes irreligiosos para apoyar la guerra y el terrorismo.

Byron Bland afirma que una de las razones más prominentes sobre el "crecimiento del laicismo en el pensamiento occidental" fue la reacción contra la violencia religiosa en los siglos XVI y XVII: "El laicismo era un modo de vida con las diferencias religiosas que habían producido tanto horror. Bajo el laicismo, las entidades políticas tienen la garantía de tomar decisiones independientemente de la necesidad de reforzar las versiones particulares de la ortodoxia religiosa. De hecho puede ser contraria a ciertas creencias fuertemente arraigadas si se hace en interés del bienestar común. Así, uno de los objetivos más importantes del laicismo es el límite a la violencia"[8]

Religiones abrahámicas[editar]

Críticos con la religión como Jack Nelson-Pallmeyer argumentan que todas las religiones monoteístas son inherentemente violentas y escribe "Judaísmo, Cristianismo e Islam continuarán contribuyendo a la destrucción del mundo mientras no cambien el discurso de la violencia en los "textos sagrados" y hasta que no afirmen fehacientemente el poder no violento de Dios.[9]

Paralelamente, Eric Hickey escribe "la historia de la violencia religiosa en Occidente es tan larga como los registros históricos de sus tres mayores religiones: judaísmo, cristianismo e islam con sus antagonismos mutuos y luchas para adaptarse y sobrevivir a las fuerzas seculares que amenazaban su continua existencia".[10]

Regina Schwartz argumenta que las religiones monoteístas, incluyendo el cristianismo, son inherentemente violentas debido al exclusivismo que inevitablemente genera violencia contra aquellas personas consideradas "outsiders" o infieles[11] Lawrence Wechsler afirma que Schwartz no está solamente argumentando que las religiones abrahámicas tienen un legado violento, sino que el legado es de hecho genocida por naturaleza.[12]

Bruce Feiler escribe: "judíos y cristianos que, con aire de suficiencia se consuelan pensando que el Islam es la única religión violenta están ignorando intencionadamente su pasado. En ninguna parte el forcejeo entre fe y violencia se describe más cruda y vívidamente que en la Biblia hebrea".[13]

Violencia en el cristianismo[editar]

Creo en la espada y en Dios todopoderoso (1914) de Boardman Robinson.

La relación entre cristianismo y violencia es objeto de controversia porque en teoría el cristianismo aboga por la paz, el amor y la compasión mientras se comporta y se ve como una religión violenta.[14] [15] [16] La paz, la compasión y el perdón de los errores de los demás son elementos clave de las enseñanzas cristianas. En cualquier caso, los cristianos han luchado desde los días de los padres de la iglesia con la cuestión de cuando está justificado el uso de la fuerza. Estos debates han llevado a conceptos como la Guerra justa.

A través de la historia, se han utilizado ciertas enseñanzas del Viejo Testamento, Nuevo Testamento y la Teología cristiana para justificar el uso de la fuerza contra herejes, pecadores y enemigos externos. Heitman y Hagan identifican la inquisición, las cruzadas, las guerras de religión y el antisemitismo como "entres los ejemplos más notorios de violencia cristiana".[17] A esta lista, J. Denny añade "papas guerreros, apoyo a la pena capital, castigo físico bajo la premisa "la letra con sangre entra", justificación bíblica de la esclavitud, colonialismo en nombre de la conversión al cristianismo y violencia sobre la mujer". Weaver emplea una definición más amplia de la violencia, que extiende el significado de la palabra a "daño o dolor", no solamente violencia física per se. Así, bajo esta definición, la violencia cristiana incluye "formas de violencia sistémica como pobreza, racismo y sexismo"[18]

Otro pensamiento cristiano es la oposición al uso de la fuerza y la violencia. Las corrientes que han enfatizado el pacifismo como eje central de la fe han resultado a partir de los últimos pensamientos cristianos. Sin embargo también han utilizado violencia contra no creyentes y herejes para reforzar la ortodoxia de su fe.

