Vall de Gallinera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vall de Gallinera
Val de Gallinera
municipio de España

Bandera de La Vall de Gallinera.svg
Bandera
Escut de la Vall de Gallinera.svg
Escudo

Vista de Vall de Gallinera

Vista de Vall de Gallinera
Val de Gallinera ubicada en España
Val de Gallinera
Val de Gallinera
Ubicación de Val de Gallinera en España.
Val de Gallinera ubicada en Provincia de Alicante
Val de Gallinera
Val de Gallinera
Ubicación de Val de Gallinera en la provincia de Alicante.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of the Valencian Community (2x3).svg Comunidad Valenciana
• Provincia Alicante
• Comarca Marina Alta
• Partido judicial Denia
Ubicación 38°49′20″N 0°13′20″O / 38.822222222222, -0.22222222222222Coordenadas: 38°49′20″N 0°13′20″O / 38.822222222222, -0.22222222222222
• Altitud 295 msnm
Superficie 53,60 km²
Población 594 hab. (2017)
• Densidad 11,08 hab./km²
Gentilicio Vallero -a
Predom. ling. oficial valenciano
Código postal 03789
Alcalde (2015) Antonio Gil Pardo (GPV)
Sitio web Ayuntamiento de Vall de Gallinera

Localización de Vall de Gallinera respecto a la Marina Alta

Localización de Vall de Gallinera respecto a la Marina Alta

Vall de Gallinera (en valenciano, la Vall de Gallinera) es un municipio de la Comunidad Valenciana, España. Situado en el noreste de la provincia de Alicante, en la comarca de la Marina Alta. Cuenta con 676 habitantes (INE 2012).

Geografía[editar]

En este un valle alargado, en forma de corredor con dirección nordeste-suroeste, en el que tiene su nacimiento y discurre el río Gallinera, que está rodeado por montañas: la Sierra del Almirante, la Sierra de la Albureca y la Sierra Foradada.

Se accede por carretera, desde Alicante, a través de la N-332, tomando luego la CV-700.

Pueblos[editar]

Vall de Gallinera está conformado por 8 núcleos urbanos que conforman el municipio:

