Villanañe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Torre de Varona

Villanañe es un concejo perteneciente al municipio alavés de Valdegovía (España). La ciudad más cercana, a unos 30 kilómetros, es Miranda de Ebro, distando unos 40 de la capital de la provincia (Vitoria).

En 2015 tenía una población de 91 habitantes.[1]

Villanañe ha estado ligada tradicionalmente a la hermandad de Valdegovía. No en vano las juntas de la hermandad se celebraban en Villanañe, en cuyas cercanías se conserva aún como árbol singular la encina juradera bajo la cual se celebraban dichas juntas. Sin embargo, en 1841 Villanañe se separó del resto del valle y junto con Bellojín formó un municipio propio, que no se reintegró a Valdegovía hasta 1923.

Ubicación[editar]

Villanañe se encuentra junto a la confluencia de los ríos Omecillo y Tumecillo, en un nudo de comunicaciones usado desde época romana en la ruta que unía la calzada Astorga-Burdeos con el mar Cantábrico a través de Orduña. En la Alta Edad Media fue también un punto vital en las comunicaciones entre Álava y la primitiva Castilla.

Historia[editar]

Villanañe nace en el lugar que ocupa actualmente el Barrio Alto del pueblo (hoy en día despoblado), donde se encuentra la Torre de los Varona, principal casa-torre conservada en todo Álava. La Torre de los Varona, casa solar de este importante linaje, fue construida a finales del siglo XIV y restaurada a finales del siglo XX. Aún hoy en día mantiene su estructura original, incluyendo su foso.

Los moradores del poblado, pagaban tributo a los Varona, y tenían la obligación, dos una noche y dos otra, de estar todas las noches desde 1º de mayo hasta último día de julio, con dos palos de cinco varas de largo, dando golpes en el foso que llamaban cava, y decían el privilegio: “Para que las ranas no despierten al señor”. Lo que ha dado lugar a un gentilicio burlesco; los callarranas.

Lugares del entorno[editar]

Cerca de Villanañe junto al río Tumecillo se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de Angosto, situado en un bello paraje natural lleno de arbolado y equipado con asadores, bancos y mesas. Este es lugar de romerías, que se celebran tradicionalmente el primer domingo de septiembre. Las fiestas de Villanañe se celebran un poco antes, el 15 de agosto. La tradición quiere que en 1089, el pastor Hernando Martín, en mitad de una feroz tormenta, vio a la Madre de Dios en forma de una hermosa niña "en lo angosto" de una peña. Los vecinos de Villanañe, instados por Martín, encontraron la imagen que se venera en el Santuario.

A pocos kilómetros del pueblo se encuentran el Parque Natural de Valderejo y el interesante pueblo burgalés de Valpuesta, que contiene hoy en día los documentos más antiguos encontrados en romance castellano.

Servicios[editar]

El pueblo de Villanañe dispone de un camping de primera categoría.

Referencias[editar]