En Carta a una nación cristiana, Sam Harris escribe "... la fe inspira violencia en, al menos, dos formas: la primera, en gente que asesina a otras personas porque piensa que el creador del universo quiere que lo haga; la segunda porque un gran número de personas entran en conflicto con otras porque definen la moral de su comunidad sobre la base de su afiliación religiosa..."[19]

¡Adelante con Dios! (1915) de Boardman Robinson

Los teólogos cristianos apuntan a un fuerte imperativo histórico y doctrinal en el Cristianismo contra la violencia, particularmente en el Sermón de la Montaña, donde se enseña la no-violencia y el "amor a los enemigos". Por ejemplo, Weaver afirma que el pacifismo de Jesús fue "preservado en la doctrina que condena toda guerra como pecado -incluso cuando la considera ocasionalmente un mal necesario- y en la prohibición del clero de ir a la guerra, así como en la tradición del pacifismo cristiano".[18]

Muchos autores enfatizan la contradicción irónica entre los llamamientos al "paz y amor" mientras, a la vez albergan un "lado violento". Por ejemplo, Mark Juergensmeyer argumenta que "a pesar de sus principios centrales de amor y paz, el cristianismo -como la mayoría de las tradiciones-, siempre ha tenido un lado violento. La sangrienta historia de la tradición ha proporcionado imágenes tan inquietantes como las proporcionados por el Islam o el sijismo, y los conflictos violentos se retratan en la Biblia.

Esta historia e imágenes bíblicas han proporcionado la materia prima para justificar teológicamente la violencia de los grupos contemporáneos cristianos. Por ejemplo, los ataques a las clínicas de aborto se han visto no sólo como asaltos a una práctica que los cristianos consideran inmoral, sino también como escaramuzas en un enfrentamiento entre grandes fuerzas del mal y el bien que tiene implicaciones sociales y políticas"[20] :19-20, llamadas en ocasiones guerra espiritual. La declaración atribuida a Jesús "No vengo a traer la paz, sino a traer la espada",[21] ha sido interpretada por algunos como un llamamiento a los cristianos a las armas.[20]

En respuesta a esta crítica, apologistas como Miroslav Volf y J. Denny Weaver rechazan que el cristianismo sea una religión violenta, argumentando que ciertos aspectos del cristianismo pueden ser malinterpretadas para apoyar la violencia pero una interpretación genuina de estos elementos no apoyarían la violencia sino que la rechazarían.

Violencia en el Judaísmo[editar]

Burggraeve y Vervenne describen al Viejo Testamento como un texto lleno de violencia y evidencia de tanto una sociedad como un dios violento. Escriben "en numerosos textos del viejo testamento el poder y la gloria del dios de Israel se describe con el lenguaje de la violencia". Aseguran que más de mil pasajes hacen referencia a YHWH actuando violentamente o apoyando la violencia de los humanos y más de cien hablan de los deseos divinos de matar seres humanos.[22]

Sobre la base de estos pasajes, muchas iglesias cristianas y teólogos argumentan que el judaísmo es una religión violenta y el dios de Israel es un dios violento. Reuven Firestone contra-argumenta que estas afirmaciones se hacen usualmente en el contexto que proclama que el cristianismo es una religión de paz y el dios cristiano expresa sólo amor.[23]

Algunos estudiosos como Deborah Weissman piensan que "el judaísmo por norma no es pacifista" y que "la violencia está condonada al servicio de la autodefensa"[24] J. Patout Burns afirma que, mientras el judaísmo condona el uso de la violencia a ciertos casos, la tradición judía plantea claramente el principio de minimización de la violencia. Este principio puede verse en "cualquier ley judía permite violencia para evitar el mal, mandando la menor cantidad de violencia para conseguirlo"[25]

El amor a la paz y su búsqueda, así como las leyes que provocan la erradicación del mal, frecuentemente tienen significados violentos y co-existen en la tradición judía[26] [27]

La Biblia hebrea contiene pasajes de guerras ordenadas por la religión[28] que ofrecen instrucciones explícitas de dios a los israelitas para exterminar a las demás tribus como en Deuteronomio 7:1-2 o 20:16-18. Otros ejemplos incluyen la historia de los Amalekitas (Deut|25:17-19)(Sam|15:1-6),[29] la de los madianitas, (Numbers|31:1-18),[30] y la batalla de jericó (Joshua|6:1-27).[31]