  • Benirrama, también llamado Benirama, Benirahama o Benerahacma al lo largo de su historia. Como muchos de los pueblos y Vall de Gallinera es de origen árabe y el prefijo Beni, tan usual en la toponimia de este valle, significa hijo de. La primera documentación escrita de este pueblo se remonta al censo de 1369. El topónimo Beni Rahma proviene del nombre de una familia y según el censo representaba entre un tercio y dos tercios de las unidades familiares que lo habitaban. Sus habitantes habituales reciben el nombre de benirraminos y benirraminas. Cabe destacar su castillo, denominado de Benirrama o Gallinera, que data de principios del siglo XI y que en el siglo XIII pertenecía a los dominios del caudillo Al-Azraq. El antiguo Camino Real conforma dentro del pueblo a la Calle Mayor donde en uno de sus extremos se encuentra la iglesia de San Cristóbal, la más antigua de Vall de Gallinera, con retablos del siglo XV. También se encuentra el Calvario, con retablos cerámicos de datan de finales del siglo XIX.
  • Benialí, también escrito en documentos antiguos como Benicalill, Benihalill, Benihalil, Benihalí, Bonielill o Benielí. Está documentado por primera vez en el censo del año 1369. Su nombre actual proviene del topónimo Bani Jalil, perteneciendo a una familia árabe. Dos años después de la expulsión de los poriscos, el 10 de junio de 1611 en la plaza de este pueblo, el procurador del duque de Gandía, Mateu de Roda, entregó ante el notario Pere Chella y con la presencia de un centenar de cabezas de familia que venían a repoblar este valle, la Carta Puebla. En ella aparecían detallados los nombres y apellidos de todos los repobladores mallorquines, la mayor parte provenían de Andratx. Actualmente se conservan algunos de los apellidos que llevaban estas personas como Alemany, Palmer, Verches (Berger) y Seguí, los cuales son los más comunes en el valle. En Benialí se puede visitar sus calles empinadas y la arquitectura de sus casas. El Camino Real transcurre por la Calle d'En Mig, donde se encuentra la fuente de Benialí o de la Concepción con su lavadero y la iglesia de San Roque, patrón del pueblo. También cuenta con la cooperativa, donde se encuentra la almazara donde se elabora el aceite del valle. En Benialí se encuentra el ayuntamiento, el colegio y la oficina de turismo de Vall de Gallinera.
  • Benissivà, es un núcleo urbano pegado al de Benitaia. En este pueblo se encuentra una iglesia de la misma época de las poblaciones colindantes dedicada al patrón del pueblo San Miguel.
  • Benitaia, documentada como Benitahar, Benitaher, Benitaer, Benitala o Beniyaya. La primera documentación escrita data del censo de 1369 y proviene del nombre árabe Bani Tàhir, nombre de familia. Benitaia está compuesta por tres calles, el de Dalt, el d'Enmig y el de Baix. A escasos metros de Benitaia se encuentra el Calvario, la fuente de l'Hort y restos del antiguo convento franciscano. Desde este punto se puede observar la alineación solar de la Penya Foradà, fenómeno que se remonta al año 1611, dos años después de la expulsión de los moriscos, cuando los franciscanos construyeron un convento con el patrocinio del duque de Gandía y quisieron que estos se ubicaran en el lugar preciso donde, coincidiendo con el día de la celebración de su patrón San Francisco de Asís, el 4 de octubre, los rayos del sol atravesaran la Foradà e iluminasen el lugar donde estaba el convento. Esta alineación solar se repite el mes de marzo, al rededor del día 8.
  • La Carroja, se cita en textos antiguos con diferentes variantes ortográficas como Rachalosa, Caroja, Queroja, Carrocha o Carrosa. Como la mayor parte de los pueblos del valle, aparece documentada por primera vez en el censo de 1369. El origen etimológico se desconoce y se tendría que buscar fuera del árabe. El antiguo Camino Real cruza La Carroja. El lugar está compuesto únicamente por dos calles, el de la Carretera y el más largo, el de la Iglesia. Al recorrerlos nos encontramos con la Font de Baix, que se utilizaba también como lavadero y su iglesia dedicada a San Francisco de Borja, el patrón del pueblo.
  • Alpatró, también llamado Petro, Patro, lo Patron, Potron y Potro a lo largo de la historia. Esta documentado por primera vez el año 1290 y su etimología no es árabe, aunque en un texto del año 1578 se cita como al-Batrún. En la década de 1950 del siglo XX se encontró una lápida sepulcral del año 942 (considerada una de las más antiguas de las inscripciones árabes encontradas en la Comunidad Valenciana), en la actualidad expuesta en el Museo Arqueológico Camil Visedo de Alcoy. Destaca la iglesia de la Asunción y la fuente de Alpatró que se encuentra justo delante de la citada iglesia. También cabe nombrar la antigua almazara que en la actualidad hace de museo etnológico, la fotificación islámica del Castellot, y el lavadero, uno de los pocos del valle cubierto, en el camino de salida hacia Llombai y Benisili. En este pueblo se encuentran las instalaciones de la cooperativa "Cireres de la Muntanya d'Alacant" y también la Cooperativa de Sant Marc.
  • Llombai, citado en documentación antigua con las variantes Lombayer, Lombart, Lombaer, Lombay y Llombay. La etimología de su topónimo no es árabe, aunque aparece como al-Lumbar. La primera cita en un texto cristiano data del censo de 1369. Aunque actualmente se han restaurado algunas casas, el pueblo quedó deshabitado en la década de 1970, cuando su último habitante, el misterioso centroeuropeo llamado Stefan Gregor (conocido en el valle como el alemán de Llombai) falleció en extrañas circunstancias. El pueblo tiene una única calle. En su entrada se puede observar la antigua almazara y al final del pueblo, justo al lado del barranco, se encuentra su lavadero con una fuente de tres chorros.
  • Benisili, pequeña población de unos 50 habitantes, con iglesia dedicada a San Pascual Bailon y el beato Andrés Bibernon. El núcleo urbano tiene dos calles, un puente y una iglesia, el primero de ellos separado en dos tramos por el rio Gallinera, que antes de atravesar el pueblo, nace cerca, la fuente de la Mata. Se practica la ganadería y la recogida de aceitunas, almendras y cerezas, principalmente. Además de la fuente de la Mata se puede encontrar la fuente Vella, situada al margen derecho del rio Gallinera y la fuente del Llavador. Hoy en día, también hay actividad dedicada al turismo rural. En Benisili, donde pasaba muchas temporadas, habita la familia de Rafael Giner Estruch, capitán músico, compositor de la famosa marcha mora El moro del Cinc- Al castillo de Benisili, que domina todo Vall de Gallinera, se encuentra una fuente y los restos de una construcción creada por Stefan Gregor, el alemán de Llombai. Existe una hipótesis de que este personaje era un refugiado militar de la Segunda Guerra Mundial.

