Vaginoplastia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Vaginoplastia
(intervención quirúrgica)
Dr.OttoPlacikVaginoplasty.JPG
Ejemplo de vaginoplastia, antes y después de la operación.
Clasificación y recursos externos
CIE-9-MC 70.64, 70.62, 70.64, 70.94, 70.6, 70.95
MeSH D013509
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 


La vaginoplastia es cualquier procedimiento quirúrgico que resulta en la construcción o reconstrucción de la vagina. Es un tipo de genitoplastia. El prolapso de los órganos pélvicos a menudo se trata con una o más cirugías para reparar la vagina. A veces se necesita una vaginoplastia después del tratamiento o la eliminación de crecimientos o abscesos malignos para restaurar una estructura y función vaginal normales. La cirugía de la vagina se realiza para corregir defectos congénitos en la vagina, la uretra y el recto. Corregirá la protrusión de la vejiga urinaria hacia la vagina (cistocele) y la protrusión del recto (rectocele) hacia la vagina.[1]​ A menudo, se realiza una vaginoplastia para reparar la vagina y sus estructuras unidas debido a un traumatismo o lesión.

Los trastornos congénitos como la hiperplasia suprarrenal pueden afectar la estructura y la función de la vagina y, a veces, la vagina está ausente; ésta puede ser reconstruida o formada, usando una vaginoplastia.[2]​ Otros candidatos para la cirugía incluyen bebés nacidos con microfalo, personas con agenesia de Müller que resulta en hipoplasia vaginal, mujeres trans y mujeres que han tenido una vaginectomía después de malignidad o trauma.[3][4]​ La vaginoplastia puede reducir el tamaño de la entrada de la vagina o alterar la apariencia de la vulva.

Usos médicos[editar]

La vaginoplastia es la descripción de las siguientes intervenciones quirúrgicas:

  • separación de uretra y vagina fusionadas congénitamente[5]
  • reparación de una uretra que es corta[5]
  • construcción vaginal [3][6]
  • reconstrucción vaginal [3][6]
  • prolapso de la bóveda vaginal [7]
  • suspensión vaginal y fijación [3][6]
  • operaciones en cul-de-sac [3][6]
  • reparación de cistocele [3][6]​ y rectocele [3]
  • reparación paravaginal retropúbica [8]
  • la reparación de un cistocele usando un injerto o prótesis [3][6]
  • la reparación de un cistocele y un rectocele en el mismo procedimiento usando un injerto o dispositivo protésico [3][6]
  • la reparación de un rectocele usando un injerto o material protésico [3]
  • la construcción vaginal usando un injerto o material protésico [3][9]
  • la reconstrucción vaginal usando un injerto o material protésico [3]
  • la suspensión vaginal y la estabilización con injerto o material protésico
  • tratamiento del síndrome de MRKH (agenesia vaginal) [9]
  • himenorrafia

En algunos casos, se necesita tejido adicional para reconstruir o construir la vagina. Estos injertos utilizados en la vaginoplastia pueden ser alogénicos, heterográficos, autoinjertos, xenoinjertos o materiales autólogos.[9][10]​ Una mujer puede usar un tejido autólogo cultivado in vitro tomado de su vestíbulo vaginal como tejido trasplantado para formar el revestimiento de la vagina reconstruida.[9]​ Una vagina reconstruida o de nueva construcción se llama neovagina.[11]

Vaginoplastias en niños[editar]

Condiciones como la hiperplasia suprarrenal congénita virilizan a las mujeres debido a una deficiencia de 21-hidroxilasa. Los procedimientos específicos incluyen: reducción del clítoris, labioplastia, apariencia normalizada, creación de vagina, inicio de dilatación vaginal.[12]​ La atresia vaginal o la ausencia congénita de la vagina pueden ser otra razón para que la cirugía construya una vagina normal y funcional. La vaginoplastia se usa como parte de la serie de cirugías necesarias para tratar a niñas y mujeres nacidas con la vejiga ubicada fuera de su abdomen. Después de las cirugías, las mujeres han podido dar a luz pero corren el riesgo de prolapso.[1]