Un gran número de autoridades en la materia han denominado genocidio a estas guerras de exterminio[32] ya que la Torah establece que los israelitas aniquilaban grupos étnicos y tribus enteras: asesinaron a todos los amalekitas incluyendo hombres, mujeres y niños (1 Samuel 15:1-20 ); mataron igualmente a todos los enemigos por igual en la batalla de Jericó (Joshua 6:15-21), y a todos los miembros de muchas de las tribus caanitas ( Joshua 10:28-42).[33] En cualquier caso, algunos estudiosos creen que estas afirmaciones de la Torah son exageradas o metafóricas.

Muchos líderes sionistas utilizan referencias religiosas para justificar el trato violento a los árabes de Palestina.[34] Los palestinos han sido asociados muchas veces con antagonistas bíblicos, como los amalekitas. Por ejemplo, el rabino Israel Hess ha recomendado la muerte de palestinos basándose en versos bíblicos como 1 Samuel 15.[35] Shulamit Aloni, miembro del parlamento israelí (Knesset) indicaba en 2003 que los niños judíos en Israel aprendían en la escuela que los palestinos eran amalekitas y por tanto existía una obligación religiosa total de genocidio sobre ellos[36]

Violencia en el Islam[editar]

El Islam ha sido asociado con la violencia en una gran variedad de contextos, entre ellos la guerra santa o Jihad contra los que se considera enemigos del Islam, la violencia contra la mujer (talibán), las referencias a la violencia en el Corán y actos de terrorismo motivado o justificado por el Islam. Los musulmanes, incluyendo clérigos y líderes han utilizado y en muchos casos tergiversado ideas, textos, temas y conceptos islámicos para justificar violencia, tanto contra no musulmanes como entre ramas de la misma religión (véase Violencia sectaria)

El término Jihad (revuelta, guerra) se utiliza en el contexto religioso para hacer referencia a tres tipos de violencia: una interna para mantener la fe, la lucha para mejorar la sociedad musulmana y la guerra santa.[37]

El prominente orientalista británico Bernard Lewis argumenta que en el Corán la Jihad implica guerra en la mayor parte de los casos.[38] En uno de sus comentarios, Al-Nawawi establece que "uno de los deberes de la comunidad como conjunto es presentar una protesta válida para resolver problemas de religión, conocer la ley divina y establecer la conducta adecuada y prohibir la errónea.[39]

Por otra parte, en la sociedad occidental el término Jihad se traduce como guerra santa,[40] [41] pero estudiosos islamistas hacen hincapié en que ambos conceptos no son sinónimos.[42] Los escritores musulmanes, concretamente rechazan la identidad basándose en las connotaciones no-militantes de la palabra.[43] [44] Existe otra palabra en árabe que significa lucha y no se refiere a la guerra.

Otras religiones[editar]

Contra la mujer[editar]

En la historia de la violencia contra la mujer, la religión ha tenido un papel importante al ser usada para apoyar la justificación moral del modelo patriarcal: «Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia y salvador de su cuerpo»,[45] pero en la Primera epístola a los corintios, Pablo afirma que «El marido pague a su esposa la debida benevolencia; y asimismo la esposa a su marido».[46] Otro texto de Pablo que se ha usado contra la mujer es el que afirma que «La mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido...» aunque justo después se lee que «...asimismo el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer».[47]

Contra el colectivo LGBT[editar]

Si alguien se acuesta con un hombre como si se acostara con una mujer, se condenará a muerte a los dos, y serán responsables de su propia muerte, pues cometieron un acto infame. Levítico 20:13[48]