Los despoblados moriscos[editar]

Además de los actuales 8 núcleos urbanos de Vall de Gallinera se encontraban alquerías antiguas que la gran mayoría desaparecieron tras la expulsión de los moriscos en la zona:

  • L'Alcúdia: también llamada Alcúdia de Gallinera. Se documenta por primera vez en el censo de 1369. Proviene del árabe al-Kúdya, que significa colina. Estuvo habitada hasta 1880. Actualmente se pueden ver restos de sus casas y su iglesia dedicada a Santa María Magdalena. El pueblo se encontraba entre Benialí y Benirrama.
  • Benibader: citado también como Beninbader, Benibeber o Benihader. Documentado en los censos de 1369 y 1391; también en un texto árabe de 1369. Proviene del árabe Bani Bádar, nombre de la familia. Desapareció cerca del siglo XV. Se encontraba entre La Carroja y Alpatró.
  • Benicalaf: citado de otras formas como Benehalaf, Benitalaf, Benicalafaft. Solo se documenta en los censos de 1369 y 1391. Proviene del árabe Bani Jaláf, nombre de la familia. Desapareció cerca del siglo XV. Se encontraba próximo a Alpatró.
  • Beniestop: citado también como Abeniestop, Benistop, Benistrop o Beniestrop. Documentado desde el censo de 1369 hasta 1609, fecha en que quedó despoblado. Proviene del árabe Bani Astúbb, nombre de la familia. Se encontraba próximo a Benitaia.
  • Benifotox: ortografiado otras veces como Benifeteff, Benifataf, Benifaraft o Benifotof. Documentado en los censos de 1369 y 1391. Proviene del árabe Bani Jattáb, nombre de la familia. Desapareció cerca del siglo XV. Se encontraba entre Benialí y Benirrama.
  • Benihahia: Solo está documentada en el censo de 1391 con tres casas. Proviene del árabe Bani Yahyá, nombre de la familia. Se encontraba entre Benitaia y Benissivà.
  • Benimamet: También llamada por su documentación Benibambit, Benimamit o Beniasmet. Se documenta por primera vez en la toma de posesión del valle en 1497. Proviene del árabe Bani Mucábidd, nombre de la familia. Se encontraba próximo a Benirrama.
  • Benimahomet: También llamado como Benimoamit, Benimamit, Benimohet o Benimohamet. Aparece documentado por primera vez en la desmembración parroquial de 1574. Proviene del árabe Bani Muhammad, nombre de familia. Se encontraba próximo a Benirrama.
  • Benimarsoc: Aparece con las variantes Benimanzer, Benimarzoque, Benimarzoch, Benimazoch, Benimasoch, Benimaroc, Benimasot, Benimarcoch, Benimarçoh o Benimaiorques. Documetnado por primera vez en 1286. Quedó despoblado y abandonado completamente en 1920. Actualmente quedan restos de las construcciones. El pueblo se encontraba entre Benirrama y ya fuera del valle con el municipio de Adsubia.
  • Bolcàssim: También llamado Benalcaçim, Benalcatim, Bolcaçim, Bolcacim, Bolcasim, Bolcain o Bulcacim. Documentado por primera vez en el censo de 1369. Proviene del árabe Bani-l-Qásim, nombre de la familia. Actualmente es el nombre de una partida. Se encontraba muy próximo a Benitaia.
  • Rafol: Llamado también como Rahal, Rafal, Rafalet o Arruyal. Se documenta por primera vez en el censo de 1369. Proviene del árabe Ráhal que significa finca. Se encontraba cerca de Benialí.
  • Solana de Benisili: En la solana de Benisili se han encontrado restos de una posible alquería, pero de momento no se ha podido documentar. Sería el primer núcleo urbano antes de Benisili por la entrada interior del valle.
  • La Solana: También se denominaba Casolana. No hay documentación anterior al desarme de los moriscos el año 1563. De todos los núcleos urbanos es el único con etimología románica, es decir, se trata de un nombre valenciano. Se encontraba entre la actual Benialí y La Carroja.