Existe preocupación de organizaciones de derechos humanos sobre las vaginoplastias y otras cirugías genitales en niños que no tienen la edad suficiente para consentir,[13][14]​ incluyendo la preocupación por la función sexual posquirúrgica,[15]​ y los supuestos de heteronormatividad.[16]​ No existe un consenso entre los médicos acerca de su necesidad, oportunidad, método o evaluación.[12]​ Las vaginoplastias pueden realizarse en niños o adolescentes con afecciones intersexuales o trastornos del desarrollo sexual.[17]

Técnicas[editar]

La creación de vagina no quirúrgica se usó en el pasado para tratar la ausencia congénita de vagina. El procedimiento implicó el uso de un dispositivo tipo silla de montar y el uso de dilatadores de diámetro creciente. El procedimiento tomaba varios meses y algunas veces era doloroso. No fue efectivo era todos los casos.[2]​ Crecimientos no comunes, quistes, tabiques en la vagina también pueden requerir vaginoplastia.[18]

Cirugía reconstructiva después del tratamiento del cáncer[editar]

El tratamiento radiológico del cáncer puede provocar la destrucción o alteración de los tejidos vaginales. La vaginoplastia a menudo se realiza para reconstruir la vagina y otras estructuras genitales. En algunos casos, la función sexual normal puede restablecerse.[3]

Técnica quirúrgica McIndoe[editar]

Se construye quirúrgicamente un canal entre la vejiga urinaria y la uretra en la porción anterior de la región pélvica y el recto. Se usa un injerto de piel de otra área del cuerpo de la persona. El injerto se extrae del muslo, las nalgas o la región inguinal. Se han utilizado otros materiales para crear el revestimiento de la nueva vagina, estos han sido colgajos cutáneos, membranas amnióticas y mucosa bucal.[3][9]

Cirugía de reasignación de sexo[editar]

Se pueden usar varias técnicas en la cirugía de reasignación de sexo para crear una vagina.

Inversión del pene[editar]

La inversión de la piel del pene es el método más utilizado con más frecuencia para crear una neovagina en la cirugía de reasignación de sexo. La piel del pene invertida utiliza piel pedicular inferior o piel abdominal para el revestimiento de la neovagina. La piel se corta para formar un colgajo del tamaño adecuado. El colgajo de piel a veces se combina con un colgajo escrotal o uretral.[4]

La técnica de inversión del pene fue iniciada por el Dr. Georges Burou en su clínica de Marruecos en la década de 1950.[19]​ En la década de 1970 ya había realizado cientos de intervenciones, y brindó la primera presentación pública de su técnica en una conferencia en Stanford en 1973;[20]​ se convirtió en la técnica predominante en todo el mundo.

Vaginoplastia intestinal[editar]

La vaginoplastia intestinal es un método comúnmente utilizado para crear una vagina artificial en la cirugía transgénero de hombre a mujer.[4]​ Por lo general, se usa en personas con hipoplasia penoescrotal o en aquellas que no han realizado una vaginoplastia primaria de inversión del pene.

Ventaja: autolubricación, profundidad y riesgo reducido de estenosis.

Desventaja: riesgos de la cirugía abdominal y la creación de una anastomosis intestinal, secreción excesiva y / o mal olor, y neovagina prolapsada (nueva vagina). Los pacientes con antecedentes de cáncer, enfermedad inflamatoria intestinal o adherencias intraabdominales extensas no son candidatos para este procedimiento.

Otros métodos[editar]

También se usan colgajos de piel del escroto del pene. Se han utilizado injertos no genitales de grosor completo (FTG) o injertos de piel de grosor dividido de otras partes del cuerpo.