El texto anterior junto con Levítico 18:22, es causa de tensión entre los devotos de las religiones abrahámicas y miembros de la comunidad LGBT al ser una condena hacia los actos homosexuales entre hombres, más comunes antiguamente que en la actualidad y justificación de violencia hacia el colectivo durante siglos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Wellman, James; Tokuno, Kyoko (2004). «Is Religious ViolenceInevitable?». Journal for the Scientific Study of Religion (Journal for the Scientific Study of Religion) 43 (3):  pp. 291. doi:10.1111/j.1468-5906.2004.00234.x. 
  2. Bloch, Maurice (1992). Prey into Hunter. The Politics of Religious Experience.. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0521411548. 
  3. Selengut, Charles (28-04-2008). [http://books.google.com/?id=mOqtEkGlq0cC&pg=PR7dq=%22sectarian+violence%22+%22religious+violence%22#v=onepage&q=%22sectarian%20violence%22%20%22religious%20violence%22&f=fal se Sacred fury: understanding religious violence]. p. 1. ISBN 9780742560840. http://books.google.com/?id=mOqtEkGlq0cC&pg=PR7dq=%22sectarian+violence%22+%22religious+violence%22#v=onepage&q=%22sectarian%20violence%22%20%22religious%20violence%22&f=fal se. 
  4. Violence and religion:cross-cultural opinions and consequences. Concept Publishing Company. 2007. p. 1. http://books.google.com/books?id=3xQXYpfe0cYC&pg=PA1dq=Christianity+%22violent+religion%22&hl=en&ei=Pj_DTdS7OcbSiALfoOGsAw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=6&ved=0CEsQ6AEwBTgo#v=onepage&q=Christianity%20%22violent%20religion%22&f=false. 
  5. Avalos, Hector (2005). Fighting Words: The Origins of Religious Violence. Amherst,NewYork: Prometheus Books. ISBN 1591022843. 
  6. Christopher Hitchens: God is not great. ISBN 0-446-57980-7
  7. Richard Dawkins:The God Delusion. Ed Bantam Books. 2006 ISBN1430312300
  8. Bland, Byron (May 2003). «Evil Enemies: The Convergence of Religion and Politics» pág. 4.
  9. Nelson-Pallmeyer, Jack (2005). [http://books.google.com/books?id=tux7YjmQ8O0C&pg=PA136&dq=Judaism+%22violent+religion%22&hl=en& ei=aAgBTZrWLoHSsAP8v7WvCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=5&ved=0CDcQ6AEwBDgK#v=onepage&q=Judaism%20%22violent%20religion%22&f=false Is religion killing us?: violence in the Bible and the Quran]. Continuum International Publishing Group. p. 136. http://books.google.com/books?id=tux7YjmQ8O0C&pg=PA136&dq=Judaism+%22violent+religion%22&hl=en& ei=aAgBTZrWLoHSsAP8v7WvCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=5&ved=0CDcQ6AEwBDgK#v=onepage&q=Judaism%20%22violent%20religion%22&f=false. 
  10. Hickey, Eric W. (2003). Encyclopedia of murder and violent crime. SAGE. p. 217. ISBN 9780761924371. http://books.google.com/?id=dDOW75aJMR8C&pg=PA217&dq=Judaism+Christianity+Islam+%22religious+violence%22#v=onepage&q=Judaism%20Christianity%20Islam%20%22religious%20violence%22&f=false. 
  11. The Curse of Cain: The Violent Legacy of Monotheism By Regina M. Schwartz. University of Chicago Press. 1998. 
  12. Wechsler, Lawrence. «Mayhem and Monotheism».
  13. Feiler, Bruce S. (2005). Where God was born: a journey by land to the roots of religion. HarperCollins. p. 4. http://books.google.com/books?id=aBVoWhUs-HoC&pg=PA4&dq=Judaism+%22violent+religion%22&hl=en&ei=0woBTdWXOobUtQOo_-yvCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=7&ved=0CEQQ6AEwBjge#v=onepage&q&f=false. 
  14. Volf, Miroslav (2008). «Christianity and Violence». En Hess, Richard S.; Martens, E.A.. War in the Bible and terrorism in the twenty-first century. Eisenbrauns. pp. 1–17. ISBN 9781575068039. http://books.google.com/?id=CKaCWCDIKWsC&pg=PA1&dq=%22Christianity+and+violence%22+-inpublisher:icon&cd=4#v=onepage&q=%22Christianity%20and%20violence%22%20-inpublisher%3Aicon. Consultado el 1 de junio de 2010. 
  15. Avalos, Hector (2005). Fighting Words: The Origins of Religious Violence. Amherst, New York: Prometheus Books. 
  16. Schwartz, Regina M. (1997). The Curse of Cain: The Violent Legacy of Monotheism. The University of Chicago Press. 
  17. International encyclopedia of violence research, Volume 2. Springer. 2003. http://books.google.com/books?hl=en&lr=&id=sMNbcU7UnywC&oi=fnd&pg=PA323&dq=Christianity+antisemitism+%22violent+religion%22&ots=966PvtELST&sig=3xQZzU0CteLD6jDjf85-hKO-u3w#v=onepage&q&f=false. 