Localidades limítrofes[editar]

Limita con los términos municipales de Adsubia, Lorcha, Planes, Valle de Alcalá, Vall de Ebo dentro de la provincia de Alicante y Villalonga en la provincia de Valencia.

Historia[editar]

Prehistória y edad de bronce[editar]

Los primeros indicios de presencia humana en el valle se remontan al Paleolítico Medio (100000-50000 a. C.) como lo demuestran los materiales musterienses encontrados al nivel V del a cueva de Pardo. En otros niveles de esta cueva también han aparecido materiales de otros períodos prehistóricos como el epipaleolítico o mesolítico (12000-5000 a. C.), el neolítico (5000-3000 a. C.) y el eneolítico (3000-1800 a. C.). En otros puntos del valle como la Cueva del Águila también se han encontrado materiales del neolítico.

En la Edad de Bronce (1800-500 a. C.) se encuentran en el valle más yacimientos como el poblado de la Foradà y el Castellot d'Alpatró (en estos dos lugares se superpone un yacimiento de época musulmana). También destacan las cuevas de entierro como la Cueva de Esbarzer, Cueva de las Llànties y la cueva de la Olivera, donde se han encontrado varios materiales y restos óseos humanos.

Cultura Ibérica[editar]

Después de la Edad de Bronce aparece la cultura ibérica dando el paso a la Edad de Hierro junto a su cultura y religión propias. De esta etapa destacan el poblado íbero de Xarpolar y el poblado del Castellot d'Alpatró (que se superpone a un poblado de la edad de bronce y a un yacimiento de época musulmana). También hay otros yacimientos pequeños de época íbera en la cueva de Esbarzer y al nivel superior de la cueva de Pardo.

Época Romana y Tardorromana[editar]

Los asentamientos de época romana y tardorromana (siglos I-VII) parecen ser escasos y no muy importantes en el valle. Los descubrimientos principales de fragmentos cerámicos de tierra sigillata se han encotnrada en cuevas que seguramente se usaron como lugares de pernoctación o de refugio. Posiblemente una búsqueda más sistemática podría poner al descubierto lugares ocupados durante esta época, parecidos a las "villas" del Vall de Ebo. Al término municipal vecino de Pego, los asentamientos de época romana son grandes y ponen en manifiesto una ocupación muy densa del territorio.

Al-Andalus[editar]

Es muy clara la discontinuidad poblacional que representa la época islámica (a partir del siglo VIII), cuando el valle pasa a formar parte del Al-Andalus. Al siglo X ya podemos advertir la existencia de redes de alquerías asicoadas al cultivo. Las alquerías son poblados pequeños y semidispersos donde habitan grupos familiares emparentados entre sí. Un caso significativo es el de Banú Rahma, que dio nombre a la alquería de Benirrama, que aún era el linaje más numeroso del lugar después de la conquista cristiana y perduró hasta la expulsión de los moriscos en 1609.

Los del valle eran, básicamente, grupos bereberos. Un ejemplo destacado es el de Banú Marzúq, clan de la tribu de los Masmuda, que organizaron la alquería de Benimarsoc (actualmente despoblada) y crearon el espacio irrigado de la Fuente de la Mata, al extremo oriental del valle. Había también algún grupo árabe muy pequeño, como son Banú Ruayn, originarios de Yemen, se establecieron a los alrededores de Alpatró y desaparecieron antes de la conquista cristiana. Los indígenas que pudieron existir antes de la llegada musulmana serían asimilados con rapideza.

Los habitantes musulmanes del valle acondicionaron espacios de cultuvo irrigados a partir de la derivación del agua de las fuentes principales y mediante la construcción de bancales al fondo del valle y a los espolones de la umbría, justo al borde de barrancos. Cada una de estas huertas tenía una extensión discreta, cerca de una hectárea y se relacionaba con una alquería cercana. Los bancales de cultivo irrigadas, que ocupan las zonas más bajas, representaron el inicio del proceso de abancalamiento de las laderas del valle.

Las alquerías y las huertas asociadas formaban tres bloques bien diferenciadas. Una alrededor de Alpatró, otra en el centro del valle (donde ahora se encuentran Benissivà, Benitaia y Benialí) y un tercer cerca de Benirrama.

