Vanguardia rusa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Kazimir Malévich, Cuadrado negro, 1915
Aleksandr Ródchenko, Danza, 1915
Cartel de El hombre de la cámara de Dziga Vértov. 1929.
Konstantín Mélnikov, Casa Mélnikov, Moscú, 1929

Vanguardia rusa es un término usado para definir la enorme e influyente oleada de arte moderno que emergió en Rusia (o de manera más exacta, el Imperio Ruso y la Unión Soviética) aproximadamente entre 1890 y 1930, aunque en algunos lugares comienza de manera más temprana, en 1850 , y acaba más tarde, en 1960. El término cubre muchos movimientos artísticos coetáneos, independientes pero intensamente relacionados como el Neo-primitivismo, el suprematismo, el constructivismo y el Futurismo. Ya que muchos de estos artistas de vanguardia nacieron en lo que es hoy día Bielorrusia y Ucrania (como Kazimir Malévich, Aleksandra Ekster, Vladímir Tatlin, Vasili Kandinski, David Burliuk, Oleksandr Arjípenko), algunas fuentes también la llaman Vanguardia ucraniana.

La Vanguardia rusa alcanza su clímax creativo y de popularidad en el periodo comprendido entre la Revolución rusa de 1917 y 1932, momento en el que las ideas de esta vanguardia chocan con las que el nuevo estado patrocinaba, el Realismo socialista. Figuras notables de esta era incluyen:

Artistas y diseñadores[editar]

Revistas[editar]

Cineastas[editar]

Escritores[editar]

Directores de teatro[editar]

Arquitectos[editar]

Preservar la arquitectura de la Vanguardia rusa se ha convertido en una verdadera preocupación para historiadores, políticos y arquitectos. En 2007, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), dedicó una exposición completa a la *arquitectura soviética, Preserving Russian avant-garde architecture has become a real concern for historians, politicians and architects. In 2007, the Modern Museum of Art MoMA in New York, devoted an exhibition entirely to the *[1], presentando el trabajo del fotógrafo estadounidense Richard Pare.

Compositores[editar]

Los pintores rusos continuaron con los juegos abstractos de formas geométricas, llevándolos a su máximo radicalismo. Las vanguardias habían tenido gran aceptación en Rusia, debido, probablemente, a los cambios sociopolíticos que abrieron el país a las tendencias más radicales. Además, desde el gobierno comunista se alentaron y se patrocinaron los nuevos movimientos, sobre todo abstractos. El cubismo evolucionó allí hacia el orfismo, el rayonismo y , sobre todo, hacia el constructivismo y el suprematismo. Los pintores de este último movimiento pensaban que el verdadero universo no tenía límites y que, por eso, había que representarlo a través de formas planas y coloreadas, carentes de toda referencia al mundo real.

Véase también[editar]