Asociación Mundial de Profesionales para la Salud Transgénero[editar]

Los criterios de la Asociación Mundial de Profesionales para la Salud Transgénero (WPATH) para la cirugía genital ("parte inferior") (orquiectomía y vaginoplastia en personas transgénero de hombre a mujer) incluyen:[21]

  • Dos cartas de referencia de profesionales calificados de salud mental.
  • Disforia de género persistente y bien documentada.
  • Capacidad para la toma de decisiones informadas y consentimiento.
  • Mayoría de edad.
  • Comorbilidades médicas y de salud mental bien controladas.
  • Doce meses continuos de terapia hormonal, a menos que el individuo no quiera o no pueda debido a una afección médica (recomendado para orquiectomía y vaginoplastia).
  • Doce meses continuos de vivir en el rol de género deseado congruente con la identidad de género del individuo (recomendado para vaginoplastia).
  • También se recomiendan visitas regulares a un profesional de la salud mental u otro profesional médico, pero no se requieren explícitamente para la cirugía.

Vaginoplastia electiva[editar]

Los críticos han calificado dicha cirugía como la "vagina de diseño". El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos emitió una advertencia contra estos procedimientos en 2007 [22]​ al igual que el Real Colegio Australiano de Ginecólogos,[23]​ y un comentario en el British Medical Journal criticó fuertemente la "vagina de diseño" en 2009.[23][24]​ La Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá publicó una declaración de política contra la vaginoplastia electiva basada en los riesgos asociados con la cirugía estética innecesaria en 2013.[25]

La Organización Mundial de la Salud describe cualquier cirugía médicamente innecesaria del tejido y los órganos vaginales como mutilación genital femenina.[26]

El rejuvenecimiento vaginal es una forma de cirugía plástica electiva. Su propósito es restaurar o mejorar la apariencia estética de la vagina.[24]

Labiaplastia[editar]

La labiaplastia se puede realizar como una cirugía por separado o como un procedimiento subordinado dentro de una vaginoplastia.[27][18]​ Es posible que se necesiten algunas cirugías para el malestar que se produce por la irritación labial crónica que se desarrolla a partir de la ropa ajustada, el sexo, los deportes u otras actividades físicas.[18]

Procedimientos quirúrgicos de himen[editar]

Un himen no perforado es la presencia de tejido que cubre completamente la abertura vaginal. Se corta para permitir que salga el flujo menstrual durante un procedimiento quirúrgico breve.[1]​ Una himenorrafia es el procedimiento quirúrgico que reconstruye el himen.

Vaginoplastia con balón[editar]

En este procedimiento, un catéter de Foley se inserta por vía laparoscópica en la bolsa rectouterina, con lo cual se aplica una tracción y distensión gradual para crear una neovagina.

Pull through o procedimiento Vecchietti[editar]

En el tratamiento de la agenesia de Müller, el procedimiento Vecchietti es una técnica quirúrgica laparoscópica que produce una vagina de dimensiones (profundidad y anchura) comparables a las de una vagina normal (ca. 8.0 cm. De profundidad).[28][29]​ Una pequeña esfera de plástico ("oliva") se enrosca (sutura) contra el área vaginal; los hilos se dibujan a través de la piel vaginal, a través del abdomen y a través del ombligo. Allí, los hilos se unen a un dispositivo de tracción, y luego se tensan diariamente para que la "oliva" se jale hacia adentro y estire la vagina, aproximadamente 1.0 cm. por día, creando así una vagina de aproximadamente 7,0 cm. de profundidad por 7.0 cm. de ancho, en 7 días. El tiempo medio de quirófano (OR) para la vaginoplastia Vecchietti es de aproximadamente 45 minutos; sin embargo, dependiendo de la paciente y sus indicaciones, el procedimiento puede requerir más tiempo.[30]​ Los resultados de la técnica Vecchietti a través del abordaje laparoscópico son comparables al procedimiento que usa la laparotomía.[31]​ En la hipoplasia vaginal, la vaginoplastia de tracción, como la técnica Vecchietti, parece tener las tasas de éxito más altas tanto anatómica (99%) como funcional (96%) entre los tratamientos disponibles.[32][18]

Otras técnicas quirúrgicas que se han desarrollado incluyen la neovagina ileal (técnica de Monti), la vaginoplastia Creatsas, la neovaginoplastia Wharton-Sheares-George o el procedimiento Davydov. El más utilizado es el procedimiento laparoscópico Vecchietti. A veces, las relaciones sexuales pueden provocar la dilatación de una vagina recién construida.[9]

Dilatadores y expansores vaginales[editar]