  18. a b J. Denny Weaver (2001). «Violence in Christian Theology». Cross Currents. Consultado el 27-10-2010. «I am using broad definitions of the terms "violence" and "nonviolence." "Violence" means harm or damage, which obviously includes the direct violence of killing -- in war, capital punishment, murder --but also covers the range of forms of systemic violence such as poverty, racism, and sexism. "Nonviolence" also covers a spectrum of attitudes and actions, from the classic Mennonite idea of passive nonresistance through active nonviolence and nonviolent resistance that would include various kinds of social action, confrontations and posing of alternatives that do not do bodily harm or injury.».
  19. Sam Harris (2006). Letter to a Christian Nation. Alfred A. Knopf. pp. 80–81. ISBN 9780307265777. 
  20. a b Mark Juergensmeyer (2004). Terror in the Mind of God: The Global Rise of Religious Violence. University of California Press. ISBN 0520240111. 
  21. http://www.biblia12.com/mateo-10-n40.html Mateo 10:34: No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada.
  22. Burggraeve, Roger; Vervenne, Marc (1991). Swords into plowshares: theological reflections on peace. Peeters Publishers. pp. 82,109. http://books.google.com/books?id=q8KvY0W58eYC&pg=PA109&dq=%22violent+God%22&hl=en&ei=i9QBTcbXFs-UnQfDo93lDQ&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=5&ved=0CDUQ6AEwBDgK#v=onepage&q=%22violent%20God%22&f=false. 
  23. Heft,James, ed (2004). Beyond violence: religious sources of social transformation in Judaism, Christianity, and Islam. Fordham Univ Press. http://books.google.com/books?id=rxiINuHNAIUC&pg=PT96&dq=Judaism+%22violent+religion%22&hl=en&ei=GwUBTZPYG4-8sQOumMivCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=2&ved=0CC4Q6AEwAQ#v=onepage&q=Judaism%20%22violent%20religion%22&f=false. 
  24. «The Co-existence of Violence and Non-Violence inJudaism». Consultado el 09-12-2010.
  25. Burns, J. Patout (1996). War and its discontents: pacifism and quietism in the Abrahamic traditions. Georgetown University Press. p. 18. 
  26. Fighting the War and the Peace: Battlefield Ethics, Peace Talks, Treaties, and Pacifism in the Jewish Tradition. Michael J. Broyde, 1998, p. 1
  27. *Reuven Firestone (2004), "Judaism on Violence and Reconciliation: An examination of key sources" in Beyond violence: religious sources of social transformation in Judaism, Christianity, and Islam, Fordham Univ Press, 2004, pp 77, 81.
    • Goldsmith (Ed.), Emanuel S. (1991). Dynamic Judaism: the essential writings of Mordecai M. Kaplan. Fordham Univ Press. p. 181. ISBN 0823213102. 
    • Spero, Shubert (1983). Morality, halakha, and the Jewish tradition. KTAV Publishing House, Inc.. pp. 137–318. ISBN 0870687271. 
    • Salaita, Steven George (2006). The Holy Land in transit: colonialism and the quest for Canaan. Syracuse University Press. p. 54. ISBN 081563109X. 
    • Lustick, Ian (1988). For the land and the Lord: Jewish fundamentalism in Israel. Council on Foreign Relations. pp. 131–132. ISBN 0876090366. 
    • Armstrong, Karen (2007). The Bible: a biography. Atlantic Monthly Press. pp. 211–216. ISBN 0871139693. 
  28. A.G. Hunter "Denominating Amalek: Racist stereotyping in the Bible and the Justification of Discrimination", inSanctified aggression: legacies of biblical and post biblical vocabularies of violence, Jonneke Bekkenkamp, Yvonne Sherwood (Eds.). 2003, Continuum Internatio Publishing Group, pp 92-108
  29. Dawkins, Richard (2006). The God delusion. Houghton Mifflin Harcourt. p. 245. ISBN 0618680004. 
    • Carl. S. Ehrlich (1999) "Joshua, Judaism, and Genocide", in Jewish Studies at the Turn of the Twentieth Century, Judit Targarona Borrás, Ángel Sáenz-Badillos (Eds). 1999, Brill. p 117-124.
    • Dawkins, Richard, The God Delusion', pp 289 - 296
    • Hitchens, Christopher, God is Not Great page 117
    • Selengut, Charles, Sacred fury: understanding religious violence, p 20
    • Cowles, C. S., Show them no mercy: 4 views on God and Canaanite genocide, page 79
  30. *Kravitz, Leonard, "What is Crime?", in Crime and punishment in Jewish law: essays and responsa, Editors Walter Jacob, Moshe Zemer Berghahn Books, 1999, p 31
    • Cohn, Robert L, "Before Israel: The Canaanites as Other in Biblical Tradition", in The Other in Jewish thought and history: constructions of Jewish culture and identity, Laurence Jay Silberstein, (Ed.), NYU Press, 1994, pp 76-77
    • Violence, Scripture, and Textual Practice in Early Judaism and Christianity By Ra'anan S. Boustan, p 3-5
  31. The Oxford Handbook of Genocide Studies, Donald Bloxham, A. Dirk Moses, p 242
    • Saleh Abdel Jawad (2007) "Zionist Massacres: the Creation of the Palestinian Refugee Problem in the 1948 War" in Israel and the Palestinian refugees, Eyal Benvenistî, Chaim Gans, Sari Hanafi (Eds.), Springer, p. 78::".. the Zionist movement, which claims to be secular, found it necessary to embrace the idea of 'the promised land' of
