Ungulata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Ungulados
Rango temporal: Paleoceno - Reciente 66 Ma-0 Ma
Posible registro del Cretácico Superior
Spanish ibex.jpg
Cabra montesa (Capra pyrenaica)
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Infraclase: Placentalia
Superorden: Laurasiatheria
(sin rango): Ungulata
Clados y órdenes

Los ungulados (Ungulata) son un clado de mamíferos placentarios que se apoyan y caminan con el extremo de los dedos, o desciende de un animal que lo hacía. Típicamente están revestidos de una pezuña como en la cabra.

Se trata de un grupo de mamíferos muy diverso que existe en la actualidad y que se puede encontrar en todo el mundo de forma natural, salvo en la Antártida, y Oceanía, donde han sido introducidos. Los ungulados proceden de placentarios relativamente poco especializados, que mostraban los primeros signos de especialización hacia formas omnívoras o incluso herbívoras: los condilartros del paleoceno. Los condilartros a su vez, descendían de ancestros insectívoros. Se ha observado que la sobreabundancia de ungulados puede afectar de manera importante a la biodiversidad de los ecosistemas en los que habiten.[1]

Entre los ungulados extintos, se destaca el grupo numeroso de los meridiungulados. Los últimos hallazgos fósiles y genéticos indican que los cetáceos descienden de antepasados ungulados terrestres, y deberían ser considerados como tales.[2]​ A partir de análisis moleculares, los cetáceos parecen descender de animales artiodáctilos no especificados, y no de mesoniquios como sugerían los estudiosos de fósiles hasta el hallazgo del género Pakicetus, que confirma los estudios moleculares. Los cetáceos han sido incluidos en el orden de los artiodáctilos a menudo con el nombre de cetartiodáctilos.

La clasificación tradicional de ungulados también incluía a los proboscideos (elefantes, mamuts), tubulidentados (cerdos hormigueros), sirenios (manatíes) y hiracoideos (damanes), pero los estudios genéticos y moleculares concluyeron que estaban emparentados con los afrosorícidos y macroscelídeos formando el superorden Afrotheria.[3]​ Con lo cual ungulata queda limitado a los artiodáctilos y perisodáctilos pertenecientes a Laurasiatheria.

También durante un tiempo se consideró que los perisodáctilos estaban más emparentados con las fieras y quirópteros que con los artiodáctilos, esto convertiría a ungulata en un taxón totalmente obsoleto, sin embargo nuevos estudios genéticos más recientes han demostrado que si están estrechamente emparentados y que el grupo compuesto por perisodáctilos, fieras y quirópteros no era monofilético, los estudios concluyeron que las fieras y ungulados forman un clado Ferungulata, este último como hermano de los quirópteros. [4][5]

Taxonomía[editar]

Cladograma mostrando las relaciones de los grupos de ungulados.

Dentro de los ungulados se pueden citar los siguientes órdenes existentes en la actualidad:

Filogenia[editar]

Una posible filogenia de los grupos de ungulados es la siguiente:

Ungulata

Condylarthra



Paraxonia

Mesonychia



Artiodactyla (Cetartiodactyla)



Mesaxonia

Dinocerata




Perissodactyla


Meridiungulata

Pyrotheria




Xenungulata



Notoungulata



Litopterna



Astrapotheria








Riqueza de especies[editar]

El número de especies en la actualidad varía dependiendo del autor debido a que el concepto de especie es flexible y constantemente se está modificando dependiendo los resultados de las investigaciones taxonómicas y genéticas. La lista más aceptada es la publicada por Wilson y Reeder (2005).[6]​ De manera general, el Instituto Smithsoniano reconoce 257 especies de ungulados modernos. De estos por lo menos cinco especies han sido extintas en los últimos 300 años debido a la influencia humana, y muchas otras especies se encuentran en situación crítica de conservación.

Ungulados de América[editar]

Dibujo de un esqueleto de Toxodon.

En el continente americano existen 35 especies de ungulados lo cual representa el 13.6% de los ungulados a nivel mundial. De las 35 especies, el 92% pertenecen al orden Artiodáctila y el restante a Perisodáctila.