Las prospecciones arqueológicas realizadas por un equipo de la Universidad Autónoma de Barcelona en los años 90 han permitido localizar más de veite lugares con cerámicas de época musulmana. Una buena parte de ello parece haber tenido una ocupación limitada. El resto más destacable es la lápida sepulcral de Alpatró encontrada en los años 1950 y expuesta en el Museo Arqueológico de Alcoy. Data de finales del año 942, es casi la inscripción árabe más antigua encontrada en tierras valencianas.

Fortificaciones[editar]

  • Fuerte de Almiserà: Es la más antigua. Se construyo de forma rápida, seguramente en los años 920-930 y no parece que llegara a utilizarse durante más de un siglo. Ha estado excavado, estudiado y publicado por André Bazzana. Su ocupación ha de relacionarse con la submisión de los bereberos de esta zona al califa ‘Abd al-Rahman III.
  • Castillo de Gallinera: El descubrimiento que hizo Salvador Climent de un silo con cerámicas de cubierta blanca y decoración en verde y manganeso, sugiere que ya había una fortificación en el siglo XI, probablemente cuando el fuerte de Almiserà ya se había abandonado. El castillo se utilizó en la época de la conquista cristiana. Al-Azraq se refugió varios días en 1258. El edificio actual es el fruto de una reconstrucción general posterior al terremoto de 1396.
  • Castillo de Alcalá: También parece ser del siglo XI, si tenemos en cuenta los descubrimientos cerámicos. Tenía edificaciones importantes y Al-Azraq vivió durante los años en los que sostuvo la resistencia frente a los cristianos.
  • Castellot d'Alpatró: Se trata de una obra del siglo XIII, construida ante la inmediatez de la conquista y con una clara funcionalidad de lugar de refugio colectivo.
  • La Torre de la Penya Foradà: Lugar de observación y refugio también del siglo XIII. Fue ocupado por milicias cristianas durante la sublevación musulmana de 1276-1277
  • La Torreta del Llimener. Edificación muy pequeña situada cerca de Alpatró. Puede tratarse de una peuqeña torre de observación.

Conquista y expulsión morisca[editar]

Se puede decir que la época musulmana en Vall de Gallinera acaba en 1244-1245, cuando la conquista aragonesa convierte a los habitantes islámicos del valle en musulmanes bajo el dominio cristiano (mudéjares). En este año las tropas de Jaime I conquistan estas tierras y las incorporan al nuevo Reino de Valencia. Poco a poco los musulmanes fueron abandonando voluntariamente los castillos. Lo hacen mediante pactos y tratos con los conquistadores. Uno de estos pactos son especialmente importantes para el territorio del valle: El Pacto del Pouet, firmado entre Al-Azraq y el infante Alfonso, hijo de Jaime I, que trata de la entrega de los castillos que poseía Al-Azraq. Se firmó el año 1244 o 1245 a los extramuros del Castillo de Alcalá, en la fuente que está en las proximidades o en la partida del pouet que se encuentra entre la Foradà y la Penya Alta. Por este tratado, Al-Azraq mantendría por si mismo y para su linaje los castillos de Perputxent y el de Alcalá y recibiría sus rentas. Entregaría inmediatamente los castillos de Pop y Táberna y retendría por tres años los de Castells, Xeroles, Margarida y Gallinera, las rentas de las cuales dividiría con el rey cristiano. Pasados los tres años también los entregaría.

Pero Al-Azraq no cumplió con lo que había firmado y en 1247 se sublevó contra el rey cristiano. AL-Azraq controlaba casi toda la montaña a la que se iban sumando otras sierras, formando así una concentración importante de contingentes que permitiría la resistencia de estos valles. Jaime I sofocó la revuelta en 1258 en tan solo 8 días. Pero Al-Azraq volvió a su probable exilio en Granada el año 1276 para comenzar una segunda sublevación. Aun así no llegó nunca a Vall de Gallinera ya que murió en una batalla liberada en las puertas de Alcoy cuando iba de camino al valle a reunirse con los sublevados que allí lo esperaban. Unos meses más tarde murió también Jaime I. Fue su hijo Pedro III quien acabó con la revuelta en 1277-1278. El 14 de noviembre de 1279, el rey Pedro III confirmó, con una Carta Puebla, el poblamiento de los musulmanes de los valles situados en el interior de la zona de Denia, valles de Sagra, Pop, Callosa, Algar, Guadalest, Confrides, Castell de Castells, Gallinera, Alcalá, Benamaneçil y Ebo. Después de la pacificación de los mudéjares, el nuevo rey encomendó la custodia de Alcalá y Gallinera a diferentes personas para satisfacer las deudas que tenía con ellos.