    Old Testament prophecy, to justify the confiscation of land and the expulsion of the Palestinians. For example, the speeches and letter of Chaim Weizman, the secular Zionist leader, are filled with references to the biblical origins of the Jewish claim to Palestine, which he often mixes liberally with more pragmatic and nationalistic claims. By the use of this premise, embraced in 1937, Zionists alleged that the Palestinians were usurpers in the Promised Land, and therefore their expulsion and death was justified. The Jewish-American writer Dan Kurzman, in his book Genesis 1948 … describes the view of one of the Deir Yassin's killers: 'The Sternists followed the instructions of the Bible more rigidly than others. They honored the passage (Exodus 22:2): 'If a thief be found …' This meant, of course, that killing a thief was not really muder. And were not the enemies of Zionism thieves, who wanted to steal from the Jews what God had granted them?'
    • Carl. S. Ehrlich (1999) "Joshua, Judaism, and Genocide", in Jewish Studies at the Turn of the Twentieth Century, Judit Targarona Borrás, Ángel Sáenz-Badillos (Eds). 1999, Brill. p 117-124.
    • Masalha, Nur, Imperial Israel and the Palestinians: the politics of expansion, Pluto Press, 2000, pp 129-131.:"Frequently Jewish fundamentalists refer to the Palestinians as the 'Amalekites' … of today… According to the Old Testament, the Amalek … were regarded as the Israelites' inveterate foe, whose 'annihilation' became a sacred duty and against whom war should be waged until their 'memory be blotted out' forever (Ex 17:16; Deut 25:17-19)…. Some of the [modern] political messianics insist on giving the biblical commandment to 'blot out the memory of the Amalek' an actual contemporary relevance in the conflict between the Israelis and Palestinians. In February 1980, Rabbi Israel Hess … published an article [titled] 'The Genocide Commandment in the Torah' … which ends with the following: 'The day is not far when we shall all be called to this holy war, this commandment of the annihilation of the Amalek'. Hess quotes the biblical commandment … 'Do not spare him, but kill man and woman, baby and suckling, ox and sheep, camel, and donkey'…. In his book On the Lord's Side Danny Ribinstein has shown that this notion permeates the Gush Emunim movement's bulletins [one of which] carried an article … which reads 'In every generation there is an Amalek. The Amalekism of our generation finds expression in the deep Arab hatred towards our national revival …'… Professor Uriel Tal … conducted his study in the early 1980s … and pointed out that the totalitarian political messianic stream refers to the Palestinian Arabs in three stages or degrees: …[stage] (3) the implementation of the commandment of Amalek, as expressed in Rabbi Hess's article 'The Commandment of Genocide in the Torah', in other words 'annihilating' the Palesinian Arabs'".
    • See also Hunter, p 103* Also describing Palestinians as targets of violence due to association with Amalek is: Geaves, Ron, Islam and the West post 9/11, Ashgate Publishing, Ltd., 2004, p 30
  32. Murder Under the Cover of Righteousness
  33. «Jihad». BBC (03-08-2009).
  34. Bernard Lewis, The Political Language of Islam (University of Chicago Press, 1988), p. 72. Cf. William M. Watt, Islamic Conceptions of the Holy War in: Thomas P. Murphy, The Holy War (Ohio State University Press, 1974), p. 143
  35. Shaykh Hisham Kabbani; Shaykh Seraj Hendricks, Shaykh Ahmad Hendricks. «Jihad—A Misunderstood Concept from Islam». The Muslim Magazine. Consultado el 16 de agosto de 2006.
  36. cf. e.g. BBC news articleLibya's Gaddafi urges 'holy war' against Switzerland
  37. Rudolph Peters, Jihad in Medieval and Modern Islam (Brill, 1977), p. 3
  38. Patricia Crone,Medieval Islamic Political Thought (Edinburgh University Press, 2005), p. 363
  39. Jihad and the Islamic Law of War
  40. Rudolph Peters, Islam and Colonialism. The doctrine of Jihad in Modern History (Mouton Publishers, 1979), p. 118
  41. Epístola a los efesios. La Biblia, p. 1476. «Las mujeres estén sometidas a los maridos como conviene en el señor...» ignorando que más tarde dice que «...y vosotros, maridos, amad a vuestras mujeres y no os mostréis agrios con ellas». Epístola a los colosenses. La Biblia, p. 1485.
  42. 1 Corintios 7:3
  43. 1 Corintios 7:4
  44. http://www.biblija.net/biblija.cgi?biblia=biblia&m=Lv+20%2C1-27&id22=1&pos=0&set=13&l=es