Entre los artiodáctilos destaca la familia Cervidae la cual está representada por 20 especies lo que corresponde al 57% de los ungulados americanos. El género Mazama es el más diversificado en Sudamérica con 10 especies (Mazama americana, M. nana, M. temama, M. bororo, M. rufuna, M. bricenii, M. chunyi, M. gouazoubira, M. nemorivaga y M. pandora) y, sin embargo, es de los menos conocidos.[7][8]​ Las otras especies de cérvidos de Norte América son: Alces americanus, Odocoileus hemionus, O. virginianus, Rangifer tarandus y Cervus canadensis; mientras que de Sudamérica son: Blastocerus dichotomus, Hippocamelus antisensis, H. bisulcus, Ozotoceros bezoarticus, Pudu mephistophilis y P. puda. Es decir, en Sudamérica existen más especies de cérvidos.

Las familias Antilocapridae (Antilocapra americana) y Tayassuidae (Catagonus wagneri, Pecari tajacu y Tayassu pecari) son endémicas a América. Otras familias son Camelidae (Lama glama y Vicugna vicugna) y Tapiridae (Tapirus bairdii, T. pinchaque y T. terrestris), las cuales están representadas en América por dos de las cuatro especies, y tres de las cuatro especies que hay a nivel mundial, respectivamente.

Otro aspecto interesante de los ungulados americanos es la casi ausencia de miembros de la familia Bovidae la cual es la más diversificada (137 especies) entre los ungulados, principalmente en África y Asia. En contraste, en América esta familia está representada únicamente por cinco especies limitadas a Norteamérica (Bison bison, Oreamnos americanus, Ovibos moschatus, Ovis canadensis y Ovis dalli).

Del total de ungulados americanos, 10 especies están restringidas a la región zoogeográfica Neártica, mientras que 23 especies habitan en la región Neotropical. Las especies con mayor rango de distribución geográfica en América son el venado cola blanca y el pecarí de collar.[9][10]

Galería de imágenes[editar]

Algunos animales que pertenecen a este grupo:

Referencias[editar]

  1. Carpio, A. J., Oteros, J., Lora, Á., & Tortosa, F. S. Effects of the overabundance of wild ungulates on natural grassland in Southern Spain.Agroforestry Systems, DOI: 10.1007/s10457-015-9801-2 [1]
  2. Prothero, D.R.; Foss, S.E. (2007). The Evolution of Artiodactyls. Baltimore, Maryland: The Johns Hopkins Universty Press. 
  3. Springer, Mark S.; Stanhope, Michael J.; Madsen, Ole; de Jong, Wilfried W. (2004). «Molecules consolidate the placental mammal tree». Trends in Ecology and Evolution 19 (8): 430-438. ISSN 0169-5347. 
  4. Zhou, Xuming; Xu, Shixia; Xu, Junxiao; Chen, Bingyao; Zhou, Kaiya; Yang, Guang (2011). «Phylogenomic Analysis Resolves the Interordinal Relationships and Rapid Diversification of the Laurasiatherian Mammals». Biología sistematica 61 (1): 150-164. PMC 3243735. PMID 21900649. doi:10.1093/sysbio/syr089. 
  5. Springer, M.S.; Burk-Herrick, A.; Meredith, R.; Eizirik, E.; Teeling, E.; O'Brien, S.J.; Murphy, W.J. (2007). «The adequacy of morphology for reconstructing the early history of placental mammals». Biología sistematica 56 (4): 673-684. PMID 17661234. doi:10.1080/10635150701491149. 
  6. Wilson, D.R.; Reeder, S.E. (2005.). Mammal Species of the World: A Taxonomic and Geographical Reference. Washington, D.C.: The Smithsonian Institution Press. 
  7. Duarte, J. M. B., González, S. and Maldonado, J. E. 2008. The surprising evolutionary history of South American deer. Molecular Phylogenetics and Evolution 49:17-22
  8. Weber, M. and González, S. 2003. Latin America deer diversity and conservation: A review of status and distribution. Ecoscience 10:443-454
  9. Hall, E. R. 1981. The Mammals of North America. Second ed. John Wiley and Sons, New York, 2:601-1181 + 90
  10. Eisenberg, J.F. 1989. Mammals of the Neotropics: The Northern Neotropics. University of Chicago Press, x + 449 pp

Véase también[editar]