Expansor vaginal ZSI 200 NS
Expansor ZSI 200 NS en vagina

La mayoría de las técnicas de vaginoplastia usan expansores vaginales inflables o estents vaginales para diseñar el diámetro y la longitud vaginal.[33][34]​ Al final del procedimiento, el dispositivo permanece en su lugar para mantener la neovagina contra la pared pélvica, lo que también favorece el proceso de neovascularización microscópica y reduce los riesgos de hematoma. En el entorno postoperatorio, el expansor puede usarse regularmente para prevenir la retracción vaginal postoperatoria.[35]​ Los dilatadores vaginales sólidos también se pueden usar inmediatamente después de la cirugía para evitar el paso de los aditamentos y, posteriormente, en forma regular para mantener la viabilidad de la neovagina. La frecuencia requerida para su uso disminuye con el tiempo, sin embargo, sigue siendo obligatoria durante toda la vida.[36][37]

Riesgos y complicaciones[editar]

La vaginoplastia reconstructiva en niños y adolescentes conlleva el riesgo de superinfección.[18]

En adultos, las tasas y los tipos de complicaciones variaron con la vaginoplastia de reasignación de sexo. La necrosis de la región del clítoris fue del 1-3%. La necrosis de la vagina creada quirúrgicamente fue de 3.7-4.2%. La contracción vaginal ocurrida se documentó en 2-10% de los tratados. Estenosis o estrechamiento del orificio vaginal se informó en el 12-15% de los casos. De los que informaron estenosis, el 41% se sometió a una segunda operación para corregir la condición. Se ha descrito la necrosis de dos colgajos escrotales. La pared vaginal posterior es una complicación rara. Se informó dolor genital en 4-9%. La fístula rectovaginal también es rara con solo el 1% documentado. Se observó prolapso vaginal en el 1-2% de las personas sometidas a este procedimiento.[4]

La capacidad de vaciar la vejiga se vio afectada después de este procedimiento, con un 13% de mejoría, el 68% dijo que no hubo cambios y el 19% informó que la micción empeoró. Quienes informaron un resultado negativo con pérdida del control de la vejiga e incontinencia urinaria fueron del 19%. Las infecciones del tracto urinario ocurrieron en el 32% de los tratados.[4]

Referencias[editar]