Pero en 1288 el castillo y la villa d'Alcalá (castrum et villam Alcalani de Gallinera) dejaron de pertenecer a los reyes aragoneses, ya que Alfonso III se lo dio al rosellonés Bernat Guillem. Con esta donación se puso fin a la condición de realense del distrito del castillo de Alcalá y nacía un nuevo señorío feudal separado del resto del valle que todavía quedaba en manos reales. En 1322 terminó también la situación de realense para el distrito de Gallinera por la donación que el rey Jaime II hizo a su hijo, el infante Pedro de Aragón, Conde de Ribagorza, de los castillos de Gallinera (con el Vall de Ebo), Pego, Pop, Laguar, Jalón y Crevillente. Durante el Siglo XV otras casas señoriales ostentaron Vall de Gallinera. Con dichas donaciones y creaciones de nuevos señoríos, los musulmanes mudéjares del valle entraron en pleno mundo feudal.

Después de las revueltas musulmanas ocurridas tras la conquista cristiana se produce la entrada de la nobleza cristiana como señores feudales, pero sin que se produciera la expulsión de la gente que vivía en el valle, por tanto sus habitantes continuaron siendo musulmanes. Pero entre 1519 y 1526, por orden del Rey Carlos I, fueron forzados a convertirse al cristianismo. Entonces fueron conocidos como moriscos. La mayoría soportaban la obligada condición de cristianos nuevos y eso hacía que se rebelaran y esperaran nueva sinvasiones norte-africanas que los liberaran de tanta opresión religiosa como de las cargas feudales. Por eso estos nuevos cristianos siguieron viviendo, en la intimidad de sus casas, segun sus costumbres jurídicas, religiosas y culturales musulmanas. Esta situación era muy conocida por las autoridades y el 22 de septiembre de 1609 se leyó en Valencia un bando firmado por el Rey Felipe III por el que los antiguos moros y por aquel entonces cristianos nuevos eran expulsados del Reino de Valencia porque "no eran ni buenos cristianos ni súbditos leales al rey":

"Todos los moriscos deste reyno, assí hombres como mugeres, con sus hijos, dentro de tres días de como fuere publicado este vando en los lugares donde cada uno vive y tiene su casa salgan del y vayan a embarcarse a la parte donde el comisario que fuere a tratar desto les ordenare, siguiéndole y sus órdenes; llevando consigo de sus haziendas muebles lo que pudieran en sus personas para embarcarse en las galeras y navíos que están aprestados para pasarlos a Berbería, adonde los desembarcarán sin que reciban mal tratamiento, ni molestia en sus personas ni lo que llevaren de obra ni de palabra"

Esta orden de expulsión que los obligaba a dejar sus tierras en las que habían nacido provocaron que los moriscos se rebelaran contra los cristianos viejos y los señores. Los moriscos de los valles de Gallinera, Alcalá, Ebo, Ceta, Travadell y Planes se agruparon en la sierra de Pop (Vall de Laguar), en la montaña llamada Cavall Verd donde resistieron los ataques de las milicias de cristianos viejos. Pero finalmente no pudieron resistir y vencidos y masacrados en el que fue una verdadera carnicería, cargaron con los bienes que podían llevar en la mano y fueron hacia el puerto de Denia desde donde fueron embarcados y definitivamente expulsados.

Repoblación y época actual[editar]

Una vez que fueron expulsados los moriscos, el Vall de Gallinera quedó desierto despoblándose muchas de las alquerías que había. Por eso fue repoblada con familias de mallorquines. Se hizo mediante una carta puebla firmada en Benialí el 10 de junio de 1611 por el procurador del duque de Gandía, Matheu de Roda, delante del notario Pere Chella y con la presencia de 78 cabezas de familia que venían a repoblar estas tierras. Estas familias ocuparon de nuevo muchos de los pueblos que habían quedado despoblados por la expulsión de los moriscos, aunque algunos acabaron desapareciendo por entonces.