Bibliografía[editar]

  • Appleby, R. Scott (2000) The Ambivalence of the Sacred: Religion, Violence, and Reconciliation. Lanham, MD: Rowman & Littlefield Publishers.
  • Avalos, Hector (2005) Fighting Words: The Origins of Religious Violence. New York: Prometheus.
  • Burkert, Walter. (1983). Homo Necans: The Anthropology of Ancient Greek Sacrificial Ritual and Myth. Berkley: University of California press
  • Crocket, Clayton (ed.) (2006) Religion and Violence in a Secular World: Toward a New Political Theology. Charlottesville: University of Virginia Press.
  • Girard, René. (1977) Violence et le Sacré (eng. Violence and the Sacred). Baltimore: Johns Hopkins University Press.
  • Hamerton-Kelly, Robert G. (ed.) (1987) Violent Origins: Walter Burkert, René Girard and Jonathan Z. Smith on Ritual Killing and Cultural Formation. Stanford: Stanford University Press.
  • Juergensmeyer, Mark. (2000) Terror in the Mind of God: The Global Rise of Religious Violence. Berkley: University of California Press.
  • Pedahzur, Ami and Weinberg, Leonard (eds.) (2004) Religious Fundamentalism and Political Extremism. New York: Routledge.
  • Selengut, C. (2003) Sacred Fury: Understanding Religious Violence. Walnut Creek, CA: Altamira
  • Steffen, Lloyd. (2007) Holy War, Just War: Exploring the Moral Meaning of Religious Violence. Lanham, MD: Rowman & Littlefield Publishers.