  1. a b c FACOG, Michael S. Baggish, MD; MD, Mickey M. Karram (28 de octubre de 2015). Atlas of Pelvic Anatomy and Gynecologic Surgery (en inglés). Elsevier Health Sciences. p. 779-798. ISBN 978-0-323-22552-6. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  2. a b Gundeti, Mohan (2012). Pediatric Robotic and Reconstructive Urology a Comprehensive Guide. City: Wiley-Blackwell. ISBN 9781444335538; Access provided by the University of Pittsburgh 
  3. a b c d e f g h i j k l m n Hoffman, Barbara (2012). Williams gynecology. New York: McGraw-Hill Medical. ISBN 9780071716727. 
  4. a b c d e Horbach, Sophie E.R.; Bouman, Mark-Bram; Smit, Jan Maerten; Özer, Müjde; Buncamper, Marlon E.; Mullender, Margriet G. (2015). «Outcome of Vaginoplasty in Male-to-Female Transgenders: A Systematic Review of Surgical Techniques». The Journal of Sexual Medicine 12 (6): 1499-1512. ISSN 1743-6095. PMID 25817066. doi:10.1111/jsm.12868. 
  5. a b Hiort, O.; Ahmed, S. F. (15 de septiembre de 2014). Understanding Differences and Disorders of Sex Development (DSD) (en inglés). Karger Medical and Scientific Publishers. ISBN 978-3-318-02559-0. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  6. a b c d e f g «2020 ICD-10-PCS Procedure Code 0UQG0ZZ: Repair Vagina, Open Approach». www.icd10data.com. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  7. FACOG, Michael S. Baggish, MD; MD, Mickey M. Karram (28 de octubre de 2015). Atlas of Pelvic Anatomy and Gynecologic Surgery (en inglés). Elsevier Health Sciences. p. 467-474. ISBN 978-0-323-22552-6. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  8. FACOG, Michael S. Baggish, MD; MD, Mickey M. Karram (28 de octubre de 2015). Atlas of Pelvic Anatomy and Gynecologic Surgery (en inglés). Elsevier Health Sciences. p. 409-411. ISBN 978-0-323-22552-6. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  9. a b c d e f Acién, Pedro; Acién, Maribel (1 de enero de 2016). «The presentation and management of complex female genital malformations». Human Reproduction Update (en inglés) 22 (1): 48-69. ISSN 1355-4786. doi:10.1093/humupd/dmv048. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  10. «Online ICD9/ICD9CM codes». icd9cm.chrisendres.com. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  11. Firoozi, Farzeen (16 de octubre de 2014). Female Pelvic Surgery (en inglés). Springer. ISBN 978-1-4939-1504-0. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  12. a b Lee, Peter A.; Nordenström, Anna; Houk, Christopher P.; Ahmed, S. Faisal; Auchus, Richard; Baratz, Arlene; Dalke, Katharine Baratz; Liao, Lih-Mei et al. (2016). «Global Disorders of Sex Development Update since 2006: Perceptions, Approach and Care». Hormone Research in Paediatrics (en inglés) 85 (3): 158-180. ISSN 1663-2818. PMID 26820577. doi:10.1159/000442975. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  13. «OHCHR | Intersex Awareness Day – Wednesday 26 October». www.ohchr.org. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  14. «The Social Construction of Female Circumcision: Gender, Equality, and Culture». Female Circumcision (en inglés estadounidense). 2 de febrero de 2018. Consultado el 24 de julio de 2020. 
  15. «Parental choice on normalising cosmetic genital surgery». BMJ 351: h5124. September 2015. ISSN 1756-1833. PMID 26416098. doi:10.1136/bmj.h5124. 
  16. Report of the UN Special Rapporteur on Torture, Office of the UN High Commissioner for Human Rights, February 2013.
  17. Lee, P. A.; Houk, C. P.; Ahmed, S. F.; Hughes, I. A. (2006). «Consensus statement on management of intersex disorders». Pediatrics 118 (2): e488-500. PMC 2082839. PMID 16882788. doi:10.1542/peds.2006-0738. 
  18. a b c d e Emans, S. Jean Herriot; Laufer, Marc R. (2012). Emans, Laufer, Goldstein's Pediatric & Adolescent Gynecology (en inglés). Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins. ISBN 978-1-60831-648-9. Consultado el 27 de julio de 2020. 
  19. Hage, J Joris; Karim, Refaat B.; Laub, Donald R. Sr (December 2007). «On the Origin of Pedicled Skin Inversion Vaginoplasty: Life and Work of Dr Georges Burou of Casablanca». Annals of Plastic Surgery (Wolters Kluwer) 59 (6): 723–729. ISSN 0148-7043. PMID 18046160. doi:10.1097/01.sap.0000258974.41516.bc. «In 1956, the gynecologist Dr Georges Burou (1910–1987) independently developed the anteriorly pedicled penile skin flap inversion vaginoplasty in his Clinique du Parc in Casablanca. This technique was to become the gold standard of skin-lined vaginoplasty in transsexuals.» 