Hasta el Siglo XIX, el núcleo urbano de Benisili perteneció al Valle de Alcalá y por tanto era propiedad del duque de Villahermosa y no del duque de Gandía, como todos los otros pueblos de Vall de Gallinera. No fue hasta 1839 cuando Benisili se segregó del Valle de Alcalá como lo demuestra un texto que se encuentra en el Archivo de la Diputación Provincial de Alicante el 9 de junio de 1839:

"en vista del expediente promovido por el Ayuntamiento de Benisili que justifica la conveniencia que reportaría a este pueblo de su segregación del Valle de Alcalá y unión al de Gallinera, se acordó remitir el original al gobierno de S. M. por conducto del señor Jefe Político con el informe correspondiente para que obtenga la superior aprobación"

En el Siglo XX, uno de los eventos más importantes en el valle fue la Guerra Civil Española en el que muchos habitantes del valle participaron. Muchos jóvenes murieron y algunos de los que volvieron, en acabar la guerra fueron condenados a prisión simplemente por sus ideas diferentes a los que habían ganado la guerra. A los pueblos del valle, lo más destacable fue la quema de las imágenes de las iglesias, el lanzamiento de las campanas desde los campanarios y la utilización de los templos como lugares de reunión, baile, almacenes... La guerra también conllevó a una gran crisis monetaria en España acentuada por el atesoramiento de las monedas de plata por parte de la gente, que las guardaba tras la incerteza de la guerra y la creencia de que la plata representaba una seguridad material. Este hecho hizo que disminuyera la circulación monetaria, es decir, las monedas de poco valor que la gente utilizaba habitualmente para las pequeñas compras con lo que se dificultaba enormemente el intercambio y las transacciones de la vida cotidiana que no se podían redondear los pagos o facilitar el cambio. En el valle también se notó esta falta de dinero. Por eso, para intentar solucionar el problema, durante el año 1937, se crearon por parte de las autoridades públicas locales unas emisiones de papel moneda de bajo valor y de curso legal y obligatorio dentro de su término municipal. Este hecho se da en muchas otras poblaciones del estado.

Demografía[editar]

Cuenta con una población de 676 habitantes (INE 2012). Un 15,41% de su población es de nacionalidad extranjera.

El núcleo más poblado es Alpatró (224 habitantes en el 2007), seguido de Benialí (148 hab.).[1]

Evolución demográfica de Vall de Gallinera
1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1981 1991 2000 2005 2007 2012
Población 1.949 2.324 2.082 1.940 1.954 1.695 1.350 1.107 900 726 578 622 672 676

Economía[editar]

Los cultivos principales de la zona son los cerezos, almendros, olivos y algarrobos.

Monumentos y lugares de interés[editar]

Núcleo urbano de Benisivá en el Val de Gallinera
  • Castillo de Benirrama. Tuvo mucha importancia en la época de Jaime I.
  • Fuerte islámico. Los restos del fuerte islámico de Benisili están ubicado en las alturas que dominan la Vall de Gallinera.
  • Ruinas del convento. Las ruinas del convento del siglo XVIII se encuentran en las cercanías de Benitaia.

Fiestas[editar]

  • Fiestas Patronales. Se celebran en cada pueblo durante los fines de semana de agosto y septiembre.
  • Fiestas de Benirrama: Último fin de semana de julio.
  • Fiestas de Benisivá: Primer fin de semana de agosto en honor a San Roque.
  • Fiestas de Benialí: Segundo fin de semana de agosto en honor a San Miguel y a la Virgen de los Desamparados.
  • Fiestas de Alpatró: Del 14 al 18 de agosto.
  • Fiestas de La Carroja: Tercer fin de semana de agosto en honor a San Francisco de Borja.
  • Fiestas de Benisili: Último fin de semana de agosto en honor a San Pascual Bailón.
  • Moros y Cristianos. Se celebran en Benialí, aunque los demás pueblos durante sus fiestas patronales también las representan.

Política[editar]

Alcaldes desde las elecciones de 1979
Legislatura Nombre Partido
1979-1983 Ángel Mengual Camps UCD
1983-1987 José Seguí Seguí PSPV-PSOE
1987-1991 José Seguí Seguí PSPV-PSOE
1991-1995 Miguel Marza Cervera PP
1995-1999 Miguel Marza Cervera PP
1999-2003 Miguel Marza Cervera PP
2003-2007 Carmen Palmer Reig
José Cirre Tito
PSPV-PSOE
BLOC-EV
2007-2011 Francesc Miquel Cortell Camps PP
2011-2015 Vicente Sanchís Mengual PP
2015- Antonio Gil Pardo GPV

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]