  20. Goddard, Jonathan Charles; Vickery, Richard M.; Terry, Tim R. (2007). «Development of Feminizing Genitoplasty for Gender Dysphoria». The Journal of Sexual Medicine 4 (4, Part 1): 981-989. ISSN 1743-6095. PMID 17451484. doi:10.1111/j.1743-6109.2007.00480.x. 
  21. Coleman, Eli (2017), «Standards of Care for the Health of Transsexual, Transgender, and Gender-Nonconforming People», Principles of Gender-Specific Medicine (Elsevier): 69-75, ISBN 978-0-12-803506-1, consultado el 5 de abril de 2020 
  22. Zimmerman, Rachel (31 de agosto de 2007). «Genital Procedure Draws Warning». Wall Street Journal. 
  23. a b Bourke, Emily (12 de noviembre de 2009). «Designer vagina craze worries doctors». Australian Broadcasting Corporation. Consultado el 5 de marzo de 2016. 
  24. a b Liao, Lih Mei; Sarah M Creighton (24 May 2007). «Requests for cosmetic genitoplasty: how should healthcare providers respond?». BMJ (British Medical Journal) 334 (7603): 1090-1092. PMC 1877941. PMID 17525451. doi:10.1136/bmj.39206.422269.BE. Consultado el 3 de marzo de 2016. 
  25. Shaw MBChB, Dorothy; Lefebvre MD, Guylaine; Bouchard MD, Celine; Shapiro MD, MHSc, Jodi; Blake MD, Jennifer; Allen MD, Lisa; Cassell MD, Krista (December 2013). «Female Genital Cosmetic Surgery». Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada : Jogc = Journal d'Obstetrique et Gynecologie du Canada : Jogc (Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada) 35 (12): 1108-1112. PMID 24405879. doi:10.1016/S1701-2163(15)30762-3. Consultado el 7 de marzo de 2016. 
  26. «Female genital mutilation». World Health Organization. 2016. Consultado el 7 de marzo de 2016. 
  27. «Current trends in vaginal labioplasty: a survey of plastic surgeons». Ann Plast Surg 68 (2): 125-34. February 2012. PMID 21346521. doi:10.1097/SAP.0b013e31820d6867. 
  28. «[Creation of an artificial vagina in Rokitansky-Küster-Hauser syndrome]». Attual Ostet Ginecol (en italiano) 11 (2): 131-47. 1965. PMID 5319813. 
  29. «A new laparoscopic procedure for creation of a neovagina in Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser syndrome». Fertil. Steril. 66 (5): 854-7. November 1996. PMID 8893702. doi:10.1016/S0015-0282(16)58653-1. 
  30. Fedele, Luigi; Bianchi, Stefano; Zanconato, Giovanni; Raffaelli, Ricciarda; Zatti, Nicoletta (March 2000). «Laparoscopic creation of a neovagina in a woman with a kidney transplant: Case Report». Human Reproduction (en inglés) 15 (3): 692-693. PMID 10686221. doi:10.1093/humrep/15.3.692. Consultado el 28 May 2018. 
  31. Borruto, F; Chasen, ST; Chervenak, FA; Fedele, L (Feb 1999). «The Vecchietti procedure for surgical treatment of vaginal agenesis: comparison of laparoscopy and laparotomy.». International Journal of Gynaecology and Obstetrics 64 (2): 153-8. PMID 10189024. doi:10.1016/s0020-7292(98)00244-6. 
  32. Callens, N.; De Cuypere, G.; De Sutter, P.; Monstrey, S.; Weyers, S.; Hoebeke, P.; Cools, M. (2014). «An update on surgical and non-surgical treatments for vaginal hypoplasia». Human Reproduction Update 20 (5): 775-801. ISSN 1355-4786. PMID 24899229. doi:10.1093/humupd/dmu024. 
  33. Coskun, Ayhan; Coban, Yusuf Kenan; Vardar, Mehmet Ali; Dalay, Ahmet Cemil (10 de julio de 2007). «The use of a silicone-coated acrylic vaginal stent in McIndoe vaginoplasty and review of the literature concerning silicone-based vaginal stents: a case report». BMC Surgery 7 (1). doi:10.1186/1471-2482-7-13. 
  34. Barutçu, Ali; Akgüner, Muharrem (November 1998). «McIndoe Vaginoplasty with the Inflatable Vaginal Stent». Annals of Plastic Surgery 41 (5): 568. doi:10.1097/00000637-199811000-00020. 
  35. Antoniadis, N; Charles, G; Mejías, I; Pabón, R. «Vaginoplasty: modification to McIndoe techique using hemostatic gel sponge». Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana 37 (1): 73-77. 
  36. The encyclopedia of cosmetic and plastic surgery. New York: Facts On File. 12 May 2010. p. 195. ISBN 978-1-4381-2702-6. 
  37. Textbook of plastic, maxillofacial, and reconstructive surgery (2nd edición). Baltimore, Maryland: Williams & Wilkins. 1992. ISBN 978-0-683-03454-7. 

Enlaces externos[editar]